0017-Lámina-Diapositiva-EAGO-Ignacio
0017-Lámina-Diapositiva-EAGO-Ignacio

 

Crónicas

NachoAventuras

 

Regresando de Valencia

 (10-11-2018)

 

0017-Lámina-Diapos-Ignacio

Ignacio “Nacho” Velis Ordosgoitti[i]

Si desea leer otros Artículos de Ignacio “Nacho” Velis Ordosgoitti, entre al siguiente Link: https://ciscuve.org/?cat=6833

 

Mi primo me dio la cola hasta Big Low, eran como las 8:30 am, increíblemente no había mucha gente haciendo la cola para las busetas ni para los buses, pero no había ninguna unidad.

Así que siguiendo las enseñanzas de libro que enseña a tomar decisiones, “De Tin Marín de Dos Pingüe”, elegí la fila de las busetas, habían unas diez personas y me dirigí raudo, pero un miembro de la asociación de pendejos atravesados, hizo que la familia Telerín, tres generaciones, llegaran antes y ahora, eran 20 delante de los cuales,  8 no tenían más de 13 años, cavas, bolsos, bolsas y maletines incluidos, me resigné pensando relajadamente, en los castigos que el demonio tendrá reservados para ciertos entes que nos gobiernan.

 

A todas estas la cola de los buses no había crecido y como en toda película romántica que se precie, apareció una unidad, que hace apenas un par de años las consideraba peligrosos instrumentos de tortura y crimen, pero a mí me pareció el De Lorean de vac tu the fiuchur.

 

Corrí como alma que lleva el diablo, o como corre un ekeko, por los tres maletines que cargaba, y quedé como de 15, pero mejor aún, delante de los telerines. Ahora el problema, pasar por el pasillo con los paquetes, nada, tocó cargarlos porque no pasaban, recuerden que cuando fabricaron esos recogelocos, los venezolanos tenían la talla que tendrán los de la próxima generación.

 

Los telerines quedaron, la mitad delante de mí y la otra mitad… Detrás. El último puesto era a mi lado, así son las películas, pues se sentó una celebridad… El negro del Guasap!!!!! El tipo no cabía en el asiento, y yo iba como Stephen Hawking, cómodo…blao! Arranca el aparato y el chófer nos regala un reguetón, a bajo volumen, gracias a Dios, pero… El negro empieza a cantar!!! Se sabía todas las canciones,  media hora después, nos cambian el ritmo a salsa romántica, que no es salsa no es romántica, es la precursora de las letras del reguetón, muy sutiles cómo, bájate la blúmer  súbete la falda, estribillo infinito, y el hombre también se las sabía, y yo tratando de echar un camarón, una hora de tortura después, se apiadan de mí y me la cambian a… VALLENATO!! Y también se las sabía.

 

Finalmente llegamos a Tazón, veo a Caracas y el fin de mi suplicio muy cerca, pero hay una tranca, cuarenta y cinco minutos más tarde, descubrimos que los genios de tránsito decidieron pintar las rayas de la autopista a las 12 del mediodía,  todos llegamos a La Bandera cocinados a tres/cuartos

 

Para finalizar, un amigo me fue a buscar y como tenía cosas pendientes, almorzamos en la calle y en la noche nos dio diarrea.

 

Lo que cuesta la comida y encima te cae mal!!! Y en una semana debo volver a Valencia.

 

———————————————————————–

[i] .-Ignacio “Nacho” Velis Ordosgoitti, Abogado, Facebook-Ignacio Velis, @NachoPajaro1961

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

10 − 10 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.