Cultura Página 36

Cultura

Esta categoría es a su vez una de nuestras Líneas de Investigación, por lo que el tratamiento que le damos es amplio y diverso, pues llevamos muchos años trabajándola. Incorporamos trabajos sobre Teoría de la Cultura, Campos Culturales, especialmente el Campo Cultural Residencial, Cultura Urbana, Políticas Culturales, Gestión Cultural, entre otros.

Me bordeo

Me bordeo (febrero 1989) Me bordeo. Paso sin anunciarme. Me escondo. Salgo en el exacto momento de no haber nadie. Apuro el paso.

Es antigua

Es antigua (febrero 1989) Hoy ando con una belleza antigua. Noble. De caminar erguido y suave pisando hojas que no crujen de árboles dormidos desplumados al azar por un viento susurrante que toda la tarde ha estado iendo y viniendo extrañado de tanta antiguedad en mi rostro, en mis ademanes, en esa mía mirada que sólo otea hacia el pasado.

Delgada correntía

Delgada correntía (Ciudad Bolívar, 17.02.1989) Intentando postergar esta conversación cambié de tema. Eludí el tópico. Hasta hablé de aquel día cuando se asomó tu niebla para despertarme y decirme: he llegado para llenar tus fríos. No es sólo tu piel Ni el marrón de tu mirada Es más por buscar acomodo sitio para cuadrar la longitud del alma superficie ajustada a mis ángulos oblícuos a mis líneas endeblemente trazadas. Eso me dijiste Pero no advertiste a tiempo que te esfumarías con el correr de la tarde. Y me quedé en el crepúsculo creyendo atisbarte en el ocre horizonte: ladrido rojizo de un sol en despedida. Pero todo fue en vano la oscuridad me confirmó tu deceso. Tus pasos avanzantes por el camino otro dejándome sinmigo con un hermoso y despiadado viento golpeando hasta mi sombra: esta delgada correntía en que me he convertido.

La otra frontera

La otra frontera (13.08.88) Recogió sus límites y fue hacia la frontera La bordeó hasta encontrar su punto flaco (roca desplazada sobre la colina) De ahí contemplo los azules los amarillos y un marrón presagio que pasó a ocupar sus ojos su cabeza lo poseyó y siguió sólo sentado en la roca blanca sin ser nada: era la otra frontera.

Los rincones

Los rincones (13.08.1988) Tengo un miedo innato hacia los rincones Trato de bordearlos De ser lo más céntrico posible De caminar por la mitad de la luz Soy un mediodía Pero la tarde multiplica los senderos hacia los bordes. Mi boca pronuncia auxilios de sol. El atardecer me parte con sus hachas de sombra. En la noche una esquina me contiene y habla por mí Alguien que no soy yo me imita Gestiona mi pasaporte de oscuridad.

Poema (09 de Agosto de 1988)

(09.08.1988) Un punto blanco sobre lo negro desciende sin respuesta: sólo la angustia. Sin poder inferir qué sucederá Un dolor al final inaprensible indescifrable Esta ciudad muerde cada segundo Zarpaza el alma Y hace del sol una larga espina radiante.

Poema (09.08.1988)

(09.08.1988) Lo siento en el aire En palabras de luz que se emiten y disuelven Lo percibo en la dermis reivindicada que viene se encaja y desaparece Y este diciembre con tanta fuerza Una aguja de corazón entre las sienes de donde me sostiene lo certero de lo otro de lo mío desconocido La noche me arroja sus rojos ojos.

Rota otra vez

Rota otra vez (09.08.1988) Octubre amaneció más temprano. ¿cómo recoger fuerzas para diciembre? ¿cómo construir la coartada del silencio? Se me descubrirá en los ojos en el cojo caminar hacia el poniente en la suicida tranquilidad con que el día se deja tragar por las sombras. Y en la oscuridad: la promesa de olvidarte rota otra vez.

Paseo Orinoco

Paseo Orinoco (Ciudad Bolívar, 22.07.1989) Ciudad Bolívar desenvaina su sol desde muy temprano Lo arroja como un perro sobre la epidermis y a cada mordisco de luz la sangre sube clamando venganza. Reclama tus muslos. Tu caminar hacia la ducha después de amarnos: esa borrosa imagen de Afrodita bajo el agua. Mientras uno atisba y comprende la escasa distancia entre la verdad y el sueño entre lo vivido y lo presentido Ese lugar donde la memoria augura prevée fatalidades oscurece al mundo. Y veo al Sol zambullirse desde la piedra del medio y empezar a caminar sobre las aguas como si fuese un alga: rosario vegetal de religión acuática. Vuelto sol vuelto agua asciendo como vapor a lo sin memoria.

Caigo

Caigo (24.06.1989) Caigo de tu vulva al piso del sueño a la tierra y continúo ingrávido sin tacto ni visión sólo olfato sobre tu perfume hoja cayendo en tu memoria con una lentitud en los huesos como un amanecer detenido en la penumbra. Sospecho que el sol tratará de alcanzarme y con sus ruidos de luz golpear mis pieles. Pero no podrá hacerlo: esta figura de humo en que me he convertido es parte de un vagón de niebla que avanza impetuoso hacia todas las direcciones de un mundo concentrado en un punto de un punto que crece y se desvanece al ritmo de un corazón cansado que me sistolea y diastolea sin cesar entreabriendo y cerrando mi boca con tu palabra adentro digerida rehaciendo mis sílabas voviéndome letra trazo a tu capricho que me deja sin verbo: soy pensamiento soy sólo un pensamiento.

POPULAR