Artículo etiquetado como Renovación Urbana

Álbum 132.-Parroquia El Valle, Caracas: Reconstrucción y Edificios, 1976-1978. 22 Fotos de Enrique Alí González Ordosgoitti

F-05119-El-Valle-Edificios-1978-EAGO

Enrique Alí González Ordosgoitti (15.12.2017).-Álbum 132.-Parroquia El Valle, Caracas: Reconstrucción y Edificios, 1976-1978. 22 Fotos de Enrique Alí González Ordosgoitti, http://ciscuve.org/?p=18848
“Estas Fotos fueron tomadas por mi entre 1976-1978, con el propósito de documentar parte de la reconstrucción que se venía realizando en mi querida Parroquia El Valle, desde el proceso de “Renovación Urbana” (uno de cuyos objetivos era construir la Avenida Intercomunal de El Valle) comenzada en el Gobierno de Raúl Leoni (1963-1968), y continuada en los subsiguientes Gobiernos de Caldera (1969-1973) y Carlos Andrés Pérez (1974-1979).”

Álbum 131.-Parroquia El Valle, Caracas: Destrucción y Reconstrucción, 1976-1978. 67 Fotos de Enrique Alí González Ordosgoitti

F-05034-El-Valle-Cagigal-1978-Enrique-Ali-Gonzal

Enrique Alí González Ordosgoitti (13.12.2017).-Álbum 131.-Parroquia El Valle, Caracas: Destrucción y Reconstrucción, 1976-1978. 67 Fotos de Enrique Alí González Ordosgoitti, http://ciscuve.org/?p=18774
“Estas Fotos fueron tomadas por mi entre 1976-1978, con el propósito de documentar parte de la continuación del destrozo que se venía realizando en mi querida Parroquia El Valle, desde el proceso de “Renovación Urbana” (uno de cuyos objetivos era construir la Avenida Intercomunal de El Valle) comenzada en el Gobierno de Raúl Leoni (1963-1968), y continuada en los subsiguientes Gobiernos de Caldera (1969-1973) y Carlos Andrés Pérez (1974-1979). “

¿Cuál es el Patrimonio Cultural Tangible en el siglo XXI?

Share Button
Enrique Alí González Ordosgoitti.-Cuál es el Patrimonio Cultural Tangible en el siglo XXI? La Bomba de Gasolina de El Tigrito.

Enrique Alí González Ordosgoitti.-Cuál es el Patrimonio Cultural Tangible en el siglo XXI? La Bomba de Gasolina de El Tigrito.

¿Cuál es el Patrimonio Cultural Tangible en el siglo XXI?

La Bomba de Gasolina de El Tigrito, Anzoátegui.

Enrique Alí González Ordosgoitti.

(Sociólogo, Doctor en Ciencias Sociales, Profesor Titular de la UCV, de la Facultad de Teología de la UCAB, del Instituto de Teología para Religiosos-ITER, del CEJ y de la SVAJ, Coordinador del Sistema de Líneas de Investigación (SiLI) sobre Sociología, Cultura, Historia, Etnia, Religión y Territorio en América Latina La Grande y Coordinador General desde 1991 de la ONG Centro de Investigaciones Socioculturales de Venezuela-CISCUVE, ciscuve.org/web; ciscuve@gmail.com; @ciscuve, ciscuve-Facebook)

(Publicado en la Revista Familia Cristiana Digital, Año 29, Nro. 29, Agosto 2011. www.familiacristiana.org.ve)

 

Hoy en día estamos acostumbrados a oir hablar del Patrimonio Histórico Cultural de las naciones, tangible e intangible, que representan las huellas materiales del paso de las diferentes culturas por sobre la faz de la tierra. La prensa diaria, las revistas, los libros, las aulas de clases han sido escenario de la discusión acerca de estos problemas. Tal situación es adecuada para hacernos tomar conciencia de nuestro Patrimonio, pero hay una orientación que consideramos limitante para una mejor comprensión de nuestra riqueza patrimonial tanto en el pasado remoto como en el reciente. Nos referimos a los criterios implícitos acerca de qué es y qué no es, patrimonio histórico cultural.

 

Patrimonio del pasado remoto.

Implícitamente hemos definido nuestro patrimonio histórico y cultural del pasado, como aquel que representa las huellas materiales de la presencia de sólo una de nuestras vertientes culturales: la española. Dejándose de lado aquella de origen indígena (como puede ser la graficación sobre piedras en Vigirima, Estado Carabobo) o aquella de especial significación para las comunidades de origen africano (los barracones de esclavos por ejemplo). Esta limitación -quizás inconsciente- puede estar basada en asumir los criterios de patrimonio material europeo, basado en la monumentalidad de las grandes obras arquitectónicas de la humanidad (las Pirámides de Egipto), con las que cualquier comparación que hagamos con obras nuestras, será desigual y hasta podría considerarse muy poco importante. Aquí radica uno de los problemas que debemos solucionar: para que alguna representación material sea considerada patrimonio histórico cultural, debe ser un elemento significativo para la comunidad nacional y/o regional en la cual fue construida y no se necesita que esta afirmación requiera el aval de países distintos. Es decir: la obra patrimonial siempre es patrimonio en un determinado país, en aquel en donde fue erigida. Por eso es que pensamos que en el caso de Venezuela debe constituir patrimonio histórico cultural: 1).-obras que representen la presencia de nuestros tres principales troncos macroétnicos (hasta el siglo XIX); indígena, ibérico y africano, 2).-obras que señalen tanto lo militar y lo religioso (que es lo acostumbrado en el país); como lo civil (escuelas, paseos peatonales); los servicios (acueductos, alumbrado) y lo económico (trapiches, moliendas de café y cacao, maquinarias relacionadas con el procesamiento del añil).

(more…)

Share Button

¿Cuál es el Patrimonio Cultural Tangible en el siglo XXI?

Share Button
Enrique Alí González Ordosgoitti.-Cuál es el Patrimonio Cultural Tangible en el siglo XXI? La Bomba de Gasolina de El Tigrito.

Enrique Alí González Ordosgoitti.-Cuál es el Patrimonio Cultural Tangible en el siglo XXI? La Bomba de Gasolina de El Tigrito.

¿Cuál es el Patrimonio Cultural Tangible en el siglo XXI?

La Bomba de Gasolina de El Tigrito, Anzoátegui.

Enrique Alí González Ordosgoitti.

(Sociólogo, Doctor en Ciencias Sociales, Profesor Titular de la UCV, de la Facultad de Teología de la UCAB, del Instituto de Teología para Religiosos-ITER, del CEJ y de la SVAJ, Coordinador del Sistema de Líneas de Investigación (SiLI) sobre Sociología, Cultura, Historia, Etnia, Religión y Territorio en América Latina La Grande y Coordinador General desde 1991 de la ONG Centro de Investigaciones Socioculturales de Venezuela-CISCUVE, ciscuve.org/web; ciscuve@gmail.com; @ciscuve, ciscuve-Facebook)

(Publicado en la Revista Familia Cristiana Digital, Año 29, Nro. 29, Agosto 2011. www.familiacristiana.org.ve)

 

Hoy en día estamos acostumbrados a oir hablar del Patrimonio Histórico Cultural de las naciones, tangible e intangible, que representan las huellas materiales del paso de las diferentes culturas por sobre la faz de la tierra. La prensa diaria, las revistas, los libros, las aulas de clases han sido escenario de la discusión acerca de estos problemas. Tal situación es adecuada para hacernos tomar conciencia de nuestro Patrimonio, pero hay una orientación que consideramos limitante para una mejor comprensión de nuestra riqueza patrimonial tanto en el pasado remoto como en el reciente. Nos referimos a los criterios implícitos acerca de qué es y qué no es, patrimonio histórico cultural.

 

Patrimonio del pasado remoto.

Implícitamente hemos definido nuestro patrimonio histórico y cultural del pasado, como aquel que representa las huellas materiales de la presencia de sólo una de nuestras vertientes culturales: la española. Dejándose de lado aquella de origen indígena (como puede ser la graficación sobre piedras en Vigirima, Estado Carabobo) o aquella de especial significación para las comunidades de origen africano (los barracones de esclavos por ejemplo). Esta limitación -quizás inconsciente- puede estar basada en asumir los criterios de patrimonio material europeo, basado en la monumentalidad de las grandes obras arquitectónicas de la humanidad (las Pirámides de Egipto), con las que cualquier comparación que hagamos con obras nuestras, será desigual y hasta podría considerarse muy poco importante. Aquí radica uno de los problemas que debemos solucionar: para que alguna representación material sea considerada patrimonio histórico cultural, debe ser un elemento significativo para la comunidad nacional y/o regional en la cual fue construida y no se necesita que esta afirmación requiera el aval de países distintos. Es decir: la obra patrimonial siempre es patrimonio en un determinado país, en aquel en donde fue erigida. Por eso es que pensamos que en el caso de Venezuela debe constituir patrimonio histórico cultural: 1).-obras que representen la presencia de nuestros tres principales troncos macroétnicos (hasta el siglo XIX); indígena, ibérico y africano, 2).-obras que señalen tanto lo militar y lo religioso (que es lo acostumbrado en el país); como lo civil (escuelas, paseos peatonales); los servicios (acueductos, alumbrado) y lo económico (trapiches, moliendas de café y cacao, maquinarias relacionadas con el procesamiento del añil).

(more…)

Share Button