Artículo etiquetado como Teología

La Creación no es previa a la realidad creada, ni es una acción

Iglesia-Rumana-El-Hatillo-Enrique-Ali-Gonzalez-Ordosgoitti-2016

El autor comienza introduciendo el tema de la creación definiéndola en sentido negativo, es decir por lo qué no es la creación:

“No es meramente una ordenación a partir de un caos primitivo, como pensó casi toda la antigüedad. No implica esencialmente la idea de comienzo temporal, como creen innumerables cristianos y filósofos. No ocurre en un momento dado de una duración anterior, considerada, sea como vacía, sea como idéntica a la eternidad de Dios. No es una iniciativa divina que inaugure una novedad cualquiera en Dios mismo, e implique de su parte una acción posterior a la inacción.” (Sertilange: 59)
Enrique Alí González Ordosgoitti (04.07.2016).-La Creación no es previa a la realidad creada, ni es una acción, http://ciscuve.org/?p=14989

Por el yo-tu y el yo-ello, hacia el yo-Dios

Iglesia-Rumana-El-Hatillo-Enrique-Ali-Gonzalez-Ordosgoitti-2016

En este capítulo, el autor establece una relación de identidad entre el ser hombre y la misma posibilidad de tener relaciones interpersonales, afirmando que no pueden existir de manera separada:
“Todo hombre vive su relación al mundo en comunión y colaboración con los demás hombres: la vida humana es esencialmente con-vivencia, vive con los otros”. (Alfaro, 1997: 219)
Esta con-vivencia se expresará en los pares de palabras: yo-tu y yo-ello:
“En el lenguaje humano hay dos palabras fundamentales, originarias (Grundworte): yo-tu y yo-ello. Yo-tu expresa la relación del hombre a otro hombre: yo-ello expresa la relación del hombre al mundo” (Buber)”. (Alfaro, 1997: 219)
El yo-tu manifiesta la vinculación entre los hombres y el yo-ello la vinculación del hombre con el mundo:
“La relación del hombre al mundo y su relación a los otros están inseparablemente unidas: el mundo mediatiza las relaciones interpersonales y éstas, a su vez, se interfieren en la relación de todo hombre al mundo”. (Alfaro, 1997: 219)
(Enrique Alí González Ordosgoitti (29.06.2016).-Por el yo-tu y el yo-ello, hacia el yo-Dios, http://ciscuve.org/?p=14964)

Por el yo-tu y el yo-ello, hacia el yo-Dios

Share Button

 

Enrique Alí González Ordosgoitti[i]

Itinerario de este Artículo[ii]

-Si desea Descargar este Artículo en pdf:

 Por-el-yotu-y-el-yoello-hacia-el-yoDios-Enrique-Ali-Gonzalez-Ordosgoitti

-Si desea conocer otros Artículos, Álbumes de Fotos Etnográficas,  Audios y Videos de Enrique Alí González Ordosgoitti: http://ciscuve.org/?cat=4203

 

-Si desea conocer otros Artículos, Álbumes, Audios y Videos de Filosofía: http://ciscuve.org/?cat=5822

 

 

En este trabajo reflexionaremos acerca del capítulo 8: “La cuestión del hombre en las relaciones interpersonales”, de la obra de J Alfaro[iii]. El capítulo contiene siete subpartes de gran densidad e interés, pero dado que este informe debe poseer la brevedad máxima de dos páginas, sólo comentaré la subparte 1, reservando mi opinión de las demás para la discusión en clases.

 

En este capítulo, el autor establece una relación de identidad entre el ser hombre y la misma posibilidad de tener relaciones interpersonales, afirmando que no pueden existir de manera separada:

“Todo hombre vive su relación al mundo en comunión y colaboración con los demás hombres: la vida humana es esencialmente con-vivencia, vive con los otros”. (Alfaro, 1997: 219)

 

Esta con-vivencia se expresará en los pares de palabras: yo-tu y yo-ello:

“En el lenguaje humano hay dos palabras fundamentales, originarias (Grundworte): yo-tu y yo-ello. Yo-tu expresa la relación del hombre a otro hombre: yo-ello expresa la relación del hombre al mundo” (Buber)”. (Alfaro, 1997: 219)

 

El yo-tu manifiesta la vinculación entre los hombres y el yo-ello la vinculación del hombre con el mundo:

“La relación del hombre al mundo y su relación a los otros están inseparablemente unidas: el mundo mediatiza las relaciones interpersonales y éstas, a su vez, se interfieren en la relación de todo hombre al mundo”. (Alfaro, 1997: 219)

 

Alfaro coloca el yo-tú, expresado en la convivencia, como el núcleo central de la definición de persona humana:

“En el núcleo intransferible del yo personal todo hombre está llamado a la comunidad interpersonal: la apertura al “tu” (al otro respecto a mi) es constitutiva del “yo”: tal es también la apertura del “yo” y del “tu” a la comunidad humana”. (Alfaro, 1997: 220)

 

La necesidad óntica de la convivencia eleva al mismo nivel la necesidad de la alteridad, expresada en el diálogo ínter subjetivo:

“Lejos de excluirse mutuamente, la dimensión personal y la interpersonal y comunitaria se incluyen recíprocamente: la persona no puede realizarse sino en la alteridad, es decir, en el darse a los otros y en el recibir de ellos. La subjetividad humana es, pues, esencialmente intersubjetividad, subjetividad dialogal, encuentro entre sujeto y sujeto”. (Alfaro, 1997: 220)

 

Esta necesidad de alteridad condiciona al mismo concepto de libertad:

“Se manifiesta así un aspecto nuevo de la cuestión del hombre: la libertad personal de todo hombre está por sí misma referida a la libertad del otro: relación de mi libertad, en cuanto libertad, a la libertad del otro como libertad. Surge, pues, la cuestión de las condiciones de posibilidad de la libertad humana y de su fundamento último”. (Alfaro, 1997: 220)

 

Esa alteridad encuentra un nicho inmediato en una de las principales actividades constituyentes de la humanidad: el lenguaje:

“Hay un evento, exclusivamente propio del hombre, en que se pone de relieve la estructura interpersonal del ser humano: el lenguaje, creación del hombre, en el que se refleja su unidad corpórea-interior. El lenguaje no es solamente transmisión de informaciones, sino también, y principalmente, comunión interpersonal de la persona con el otro personal”. (Alfaro, 1997: 220)

 

Y será en el lenguaje donde se manifieste con claridad meridiana la convivencia en libertad:

“El lenguaje instaura una relación irreductible a la relación sujeto-objeto: es en sí mismo interpelación dirigida al otro personal, es decir, implica y actúa la alteridad interpersonal. El carácter específico del lenguaje humano es, pues, la comunicación de conciencia a conciencia, encuentro entre libertad y libertad: es aquí donde podrá revelarse lo más humano del hombre, la esencia de su libertad. Libertad ante libertad quiere decir qué representa la libertad del otro para la mía y viceversa: qué representa cada hombre como hombre (en lo que lo diversifica radicalmente de la naturaleza) para el otro como hombre”.

(Alfaro, 1997: 220)

 

————————————————————————————————

[i] .-Enrique Alí González Ordosgoitti.

Doctor en Ciencias Sociales, Sociólogo, Folklorólogo, Filósofo, Teólogo, Locutor, Profesor Titular de la UCV, de la Facultad de Teología de la UCAB (2000-2016) y del Instituto de Teología para Religiosos-ITER (1991-2016).

-Co-Creador y Coordinador General -desde 1991- de la ONG Centro de Investigaciones Socioculturales de Venezuela-CISCUVE.

-Co-Creador y Coordinador -desde 1998- del Sistema de Líneas de Investigación Universitaria (SiLIU) sobre Sociología, Cultura, Historia, Etnia, Religión y Territorio en América Latina La Grande.

-Co-Creador y Coordinador -desde 2011- de la Página Web de CISCUVE: www.ciscuve.org

-Para contactarnos: ciscuve@gmail.com@ciscuveciscuve-Facebook; @enagor;  enagor2@gmail.com; Skype: enrique.gonzalez35

-Si desea conocer otros Artículos, Álbumes de Fotos Etnográficas,  Audios y Videos de Enrique Alí González Ordosgoitti: http://ciscuve.org/?cat=4203

 

[ii] .-Itinerario de este Artículo

1.-Trabajo presentado en la Asignatura “Metafísica IV”, dictada por el Profesor Hugo Sánchez, en el Baccaleurato Filosófico de la Universidad Pontificia de Roma (UPS), cursado en el Instituto de Teología para Religiosos (ITER), Sección de Filosofía, Escuela de Teología, Facultad de Teología, Universidad Católica Andrés Bello (UCAB), Cuarto Semestre, abril-julio de 2003.

 

2.-Publicado en www.ciscuve.org, el 29 de junio de 2016: http://ciscuve.org/?p=14964

 

[iii] .-J. Alfaro (1997).-De la cuestión del hombre a la cuestión de Dios. Salamanca. Ediciones Sígueme.

Share Button