Artículo etiquetado como Estado Apure

Pedro Luis Flores Entrevista a Enrique Alí González Ordosgoitti y a Moraiba Tibisay Pozo sobre Semana Santa, en “Venezuela en Vivo”, Radio Caracas Radio,1999

F-08177-SS-Palmeros-Chacao-2016-Julieta-Caso-y-Carlos-Witzke

“Programa sobre la Semana Santa en Venezuela con el destacado Periodista Pedro Luis Flores y los entrevistados Profesores Moraiba Tibisay Pozo (de la UPEL) y Enrique Alí González Ordosgoitti (de la UCV). Se habla sobre el Origen de la Semana Santa en Venezuela. Características. Ritos más importantes de las Comunidades Criollas. Algunos Ritos de Comunidades Biculturales-Binacionales Cristiano-Ortodoxas en Caracas. Manifestaciones culturales de Semana Santa más populares en el país. Semana Santa en otros países latinos como Haití. Visiones sobre la Semana Santa y su sentido religioso. Tradiciones Religiosas de la Semana Santa Católica más destacadas en diferentes poblados de Venezuela.” (Moraiba Tibisay Pozo (2017).-Pedro Luis Flores Entrevista a Enrique Alí González Ordosgoitti y a Moraiba Tibisay Pozo sobre Semana Santa, en “Venezuela en Vivo”, Radio Caracas Radio,1999, http://ciscuve.org/?p=16597)

Juegos Infantiles Residenciales Populares Tradicionales del Oriente de Venezuela

F-03270-Trompos-Enrique-Ali-González-Ordosgoitti-19-04-2015

Se presenta un Primer Inventario o Inventario Parcial de Juegos Infantiles Residenciales Populares Tradicionales de la Región Oriental de Venezuela. Este Inventario compendia la información recogida por diversos investigadores venezolanos durante el período comprendido de 1943 a 1991 en los Estados Anzoátegui, Monagas, Sucre, Nueva Esparta y Delta Amacuro, pero también Juegos de Agua de las márgenes de los grandes ríos de los Estados Bolívar, Guárico y Apure. Se resume la revisión Bibliográfica y de hemerografía para el Oriente de Venezuela realizada por Moraiba Tibisay Pozo durante el desarrollo de su Proyecto de Investigación sobre Juegos Infantiles Residenciales Populares Tradicionales de Venezuela. Se incluye un Primer Inventario de ciento treinta y dos (132) juegos practicados en el Oriente de Venezuela. Se presentan descripciones originales o reelaboradas por la autora para catorce (14) juegos de los descritos para esta Región del país. Incluye la Bibliografía y hemerografía revisadas. Se incorporan fotos etnográficas de Juegos Infantiles Venezolanos.

La Voz de Miguel Acosta Saignes: Blasina mi Maestra

F-209-Miguel-Acosta-Saignes

Índice.

Comentario técnico.

Palabras Clave (CC-0034).

Presentación.

CC-0034-Lado-B.-Blasina mi Maestra.

-Ficha Analítica-Crítica-Sintética.

01.-La Maestra como Baqueana de Otros Mundos.

02.-Blasina apareció una noche.

03.-Blasina era enemiga de las Brujas y usaba a San Cipriano contra las culebras.

04.-Cuando llegó la Peste Española en 1908.

05.-Blasina era una gran Maga Blanca y usaba el Escapulario de la Virgen del Carmen.

06.-Y entró el escalofrío, la sombra, la Sayona, Jesucristo disfrazado de viejito, las procesiones de los Bachacos (Enrique Alí González Ordosgoitti.-La Voz de Miguel Acosta Saignes: Blasina mi Maestra, http://ciscuve.org/?p=5205)

La Voz de Miguel Acosta Saignes: El Llanero en su Copla y la Edad Cualitativa

F-208-Miguel-Acosta-Saignes

Índice.
Comentario técnico
Palabras Clave (CC-0034)
Presentación
CC-0034-Lado-A-A-1.-El Llanero en su copla. El cantar tiene sentido entendimiento y razón.
-Ficha Analítica-Crítica-Sintética.
01.-En una Copla la síntesis de dos mundos separados por el agua.
02.-El Orinoco como el límite entre la selva y el llano, escenario de la odisea de la sequía a la lluvia.
03.-Remolinos, tembladores, caimanes y caribes-pirañas, como parte de la dialéctica entre el bajo y el alto llano.
04.-El Mato de Agua quizás fue Totem de anteriores tribus y hoy es un totem de la trashumancia.
05.-Entre mayo y julio comenzaba el regreso y se venían las Fiestas.
06.-Los Velorios, las Virtudes, Tío Tigre y Tío Conejo.
07.-He aquí la razón de la poligamia del Llanero.
08.-El Orinoco es una frontera líquida.
09.-El Orinoco tiene dos pies: la Corriente que lleva al Mar y el Viento que lleva a la Tierra:
10.-Son dos Mundos: Selva y Llano.
CC-0034-Lado-A-A-2.-Edad Cualitativa.
-Ficha Analítica-Crítica-Sintética.
11.-Introducción.
12.-Edades Cronológicas y Edades Subjetivas.
13.-Tengo la edad de mis oficios, de mis profesiones y de mis actividades de luchador social.
14.-Tengo la edad de los Caribes, de Barlovento, de Florentino, de los cóndores, de María Lionza… (Enrique Alí González Ordosgoitti.-La Voz de Miguel Acosta Saignes: El Llanero en su Copla y la Edad Cualitativa, http://ciscuve.org/?p=5197)

El Nacionalismo de Nosotros

Share Button

Enrique Alí González Ordosgoitti

(Sociólogo, Doctor en Ciencias Sociales, Profesor Titular de la UCV, de la Facultad de Teología de la UCAB, del Instituto de Teología para Religiosos-ITER, del CEJ y de la SVAJ, Coordinador del Sistema de Líneas de Investigación (SiLI) sobre Sociología, Cultura, Historia, Etnia, Religión y Territorio en América Latina La Grande y Coordinador General desde 1991 de la ONG Centro de Investigaciones Socioculturales de Venezuela-CISCUVE, ciscuve.org/web; ciscuve@gmail.com; @ciscuve, ciscuve-Facebook)

 

(Publicado con el título de “Nacionalismo a la venezolana”, en la Revista Bigott (Venezuela) 34: 02-07, abril-junio, 1995)

Resumen.

Se ha vuelto a colocar en el tapete de la discusión y acción pública y privada el tema del nacionalismo. Desde las banderas venezolanas colocadas en los carros, franelas, cuadernos, hasta la justa indignación por los sucesos de Cararabo. Intelectuales deseosos de ganar un debate antes de realizarlo, han dejado escuchar su opinión descalificadora a priori, de cualquier individuo que ose asumirse como nacionalista. Del closet de los viejos clichés han desempolvado un arsenal de lugar comunismo, asombroso, para quienes pensábamos que muertas las ideologías totalizadoras y abiertos los cauces de la amoralidad y a-intelectualidad posmodernista, al menos podía existir un clima lo suficientemente laxo como para intercambiar ideas y no sólo constructos ideológicos.

Palabras Clave: Nacionalismo. Teoría. América Latina La Grande. Venezuela.

 

We nationalism.

Summary. It has been replaced on the table for discussion and public and private action the issue of nationalism. From Venezuelan flags placed on trucks, shirts, notebooks, to righteous indignation by Cararabo events. Intellectuals eager to win a debate before that, no longer hear your opinion disqualifying a priori, any individual who dares assumed as nationalist. The closet of old clichés have dusted place an array of communism, amazing, for whom we thought dead totalizing ideologies and channels open to-amorality and postmodernist intelligentsia, at least there could be a loose enough climate to exchange ideas and not only ideological constructs. Keywords: Nationalism. Theory. Latin America La Grande. Venezuela.

 

Nous nationalisme.

Résumé. Il a été remplacé sur la table de discussion et d’action publique et privée de la question du nationalisme. De drapeaux vénézuéliens placés sur des camions, chemises, cahiers, à juste indignation par les événements Cararabo. Les intellectuels désireux de gagner un débat avant cela, ne plus entendre votre opinion disqualifier a priori, toute personne qui ose supposer que nationaliste. Le placard de vieux clichés ont dépoussiéré lieu un tableau du communisme, étonnant, pour qui nous avons pensé morts idéologies totalisantes et les canaux ouverts à l’amoralité et l’intelligentsia post-moderne, du moins il pourrait y avoir un climat assez lâche pour échanger des idées et pas seulement des constructions idéologiques. Mots-clés: nationalisme. Théorie. Amérique latine La Grande. Venezuela.

 

Nós nacionalismo.

Resumo. Ele foi substituído em cima da mesa para discussão e ação pública e privada a questão do nacionalismo. De bandeiras venezuelanas colocados em caminhões, camisetas, cadernos, a justa indignação por eventos Cararabo. Intelectuais ansiosos para ganhar um debate, antes disso, já não ouvir a sua opinião desqualificando a priori, qualquer indivíduo que ousa assumir-se como nacionalista. O armário de velhos clichês ter espanado lugar uma matriz do comunismo, incrível, para quem pensava mortas ideologias totalizadoras e canais abertos a amoralidade e intelectuais pós-modernista, pelo menos, poderia haver um clima solta o suficiente para trocar idéias e não apenas construções ideológicas. Palavras-chave: Nacionalismo. Teoria. América Latina La Grande. Venezuela.

 

们的民族主义。

总结。 它已取代在桌子上的讨论以及公共和私人行动,民族主义的问题。委内瑞拉国旗放在车,衬衫,笔记本电脑,Cararabo事件的义愤。知识分子急于赢得了辩论,在此之前,不再听到你的意见丧失资格的先验,任何个人谁还敢承担的民族主义。衣橱里的旧的陈词滥调有灰尘的地方,共产主义的阵列,惊人的,对他们来说,我们想死累加的意识形态和渠道的开拓非道德性和后现代主义的知识分子,至少可以有一个宽松,足以气候交换意见不仅涉及到意识形态结构。 关键词:民族主义。理论。拉丁美洲拉格兰德。委内瑞拉。

 

 

हम राष्ट्रवाद. सारांश. यह चर्चा और सार्वजनिक और निजी राष्ट्रवाद के मुद्दे को कार्रवाई के लिए मेज पर प्रतिस्थापित किया गया है. विनीज़वीलियन ट्रकों, शर्ट, नोटबुक पर रखा झंडे से, Cararabo घटनाओं से धर्मी आक्रोश. कि पहले एक बहस को जीतने के लिए उत्सुक बुद्धिजीवियों, अब आपकी राय एक प्राथमिकताओं, किसी भी व्यक्ति की हिम्मत जो राष्ट्रवादी के रूप में ग्रहण अयोग्य सुना है. पुराने थोड़ी की कोठरी जगह साम्यवाद की एक सरणी साफ है, अद्भुत, हम किसके लिए सोचा था कि मृत totalizing विचारधाराओं और चैनलों के लिए नीतिभ्रष्टता और postmodernist बुद्धिजीवियों को खोलने के लिए कम से कम एक ढीला पर्याप्त जलवायु विचारों के आदान प्रदान हो सकता है और न ही वैचारिक निर्माणों. कीवर्ड: राष्ट्रवाद. थ्योरी. लैटिन अमेरिका ला ग्रैंडे. वेनेजुएला.

 

Se ha vuelto a colocar en el tapete de la discusión y acción pública y privada el tema del nacionalismo. Desde las banderas venezolanas colocadas en los carros, franelas, cuadernos, hasta la justa indignación por los sucesos de Cararabo. Intelectuales deseosos de ganar un debate antes de realizarlo, han dejado escuchar su opinión descalificadora a priori, de cualquier individuo que ose asumirse como nacionalista. Del closet de los viejos clichés han desempolvado un arsenal de lugarcomunismo, asombroso, para quienes pensábamos que muertas las ideologías totalizadoras y abiertos los cauces de la amoralidad y a-intelectualidad posmodernista, al menos podía existir un clima lo suficientemente laxo como para intercambiar ideas y no sólo constructos ideológicos.

 

Observamos a individuos, quienes dedicaron interminables horas a discutir en sus células o comités de radio en los sesenta, la presencia del imperialismo en aquellos camaradas que utilizaban zapatos de goma U.S.Keds. (¿alguien se acuerda de lo que existía en este renglón antes que los Nike y Adidas?), como hoy lo hacen desgañitadamente en contra de los jovenes rockosos que ostentan con candido orgullo, una “peligrosa” calcomanía (entre 6×8 y 10×10 cm), con la bandera tricolor de las siete estrellas.

 

Otros, políticos de renombre, “intentando aportar ideas al debate”, arguyen con viejos ladrillos como: “el patriotismo es el último refugio de los imbéciles”. Viejo tic nervioso de cierto internacionalismo decimonónico, para quienes la última guerra del mundo fuela de EEUUcontra España.

 

Hay quienes desde otro signo (pero habitantes del mismo territorio espiritual que los anteriores), piensan que ha llegado la hora de despertar el espíritu de la guerra que anida en todo venezolano, para quienes el siglo XIX sigue siendo explicado a través sólo de las acciones militares y no de las fuerzas civiles que pugnaban por hacerse dominantes y construir una sociedad civilizada, asumiendo como errores no a las exorbitantes y desangradoras batallas, sino a lo inconclusa de las mismas. La visión solamente epopéyica de la Guerra de Secesión (1810-21) y dela Guerra Federal (1859-63), deja de lado la mortífera cifra, de haber Venezuela perdido la mitad de su población en la primera y un tercio en la segunda. Pero ambos extremos no pueden copar la necesidad de seguir reflexionando sobre el tema.

 

Intentando contribuir en alguna medida al mismo, es necesario tomar algunas precauciones históricas. A finales del siglo XX; es posible afirmar que todas las grandes utopías germinadas en el pensamiento occidental desde finales del siglo XVIII (Revolución Estadounidense y Revolución Francesa) y siglo XIX (Socialismo, Comunismo, Anarquismo y Nacionalismo), han sido comprobadas en la práctica y del análisis de las mismas, es posible asumir una postura bastante crítica. Podríamos enfatizar diciendo que, todas las proposiciones utópicas han tenido logros y grandes fracasos, lo que autorizaría a una mente desesperanzada a negar desde ya -a priori- su vigencia, entregándose a una militancia de inacción social.

(more…)

Share Button

San Juan Bautista de Negros y Blancos

Enrique Alí González Ordosgoitti.-San Juan Bautista de Negros y Blancos.

Acerca de algunos aspectos de la celebración de la fiesta en honor a San Juan Bautista en Venezuela se ha escrito mucho sobre algunos rasgos -aunque signado por la superficialidad- mientras que de otras características muy poco. Como resultado lamentable se ha creado la impresión de que ya todo está dicho, impidiendo nuevos acercamientos al tema, limitándose a repetir consagrados lugares comunes que aunque algunos no estén exentos de verdad, hay otros que deberían revisarse. Esto último es la intención de este artículo, el cual aspira -muy modestamente- contribuir al análisis de la complejidad de las celebraciones del San Juan Bautista en Venezuela.

¿Lo Regional como Ruptura?

075-RFCD-2-2016-Marzo-Regional-Ruptura

El propósito de este breve artículo es reflexionar ante una de los principales modificaciones que se viene produciendo en la percepción del destino de Venezuela; me refiero al problema de la insurgencia de lo regional como paradigma positivo en los diversos discursos sociales de lo político, lo económico y lo cultural, que si bien tocan de soslayo la noción de identidad, evidentemente la superan, al menos tal como tradicionalmente se ha concebido esta propiedad; como rasgos más o menos espirituales con muy poca incidencia sobre el diario vivir de las mayorías. Pensamos que lo regional -o visto a nivel más general: las diferentes formas de observar la vida a través de escalas- se ha convertido de hecho y de derecho en una constante del ambiente intelectual mundial en la actualidad. De ahí la necesaria referencia a los cambios en el pensamiento internacional, que si bien no constituyen necesariamente la causa fundamental de la discusión en Venezuela -pecaríamos de miopía histórica- sí es uno de los elementos más caracterizadores del contexto del saber formalizado planetario

En Venezuela TODOS somos Minorías

Share Button

Enrique-Ali-Gonzalez-Ordosgoitti-Medellín-05-2011-1

Enrique Alí González Ordosgoitti

(Sociólogo, Doctor en Ciencias Sociales, Profesor Titular de la UCV, de la Facultad de Teología de la UCAB, del Instituto de Teología para Religiosos-ITER y de la SVAJ, Coordinador del Sistema de Líneas de Investigación (SiLI) sobre Sociología, Cultura, Historia, Etnia, Religión y Territorio en América Latina La Grande y Coordinador General desde 1991 de la ONG Centro de Investigaciones Socioculturales de Venezuela-CISCUVE, ciscuve.org/web, ciscuve@gmail.com; @ciscuve, ciscuve-Facebook, @enagor; enagor2@gmail.com, Skype: enrique.gonzalez35)

Descargar el Archivo en pdf.  Lab6. En Venezuela Todos somos Minoría-González Ordosgoitti Enrique Alí

(Publicado en:

1)Ganador del VI Certamen de Ensayo Político[1] de la Revista Nueva Sociedad, de la Fundación Friedrich Eibert de Alemania, “Minorías en América Latina”, de 1990, que contó con los

Jurados: Esteban Emilio Mosonyi, Horacio Riquelme, Marta Zamora, Sergio Chejfec y

Alberto Koschuetzke, y fue publicado en la Revista Nueva Sociedad (Venezuela) 111: 128-140, enero-febrero 1991, (http://ciscuve.org/?p=534),

2)Enrique Alí González Ordosgoitti (1997).-El Laberinto Cultural Venezolano (Otros Tapices. Recordando a Don Mario Briceño Iragorry). Caracas, Fondo Editorial Tropykos, Centro de Investigaciones Socioculturales de Venezuela (CISCUVE), Consejo Nacional de la Cultura (CONAC), Dirección de Desarrollo Regional, páginas: 145-166

y 3)Moraiba Tibisay Pozo (Compiladora) y Enrique Alí González Ordosgoitti (1999).-Diversidad Cultural de Comunidades Residenciales Venezolanas. Caracas. Fondo Editorial Tropykos, Asociación Civil INDICEV (Asociación para la Investigación y Divulgación sobre Comunidades Étnicas de Venezuela), Asociación Civil CISCUVE (Centro de Investigaciones Socioculturales de Venezuela), Consejo Nacional de Cultura (CONAC), Dirección de Desarrollo Regional, páginas: 41-59)

(Para quienes están interesados en el tema Étnico, Ciscuve coloca a su disposición las siguientes Categorías con sus respectivos links, en donde encontrarán Entradas que pueden descargar en pdf gratuitamente:

-Etnia (ciscuve.org/?s=Etnia);

-Etnia Afroamericana-Negra (ciscuve.org/?cat=28)

-Etnia Criolla (ciscuve.org/?cat=29)

-Etnia Bicultural-Binacional (ciscuve.org/?cat=30)

-Etnia Indígena (ciscuve.org/?cat=35))

6.-In Venezuela we are all minorities.

Enrique Alí González Ordosgoitti.

(Sociologist, Doctor of Social Sciences, Professor of the UCV, of the Faculty of Theology of the UCAB, the Institute for Religious Theology-ITER and SVAJ, Coordinator of Research Areas System (SiLI) on Sociology, Culture, History, Race, Religion and Territory in Latin America The Great and General Coordinator since 1991 of the NGO Research Center of Venezuela-CISCUVE Sociocultural, ciscuve.org/web, ciscuve@gmail.com ; @ciscuve, ciscuve-Facebook, @enagor; enagor2@gmail.com , Skype: enrique.gonzalez35)

(Published in:

1) Winner Political Essay Contest VI of the Nueva Sociedad magazine, Friedrich Eibert Foundation of Germany, “Minorities in Latin America,” 1990, which was the

Jury: Esteban Emilio Mosonyi, Horacio Riquelme, Marta Zamora and Sergio Chejfec

Alberto Koschuetzke, and was published in the magazine Nueva Sociedad (Venezuela) 111: 128-140, January-February 1991, (http://ciscuve.org/?p=534 )

2) Enrique Alí González Ordosgoitti (1997).-The Venezuelan Cultural Labyrinth (Other Tapestries. Remembering Don Mario Briceño Iragorry). Caracas, Tropykos Publishing Fund, Sociocultural Research Center of Venezuela (CISCUVE), National Council of Culture (CONAC), Regional Development Division, pages: 145-166

and 3)Moraiba Tibisay Pozo (Compiler) and Enrique Alí González Ordosgoitti (1999).-Cultural Diversity Venezuelan Residential Communities. Caracas. Tropykos Publishing Fund, INDICEV Civil Association (Association for Research and Outreach on Ethnic Communities of Venezuela), Civil Association CISCUVE (Sociocultural Research Center of Venezuela), National Council of Culture (CONAC), Regional Development Division, pages: 41 – 59)

(For those interested in the ethnic issue, Ciscuve placed at your disposal the following categories with their respective links, where you can find tickets in pdf free download:

-Etnia (ciscuve.org/?s=Etnia);

-Etnia Afroamericana-Negra (ciscuve.org/?cat=28)

-Etnia Criolla (ciscuve.org/?cat=29)

-Etnia Bicultural-Binacional (ciscuve.org/?cat=30)

-Etnia Indígena (ciscuve.org/?cat=35))

6.-Au Venezuela, nous sommes tous des Minorités.

Enrique Alí González Ordosgoitti.

(Sociologue, Docteur en sciences sociales, Professeur de l’UCV, de la Faculté de Théologie de l’UCAB, l’Institut de Théologie Religieuse-ITER et SVAJ, Coordonnateur du Réseau des aires de recherche (SiLI) sur la Sociologie, de la Culture, Histoire, Race, la Religion et Territoire en Amérique Latine Le Coordonnateur Grand et Général depuis 1991 du Centre de Recherche des ONG du Venezuela-CISCUVE Socioculturelle, ciscuve.org/web, ciscuve@gmail.com ; @ciscuve, ciscuve-Facebook, @enagor; enagor2@gmail.com , Skype: enrique.gonzalez35)

(Publié dans:

1) Vainqueur VI politique concours de rédaction de la revue Nueva Sociedad, Friedrich Eibert Fondation de l’Allemagne, «Les Minorités en Amérique latine», 1990, qui était le

Jury: Esteban Emilio Mosonyi, Horacio Riquelme, Marta Zamora et Sergio Chejfec

Alberto Koschuetzke, et a été publié dans le magazine Nueva Sociedad (Venezuela) 111: 128-140, Janvier-Février 1991, (http://ciscuve.org/?p=534 )

2) Enrique Alí González Ordosgoitti (1997).-Le Labyrinthe du Venezuela culturel (Tapisseries autres. Souvenir de Don Mario Briceño Iragorry). Caracas, Tropykos Publishing Fonds, Centre de Recherche Socioculturelle du Venezuela (CISCUVE), Conseil National de la Culture (CONAC), Division du Développement Régional, pages: 145-166

et 3) Moraiba Tibisay Pozo (Compilateur) et Enrique Alí González Ordosgoitti (1999).-La diversité culturelle du Venezuela Communautés d’habitation. Caracas. Tropykos Publishing Fonds, INDICEV Association civile (Association pour la Recherche et d’Information sur les Communautés Ethniques du Venezuela), Association civile CISCUVE (Centre de Recherche Socioculturelle du Venezuela), le Conseil National de la Culture (CONAC), Division du Développement Régional, pages: 41 – 59)

(Pour ceux qui s’intéressent à la question ethnique, Ciscuve mis à votre disposition les catégories suivantes avec leurs liens respectifs, où vous pouvez trouver des billets en téléchargement gratuit pdf:

-Etnia (ciscuve.org/?s=Etnia);

-Etnia Afroamericana-Negra (ciscuve.org/?cat=28)

-Etnia Criolla (ciscuve.org/?cat=29)

-Etnia Bicultural-Binacional (ciscuve.org/?cat=30)

-Etnia Indígena (ciscuve.org/?cat=35))

6.-Na Venezuela somos todos Minorias.

Enrique Alí González Ordosgoitti.

(Doutor Sociólogo, de Ciências Sociais, Professor da UCV, da Faculdade de Teologia da UCAB, o Instituto de Teologia Religiosa-ITER e SVAJ, Coordenador do Sistema de Áreas de Investigação (SiLI) em Sociologia, Cultura , História, Raça, Religião e Território na América Latina O Coordenador Geral Grande e desde 1991 da Pesquisa de ONG Centro de Venezuela-CISCUVE Sociocultural, ciscuve.org/web, ciscuve@gmail.com ; @ciscuve, ciscuve-Facebook, @enagor; enagor2@gmail.com , Skype: enrique.gonzalez35)

(Publicado em:

1) Vencedor VI Concurso de Ensaio Político da Revista Nueva Sociedad, Friedrich Eibert Fundação da Alemanha, “Minorias na América Latina”, 1990, que foi o

Júri: Esteban Emilio Mosonyi, Horacio Riquelme, Marta Zamora e Sergio Chejfec

Alberto Koschuetzke, e foi publicado na Revista Nueva Sociedad (Venezuela) 111: 128-140,

janeiro-fevereiro de 1991, (http://ciscuve.org/?p=534 )

2) Enrique Alí González Ordosgoitti (1997).-Venezuela-O Labirinto Cultural (Tapeçarias Outros. Lembrando Don Mario Briceño Iragorry). Caracas, Tropykos Fundo Editorial, Centro de Pesquisa Sociocultural da Venezuela (CISCUVE), Conselho Nacional de Cultura (CONAC), Divisão de Desenvolvimento Regional, páginas: 145-166

e 3) Moraiba Tibisay Pozo (Compiler) e Enrique Alí González Ordosgoitti (1999).-A diversidade cultural da Venezuela comunidades residenciais. Caracas. Tropykos Publishing Fundo, INDICEV Civil Association (Associação de Pesquisa e Extensão em Comunidades Étnicas da Venezuela), Associação Civil CISCUVE (Centro de Pesquisa Sociocultural da Venezuela), Conselho Nacional de Cultura (CONAC), Divisão de Desenvolvimento Regional, páginas: 41-59)

(Para os interessados ​​na questão étnica, Ciscuve colocado à sua disposição as seguintes categorias com seus respectivos links, onde você pode encontrar ingressos com download gratuito em formato pdf:

-Etnia (ciscuve.org/?s=Etnia);

-Etnia Afroamericana-Negra (ciscuve.org/?cat=28)

-Etnia Criolla (ciscuve.org/?cat=29)

-Etnia Bicultural-Binacional (ciscuve.org/?cat=30)

-Etnia Indígena (ciscuve.org/?cat=35))

Resumen.

                           La repetición hasta el cansancio de un discurso proveniente del siglo XIX que trata de fundamentar la venezolanidad en la Independencia y en el tipo humano que la realizó nombrado Criollo, asimilado posteriormente como mestizo, ha creado una conciencia deliciosamente ingenua hoy en día en los principales pensadores del país, quienes al hablar de minorías en Venezuela piensan enseguida única y exclusivamente en Indígenas. Vaporosa imagen cultivada y desarrollada también en la literatura criollista y nativista y en los discursos de los políticos y de los pontífices culturales. El siglo XX creó otra Venezuela, es más, los últimos cincuenta años transfiguraron el país de tal manera, que lo hicieron salir del esquema en que lo había ubicado Darcy Ribeiro en su tipología, caracterizándolo como un Pueblo Nuevo. Somos irreductiblemente diversos en nuestra multietnicidad, multinacionalidad y regionalidad. Todos nos hemos convertido en Minorías y carecemos de un discurso que nos explique qué pasó, qué somos y lo más grave; qué seremos.

Palabras Clave: Etnia, Minorías. Etnias Biculturales-Binacionales: Chinos-Venezolanos, Colombo-Venezolanos, Ecuatorianos-Venezolanos, Españoles-Venezolanos, Judíos-Venezolanos, Libaneses-Venezolanos, Luso-Venezolanos, Lugares de Encuentro, Clubes. Religión, Cristianismo Católico, Fiestas, Virgen de la Candelaria, Virgen de la Caridad del Cobre, Virgen de Fátima. Seguridad ciudadana, Delitos. América Latina La Grande, Venezuela, Barquisimeto, Caracas, Puerto La Cruz.

Summary.

      Repeated endlessly in a speech from the nineteenth century that is in support of the Venezuelan Independence and the human type that made ​​named Criollo, later assimilated as mestizo, has created a delightfully naive consciousness today in the leading thinkers the country, who in speaking minority in Venezuela immediately think solely in Indigenous. Steamy image cultivated and developed also in Creole and nativist literature and speeches of politicians and cultural pontiffs. The twentieth century created another Venezuela, indeed, the last fifty years the country transfigured so, they did leave the scheme in which he had placed in his typology Darcy Ribeiro, characterizing it as a new people. We are irreducibly different in our multi-ethnicity, multi-nationality and regionality. All we have become minorities and lack of a speech to explain to us what happened, what we are and more importantly, what will be.

Keywords: Ethnicity, Minorities. Bicultural Ethnic-Binational: Chinese-Venezuelan, Colombian-Venezuelan, Ecuadorian-Venezuelan, Spanish-Venezuelan, Jewish-Venezuelan, Lebanese-Venezuelan, Luso-Venezuelan, Meeting places, Clubs. Religion, Catholic Christianity, Feasts, Virgen de la Candelaria, Our Lady of Charity of Cobre, Our Lady of Fatima. Public safety, Crime. Latin America La Grande, Venezuela, Barquisimeto, Caracas, Puerto La Cruz.

Résumé.

      Répétée à l’infini dans un discours du dix-neuvième siècle qui est en faveur de l’indépendance du Venezuela et du type humain qui a fait nommé Criollo, plus tard assimilée à métisse, a créé une conscience naïve délicieusement aujourd’hui dans les grands penseurs du pays, qui en parlant minoritaire au Venezuela immédiatement penser uniquement à des peuples autochtones. Steamy l’image cultivée et développée également en créole et la littérature du terroir et les discours des politiciens et des pontifes culturelles. Le XXe siècle a créé un autre Venezuela, en effet, les cinquante dernières années, le pays transfiguré oui, ils l’ont fait quitter le système dans lequel il avait placé dans sa typologie Darcy Ribeiro, le qualifiant d’un nouveau peuple. Nous sommes irréductiblement différent dans notre multi-ethnique, multi-nationalité et la régionalité. Tout ce que nous sommes devenus des minorités et de l’absence d’un discours pour nous expliquer ce qui s’est passé, ce que nous sommes et, plus important, ce qui sera.

Mots-clés: Ethnicité, Minorités. Biculturelle ethnique-Binacionalle: Chinois-Venezuela, la Colombie-Venezuela, l’Équateur-Venezuela, l’Espagnol-Venezuela, Juive-Venezuela, le Liban-Venezuela, Luso-Vénézuéliens, des Lieux de Rencontre, les Clubs. Religion, Catholique, Christianisme, les Fêtes, Notre-Dame de la Candelaria, Notre-Dame de la Charité de Cobre, Notre-Dame de Fátima. La Sécurité Publique, la Criminalité. Amérique Latine La Grande, Venezuela, Barquisimeto, Caracas, Puerto La Cruz.

Resumo.

      Repetido indefinidamente em um discurso a partir do século XIX, que é a favor da independência da Venezuela e do tipo humano que fez o nome Criollo, mais tarde assimilada como mestiço, criou uma consciência ingênua deliciosamente hoje nas principais pensadores do país, que em falar minoria na Venezuela imediatamente pensar unicamente em Indígena. Imagem Steamy cultivadas e desenvolvidas também em crioulo e literatura nativista e discursos de políticos e culturais pontífices. O século XX criou outra Venezuela, de fato, nos últimos 50 anos o país transfigurou-lo, deixou o esquema em que ele havia colocado em sua tipologia Darcy Ribeiro, caracterizando-a como um novo povo. Estamos irredutivelmente diferente em nossa multi-etnia, nacionalidade e multi-regionalidade. Todos nós nos tornamos minorias e à falta de um discurso para nos explicar o que aconteceu, o que somos e, mais importante, o que vai ser.

Palavras-chave: Etnicidade, Minorias. Bicultural Étnico-Binacional: Chinês-Venezuelanos, Colombianos-Venezuelanos, Equatorianos-Venezuelanos, Espanhol-Venezuelanos, Judaico-Venezuelanos, Libanesa-Venezuelanos, Luso-Venezuelanos, Locais de Encontro, os Clubes. Religião, Cristianismo Católico, Festas, Nossa Senhora da Candelaria, Nossa Senhora da Caridade do Cobre, Nossa Senhora de Fátima. Segurança Pública, Crime. América Latina La Grande, Venezuela, Barquisimeto, Caracas, Puerto La Cruz.

Índice.

Introducción.

6.1.-¿Cuántos son?

6.2.-¿Quiénes son?

6.3.-¿Cómo se expresan?

6.3.1.-Este espacio es sólo mío.

6.3.1.1.-Judíos.

6.3.1.2.-Libaneses.

6.3.1.3.-Españoles.

6.3.1.4.-Chinos.

6.3.1.5.-Colombianos.

6.3.1.6.-Ecuatorianos.

6.3.2.-Las Vírgenes.

6.3.2.1.-Virgen de la Caridad del Cobre.

6.3.2.2.-Virgen de Fátima.

6.3.2.3.-Virgen de La Candelaria.

6.3.3.-Lugares de Encuentro: los Clubes.

6.3.3.1.-Hispano-Venezolanos.

6.3.3.2.-Otros.-

6.4.-¿Cómo son percibidos?

6.4.1-Seguridad Personal, la relación estereotipada: delitos-extranjeros-indocumentados-latinoamericanos.

6.5.-Impacto de las Comunidades Étnicas Biculturales-Binacionales en el concepto de la Venezolanidad: todos somos Minorías.

El deseo de tener nos impulsa hacia tu boca

como si asirnos justificara la anulación de las distancias.

Y yacemos atravezados de vacío en los caminos

Atenazados por una filosa sed de ser

que nos llueve de ardores.(09.04.97)

                            La repetición hasta el cansancio de un discurso proveniente del siglo XIX que trata de fundamentar la venezolanidad en la Independencia y en el tipo humano que la realizó nombrado Criollo, asimilado posteriormente como mestizo, ha creado una conciencia deliciosamente ingenua hoy en día en los principales pensadores del país, quienes al hablar de minorías en Venezuela piensan enseguida única y exclusivamente en Indígenas. Vaporosa imagen cultivada y desarrollada también en la literatura criollista y nativista y en los discursos de los políticos y de los pontífices culturales.

                            El siglo XX creó otra Venezuela, es más, los últimos cincuenta años transfiguraron el país de tal manera, que lo hicieron salir del esquema en que lo había ubicado Darcy Ribeiro en su tipología, carácterizándolo como un Pueblo Nuevo.

                            Somos irreductiblemente diversos en nuestra multietnicidad, multinacionalidad y regionalidad. Todos nos hemos convertido en Minorías y carecemos de un discurso que nos explique qué pasó, qué somos y lo más grave; qué seremos.

Introducción.

                            Hablar de minorías en la acepción tradicional de uso corriente en el lenguaje de las ciencias sociales venezolanas, es remitirse enseguida a las numerosas aristas de la problemática indígena en el país: falta de atención médica, despojo violento de sus tierras ancestrales, contaminación con mercurio de sus fuentes hídricas (caso el Orinoco y los garimpeiros), falta de reconocimiento a la importancia de su papel en la formación histórica de nuestra nación. Aunque justas y verdaderas tales apreciaciones, han conllevado una visión restringida del problema moderno de las minorías, el cual abarca también a las minorías demográficas, sexuales, geográficas, étnicas, etc. La intención que se persigue en este breve ensayo es la de hacer hincapié en otro tipo de minorías distintas a las indígenas, no por rebajar su importancia, sino por que estas han sido objeto de tratamiento especializado y contínuo durante la mayor parte del siglo XX, mientras las otras minorías han recibido poca atención sistemática, tanto por las ciencias sociales como por parte de las diversas instancias gubernamentales.

                            Nos interesa abordar el problema socio-cultural de las comunidades étnicas no-indígenas y su impacto en el discurso de compactación de la sociedad venezolana tal y como se ha presentado históricamente desde el siglo XIX. Para el efecto de describir nuestro objeto de estudio utilizaremos las definiciones del Sociólogo González-Ordosgoitti, quien plantea la existencia en Venezuela (y América) de las siguientes Macro-Etnias: Indígenas, Afroamericanas, Euroamericanas, Asiáticoamericanas y Nacionalamericanas. En este trabajo hablaremos acerca de las tres últimas a las cuales hemos definido como Comunidades Etnicas Biculturales-Binacionales. Siguiendo al autor antes citado definiremos como

Comunidades Étnicas Euroamericanas:”(.aquella..) comunidad humana cuya personalidad colectiva se ha conformado, fundamentalmente, a partir de elementos provenientes de su etnicidad nacional-europea. Existen a partir del siglo XIX y del XX cuando llegaron como migrantes requeridos por las nuevas repúblicas americanas (…)[2]” (1).

Comunidades Étnicas Asiáticoamericanas: “(…) comunidad humana cuya personalidad colectiva se ha conformado, fundamentalmente, a partir de elementos provenientes de su etnicidad nacional-asiática. LLegados a partir del siglo XIX como mano de obra semi servil para las plantaciones y en el siglo XX como migrantes económicos destinados a la agrícultura, al pequeño comercio y a la artesanía.[3]” (2).

Comunidades Étnicas Nacionalamericanas: “(…) comunidad de americanos que viven en un país de América distinto al de su origen, cuya personalidad colectiva se ha conformado, fundamentalmente, a partir de elementos provenientes de su etnicidad nacional-americana. Grupos conformados especialmente a partir del siglo XX (salvo en El Caribe que se remontan al siglo XIX), que han migrado tanto por razones políticas como económicas (caso de chilenos y argentinos en Venezuela, Costa Rica y Cuba y de colombianos, dominicanos y ecuatorianos en Venezuela).[4]” (3).

6.1.-¿Cuántos son?

                            Como queremos afirmar la importancia de las Minorías Biculturales-Binacionales (asiáticoamericana, euroamericana y nacionalamericana), es oportuno llamar la atención hacia los porcentajes de población que representan en Venezuela.

                            Veamos primero unas precisiones teóricas y metodológicas. Al hablar de Minorías Biculturales-Binacionales, nos estamos refiriendo a comunidades humanas que pueden poseer una determinada nacionalidad (aunque a veces poseen dos como por ejemplo; los españoles y los judíos-israelitas), pero culturalmente pertenecen a dos naciones. Esto significa que se incluyen a todos los inmigrantes, nacionalizados o no, y también los hijos y nietos de ellos que aunque son venezolanos por nacimiento, culturalmente son binacionales y socialmente funcionan como Comunidad Etnica con cohesión, solidaridad e identidad propia dentro del conjunto mayor de la sociedad venezolana. Estas vías de conformación humana de las Comunidades Etnicas estudiadas: inmigrantes (nacionalizados o no) y venezolanos descendientes de ellos, dificultará la tarea de precisar numéricamente con exactitud la magnitud de los mismos, pero utilizaremos varias fuentes para conseguir en alguna medida su cuantificación.

                            Según los autores Berglund y Hernández:

“(…) los únicos datos publicados referentes al Censo General de Población y Vivienda de 1981 señalan una población total en el país de 14.516.735 personas, de las cuales 1.013.823 nacieron en el exterior (excluyendo los hijos de padres venezolanos). (…), llama la atención que la población nacida en el exterior se ha duplicado dese el Censo anterior de 1971.[5]” (4).

                            Es decir que el 6% son de origen extranjero. Más adelante agregan un cálculo sobre el número de extranjeros indocumentados y concluyen que:

“(…) la cifra total de extranjeros, viviendo en Venezuela para fines de 1981, estaría entre 1.500.000  y 2.000.000 de personas.[6]” (5).

                            Al sumar los indocumentados el porcentaje de nacidos en el exterior alcanzaría el 14%, para 1981, cifra sumamente conservadora, pero aún así reveladora de la importancia numérica de los mismos. Si a esos datos le agregamos una persona más por cada extranjero, bien sea un hijo nacido en Venezuela y que por lo tanto fue censado como venezolano, o un familiar menor de edad quien por lo tanto no figura como cedulado, tendríamos que el porcentaje se elevaría a un 28%. Y si en vez de agregar uno por persona agregáramos dos basados en familias con mucho tiempo en Venezuela (desde comienzos del impulso a la inmigración en 1948), quienes por lo tanto tendrían numerosos descendientes en segunda y tercera generación; o en familias que sabiendo las facilidades que obtienen para quedarse en el país si tienen hijos en Venezuela, decidieron tenerlos, casándose o no con venezolanos, nos daría el porcentaje de 42% de miembros de Comunidades Étnicas Biculturales-Binacionales, quienes serán nuestro objeto de reflexión.

                            Visto el alcance de la afirmación anterior de que el 42% de los habitantes en Venezuela pueden pertenecer a Comunidades Etnicas Biculturales-Binacionales y sabiendo lo difícil que resulta censitariamente demostrar tal cifra, apelaremos a otros datos que puedan acudir en apoyo de lo aquí planteado. Utilizaremos como fuentes las cifras dadas acerca de extranjeros viviendo en Venezuela a partir de las diferentes elecciones efectuadas en sus países de origen.

                            Cuando la Campaña Electoral del Perú, el Sr. Fermín Villa, Secretario General del “Comité de Apristas Residentes en Venezuela”, señaló que:

“(…) en Venezuela están residenciados alrededor de unos 80 mil peruanos, de los cuales la gran mayoría se quedará sin votar debido a que la embajada de Perú en nuestro país no dió a conocer con la debida difusión el cambio de libreta electoral (…) los peruanos podrán votar en los cuatro consulados que existen en nuestro país, como son el de Caracas, donde si no aceptan las mesas de transeuntes, votarán unos 9.500 peruanos; el consulado de Puerto Ordaz-Bolívar, donde votarán más de 1.500 peruanos; el consulado de Maracaibo-Zulia, donde aparecen en regla más de 800 peruanos, y el consulado de Barquisimeto en Lara, donde votarán unos 400 peruanos”[7]. (6)

                            En el caso colombiano tenemos que:

“Aproximadamente 370 mil colombianos residentes en Venezuela podrán votar en las elecciones presidenciales que tendrán lugar en su país el 27 de mayo próximo, según informó el cónsul general de ese país en Caracas, Rafael Uribe Iregui. (…) El diplomático colombiano hizo un llamado a sus connacionales a que se inscriban en los registros electorales que funcionan en los 14 consulados que Colombia tiene en todo el país y que permanecerán abiertos hasta el 10 de mayo[8]“. (7)

                            Utilizando la metodología anteriormente esbozada tendríamos, que por los 80 mil peruanos que tenían posibilidad de votar, existían dos familiares que por ser menores de edad (nacidos en Perú o en Venezuela), o por ser nacionalizados, o por ser indocumentados no estaban empadronados, resultando la cifra de 240.000 miembros de la Comunidad Etnica Nacionalamericana, Peruana-Venezolana. Para los 370 mil colombianos con derecho al voto podemos hacer dos ejercicios, de 3 y de 4 miembros más sin derecho al voto por las mismas razones expuestas para los peruanos, aumentado su número por la larga y abundante inmigración colombiana a Venezuela. En el primer caso nos daría 1.480.000 y en el segundo 1.850.000 miembros de la Comunidad Etnica Nacionalamericana, Colombo-Venezolana. Sumando los 240.000 Peruanos-Venezolanos, más 1.850.000 Colombo-Venezolanos, da un total de 2.090.000 habitantes, aproximadamente entre 10 o 12% del total de la población de la Venezuela de 1990, cifra ella sóla muy superior a los 2.000.000 de extranjeros estimados, moderadamente, en el censo de 1981.

                            Otro elemento que se desprende del texto es la dispersión geográfica de colombianos y peruanos en el país, con 12 y 4 consulados respectivamente.

                            Con los datos obtenidos y el tratamiento dado a los mismos -con la precaución que implica el no tener fuentes numéricas más confiables- creemos haber demostrado la importancia cuantitativa de dichas comunidades étnicas biculturales-binacionales, las cuales son Minorías bastante significativas en todo el territorio nacional.

6.2.-¿Quiénes son?

                            La inmigración en Venezuela comienza en gran escala a partir de 1948 desde finales del Gobierno de Rómulo Gallegos, acelerándose en la década de los ’50 bajo la dictadura de Pérez Jiménez. Los autores ya citados, Berglund y Hernández nos dan una visión general del período 1948-1961:

“Las corrientes tradicionales de colombianos, españoles, norteamericanos, italianos y portugueses se mantienen durante este período, pero con cambios de importancia entre sí. El número de norteamericanos disminuyó en más del 50%, mientras la inmigración colombiana triplicó su representación. Los italianos constituyeron el grupo más numeroso al comienzo (alcanzaron el 35,5% del total para el año de 1951) y luego bajaron formando sólo el 18,3% para 1961. Entre los italianos, un poco más del 60% vinieron del sur de la península; casi el 25% procedían de la región central; y un 15% eran oriundos del norte de Italia. Especificando las corrientes por provincias, la más grande venía de Bari, seguida por la corriente de Salerno, ambas provincias del sur. En tercer lugar estaba el contingente de la provincia de L’Aquila, ubicada al norte de Roma. El número de españoles aumentó hasta el año de 1958, cuando representaron el 41,3% del total; después siguieron siendo la corriente más numerosa, pero en 1961 formaron sólo el 26,1% del total. Una tercera parte de ellos eran oriundos de las Islas Canarias y otro tercio de las provincias de Galicia. La inmigración portuguesa se duplicó durante estos años, alcanzando un 9% del total para 1961. La tercera parte de esta inmigración era oriunda de la Isla de Madeira. Entre los demás inmigrantes se observa la distribución siguiente: los cubanos llegaron a formar el 13,2% del total en el año 1961, pero esto fue resultado de los acontecimientos en Cuba después del año 1959. Los sirios y libaneses comenzaron a llegar en números importantes a mediados de la década del cincuenta. Los refugiados de la post-guerra,  tales como los hungaros, lituanos, polacos y rusos, dejaron de ser elementos importantes en la inmigración después de 1948”[9]. (8)

                            Para el período 1964-1973, tenemos las siguientes variantes:

“Este período marcó un gran cambio en la inmigración, debido al enorme aumento de la corriente colombiana. Esta se duplicó llegando a ser los colombianos el grupo de inmigrantes más numerosos, seguido por los portugueses. Los españoles e italianos demostraron un saldo negativo durante este tiempo, (…) El censo de 1971 (…) revela un total de unos 25.000 italianos menos en Venezuela para 1971 con relación para 1961. El caso español indica lo contrario: fueron censados unos 15.000 más en 1971 que en 1961. La colonia portuguesa se incrementó de unos 40.000 en 1961 a más de 60.000 en 1971 y los colombianos se convirtieron en la colonia más grande con 180.144 personas”[10]. (9)

                            En el lapso 1974-1981, las características de la inmigración fueron las siguientes:

“Entre 1973 y 1980, las condiciones económicas y políticas de Venezuela presentaban características muy especiales, si las comparamos con las de otros países, particularmente de América Latina. Otra vez la inmigración asume rasgos de carácter masivo. Los colombianos y portugueses seguían siendo las nacionalidades más predominantes, pero ya era creciente la inmigración de otros países latinoamericanos, encabezada por los chilenos, los argentinos, los ecuatorianos, los dominicanos, los peruanos (recordar que siendo esta corriente -numéricamente- la penúltima de los latinoamericanos, tenía para 1990, 80 mil residentes y apróximadamente 240.000 personas en total, por lo que podemos imaginarnos el peso cuantitativo del resto de inmigrantes de América Latina. Nota del Autor) y los uruguayos. Ya los latinoamericanos representaban la mitad o más de la inmigración, en lugar de los europeos”[11]. (10)

                            Las dieciseis (16) Comunidades Etnicas Biculturales-Binacionales más importantes en Venezuela son las provenientes y/o relacionadas con: Colombia, Portugal, España, Italia, Siria, Líbano, Chile, Argentina, Ecuador, República Dominicana, Perú, Uruguay, Cuba, Haití, Israel (Judíos) y China. Nueve (9) nacionalamericanas, tres (3) euroamericanas y cuatro (4) asiáticoamericanas.

6.3.-¿Cómo se expresan?

                            Pasada la prueba de identificación de la cuantificación del objeto de estudio nos interesa su cualificación, entendida aquí como su visibilidad en la sociedad global, su impronta, sus límites físicos y espirituales, el cómo se ven y cómo las ven. Como muestras hablaremos de su apropiación del espacio, religión y festividades y sus clubes.

6.3.1.-Este espacio es sólo mío.

                            El ser humano necesita de un espacio vital para su subsistencia, para moverse, comer, dormir, igual son las comunidades humanas, ansían un espacio propio para el desarrollo de su personalidad colectiva, a veces lo alcanzan otras no pero siempre lo intentan. El caso de las Comunidades Etnicas Biculturales-Binacionales en Venezuela no es distinto.

6.3.1.1.-Judíos.-    

                            Es bien sabido que la Urbanización San Bernardino, en el norte de Caracas es lugar predilecto para la vivienda de los judíos, al igual que el espacio económico de la Avenida Sabana Grande (este de Caracas), popularmente se sabe que quien quiera abrir cualquier tipo de negocio por esos lares debe necesariamente contar con el visto bueno de la comunidad sefardita o de la askenazíe.

6.3.1.2.-Libaneses.-      

                            Lo mismo se afirma del inmenso espacio del Boulevard de Catia (oeste de Caracas), pero esta vez los dueños por posesión y/o propiedad son los libaneses.

6.3.1.3.-Españoles.-    

                            Una de las Parroquias de Caracas se llama La Candelaria y la historia cuenta que el nombre se debe a la gran cantidad de canarios (España) que la formaron. Hoy en día puede verificarse la verdad de esa información, prácticamente todo el casco central de la Parroquia, incluyendo sus innumerables negocios de tiendas y tascas son propiedad de españoles y españoles-venezolanos.

6.3.1.4.-Chinos.-    

                            En Barquisimeto, Capital del Estado Lara los Chinos están creando su Barrio:

“Más de cien millones de bolívares movilizan actualmente los comerciantes chinos establecidos en la Carrera 21 de esta ciudad, precisamente en el sector céntrico de la capital larense donde proyectan instalar el denominado “Barrio Chino”, con características parecidas a los que existen en otros lugares del mundo, entre ellos el de San Francisco, en los Estados Unidos, que es bastante famoso. Los comerciantes asiáticos establecidos desde hace más de 20 años en ese sector comprendido en la Carrera 21 entre Calles 26 hasta la 36, donde han venido comprando inmuebles y terrenos para construir sus negocios propios, desean aportar ese beneficio a la ciudad, que traería, según las apreciaciones y estimaciones que han hecho durante sus reuniones en la sede del Club Chino de Lara, no solamente un área que se proyectaría para la capital larense, sino que generaría la creación de numerosos empleos y operaciones comerciales millonarias (…) Nos refiere Román Yan que en este sector de la Carrera 21 entre calles 26 a la 38, funcionan 17 establecimientos comerciales propiedad de chinos, donde laboran junto a otros ubicados en otros sectores de la ciudad, unos 2.000 chinos, de un total de aproximadamente ocho mil ciudadanos de ese país residentes desde hace tiempo en Barquisimeto. Hemos venido sosteniendo reuniones en el Club Chino de esta ciudad exponiendo nuestros proyectos para la creación del Barrio Chino de Barquisimeto (…) interés que hemos expresado en transformar el área a través de una arquitectura china, parecida a la existente en San Francisco (EEUU), en lo que hemos denominado el “Barrio Chino” de Barquisimeto, dijo Román Yan.[12]” (11)

6.3.1.5.-Colombianos.-    

                            Los colombianos han creado sus propios barrios tales como Turumo, San Isidro y José Félix Rivas en Petare, y Barrio Bucaral en Altamira[13] (12), todos en el Municipio Sucre del Area Metropolitana de Caracas, y el Barrio Las Minitas, detrás del Centro Comercial Concresa en el Municipio Baruta también del Área Metropolitana de Caracas.

6.3.1.6.-Ecuatorianos.-    

                            Los ecuatorianos igualmente han conformado su propio espacio en nuevos Barrios creados para tal efecto:

“Barrio Ecuador. Es conocido más usualmente con el nombre de Guayaquileñito, Terraza 2B o Guaicaipuro de Oro (…) el año aproximado de su fundación es 1974 esta fecha que se indica es el año en que se inicia la invasión o el asentamiento por parte de grupos marginales de pobladores sin títulos de propiedad (…) La superficie del Barrio Ecuador es de 7.88 Has conformado por 133 viviendas o ranchos las cuales a la fecha han aumentado considerablemente debido a la movilización de migrantes ecuatorianos que se encontraban ubicados en otros sectores adyacentes y fueron desalojados por motivos ecológicos en unos casos, en otros por el paso del metro de Caracas en las zonas donde residían, o por desalojos ordenados por el Gobierno. La población estimada en 1977 es de 785 habitantes (…) El Barrio El Onoto. El surgimiento  de este barrio data de 1957, fecha en la cual, según las entrevistas e historia de vida realizadas, viene hacia Caracas un contingente migratorio representativo de la provincia de Manabí-Ecuador (…) Barrio Los Telares. La historia del barrio comienza en 1961 con la invasión del terreno (…) La población estimada en 1977 era de 325 habitantes (…) El origen de los pobladores constituyen los migrantes campesinos venezolanos, colombianos y ecuatorianos (…) Las familias ecuatorianas que allí habitan anteriormente vivían en el campo venezolano, otros venían de ciudades grandes como Mérida, Maracaibo; lo cual indica que en su calidad de migrantes, realizaron ya una primera movilización”[14]. (13)

                            Como puede observarse, las diversas Comunidades Etnicas Biculturales-Binacionales se apropiaron de un espacio geográfico en las ciudades, muy a pesar de las sugerencias de un estudio sobre inmigración realizado en 1948 por el Ministerio de Hacienda que “(…) (recomendaba) una campaña activa para integrar a los extranjeros y evitar que se agruparan formando barrios o comunidades cerradas.[15]” (14)

6.3.2.-Las Vírgenes.

     Un elemento importante de la expresión colectiva de las comunidades étnicas que venimos estudiando lo constituye el hecho religioso, al respecto nos dicen Berglund y Hernández:

“(…) la inmigración siempre se ha caracterizado por ser básicamente católica. El porcentaje relativamente bajo de católicos registrados en el año 1948 (80,5%) es un reflejo de la inmigración de refugiados y la relativamente fuerte presencia de los norteamericanos. En los demás años los católicos forman entre el 88,7% y el 95,4% del total. Es conocido que el porcentaje oficial (0,3%) de la inmigración judía está por debajo de la realidad en el año 1948. Muchas veces, por razones comprensibles, cuyo origen se halla en los acontecimientos ocurridos durante la década de 1930 y los años de la guerra, estas personas declararon otra religión o ninguna. La única fuente que hace referencia al número de judíos que entraron a Venezuela indicó la cifra de 7.500 durante el período 1933 a 1947. Los protestantes son norteamericanos en su mayoría. Con la llegada de los sirios y libaneses después de 1955, se incrementó el porcentaje de musulmanes, pero no llegó a más del uno por ciento”[16]. (15)

     En efecto, el catolicismo mantiene una predominancia indiscutible en la confesión religiosa de las Comunidades Etnicas Biculturales-Binacionales, tal como lo atestigua el extendido culto a las Virgenes de procedencia cubana, portuguesa y canaria-española.

6.3.2.1.-Virgen de la Caridad del Cobre.-

                            Ilustrando el ejemplo cubano en el Area Metropolitana de Caracas tenemos que:

“A partir de las nueve de la mañana de hoy, se estarán celebrando las fiestas patronales de Nuestra Señora de la Caridad del Cobre, en la iglesia del mismo nombre que está ubicada en la avenida Circunvalación del Sol, de la urbanización Santa Paula. El padre Jorge García Cuenca, párroco y el padre Gíber han organizado una serie de actos para rendir homenaje a la Vírgen y para celebrar un año más de la creación de esta parroquia en Caracas. Por ese motivo se realizará una verbena que se comenzará a las nueve de la mañana y terminará a las diez de la noche. Entre otras cosas, está previsto realizar juegos, rifas, tómbolas, se venderá refrescos y comidas cubanas y venezolanas.         (…) Se espera contar con una nutrida asistencia de feligreses, no sólo de las parroquias vecinas de San Luis, El Cafetal, Santa Sofía, Caurimare, entre otras, sino también con la participación de los cubanos residentes en el país”[17]. (16)

6.3.2.2.-Virgen de Fatima.-

                            Los portugueses trajeron el culto a la Virgen de Fátima y han contribuido a su expansión en el país, del “Calendario Nacional de 1.000 Fiestas Populares Venezolanas” de nuestra autoría, de próxima publicación, extraemos ocho (8) lugares donde se celebra el culto a dicha Virgen, tales son: Bolívar (Puerto Ordaz), DF (Carmen de Urea, Macarao, Magallanes, Carayaca), Miranda (Las Minas de Baruta, Los Teques) y Yaracuy (Quigua, Municipio Guama).

6.3.2.3.-Virgen de La Candelaria.-

                            Lo dicho anteriormente para los portugueses es válido también para los canarios (España), con la Virgen de La Candelaria, con el agregado de que para los bolivianos su Virgen adorada es la de Copacabana, la cual equivale a la Virgen de La Candelaria, razón por la cual la comunidad boliviana-venezolana participa también en este culto, tal como pudo ser observado en la ciudad de Guarenas (Estado Miranda), en febrero de 1990. El “Calendario…”, nos muestra treinta y tres (33) poblaciones de Venezuela donde se venera a la Virgen de La Candelaria: Anzoátegui (Cantaura, Guanape), Apure (San Juán de Payara), Aragua (Turmero), Barinas (Puerto Nutrias), Cojedes (Cojedes, El Baúl), DF (Caraballeda, Carayaca, Chichiriviche de la Costa, El Paraiso, La Candelaria), Guárico (Valle de La Pascua), Lara (Barquisimeto, Quíbor, Sanare), Portuguesa (Guanare), Trujillo (Carache, Chejendé, La Mesa, La Mesa de Esnujaque) y Yaracuy (Palito Blanco, Municipio Guama).

6.3.3.-Lugares de Encuentro: los Clubes.

                            Las Comunidades Etnicas Biculturales-Binacionales preocupadas por regularizar sus lugares de encuentro han creado redes de clubes que les permiten intercambios sociales festivos, económicos, políticos, linguísticos, deportivos y culturales. Las funciones de estos pueden ser resumidas en las que Carlos Reglá Castillo le asigna al Centre Catalá de Caracas, con motivo de cumplir este 45 años:

“(…) el Centre Catalá de Caracas ha sido el instrumento de la sociedad venezolana para integrar paulatinamente en su seno a los millares de catalanes que han ido llegando a este país en los últimos 45 años (…) Lo primero que han hecho la mayoría de los catalanes que han llegado a Venezuela es dirigirse de inmediato al Centre Catalá para que allá sus paisanos llegados anteriormente lo informaran con abundancia sobre los distintos aspectos de la vida venezolana. Muchos de ellos consiguieron su primer empleo en Venezuela (a través del cual entraron en el aparato productivo venezolano) gracias a algún paisano del Centre que los empleó o los recomendó a algún conocido para que les consiguiera un trabajo. Muchas mujeres y hombres originarios de Cataluña llegaron a Venezuela solteros y conocieron en el Centre Catalá de Caracas a quienes posteriormente fueron el compañero o compañera de la vida (…) Pero hay una función social que también ha cumplido a cabalidad el Centre Catalá: A través de sus actividades diarias se han formado en su seno muchos jóvenes venezolanos en el activismo cívico, lo cual les ha dado el instrumental necesario para actuar en otros ámbitos tales como las juntas de condominio, las asociaciones de vecinos o los gremios profesionales (…) el Centre Catalá a lo largo de 45 años ha sido un instrumento de integración a la sociedad venezolana de millares de catalanes exiliados o emigrantes que algún día llegaron a esta “Tierra de Gracia”, y que por otra parte ha cumplido una función educativa para muchos como yo, hijos o nietos de catalanes”[18]. (17)

16.3.3.1.-Hispano-Venezolanos.-

                            Como ilustración y no como inventario señalamos que los hispano-venezolanos poseen clubes de acuerdo a por lo menos seis maneras de agruparse: todos los hispanos (Club Hispano Venezolano en Barquisimeto[19]) (18); los canarios (Club Social Archipiélago Canario de Venezuela en El Paraiso, Caracas, Hogar Canario-Venezolano en El Paraiso, Caracas, Hogar Canario Larense[20]) (19); catalanes (El Centre Catalá de Caracas 1945-1990[21]) (20); los gallegos (Hermandad Gallega, Caracas[22]) (21); los riojanos (Centro Riojano Venezolano de Caracas[23]) (22) y los vascos (Centros Vascos en Venezuela: Maracaibo, Barquisimeto, Valencia, Puerto Cabello, La Victoria, Caracas, Puerto La Cruz, Cumaná, El Tigre y Ciudad Bolívar).

6.3.3.2.-Otros.-

                            China: Club Chino de Lara; Corea del Sur: Restaurant “Seoul” (Sabana Grande, Caracas[24]) (23); Japón: Restaurantes, “Ávila Tei” y Kuro-Obi[25] (24), Asociación de Damas Japonesas “Katorea[26]” (25) y Cámara Venezolana-Japonesa[27] (26); Líbano: “Asociación de Jóvenes Líbano-venezolanos”, Revista “Yabaina-Nuestra Montaña”, “Club Libanés Venezolano[28]” (27) y Orden Libanesa Maronita[29] (28); Alemania: Centro Venezolano Alemán (El Paraiso, Caracas); Grecia: Iglesia Bizantina[30] (29) e Iglesia Griega Melquita Católica[31] (30); Italia: Cámara de Comercio Ítalo-Venezolana[32] (31), Misión Católica Italiana[33] (32), Centro Italiano Venezolano[34] (33), Casa de Italia en Punto Fijo, Falcón[35] (34); Portugal: Centro Atlántico Madeira Club en Barquisimeto, Lara[36] (35); Argentina: Asociación de Damas Argentinas[37] (36); Brasil: Restaurantes; “Aquarela do Brasil”[38] (37), “La Lidia” y “El Galeone”[39] (38); Colombia: Comité de Fraternidad Colombo-Venezolano[40] (39); Cuba: Círculo Cubano-Venezolano[41] (40), “Fundación Pro Monumento José Martí”[42] (41); Ecuador: “Liga Menor de Futbolito Juventud Independiente de Venezuela” en el Barrio Onoto, Caracas[43] (42); República Dominicana: Club Dominicano[44] (43) y Uruguay: Centro Uruguayo Venezolano[45] (44).

                            Como una simple muestra al azar de los lugares de encuentro que poseen las Comunidades Etnicas Biculturales-Binacionales, tenemos a 44 lugares, lo que constituye una evidencia de que si fuesemos rigurosos y sistemáticos en la búsqueda de este tipo de información el resultado sería de cientos y hasta miles de lugares de encuentro, lo que constituye una valiosa prueba de cómo las comunidades biculturales-binacionales recrean contínuamente su otra cultura, cultivan su diferencia del resto de la sociedad venezolana contribuyendo a la conservación de la cultura de su otra nación espiritual.

16.4.-¿Cómo son percibidos?

                            Interesa saber como las Comunidades Etnicas Biculturales-Binacionales son percibidas por los demás, ¿pero quiénes son los demás? Siguiendo a González-Ordosgoitti, sólo quedarían dos tipos de comunidades más: las Comunidades Etnicas Indígenas y las Comunidades Criollas, por razones de este trabajo, nos detendremos en esta última, conceptualizada como una:

“(…) comunidad humana cuya personalidad colectiva se ha formado, fundamentalmente, a partir de elementos provenientes de las estructuras económicas y políticas en una sociedad históricamente dada (…) Comunidad Criolla Latinoamericana: comunidad resultante de intensos y violentos procesos de imposición política, económica y cultural -expresados en la Conquista, Colonización, Tráfico de Esclavos, Luchas Independentistas y Creación de las Repúblicas- de los grupos humanos europeos sobre los grupos humanos americanos  y africanos, que condujeron a la creación de Estados-Nación totalmente originales, siendo esta cualidad la más relevante en la constitución de su personalidad colectiva. Tales sucesos ocurrieron en el espacio geográfico de América Latina (Continental e Insular) entre el siglo XV y el siglo XIX. La etnicidad se conformó a través de procesos de Lucha Cultural (mayoritarios), en los que predominó más la Aceptación que la Resistencia y la Alternativa, y procesos de Encuentro Cultural (minoritarios), entre los tres grupos humanos relacionados asimétricamente”[46]. (45)

                            Esta Comunidad Criolla se ha considerado la hacedora del país. Los discursos, ya desde finales del siglo XVIII, apuntaban a señalar que el nuevo hombre formado por el crisol de la conquista, colonización e independencia era el criollo y a partir de él existía y existirá por siempre la nación venezolana. Los miembros de esas Comunidades Criollas se dirigen a los miembros de las Comunidades Biculturales-Binacionales, como “Extranjeros”, los “Otros”, llamándose a sí mismos como Venezolanos, más adelante hablaremos de la inconsistencia de los actuales “Unos” y “Otros”. Pero veamos como perciben los criollos tradicionales a los biculturales-binacionales en uno de los aspectos que considero más importante y a la vez más extendido como opinión: el relacionado con la seguridad personal.

6.4.1-Seguridad Personal, la relación estereotipada: delitos-extranjeros-indocumentados-latinoamericanos.

                            En el aspecto de la seguridad se va desde la caracterización del reconocimiento de su especificidad cultural y su incidencia en la prevención del crimen hasta conceptualizarlos como los principales delincuentes. Para ilustrar el primer caso traemos a colación la opinión del Comisario Jefe (r) de la Policía Técnica Judicial, Oscar Alberto Angulo, quien al hacer un esbozo de los principales problemas de prevención y enfrentamiento de la delincuencia que sufren los habitantes del Municipio Palavecino, del Area Metropolitana de Barquisimeto (Estado Lara), nos dice que:

“(…) el factor determinante en el aumento de la comisión de hechos delictivos es el explosivo crecimiento demográfico del Distrito Palavecino. Como factores endógenos podemos señalar las costumbres y hábitos de los residentes de la zona, los cuales difieren marcadamente, por ser estos de diferentes nacionalidades, allí encontramos Peruanos, Chilenos, Ecuatorianos, Colombianos, Españoles y Venezolanos y si analizamos detalladamente observamos que entre los residentes Venezolanos existen o provienen de diferentes regiones del país, hay Centrales, Orientales, Andinos, Zulianos, LLaneros y Guayaneses, los cuales tienen culturas de comportamiento distintas en cuanto a la toma de medidas de prevención para evitar o facilitar la incursión de delincuentes a las residencias”[47]. (46)

                            De ese reconocimiento de la diversidad cultural de las comunidades biculturales-binacionales como factor objetivo que dificulta la prevención del delito, se pasa a calificarla de algo esencialmente negativo y origen mismo de la delincuencia. Así ocurrió en los conflictos del 28 de febrero de 1989, cuando se intentó ubicar el origen de los saqueos en los “extranjeros” latinoamericanos: colombianos, ecuatorianos, dominicanos y haitianos. Igual sucede todavía con las explicaciones que acerca del alto índice delictivo en el Area Metropolitana de Caracas, emiten los altos jefes policiales y los vecinos criollos.

                            En una serie de reportajes realizados por uno de los principales diarios del país, El Nacional, sobre los sectores más peligrosos desde el punto de vista delicuencial en Caracas, al referirse a la Parroquia La Pastora aseguran que:

“En opinión de muchos pastoreños, el deterioro moral y la delincuencia tomaron cuerpo cuando los propietarios de las tradicionales viviendas se fueron a vivir al Este de la ciudad y las arrendaron a personas que las convirtieron en hospedajes o pensiones, alquilando habitaciones a antisociales y extranjeros indocumentados”[48]. (47)

                            En el contexto del artículo anterior debe entenderse extranjero indocumentado como personas biculturales-binacionales solamente de las repúblicas latinoamericanas, tal como puede apreciarse en otro artículo de la misma serie:

“Para la década de los cincuenta, en los terrenos donde luego se levantaron los bloques de Simón Rodríguez, estaba enclavado el barrio Tiro al Blanco, no había delincuencia sólo guapos que hacían gala de su destreza con los puños y desafiaban a pelear a la salida de las fiestas. En el 55, Pérez Jiménez ordenó el desalojo de los habitantes de Tiro al Blanco para ubicarlos en los recién construidos bloques del 23 de Enero e iniciar las edificaciones de Simón Rodríguez. Para los años 60 los terrenos donde hoy está enclavado el barrio Pinto Salinas, estaban destinados a la construcción del estadio de Caracas, pero fueron invadidos por indocumentados colombianos que construyeron viviendas sólidas y después las fueron traspasando o vendiendo a venezolanos. Hoy Pinto Salinas es un barrio consolidado con servicios de agua, luz y teléfonos, su población aproximada está cercana a los 8 mil habitantes, colindante con la Plaza Andrés Bello, La Cota Mil, el Teleférico y los bloques de Simón Rodríguez. Por su facilidad de acceso primario, es un gran centro de distribución de drogas, (…) El 75 por ciento de sus habitantes son extranjeros, distribuidos entre colombianos, dominicanos y ecuatorianos. Es preocupante que el 25 por ciento de la población juvenil delinque. (…) En la zona tienen identificadas a las familias colombianas Gavidia y Cartaya como antagonistas, que no comen cuento para batirse a tiros, sus integrantes se dedican a cometer atracos y arrebatones y luego ocultar el producto de los delitos en sus casas. (…) Las estadísticas indican que el 75 por ciento de los vecinos de esta barriada provienen de Colombia, República Dominicana y Ecuador, entre ellos, algunos indocumentados, su situación de ilegalidad y las condiciones infrahumanas en que viven los hace proclives a delinquir”[49]. (48)

                            En el artículo de prensa citado anteriormente, existen algunas lagunas metodológicas que podrían hacer dudar de la veracidad de los datos manejados, tal como afirmar que el 75% son de determinados países e incluir entre dicho porcentaje a los indocumentados; ¿cómo hacen para incluir en las estadísticas a los indocumentados sí precisamente esa característica los convierten en no existente oficialmente?, serán suposiciones, extrapolaciones o prejuicios la base de tales aseveraciones, pero lo que nos parece más importante hacer notar es una determinada manera de vincular delito-extranjeros-indocumentados-latinoamericanos, ya que demuestran la percepción que se tiene del “Otro”.

6.5.-Impacto de las Comunidades Etnicas Biculturales-Binacionales en el concepto de la Venezolanidad: todos somos Minorías.

                            La dimensión del impacto cuantitativo y cualitativo de las Comunidades Etnicas Biculturales-Binacionales sobre el cuerpo de la nación venezolana está aún por estudiarse, pero nos atrevemos a señalar algunos caminos para ese análisis.

    Sí los miembros de las Comunidades Criollas pudieron considerarse y con razón, los formadores de la nacionalidad venezolana hasta el siglo XIX, incluyéndose como prototipos étnicos y raciales (los mestizos), para 1990 tal pretensión carece de sentido si se quiere explicar realmente el proceso ocurrido en el siglo XX y que nos explicaría lo que somos hoy como nación. El que más del 40% por ciento de los pobladores actuales de Venezuela no se sientan incorporados en un discurso histórico que reiteradamente habla del siglo XIX, cuando ellos y sus más inmediatas e importantes referencias culturales y de memoria colectiva no pertenecían al país, convierte ese discurso en una explicación aceptada por sólo una parcela de la sociedad; las Comunidades Criollas, quienes a duras penas conservan un poco más del 50% por ciento poblacional.

                            El discurso que sirvió hasta entrado el siglo XX para explicar la venezolanidad ya hoy carece de esa facultad y sólo luce como una añeja costumbre de citar epopeyas los denominados días patrios, pero que no alcanzan a interpretar a un 40% de la población nacional. Venezuela se ha convertido en un país multiétnico al estilo de los EEUU y de la URSS, pero aún carece de una conciencia y de un discurso que exprese esos cambios fundamentales. En EEUU crearon el “melting pot” y el “american way of life” para encementar la sociedad. En la URSS crearon el de la comunidad soviética socialista (actualmente en su peor crisis). ¿Cuál habrá de ser creado en Venezuela?.

                            Los migrantes desde 1948 fueron atraidos con la promesa de una sociedad con libertad, igualitaria, rica y democrática. Tales promesas son hoy una caricatura. La corrupción, la ineficiencia, la deuda externa, la pobreza generalizada son la imagen poco turística de la nación. ¿Cómo construir un discurso acerca de la venezolanidad actual que de cuenta de la multietnicidad nacional en que hoy nos hemos convertido?. ¿Con cuáles promesas dibujaremos un futuro del archipiélago social en que estamos hoy convertidos?. ¿Cuáles serán las instituciones capaces de ser entendidas como representantes de todos y por lo tanto de la nueva venezolanidad?. ¿El Ejército, el cual por su carácter de defensor de las fronteras y por la formación recibida, percibe que su principal enemigo es Colombia; cuando alrededor del 10 o 12% de los habitantes de Venezuela son colombo-venezolanos?. ¿La justicia, que de acuerdo al modelo norteamericano pueda ser elevada como la manifestación terrenal de la imparcialidad y protectora de la verdad; cuando es un grito público la venalidad de la mayoría de los jueces y abogados al servicio sólo del gran capital?. ¿Los partidos políticos, que si bien es cierto cumplieron durante el lapso 1948-1983 el papel de cohesionadores sin distingo de razas, nacionalidades y religiones, hoy en día son sinónimo de corrupción, negligencia, ineficacia?. Quizás la Iglesia Católica por ser la fé de la inmensa mayoría de los venezolanos, bien sean miembros de las Comunidades Criollas, o de las Comunidades Etnicas Indígenas y Biculturales-Binacionales; pero tendría que sufrir un fuerte sacudimiento en su seno elevando su preocupación y acción por los problemas sociales de las mayorías, abandonando la quietud del burocratismo y la simple gerencia del capital religioso obtenido no por sus crecientes esfuerzos, sino como legados históricos que cada grupo social viene manteniendo por tradición.

                            De esta manera, el problema de las minorías en Venezuela es distinto a los de otros países por un detalle en particular: nadie es mayoría. Las Comunidades Criollas no son homogéneas ni cultural ni históricamente, sólo un discurso ideologizado difundido desde el siglo XIX pudo haberlas presentado así. El discurso del triunfo del Centro y su Oligarquía, sobre la Oligarquía y los sectores populares de las otras regiones históricas del país. Pero ya hoy están despertando y reclamando el derecho a ostentar su propio perfil cultural, económico, político. Revisan su memoria colectiva, reivindican héroes olvidados, tradiciones, lenguajes, costumbres. Esas Comunidades Criollas Regionales no están dispuestas a seguir directrices centrales ni en el área del discurso ni muchísimo menos en el práctico.

                            ¿Cuál es el Proyecto Venezuela para el siglo XXI en el orden del discurso que la explique?. Multiétnicos, Multinacionales y Regionales, nada distinto a lo que se observa en numerosos países del mundo, con el handicap que nadie estaba preparado para asumirlo en su radical diferencia con las explicaciones del pasado.

                            La diversidad multiétnica, multinacional y regional nos ha convertido a todos en minorías. ¿Cómo plantearse relaciones entre diversidades?. Un a priori de las mismas debería ser evitar las hegemonías, reconocer como positiva la diversidad, comprenderse necesarios sin exclusiones, descentrarnos, sabernos igual de importantes. Asimilemos la situación de incertidumbre, el país cambió estructuralmente y no nos dimos cuenta, necesariamente no es ni bueno ni malo sólo distinto. Tanteemos, caminemos con prudencia, pero no hay vuelta atrás. Revisemos las nociones de Nación Bolivariana, Latinoamericana, Iberoamericana, Latina, Cristiana, Católica, Multinacional, en todas estamos de alguna manera, ninguna es excluyente, pues esos somos NOSOTROS, la unión del UNO y del OTRO. Releyendo el Génesis, pediríamos a nombre de Venezuela: Se solicita un Verbo que nos Cree Nuevamente.


[1] .-En tres ocasiones un trabajo nuestro fue declarado ganador del

Certamen Latinoamericano de Ensayo Político de Nueva Sociedad: 1)En el IV Certamen:

“Lo Propio y lo Ajeno 500 Años después”, 1988, Jurados: Dr. Francisco Herrera Luque, Dr.

Carlos Matus, Dr. Gonzalo Abad, Camilo Taufic y Alberto Koschuetzke, con el trabajo: “Caracas:

un caso de aculturación urbana”, Revista Nueva Sociedad (Venezuela) 99: 128-136, enero-febrero

1989, (http://ciscuve.org/?p=2970 ); 2)En el VI Certamen: “Minorías en América Latina”, 1990,

Jurados: Esteban Emilio Mosonyi, Horacio Riquelme, Marta Zamora, Sergio Chejfec y

Alberto Koschuetzke, con el trabajo: “En Venezuela Todos somos Minoría”, Revista Nueva

Sociedad (Venezuela) 111: 128-140, enero-febrero 1991, (http://ciscuve.org/?p=534 )  y

3)En el VII Certamen: “Juventud en América Latina. Hábitos y fluctuaciones”, 1990, Jurados:

Manuel Esmoris, Marisela Padrón Quero, Edelberto Torres-Rivas, Sergio Chejfec y Alberto

Koschuetzke, con el trabajo: “La Cultura Residencial vino por la Revancha”, Revista Nueva

Sociedad (Venezuela) 117: 159-167, enero-febrero 1992, (http://ciscuve.org/?p=983 )

[2] .-Enrique Alí González Ordosgoitti (1989).-Treinta y Una Tesis para la delimitación de 116 Subtipos del Campo Cultural Residencial Popular y No-Popular en América Latina, Caracas, mimeo, UCV, FAHE, Escuela de Filosofía, 1989, Tesis 27. (http://ciscuve.org/?p=974 )

[3] .-Enrique Alí González Ordosgoitti.-Op cit, Tesis 27.

[4] .-Idem: Tesis 27.

[5] .-Berglund y Hernández,1985: 61.

[6] .-Idem, p. 73

[7] .-El Universal.-En las elecciones presidenciales de Perú. Apristas están convencidos del triunfo de Luis Alba Castro, Caracas, 24.03.90, 1-18.

[8] .-Txomin Las Heras.-Casi 400 mil residentes colombianos podrán sufragar desde Venezuela, El Nacional, Caracas, 31.03. 1990, D-6

[9] .-Berglund y Hernández, op cit, páginas: 50-51

[10] .-Idem, p. 59

[11] .-Idem, ps.59-60

[12] .-Elides Rojas.-Más de 100 millones de bolívares movilizan al año comerciantes chinos. Caracas, El Nacional, domingo 08.04.90, D-16.

[13] .-Rafael Sureda Delgado, El Mundo, Caracas, 9 de agosto de 1980, citado en: Berglund y Hernández, op cit, p. 76.

[14] .-Cecilia Banda y Mishy Lesser.-Los que se van: la migración Manabita a Venezuela en: Luis Barriga Ayala (editor): Sociedad y Derechos Humanos, Caracas, Urshlac-Unesco, 1987, páginas: 220-223.

[15] .-Berglund y Hernández, op cit, p.44

[16] .-Idem, p.52.

[17] .-El Nacional.-Celebran fiestas patronales de la Caridad del Cobre, Caracas, domingo 09.09.90, C-9.

[18] .-Carlos Reglá Castillo.-Cumple 45 años. La venezolanidad del Centro Catalán, El Universal, domingo, 25.03.1990, 2-17.

[19] .-Jesús Boscán.-Carángano debuta hoy en Barquisimeto alternando con La Banda Actual, El Impulso, Barquisimeto, viernes, 24.08.90, C-5

[20] .-M.A.-En Honor a la Virgen de La Candelaria, El Impulso, Barquisimeto, martes 28.08.90, C-6.

[21] .-Carlos Reglá Castillo.-Op cit.

[22] .-Los Gallegos están distribuidos porcentualmente en: España (74,7%0, Argentina (13,5%), Brasil (5,3%) y Venezuela (3,3%), es decir que Venezuela es el cuarto país con más gallegos en el mundo, lo cual atestigua su importancia numérica y cualitativa. Ver: S. Bruk.-Procesos etnodemográficos. La población del mundo en el umbral del siglo XXI, Moscú, Academia de Ciencias Sociales de la URSS, 1985, p. 186,

[23] .-El Nacional.-Centro Riojano Venezolano inicia sus actividades, Caracas, miércoles 28.06.90, B-15.

[24] .-Alexis González Mariche.-El gol citadino (X). Del Sur… ¿escuchó?, El Nacional, miércoles, 13.06.90, B-6.

[25] .-Miro Popic.-El Menú. Guía del Buen Comer. Al fin otro japonés, Feriado (El Nacional), Caracas, domingo, 06.05.90, p.13.

[26] .-El Nacional.-Asociación de Damas Japonesas entregó donativo a la Fundación del Niño, Caracas, 08.03.90, B-20.

[27] .-El Universal.-Almuerzo Conferencia en Cámara Venezolano Japonesa, Caracas, lunes, 02.07.90, 2-19.

[28] .-Wadim Briceño.-Jóvenes libaneses celebran su VI aniversario, El Nacional, Caracas, lunes, 24.07.89, C-3.

[29] .-El Nacional.-Iglesia Oriental celebró Día de San Marún, Caracas, viernes, 23.02.90, B-18.

[30] .-N.K.-La iglesia bizantina de la comunidad griega, El Universal, 28.01.90, 3-21.

[31] .-El Nacional.-Elevan al nuevo Exarca de Iglesia Melquita Católica, Caracas, miércoles, 04.07.90, B-16.

[32] .-L.R.M.-El Rincón de los Miércoles, El Impulso, Barquisimeto, miércoles, 05.09.90, D-3.

[33] .-El Nacional.-Inmigrantes y refugiados tema de discusión en Misión Católica Italiana, Caracas, 16.03.90, C-3.

[34] .-Ignacio Serrano.-El gol citadino (XV). !Forza! ¡Forza!… ¿Forza?, El Nacional, Caracas, viernes, 15.06.90, B-6.

[35] .-El Nacional.-Constituida Casa de Italia en Punto Fijo, Caracas, miércoles, 20.06.90, B-17.

[36] .-El Impulso.-En el Atlántico Madeira Club, Barquisimeto, jueves, 30.08.90, C-6.

[37] .-El Universal.-En Lagunita Country Club. Reunión de las Damas Argentinas, Caracas, 09.09.90, 3-21.

[38] .-Ignacio Serrano.-El gol citadino (XXXI). Aquarela verde amarela, El Nacional, Caracas, jueves, 21.06.90, B-8.

[39] .-Humberto Acosta.-El gol citadino (XXXIX). ¡Cómo duele!, El Nacional, Caracas, 25.06.90, B-6.

[40] .-El Nacional.-En barriada de Los Teques luchan contra las drogas, Caracas, lunes, 10.09.90, D-16.

[41] .-Oscar Armao.-Destacan Escuelas de Karate Do en Nacional Abierto Porteño, Valencia, El Carabobeño, viernes, 07.09.1990, B-8.

[42] .-El Nacional.-Remitido Cubano-Venezolano. “Fundación Pro Monumento José Martí, Caracas, lunes, 24.09.90, A-7.

[43] .-Cecilia Banda y Mishy Lesser.- Op cit, p.227.

[44] .-Camilo Pino.-Club Dominicano. Aquí no hay crisis, hay merengue, Caracas, Feriado (El Nacional), domingo, 24.12.89, p.2

[45] .-Ignacio Serrano.-El gol citadino (XII). Mucho mate y cero goles, El Nacional, Caracas, 14.06.90, B-6.

[46] .-Enrique Alí González Ordosgoitti.-Op cit, Tesis 25

[47] .-Oscar Alberto Angulo.-La Columna del Detective. Súbita riqueza de habitantes de Palavecino acrecentó el hampa, Crónica Metropolitana, Cabudare-Barquisimeto, Lara, 1 (1): 8, 1-6.09.1990.

[48] .-Sandra Guerrero.-Los más peligrosos. La Pastora es sinónimo de reducto de antisociales, El Nacional, lunes, 24.09.90, D-16.

[49] .-Sandra Guerrero.-Los más peligrosos. De Tiro al Blanco a Pinto Salinas, El Nacional, Caracas, domingo, 16.09.90, D-20.

 

Share Button

¿Refundar la República sobre cuál Ser Histórico?

Share Button

Universidad Central de Venezuela.

Facultad de Humanidades y Educación.

Escuela de Filosofía.

Departamento de Filosofía de la Praxis.

Cátedra: Pensamiento Latinoamericano.

Dirección de Cultura de la UCV.

Coordinación de Extensión de la FAHE.

Seminario: Filosofar sobre la Constituyente.

¿Refundar la República sobre cuál Ser Histórico?

EAGO-08.09.12-7

Enrique Alí González Ordosgoitti.

(Sociólogo, Doctor en Ciencias Sociales, Profesor Titular de la UCV, de la Facultad de Teología de la UCAB, del Instituto de Teología para Religiosos-ITER, del CEJ y de la SVAJ, Coordinador del Sistema de Líneas de Investigación (SiLI) sobre Sociología, Cultura, Historia, Etnia, Religión y Territorio en América Latina La Grande y Coordinador General desde 1991 de la ONG Centro de Investigaciones Socioculturales de Venezuela-CISCUVE, ciscuve.org/web; ciscuve@gmail.com; @ciscuve, ciscuve-Facebook, enagor2@gmail.com, @enagor, Skype: enrique.gonzalez35)

 

(Ficha: González Ordosgoitti Enrique Alí (1999).-“Conferencia Nro. 1 (12.03.99) ¿Refundar la República sobre cuál Ser Histórico?” (21-46) en: Enrique Alí González Ordosgoitti (Coordinador/Compilador).-Filosofar sobre la Constituyente. Memorias del Seminario, Caracas, marzo-julio 1999. Caracas. UCV, CDCH-UCV, Fondo Editorial de Humanidades-UCV, Fondo Editorial Tropykos, pp. 252).

                            Descargar el Archivo en pdf.

(Para quienes están interesados en el tema Étnico, Ciscuve coloca a su disposición las siguientes Categorías con sus respectivos links, en donde encontrarán Entradas que pueden descargar en pdf gratuitamente:

-Etnia (ciscuve.org/?s=Etnia);

-Etnia Afroamericana-Negra (ciscuve.org/?cat=28)

-Etnia Criolla (ciscuve.org/?cat=29)

-Etnia Bicultural-Binacional (ciscuve.org/?cat=30)

-Etnia Indígena (ciscuve.org/?cat=35))

Indice.

 

I.-El Proceso Constituyente.

Comencemos

          Luego del despeje emocional, comenzamos con la Inteligencia Racional

II.-El Ser Histórico Venezolano.

Para deconstruir el Modo de Pensar Historiográfico Dominante

El segundo constructo del Modo de Pensar Historiográfico Dominante

De esto se deriva la impugnación del tercer constructo, del Modo de Pensar Historiográfico Dominante

El cuarto constructo del Modo de Pensar Historiográfico Dominante continúa con el racismo

El quinto constructo del Modo de Pensar Historiográfico Dominante insiste en el racismo

El sexto constructo del Modo de Pensar Historiográfico Dominante, continúa la vieja lucha entre las fracciones del Bloque de los Sectores Dominantes, disminuyendo la importancia de la Iglesia

El séptimo constructo del Modo de Pensar Historiográfico Dominante, destaca el triunfo de los conquistadores-militares-criollos, en el Bloque de los Sectores Dominantes

El octavo constructo del Modo de Pensar Historiográfico Dominante nos remite a lo Regional

El noveno constructo del Modo de Pensar Historiográfico Dominante, se refiere a la glorificación de la autodestrucción de los venezolanos

Las Nuevas limitaciones del Modo de Pensar Historiográfico Dominante

Otra limitación del Modo de Pensar Historiográfico Dominante

         III.-El Ser Social Actual.

 

 

                         Muy buenas tardes a los distinguidos miembros de la Mesa.

                        Muy buenas tardes al distinguido público que hoy nos acompaña.

                        Señoras y Señores.

 

 

                        Nos ha tocado en suerte ser iniciadores de este Curso de Extensión: Filosofar sobre la Constituyente, que a través de trece Conferencias Magistrales, se desarrollará desde este mes de marzo, al mes de julio. Son doce Profesores de la Universidad Central de Venezuela y un Profesor Invitado de la Universidad Simón Bolívar, quienes han decidido dar lo mejor de sí para reflexionar en profundidad acerca de un tema, que está colocado en el centro de las preocupaciones de los venezolanos: la Constituyente.

 

                        Este Seminario representa a su vez, la voluntad colectiva de la Escuela de Filosofía de la UCV, de no seguir haciendo el ejercicio de su pensamiento en solitario, enclaustrada, sino de asumir la plena identidad con su ser social y filosofar al compás de las palpitaciones de la calle, de lo público, de lo histórico venezolano.

 

                        En esta ocasión, le ha tocado organizar esa voluntad de pensar a la Cátedra de Pensamiento Latinoamericano del Departamento de Filosofía de la Praxis, próximas iniciativas recaerán en otros Departamentos, mejores mentes y manos, que sabrán corregir los errores que este Seminario tendrá debido a la inexperiencia. Para nuestro descargo, sirva recordar que todo comienzo trae de consuno mayores dificultades.

 

                        Pero entremos a lo nuestro, al objetivo de este Seminario y a lo que particularmente nos atañe y que se expresa en el título de esta Conferencia: ¿Refundar la República, sobre cuál Ser Histórico?.

 

I.-El Proceso Constituyente.

Comencemos

                        Pero con una nota de definiciones previas, que apuntan a señalar la vigilancia epistemológica necesaria. Pensamos que al abordar la discusión acerca de la Constituyente, es preciso distanciarse de dos obstáculos que se le presentan a la inteligencia emocional colectiva de aquellos venezolanos, que no han hecho costumbre de reflexionar cuidadosamente sobre los hechos sociales y que lucen angustiados, ansiosos y desorientados, ante los veloces cambios coyunturales e intentan refugiarse a gritos, en una atmósfera afectiva que se expresa claramente en la idea: “detengan el mundo hasta que lo entienda”. 

 

                        El primero de esos dos obstáculos de la inteligencia emocional, es el de aquellos venezolanos que apoyaron la idea de la Constituyente, desde cuando ella formó parte destacada del debate electoral y que creen suponer que les asiste todo el derecho de afirmar, que esa idea ya fue de ellos y así debe seguir siendo, sospechando de cualquier nuevo miembro que desee incluirse en ese club, donde sólo caben los primigenios.

 

                        El otro obstáculo para la inteligencia emocional, es el que poseen aquellos venezolanos que se opusieron a la idea de la Constituyente, durante el debate electoral y consideran cuestión de principios seguir oponiéndose, bien sea absteniéndose de participar, criticar a quienes si quieren hacerlo, o participar con animos de obstruir.

  (more…)

Share Button

La Agresión Existencial. Venezuela: una nación que aún no ES

071-RFCD-2-2015-Nov-Agresion-Existencial-Venezuela

América Latina es una región agredida, lo fue en el pasado y lo es hoy. Su origen se cimentó en la violencia extranjera, en la agresión de seres armados de otras latitudes que inventaron que estas tierras eran suyas. En el siglo XX muy pocas cosas han cambiado. Quizás el que la violencia la ejercen las minorías de afuera y de adentro contra las mayorías de adentro. Violencia exógena y endógena, que se manifiesta no sólo brutal y sanguinariamente en la represión directa (pensamos en Pinochet, Daubisson, Stroessner, Castro) sino también en represiones y agresiones más sutiles, permanentes y cotidianas que hacen de la infelicidad de los latinoamericanos un extraño mal congénito, como si se poseyera la sangre envenenada. Agresiones que se suman y multiplican cotidianamente en decisiones sin titulares de prensa, grises, burocráticas, calmadas como breves lluvias de chicle. Agresiones dirigidas directamente al SER de la nación, caso Venezuela, cercada en su geografía, cultura, comunicación, economía, política, repintando su personalidad étnica, enajenando su energía vital. Agresión existencial. Agresión a todo lo que signifique vida propia. Violencia al derecho de SER, que han convertido a Venezuela en una nación que no ES.

La Agresión Existencial. Venezuela: una nación que aún no ES

Share Button

071-RFCD-1-2015-Nov-Agresion-Existencial-Venezuela

 

 

Enrique Alí González Ordosgoitti[i]

 

Itinerario de este Artículo[ii]

 -Si desea descargar este Artículo en pdf:

71-Agresion-Existencial-Venezuela-Nacion-No-Es-Gonzalez-Ordosgoitti-Enrique-Ali

 -Si desea descargar este Artículo en pdf, tal como fue publicado por la Revista Familia Cristiana Digital:

71-RFCD-1-2015-Noviembre-Agresion-Existencial-Venezuela-Nacion-No-Es-Gonzalez-Ordosgoitti-Enrique-Ali

71-RFCD-2-2015-Noviembre-Agresion-Existencial-Venezuela-Nacion-No-Es-Gonzalez-Ordosgoitti-Enrique-Ali

-Si desea conocer otros Artículos, Audios y Videos de Enrique Alí González Ordosgoitti, entre en la siguiente URL: http://ciscuve.org/?cat=4203

-Si desea conocer otros Artículos, Audios y Videos sobre Venezuela, entre en la siguiente URL: http://ciscuve.org/?cat=12

071-RFCD-2-2015-Nov-Agresion-Existencial-Venezuela

071-RFCD-2-2015-Nov-Agresion-Existencial-Venezuela

Resumen

América Latina es una región agredida, lo fue en el pasado y lo es hoy. Su origen se cimentó en la violencia extranjera, en la agresión de seres armados de otras latitudes que inventaron que estas tierras eran suyas. En el siglo XX muy pocas cosas han cambiado. Quizás el que la violencia la ejercen las minorías de afuera y de adentro contra las mayorías de adentro. Violencia exógena y endógena, que se manifiesta no sólo brutal y sanguinariamente en la represión directa (pensamos en Pinochet, Daubisson, Stroessner, Castro) sino también en represiones y agresiones más sutiles, permanentes y cotidianas que hacen de la infelicidad de los latinoamericanos un extraño mal congénito, como si se poseyera la sangre envenenada. Agresiones que se suman y multiplican cotidianamente en decisiones sin titulares de prensa, grises, burocráticas, calmadas como breves lluvias de chicle. Agresiones dirigidas directamente al SER de la nación, caso Venezuela, cercada en su geografía, cultura, comunicación, economía, política, repintando su personalidad étnica, enajenando su energía vital. Agresión existencial. Agresión a todo lo que signifique vida propia. Violencia al derecho de SER, que han convertido a Venezuela en una nación que no ES.

Palabras Clave: Venezuela, Nación, Etnia, Campo Cultural Residencial, Campo Cultural Académico, Educación Básica, Campo Cultural Industrial-Masivo, Lucha Cultural, Dinámica Cultural, Transculturación, Aculturación Industrial Planificada, Conculturación, Intelectuales Murciélagos, Migraciones, Turismo

 

Índice

De esto se trata

1.-Venezuela hacia el Mundo

1.1.-La Agresión Geográfica

1.2.-Nuestro alejamiento étnico, cultural y comunicacional

Cuadro nº 1.-Objetivos Específicos vinculados con las Culturas Populares Tradicionales de Venezuela en los Programas de Educación Primaria y Educación Básica, Grados 1, 2 y 3 (años 1963-1986)

1.3.-La Agresión Económica continúa

1.4.-Nuestro encuentro político

2.-El Mundo hacia Venezuela

2.1.-Sociedades en Contacto: la Transculturación

2.2.-La Aculturación Industrial Planificada: la agresión simbólica transnacional

2.3.-La Transculturación Académica: ¿Aculturación o Conculturación?: los intelectuales murciélagos

2.3.1.-El No-Protagonismo Histórico

2.3.2.-El pueblo como tonto y torpe

2.3.3.-16 millones de seres invisibles

2.4.-La Conculturación en las Comunidades Residenciales

2.4.1.-Las Migraciones

2.4.2.-El Turismo

A manera de Epílogo

Bibliografía

 

 

De esto se trata

América Latina es una región agredida, lo fue en el pasado y lo es hoy. Su origen se cimentó en la violencia extranjera, en la agresión de seres armados de otras latitudes que inventaron que estas tierras eran suyas. En el siglo XX muy pocas cosas han cambiado. Quizás el que la violencia la ejercen las minorías de afuera y de adentro contra las mayorías de adentro. Violencia exógena y endógena, que se manifiesta no sólo brutal y sanguinariamente en la represión directa (pensamos en Pinochet, Daubisson, Stroessner, Castro) sino también en represiones y agresiones más sutiles, permanentes y cotidianas que hacen de la infelicidad de los latinoamericanos un extraño mal congénito, como si se poseyera la sangre envenenada.

 

Agresiones que se suman y multiplican cotidianamente en decisiones sin titulares de prensa, grises, burocráticas, calmadas como breves lluvias de chicle.

 

Agresiones dirigidas directamente al SER de la nación, caso Venezuela, cercada en su geografía, cultura, comunicación, economía, política, repintando su personalidad étnica, enajenando su energía vital.

 

Agresión existencial. Agresión a todo lo que signifique vida propia. Violencia al derecho de SER, que han convertido a Venezuela en una nación que aún no ES.

071-RFCD-2-2015-Nov-Agresion-Existencial-Venezuela

071-RFCD-2-2015-Nov-Agresion-Existencial-Venezuela

1.-Venezuela hacia el Mundo

Al plantearse hablar de la relación existente entre Venezuela y el mundo podría parecer insensatez preguntarnos ¿cuál Mundo?, pues la respuesta parece obvia; este en el que vivimos. Pero la realidad no es tan simple como la percibimos en un primer contacto. La noción de mundo está siempre circunscrita a lo que en Europa hace siglos llamaban, “el mundo conocido”, lo que hoy podríamos traducir como, “el mundo al que realmente pertenecemos”, con el que se relacionan nuestras acciones, sensaciones y aspiraciones existenciales como nación, de lo que se desprende que la respuesta a la interrogante, ¿cuál Mundo?, mostrará particularidades según el país a que nos refiramos, por lo que su contenido tiene perfecta pertinencia con el trabajo que pensamos realizar.

 

El mundo al que realmente pertenecemos está configurado por aspectos geográficos, históricos, étnicos, culturales, comunicacionales, económicos y políticos (expuestos no necesariamente en orden jerárquico). Esa conjunción de factores presagia -y es así, de hecho- multiplicidad de tensiones y de tendencias, de equilibrios inestables, de primacías coyunturales de uno u otro factor a lo largo de la historia de Venezuela y en los cuales la memoria colectiva actúa -según los sujetos- como obstáculo o posibilidad de marchar hacia ciertos rumbos.

 

1.1.-La Agresión Geográfica

Veamos el desplegar de esos factores: geográficamente somos un país andino, caribeño y amazónico, pero históricamente, por la imposición colonial y sus secuelas, sólo hemos estado vinculados a la América española continental e insular. Nuestras relaciones con Brasil han sido poco importantes, inexistentes con el Caribe francés, algo significativas con el Caribe holandés y conflictivo y de desconfianza mutua con el Caribe inglés y con Guyana. Nuestra posición geográfica (“el mundo al que realmente pertenecemos”), no ha ampliado sus  alcances mucho más allá de lo logrado en el siglo XIX y antes bien, ha sufrido reducciones importantes debido a las tensiones fronterizas con Colombia y Guyana y a la vocación expansionista de Brasil.

 

071-RFCD-1-2015-Nov-Agresion-Existencial-Venezuela

071-RFCD-1-2015-Nov-Agresion-Existencial-Venezuela

1.2.-Nuestro alejamiento étnico, cultural y comunicacional

Ese alejamiento histórico de lo geográfico, lo cual se constituye en una agresión contra el ser del país, se acentúa en otros campos como los referidos a los factores étnicos, culturales y comunicacionales. El Estado venezolano casi no desarrolla ninguna actividad tendiente a exaltar los lazos de afinidad con los países de América Latina y el Caribe provenientes del compartir herencias comunes originadas de nuestros tres troncos macroétnicos: lo amerindio, lo ibérico y lo africano.

 

En lo ibérico, factor predominante en el proceso de mestizaje ocurrido en el país, el cual dejó su impronta en aspectos profundos de la vida societal de nuestros pueblos tales como: la lengua, religión, artes, patrones urbanísticos y otros, no se han creado espacios permanentes para el encuentro y la cooperación entre nuestros países.

 

Algunas excepciones -como el Convenio Andrés Bello, del cual son signatarios los países del Pacto Andino representados por sus Ministros de Educación- aunque loables, siguen siendo débiles política y financieramente a pesar del tiempo transcurrido desde su constitución.

 

El Estado (es decir, los sectores dominantes), no formula políticas que propicien el desarrollo de los componentes ibéricos presentes en la América continental e insular española, descuidando escenarios que propiciarían y fortalecerían la viabilidad histórica de nuestros países.

 

Es comprensible que por tener el Estado venezolano un carácter laico, no propugne ni estimule acciones en el ámbito religioso, pero la misma actitud resulta incomprensible e injustificable si hablamos de la lengua, las manifestaciones artísticas o la urbanística. Por qué no propiciar acuerdos sobre el uso del español como lengua internacional en todas las organizaciones mundiales posibles, conjuntamente con el Bloque Latinoamericano. Por qué no estimular la realización de eventos en los que se destaque la defensa del idioma a través de la educación (formal o no) y de las industrias culturales, frente a la agresión de otros idiomas, especialmente el inglés. O la utilización de las industrias culturales en el mismo sentido: edición de literatura, de discos, películas (¿por qué no exigir como se hace en España, que todos los films realizados en idiomas extranjeros sean doblados al español y no subtitulados?), videos, afiches, etc,  en castellano.

 

En cuanto a las manifestaciones artísticas, ¿cuál información circula en el país (exceptuando a las élites especialistas), acerca del teatro, cine, artes plásticas, música, culturas populares tradicionales, artesanías, de los otros países iberoamericanos? La respuesta es: casi ninguna información y de dudosa calidad la existente. En este renglón, los escasos logros son debidos fundamentalmente a iniciativas locales y/o privadas, tales como los “Encuentros Internacionales de Joropo” que se celebran o en Apure (Venezuela) o en los Valles del Casanay (Colombia) y cuyos participantes son venezolanos y colombianos.

 

Si el componente étnico mayoritario, el ibérico, presenta las carencias señaladas anteriormente, las limitaciones se multiplican exponencialmente al estudiar los componentes étnicos minoritarios: lo amerindio y lo africano. A la falta de políticas del Estado en áreas como la educación, arte e industrias culturales que favorezcan la comprensión y valoración de los elementos amerindios y africanos en nuestra cultura, se agrega un menosprecio e indiferencia de las élites gobernantes hacia esas realidades, por la profunda internalización de una inferiorización inducida (A. Chacón) desde los Campos Culturales industrial-masivo y académico, acerca de nuestras culturas populares tradicionales, que son las expresiones culturales que le sirven de soporte a lo amerindio y a lo afro en nuestro país.

 

Si lo ibérico permeó a toda la nación hasta transformarse en el tronco étnico fundamental del país, lo contrario sucedió con los aportes indígenas y africanos. Estos fueron sucesivamente víctimas de aculturaciones forzadas, dirigidas primero por los españoles peninsulares y españoles criollos (época colonial) y luego continuadas por los criollos constituidos en clases dominantes durante el siglo XIX y el siglo XX. Tales aculturaciones tuvieron como efecto (entre otros), desterrar por completo (o al menos intentarlo), los elementos indígenas y africanos de la cultura oficial dominante. Se oficializó el idioma español y la religión católica, al mismo tiempo que los idiomas indígenas eran excecrados y definidos como dialectos y era impedida la difusión de los idiomas africanos ya desde los mismos centros de acopio de esclavos, tanto en África como en América. Las religiones indígenas y negro-africanas fueron estigmatizadas, perseguidas y suprimidas, hasta convertirlas en manifestaciones sincréticas en el catolicismo popular.

 

Esta agresión histórica en contra de nuestros componentes étnicos populares se ha seguido manifestando desde la cultura oficial. Traigamos a colación un ejemplo vinculado a la educación. El 30 de octubre de 1946, a través del Decreto nº 430 emanado de La Junta Revolucionaria de Gobierno de los Estados Unidos de Venezuela:

“Se crea como dependencia del Ministerio de Educación Nacional, adscrito a la Dirección de Cultura, el Servicio de Investigaciones Folklóricas Nacionales que se ocupará de estudiar, recopilar y difundir las diversas expresiones del arte y literaturas populares constituidas por leyendas, narraciones, episodios, mitos, tradiciones, refranes, creencias, poesías, anécdotas, rondas, danzas, canciones, alegorías, indumentarias, música, etc, de carácter venezolano”.

 

Es esta la primera aceptación oficial de la importancia de las culturas populares venezolanas, posteriormente se tomará la importantísima medida de incorporar la enseñanza del folklore (cultura popular criolla tradicional), en programas educativos en el nivel de primaria. Pero esta medida se deberá más a individualidades progresistas (Rómulo Gallegos, Luis Beltrán Prieto y Juan Liscano), que a una actitud internalizada por los sectores políticos dirigentes del país, tal como lo vamos a demostrar seguidamente.

 

Analizando los programas de educación primaria de primero, segundo y tercer grado y su relación con las culturas populares tradicionales, desde 1963 hasta 1985, se encuentran los siguientes resultados:

 

Cuadro nº 1.-Objetivos Específicos vinculados con las Culturas Populares Tradicionales de Venezuela en los Programas de Educación Primaria y Educación Básica, Grados 1, 2 y 3 (años 1963-1986).

 

Años. Objetivos Específicos. Objetivos Específicos

de Cultura Popular Tradicional

%
1963-68 341 00 0,00
1969-80 1.362 13 0,95
1981-84 364 19 5,21
1985-86 360 14 3,88

 

Fuente: Programas de Educación Primaria y de Educación Básica citados por José M. León Rojas, op. cit.

 

Observamos que aun habiendo sido decretado en 1947 la obligatoriedad de enseñar el folklore en la Escuela, para 1963 no existía ningún objetivo específico que cumpliera tal obligación, situación que se mantuvo hasta 1969 cuando se revisaron los programas y fueron incluidos algunos hasta alcanzar el 0,95 % (ni siquiera el uno por ciento) del total de la enseñanza de los tres grados (1º, 2º y 3º).

 

En 1981 con la creación de la Unidad Currícular Folklore[iii], el porcentaje asciende a 5,21 % y en 1985 con su eliminación, desciende a 3,88 %. Para entender la gravedad de tal agresión contra el ser nacional, comparémoslo con el 60% de contenidos de cultura popular presente en las escuelas japonesas, es decir, una de las principales potencias económicas capitalistas destina la mayor parte de sus contenidos educativos a valorizar y reforzar los elementos de su cultura tradicional. Qué dirán de esto los neoliberales de reciente cuño para quienes los elementos culturales populares, son una antigualla entorpecedora del despegue hacia el desarrollo.

 

El que en la educación que se imparte en los primeros años de la formación de la personalidad, los contenidos vinculados al conocimiento y a la valoración de las culturas tradicionales ocupen tan escasa atención en Venezuela, es evidencia irrefutable del papel del campo cultural académico en la difusión y la divulgación de una imagen empobrecedora del quehacer cultural de las mayorías, enfoque diametralmente opuesto al que debería dar una auténtica democracia cultural.

 

A lo anterior puede añadírsele como otra muestra del sentido de la relación educación oficial-culturas residenciales populares, la eliminación de las Asignaturas “Proceso de la Cultura en Venezuela”, “Literatura Indígena”, “Cultura e Identidad Nacional” y “Folklore y Educación Especial”, del pensum del Instituto Pedagógico de Caracas (el primero y más importante del país), al negarse la Universidad  Pedagógica Libertador (UPEL) ha homologarlas en su nueva línea curricular.

 

Esta agresión oficial hacia las culturas populares tradicionales que se expresa en la educación, en el reparto del presupuesto cultural (el Ministerio de la Cultura designa sólo el 2% de su Presupuesto al Area de Culturas Populares y Folklore), en la mixtificación que de ellas realizan las industrias culturales, ha afectado aún más gravemente a los elementos étnicos amerindios y negro-africanos, los cuales son asumidos por las élites políticas como rémora que atenta contra el desarrollo moderno del país. Tal actitud ha influido por ejemplo, en que no utilicemos nuestra herencia negro-africana común con las islas del Caribe inglés y francés, o con Nigeria y Gabón, países estos últimos pertenecientes a la OPEP.

 

Las políticas que instrumenta el Estado venezolano (los sectores dominantes en su conjunto) hacia lo étnico, lo cultural y lo comunicacional ha servido para fomentar y desarrollar un alejamiento de Venezuela de sus raíces históricas y geográficas, de lo que realmente somos. La inconmovible certidumbre de lo que hicimos y del dónde estamos ha sido dejada de lado, acentuándose más nuestro lo que no es.

 

1.3.-La Agresión Económica continúa

De los factores que nos configuran como Estado-Nación hemos hablado de los aspectos geográficos, históricos, étnicos, culturales y comunicacionales, nos faltan dos: lo económico y lo político.

 

En lo económico somos un país exportador de materias primas (fundamentalmente petróleo y hierro), casi exclusivamente hacia el mercado estadounidense. Un desarrollo industrial que no termina de consolidarse y un agro incapaz de generar el autoabastecimiento del país en el renglón alimentario. Las masas de capital más importantes están aliadas a capitales trasnacionales o son simplemente testaferros.

 

Resumiendo, la economía venezolana es subdesarrollada y dependiente dentro del marco del capitalismo mundial (léase EEUU). Nuestra economía está orientada y dirigida hacia el norte y nada integrada y muy poco relacionada con los países latinoamericanos y caribeños. Los foros y pactos regionales de cooperación económica (SELA, Pacto Andino, etc.), lucen estancados y sin energía suficiente para dirigir siquiera pequeños procesos de integración. La descomunal deuda externa de Venezuela y otros países de la región parece aplastar por completo hasta la capacidad de imaginar una situación diferente.

 

Económicamente existe una continuidad histórica: seguimos siendo agredidos por una metrópoli (antes España, ahora los EEUU) y continuamos desintegrados de los otros países latinoamericanos y caribeños (en una situación más precaria, porque en la colonia, a partir de los siglos XVII y XVIII, se permitió cierto comercio entre las provincias españolas; caso Venezuela-México, cuestión hoy menos posible de lograr). Pero esta agresión de los EEUU contiene un agravante que no se tuvo con España. En el siglo XV Venezuela no existía como nación (a la manera de como si existía en México o Perú). Las diversas comunidades habitantes de estos territorios no obedecían a ninguna centralización estatal, con España surgió la idea y luego la concreción de la nación venezolana. EEUU por el contrario, encuentra hoy a un Estado-Nación llamado Venezuela, con territorio, historia y conciencia de sí mismo como nación independiente. Por eso al instrumentar la dependencia, tratará de debilitar ese territorio, esa historia y sobre todo esa conciencia nacional, he ahí el principal encargo del acoso cultural y la agresión simbólica que detallaremos después.

 

071-RFCD-2-2015-Nov-Agresion-Existencial-Venezuela

071-RFCD-2-2015-Nov-Agresion-Existencial-Venezuela

1.4.-Nuestro encuentro político

Si en algún aspecto puede afirmarse que Venezuela ha tenido logros es en el político. La concreción de la independencia en el siglo XIX temprano y las aperturas democráticas de 1939-1948 y 1958-1988, han sido vistas y sentidas por los habitantes de Venezuela como metas alcanzadas por el esfuerzo sostenido de los sectores populares de la nación. Se ha producido un encuentro entre lo que se quería y lo logrado, se ha construido el destino deseado, al menos así se consideró por mucho tiempo.

 

Pero ya hoy esos logros se consideran importantes pero insuficientes, lo cual es lógico; treinta años de democracia han creado una Venezuela distinta a la que existía en 1958; el ejercicio del voto para castigar al gobierno de turno siempre ha sido mayor que el voto premio. Cuatro veces sirvió para elegir Presidentes de la República de partidos políticos distintos al partido gobernante (1968, 1973, 1978 y 1983) y otra vez para al menos elegir un Congreso con mayoría oposicionista (1963). El ejercicio del voto nominal para elegir Presidente hoy se quiere ampliar para los cargos legislativos, municipales y de gobernantes de estados. La Provincia exige un nuevo reparto del poder que elimine el desequilibrio existente, ampliamente favorable para el núcleo central capitalino. La sociedad política que estimuló el surgimiento y desarrollo de la sociedad civil, actualmente se encuentra rebasada en claridad de ideas por esta.

 

Las proposiciones de profundizar la democracia, a través -entre otras- de la Reforma del Estado, es un clamor nacional. Que la democracia venezolana haya alcanzado treinta (30) años de existencia en un subcontinente plagado de dictaduras militares es meritorio, pero no  suficiente. Se quiere más democracia. Se quiere democracia política, pero también democracia social, democracia económica, para esos logros se propone la regionalización del poder en contra de la oligarquía y las nuevas burguesías capitalinas. Y en ese camino tendrán que toparse con lo cultural.

 

No puede mejorarse el nivel y la calidad de la vida si no se cambia el modo de vida, es más, debido entre otras cosas a las serias limitaciones económicas, lo primero es imposible sin lo segundo. ¿Cómo cambiar un modo de vida insolidario, paternalista, egoísta, derrochador, corrupto y extranjerizante?  La respuesta sería: acabar con nuestro desencuentro geográfico, con nuestro alejamiento étnico, cultural y comunicacional, con la agresión económica y profundizar nuestro encuentro político. ¿Pero es posible?, ¿podemos ser nación? Hasta ahora hemos hablado de cómo Venezuela va hacia el mundo, pero veamos cómo el mundo viene hacia Venezuela.

071-RFCD-1-2015-Nov-Agresion-Existencial-Venezuela

071-RFCD-1-2015-Nov-Agresion-Existencial-Venezuela

2.-El Mundo hacia Venezuela

Observábamos en el aparte anterior que “Venezuela no va hacia el mundo” al que realmente pertenece; su agresión geográfica, su alejamiento étnico, cultural y comunicacional, su dependencia y subdesarrollo económico así lo comprueban, sólo su logro político de país democrático (con sus limitaciones e imperfecciones) permite avizorar esperanzas de algo distinto.

 

En la actualidad, es “el mundo el que viene hacia Venezuela” y podríamos preguntarnos, al igual como lo hicimos al comienzo de este trabajo, ¿cuál mundo? Porque no se trata del resto del planeta Tierra excluyendo a la región de América Latina y el Caribe. Si lo analizamos por continente encontraríamos que nuestras relaciones con Oceanía, al igual que con la inmensa mayoría de las más de cuarenta naciones que conforman a África son inexistentes, exceptuándose aquellos países exportadores de petróleo (Nigeria, Gabón y Argelia).

 

Con Asia ocurre igual que con África, las excepciones son los países que conforman a la OPEP (Irak, Irán, Arabia Saudita, Emiratos Árabes Unidos), Israel y Japón (por su capacidad de exportación de productos terminados hacia nosotros). Con Europa, nuestros contactos permanentes se concentran en algunos países de la Comunidad Económica Europea y obviamos a la Europa Oriental.

 

En América privilegiamos en alto grado la relación con los EEUU (nuestras transacciones comerciales, en casi un 80% se realizan con este país). Sintetizando, “el mundo que viene hacia Venezuela” está conformado fundamentalmente por naciones pertenecientes al capitalismo desarrollado y entre ellas destaca por su avasallante presencia, los EEUU. Venezuela está conectada a sólo una pequeña parte del mundo (hablando en términos geográficos) y aislada de la inmensa mayoría de los pueblos de la Tierra.

 

2.1.-Sociedades en Contacto: la Transculturación

La vinculación de Venezuela con esa pequeña parte del planeta que viene hacia ella vamos a detallarla en el ámbito de lo cultural, para lo cual tomaremos prestadas concepciones y conceptos de las ciencias antropológicas.

 

Esa relación  que Venezuela mantiene con  parte del mundo la llamaremos; sociedades en contacto. Pero a diferencia del uso tradicional que del término sociedades en contacto se ha hecho en Antropología; de significar pueblos en contacto físico permanente, incluso en algunos casos, contingentes de la nación más poderosa (étnica y/o nacional) moran de manera estable en el espacio geográfico de la nación más débil (misioneros, ejércitos, administración colonial). Nosotros queremos acuñar el término de; sociedades en contacto audiovisual, lo cual no niega el contacto físico -lo presupone- pero destaca por ser más relevante, el impacto de las industrias culturales en el ámbito cultural de las naciones subordinadas actualmente.

 

Todas las sociedades al entrar en contacto (físico y/o audiovisual), dan inicios a procesos de transculturación, término definido por el sabio cubano Fernando Ortiz como: el transporte de elementos culturales de una sociedad a otra. Esta transculturación puede adoptar dos modalidades básicas: la aculturación y la conculturación. La aculturación; entendida como la imposición de los elementos culturales de la sociedad más fuerte a la sociedad más débil (literalmente, el prefijo negativo a: sin, culturación: cultura, dejar sin cultura). La conculturación; entendida como la cooperación en el intercambio cultural, el mutuo acuerdo y beneficio de las sociedades implicadas (literalmente, el prefijo con: “juntamente y en compañía, reunión, cooperación”, culturación: cultura, transporte cultural en compañía, conjuntamente).

 

Para caracterizar las modalidades y efectos que asume la transculturación en Venezuela tomaremos en cuenta dos factores: los diversos campos culturales (industrial-masivo, académico y residencial) y las distintas naciones con las cuales se realizan los contactos. Esto lo hacemos para tratar de ser exhaustivos con la variedad de situaciones que ocurren en el ámbito cultural.

 

2.2.-La Aculturación Industrial Planificada: la agresión simbólica trasnacional

La manera más determinante con que hoy se cuenta para colocar en contacto a las sociedades es a través de las industrias culturales, las cuales producen bienes culturales a gran escala tales como películas, videos, discos, libros, afiches, etc,. De ahí que hablemos de sociedades en contacto audiovisual, cuyos imaginarios colectivos se encuentran, se exploran ¡y se colonizan! Esta última relación nos permite hablar de una agresión simbólica entendida como: la imposición de contenidos ideológicos (en la acepción de falsa conciencia), de los sectores dominantes nacionales y trasnacionales sobre el imaginario colectivo de una determinada sociedad.

 

Cuando lo cotidiano se vuelve invisible y la realidad desaparece de manera imperceptible, como si un fantasma tímido se marchara sin despedirse, es que hemos sido víctimas de una terrible agresión simbólica. Si algo interesa en la actualidad es alertar sobre las redes de agresión contra el sentido y la significación, construidas por las tarántulas omnipotentes de los sectores dominantes vernáculos y extranjeros, ayudados por intelectuales murciélagos que al igual que el mamífero, viven en cuevas, reinan en las sombras y no se molestan en abrir los ojos.

 

De los sectores dominantes nos ocuparemos enseguida y de los murciélagos en el próximo aparte. Las industrias culturales serán puntales en la agresión simbólica trasnacional, ya que por su poder de difusión abarcan a todas las naciones del planeta, pero por los contenidos que transmiten se limita sensiblemente a los países capitalistas más desarrollados a la cabeza de los cuales marcha EEUU, seguido de Japón y de algunos estados de la Comunidad Económica Europea (Inglaterra, Alemania y Francia). Esta situación conlleva  que pueda hablarse de un copamiento del espacio audiovisual planetario (con el consentimiento o no de las naciones débiles, pues la comunicación por satélite y la alta disponibilidad electromagnética alcanzada por las potencias industriales han convertido las fronteras en una formalidad política, incapaz de resistir a las industrias culturales), con contenidos formulados en grupos reducidos de países, los cuales colonizan las conciencias y los imaginarios colectivos de la mayoría de los pueblos de la Tierra.

 

A este proceso de copamiento de imágenes lo vamos a llamar; Aculturación Industrial Planificada, a la manera como las potencias colonialistas europeas (Inglaterra y Francia), planificaban el cambio cultural en sus posesiones africanas y asiáticas a fines del siglo XIX y durante el siglo XX. Venezuela es víctima de esta situación, puede afirmarse que nuestro país es una nación agredida audiovisualmente.

 

Esta agresión se manifiesta en el desigual intercambio sígnico entre nosotros y los países altamente desarrollados. Por colocar sólo un ejemplo de las industrias culturales; la TV. Encontramos que el 80 % de los programas que se transmiten por los distintos canales, privados y públicos, provienen del extranjero y de ellos, el 90 % de los EEUU.  Por supuesto que no existe una compensación hacia nosotros en los canales de TV de ese país. Ese porcentaje también demuestra lo limitado o inexistente de nuestros contactos con las industrias culturales de los países latinoamericanos y del Caribe (excepción hecha en el renglón de TV con Brasil), de Africa, de Asia (excepción de los comics japoneses), de Oceanía y hasta de la propia Europa (salvo algunas series de la TV inglesa y de la italiana).

 

Este exagerado peso de los bienes culturales industriales extranjeros incide en el debilitamiento de nuestras propias industrias culturales, impidiendo su desarrollo y su difusión interna y externa. A su vez, esta Aculturación Industrial Planificada desde los países industriales punta, con el apoyo explícito de sus testaferros locales y con el apoyo implícito de un Estado, que parece haber decidido dejar las industrias culturales al libre albedrío de las leyes de un mercado manejado desde el exterior (recordar el engavetamiento del Proyecto RATELVE -Radio y Televisión Venezolana- por su gran contenido democratizador), va a producir graves consecuencias para los sentidos de identidad cultural venezolana.

 

Si en las relaciones clásicas de aculturación planificada entre sociedades en contacto físico (casos coloniales), la sociedad Imperio actuaba sobre los sujetos líderes de la sociedad colonial para intentar deculturarlos de su cultura oríginal (de la aprendida en los procesos de endoculturación durante la socialización temprana de esos líderes), dando origen a procesos de resistencia de estos frente a la aculturación, incluso generando contra-aculturación.

 

En la actual Aculturación Industrial Planificada ya no sólo se actúa sobre los líderes y los adultos en general ya endoculturados en su cultura original, sino que se privilegian las clases de edad que comprenden a la infancia, la pubertad y la temprana juventud, sectores no plenamente endoculturados en su propia cultura, colonizando los mensajes de las industrias culturales extranjeras los espacios sígnicos de la endoculturación durante la socialización temprana. De ahí el ejemplo de que a nuestros infantes y jóvenes la historia de la conquista del Oeste norteamericano se convierta en historia propia y no ajena (afectando incluso al sentido de percepción geográfica, por ejemplo, para los niños venezolanos -según investigaciones- en el Oeste venezolano existen los vaqueros y no los andinos). Los héroes estadounidenses que reflejan muy bien su espíritu cultural (caso Superman), son internalizados como estereotipos por los venezolanos, mientras los héroes culturales nuestros (Bolívar, Guaicaipuro, José María Vargas, Armando Reverón, etc), simplemente no son tomados en cuenta por el campo cultural industrial-masivo.

 

A lo anterior se le añade como agravante para con nuestra identidad cultural, el que esas industrias culturales transmiten patrones culturales pertenecientes al tronco macroétnico anglosajón, distinto y enfrentado históricamente durante siglos al tronco macroétnico latino, con lo que contribuye a profundizar no sólo nuestro extrañamiento como nación, sino también nuestro extrañamiento étnico. Por eso la importancia de tratar de convertir en realidad el “espacio audiovisual latino” a escala internacional.

 

Una Aculturación Industrial Planificada como la que actualmente sufre Venezuela tiene sus efectos sobre todos los aspectos de los hechos culturales, tanto en la forma, como en la función y los significados. Tal realidad fue reconocida por Cordiplan en la formulación del VII Plan de la Nación (lástima que este Plan fue engavetado por el Gobierno de Lusinchi, el mismo que lo formuló), al plantear como el principal problema que confrontan los circuitos de información, comunicación y cultura en el país: la carencia de contenidos nacionales de los mensajes que circulan por esos tres circuitos.

071-RFCD-2-2015-Nov-Agresion-Existencial-Venezuela

071-RFCD-2-2015-Nov-Agresion-Existencial-Venezuela

 

 

 

 

 

 

2.3.-La Transculturación Académica: ¿Aculturación o Conculturación?: los intelectuales murciélagos

Para discutir el efecto de la transculturación sobre el campo cultural académico nos vamos a detener en tres (3) aspectos básicos: la información, los paradigmas y los contenidos.

 

En relación a la información que circula en los circuitos del saber académico encontramos una mayor variedad de fuentes de origen en comparación con el campo cultural industrial masivo. Mientras en el industrial el receptor asume un papel eminentemente pasivo, convertido en receptáculo al cual le vacían los mensajes de los medios masivos, en el académico, el sujeto-objeto del conocimiento dispone de una mayor posibilidad de distanciamiento de la información que recibe, la cual puede (y debería) contrastar con la que ya el posee. Las fuentes exteriores que emiten información tienden a ser más variadas que en la cultura industrial-masiva, entre otras cosas porque el tamaño del mercado para los bienes culturales es sensiblemente menor que el gigantismo del mercado para la cultura masiva, lo cual incide en los volúmenes de capital (y por ende en el poder político) involucrados en la producción de signos. Esa es la razón por la cual el campo cultural industrial masivo es la cultura dominante, la ordenadora de lo simbólico en el actual sistema económico mundial, mientras que la cultura académica juega un papel secundario.

 

Pero esa posibilidad de acceder a mayores fuentes de información presenta hoy grandes obstáculos: uno económico y otro propiamente intelectual.

 

El económico está referido a la crisis económica que vive Venezuela desde 1983 a partir de las sucesivas devaluaciones que ha tenido nuestra moneda en relación al dólar. El costo de los equipos y materiales del saber académico (instrumentos de medición, equipos de ingeniería y medicina, libros, revistas, etc), los han colocados muy por encima de las posibilidades del  personal profesional que labora en los principales centros académicos del país (subsistema de Educación Superior, IVIC, CONICIT).

 

Los cada vez más deficientes presupuestos que el Estado asigna a las Universidades y para el desarrollo científico (este es menos del 1 % del presupuesto total del país, cifra que la UNESCO considera mínima para los países subdesarrollados). Estas limitaciones económicas también han reducido la posibilidad de asistir a eventos internacionales de intercambio científico, cultural, educativo y técnico, contribuyendo a profundizar nuestro alejamiento de los centros mundiales de producción del conocimiento, manteniendo la obsolescencia de nuestros centros del saber académico.

 

El otro obstáculo propiamente intelectual se relaciona con los paradigmas teóricos, metodológicos y pedagógicos que se asumen. En este terreno, los paradigmas provenientes de los países industrializados son dotados de un alto prestigio que dificulta su comprensión, su adecuación a nuestra realidad y más aún su crítica y la generación de respuestas autónomas frente a nuestro propio acontecer.

 

Si observamos el interés existente en reducir la capacidad de acción de las Universidades Autónomas (a través, entre otras medidas, de recortes presupuestarios), para favorecer el surgimiento de Universidades Privadas, sabiendo que en las primeras es más factible la intervención pluralista del pensamiento en la elaboración de los pensa de estudio, al contrario de las segundas, en las cuales sólo se impone la opinión de los financistas privados guiados en su mayoría por paradigmas universitarios estadounidenses, es posible concluir que la tendencia del saber académico es su extrañamiento de la realidad del país que debemos construir, estrechando los lazos de la dependencia en la producción de conocimientos, continuando la Aculturación Académica.

 

Y para reforzar lo afirmado sobre cuál es la tendencia actual del campo cultural académico, constatamos la casi desaparición de los núcleos de pensamiento crítico, los cuales carecen de centralidades (sin Instituciones claves como el papel jugado por el CENDES en la década de los sesenta, sin publicaciones voceros de alcance nacional, sin puntos de encuentro permanentes), por lo que tienden a subsistir como átomos dispersos a lo largo de la geografía nacional. El único organismo centralizador del pensamiento crítico surgido en los últimos años, es la Comisión Presidencial para la Reforma del Estado (COPRE), la cual ha pasado a ser sólo un órgano más del Poder Ejecutivo a partir del nombramiento de su responsable como Ministro sin cartera.

 

Esa Aculturación Académica varía en grados según sea el sector de conocimientos a que nos refiramos: técnico, ciencias naturales y ciencias sociales. En el sector técnico está muy presente la influencia estadounidense y japonesa, especialmente en las técnicas más directamente vinculadas con la producción industrial y agrícola (equipos, herramienta, máquinas), ya que aquí se manifiestan los efectos de la venta de tecnología a Venezuela “llave en mano”, una de las claves de la dependencia tecnológica de los países subdesarrollados hacia los países altamente industrializados.

 

En los predios de las Ciencias Naturales existe un margen mayor de autonomía para la producción de conocimiento propio, especialmente en las ciencias aplicadas (biomedicina, agronomía), al igual ocurre con las Ciencias Sociales, aunque estas últimas se ven más limitadas por las presiones políticas que suele recibir el conocimiento crítico y por la internalización de paradigmas norteamericanos y europeos que pocas veces se ajustan a nuestra realidad nacional, siendo preocupante el aislamiento existente de la producción intelectual latinoamericana en Ciencias Sociales. De la seguidilla del pensamiento dependentólogo (generado fundamentalmente en Brasil y Argentina), pasamos a la casi carencia de vínculos con las reflexiones sobre lo social realizadas en América Latina (sobre el Caribe hay excepciones gratificantes como lo son los Centros de Estudio Caribeños existentes en la UCV, USB y ULA, aparte de iniciativas privadas).

 

Si bien lo anterior ilustra el proceso de Aculturación Académica llevado a cabo por los centros de saber norteamericanos y europeos sobre la estructura del saber formalizado venezolano, conviene señalar el papel aculturador del campo académico nacional en contra de los sectores populares, pues de lo contrario nos sentiríamos cómplices, sino denunciamos su papel estelar en la negación de la existencia del pueblo.

 

Esta agresión simbólica es casi invisible a simple vista, su delicadeza para imponerse la hace imperceptible hasta casi ser considerada un fenómeno de la naturaleza, se expresa y refuerza en la cotidianidad utilizando para ello los canales de comunicación formales e informales de la sociedad, su principal objetivo está dirigido a imponer la convicción de que, los sujetos de la historia han sido y serán siempre las élites dominantes y que el pueblo en el mejor de los casos, un acompañante fiel y obediente y en los más; grupo anárquico y díscolo al que hubo que someter por la fuerza.

 

Dos grandes líneas motrices de actuación sustentarán la realización de esta agresión: la que defiende, inventa y tergiversa el papel de los sectores dominantes en la construcción positiva del país y la que ataca, inventa y tergiversa el papel de los sectores dominados en la destrucción del país y en su estancamiento y pobreza. Aquí queremos referirnos a esta última.

 

La agresión simbólica contra el pueblo se expresará a través de la imposición de tres ideas-claves:

-el no-protagonismo histórico,

-el pueblo como sujeto tonto y torpe

-y la invisibilidad del pueblo.

 

2.3.1.-El No-Protagonismo Histórico

Consiste en difundir la idea de que el pueblo en sus diferentes variantes no fue un sujeto histórico sino a partir de su vinculación con Europa y por ende, sólo será histórico cuando se pliegue a las élites dirigentes identificadas con los modelos europeos. Por la brevedad del ensayo voy a utilizar sólo dos ejemplos; los textos acerca de la historia de América y de Venezuela más prestigiosos en nuestro país: Morales Padrón y Guillermo Morón.

 

El historiador español Francisco Morales Padrón es autor del “Manual de Historia Universal, tomo VI, Historia de América”, editado por Espasa-Calpe SA en Madrid en el año 1975, en el cual dedica, desde la página 01 a la 371, a los temas: la América Prehispánica, del Descubrimiento y la Conquista. A continuación señalamos veinte frases caracterizadoras de los indígenas:

1)”vida ahistórica”(279),

2)”Continente primitivo”(297),

3)”religión y ritos sangrientos”(274),

4)”altares ensangrentados”(274),

5)”ídolos ridículos”(274),

6)”crueles y venerados dioses de sus antepasados”(274),

7)”falsos dioses”(274),

8)”antropófagos”(300),

9)”invertidos”(300),

10)”pecado nefando”(300),

11)”templos e ídolos hediondos”(299),

12)”holgazanes”(299),

13)”reos de antropofagia”(299),

14)”fantoche”,

15)”socialistoide”(341),

16)”pueblos pobres”(303),

17)”estado atrasado”(303),

18)”tres mil años de atraso”,

19)”fatalismo cosmogónico”(299) y

20)”miserables”(311).

 

En cuanto a Guillermo Morón, utilizaremos el tomo I de su “Historia de Venezuela”, en el cual afirma: ” Los aborígenes venezolanos no entraron, por tanto, en el período histórico, en el devenir de sus propias culturas; no conocieron una escritura” (Morón 1971: 9). ¡El actual Director de la Academia Nacional de la Historia de Venezuela afirma que nuestros aborígenes no tuvieron historia por carecer de escritura!, tamaño atraso conceptual ni siquiera amerita otro comentario.

 

Los libros de los autores anteriormente citados gozan de amplia circulación y prestigio en el mundo académico y universitario del país, lo cual nos indica la gran influencia que tienen en la conformación de una opinión reductora y empobrecedora acerca de los indígenas, uno de los componentes fundamentales de los sectores populares venezolanos y latinoamericanos, acciones que constituyen agresiones a la conformación étnica nacional.

 

2.3.2.-El pueblo como tonto y torpe

Aparte de ejemplo fáciles tomados de la industria de la TV, como pudieran ser los negros acompañantes de Tarzán quienes sólo dicen: ¡si buana! y el famoso indio gafo que acompañaba al Llanero Solitario, cuyo nombre en inglés era Tonto y en castellano se cambió por Toro; cuán lejos de la imagen de fortaleza y gallardía del consorte de la vaca la torpe figura del acompañante plumífero del enmascarado. Ejemplo distinto e igual de contundente, es la imagen que han contribuido a difundir desde los canales académicos y desde la plaza pública, los intelectuales murciélagos (orgánico e inorgánicos gramscianamente hablando) de este país, con respecto al término folklore.

 

Cualquier persona de estado mental despierto y con un mínimo de barniz de información general puede estar enterada de que, el término folklore fue inventado por el inglés William Thoms en 1846 y que significa saber del pueblo. De allí se extendió una disciplina científica que privilegió como objeto de estudio, la  cultura tradicional de los pueblos. Para la década de los ’40 de este siglo XX, intelectuales venezolanos de la talla de Juan Liscano y de Miguel Acosta Saignes, la definieron como la Cultura Popular Tradicional de las Comunidades Criollas de Venezuela. Hasta aquí todo normal, pero ahora viene la siguiente pregunta: ¿porqué cuando en algún sitio de la sociedad alguien asume una posición necia, ridícula o simplemente que se ha pasado de tragos y comienza a fastidiar a los demás, se le agrede diciéndole: tu si estás folklórico hoy? ¿Por cuáles mecanismos se ha logrado conformar en el lenguaje diario una analogía presumiblemente perfecta y natural, entre necedad y ridiculez con la cultura tradicional del pueblo venezolano? Porque existe igual afinidad natural entre folklore y ridiculez, que entre polinomios y necedad o entre modo de producción y balurdez. Con este ejemplo queremos llamar la atención, en cómo la ideología dominante se expande contando con la acriticidad de los intelectuales murciélagos, quienes no vacilan en repetir las ideas-claves de los dominadores, de presentar la cultura del pueblo como una no-cultura, o baja-cultura o incultura.

 

2.3.3.-16 millones de seres invisibles

La no-historicidad del pueblo y su imagen reducida y tergiversada, no sería posible sostener por mucho tiempo si no se contará con la complicidad del saber académico, que tiene como función volver invisible a las mayorías populares. Para realizar tal acción decidió (sobre todo a partir de la década de los ’60), decretar que el pueblo no existe y como tal no puede ser objeto de estudio. Por el espacio de este ensayo no podemos abundar en los motivos y en la variedad de intelectuales murciélagos que participaron (su tipología derechista o izquierdista, su yankismo o parisismo, en fin su iluminismo particular), por lo que nos contentaremos con señalar algunas muestras.

 

En el nivel de Educación Primaria (hoy incluida en Básica), encontramos que hasta 1980 de 1362 objetivos de los grados 1º, 2º y 3º, sólo 13 (¡trece!), el 0,95%, se relacionaban con la cultura del pueblo y que en el último cambio habido en 1986 se aumentaron a 14 (¡catorce!). Es “evidente” para los planificadores de la educación del país que:

1)el pueblo no tiene cultura,

2)la poca que tiene es simple y repetitiva

y 3)por lo tanto no hay nada “digno” de la misma que enseñar en las escuelas.

 

Al igual que los planificadores de la educación oficial (léase derecha, según el lenguaje particular de los murciélagos parisinos), las Universidades Autónomas (¿de quién?), piensan igual, por tal razón no existe ningún postgrado sobre Culturas Populares Venezolanas o Latinoamericanas (¿y la integración regional?), tampoco una mención en pregrado, ni siquiera una materia obligatoria en ninguna de las 42 Escuelas de nuestra Magna Casa de Estudios (¿se vence así a las sombras?), sólo acciones heroicas de materias optativas en Comunicación Social, Antropología, Historia, Educación y Arte.

 

Otra manera que tienen los intelectuales murciélagos (raza parisina izquierdosa, apartidista) de volver invisible al pueblo es decir, con la mejor buena intención del mundo y con el corazón en la mano (para insistir en lo cursi), es que antes la cultura del people era bien buena pero lamentablemente ha fallecido. Veamos una cita del Profesor Oswaldo Capriles, ex-Director del ININCO (UCV-FAHE):

“(…) después de todo no hay otra cosa que circulación mercantil en las sociedades de este tiempo -fuera de los bolsones cada vez más aislados de relaciones arcaicas, correspondientes a modos de producción precapitalistas, al intercambio simbólico del don y la fiesta, a la edad de oro  dialogal que se escapa moribunda de la maquinaria industrial- circulación mercantil de signos, enunciados, cultura con mayúsculas o con minúsculas, prestigio y, en última instancia, del acto creativo mismo.”(Capriles, 1988: 21).

 

Esta negación de la existencia y vitalidad de las culturas populares actuales, no están basadas en investigaciones del autor sobre la realidad venezolana (porque si no sus conclusiones serían distintas), sino en su propio ensimismamiento y pedantería intelectual que le hace capaz de negar lo que no conoce, sin molestarse siquiera en utilizar el instrumental académico de que dispone para investigar la realidad; como se trata del pueblo el da por sobreentendido su inexistencia.

 

Otros intelectuales murciélagos (raza reaganiana), adoptan actitudes risibles. En 1988 se llevó a cabo en la Facultad de Arquitectura de la UCV un curso titulado: La Polémica de la Posmodernidad. Uno de los conferencistas es un famoso Politólogo venezolano, el Profesor Aníbal Romero, quien para acercarnos a lo que considera el espíritu posmoderno se valió de un autor europeo quien escribió acerca de la famosa fiesta de los locos en la Edad Media, su contenido de subversión de lo cotidiano y de traslocación del sentido. El expositor se encontraba maravillado de que tal creatividad hubiese podido existir en el continente europeo (¡qué lástima haber nacido en Venezuela!). Quedó un poco sorprendido cuando se le informó que todos los años el 28 de diciembre más de ¡60 comunidades venezolanas! celebran los Santos Inocentes (con la misma connotación señalada por su autor europeo). ¡Si estos intelectuales pudieran salir de día, cuántas sorpresas se llevarían!

 

Los intelectuales murciélagos (raza europeizada izquierdosa economicista, partidista) pueden causar también retrocesos, o “acomodar imperfecciones anteriores”, vaya el ejemplo. En 1983 el MAS (el Partido Político más grande de la izquierda venezolana), dedicó un lugar importante a la discusión de los problemas de la cultura popular e introdujo proposiciones en su Programa de Gobierno. En 1988 publicó: “Manifiesto Programático del MAS y Teodoro Petkoff” (24 pp) y “Programa de Gobierno del MAS y Teodoro Petkoff” (107 pp), en los cuales se les dedicó NINGUNA PAGINA, NINGUNA LINEA, a las culturas que realizan 16 millones de venezolanos. Ni Mandrake tiene capacidad para volver invisibles a tantas personas. El delirium tremens del economicismo, unido al iluminismo elitesco de minorías ilustradas y predestinadas (¡Lenin sigue vivo!), vertidos en una licuadora, producen el delicioso líquido llamado: “Sólo nosotros sabemos”.

 

El papel de los intelectuales murciélagos (y su vocación), es el de reducir al pueblo a una masa informe de seres cuyas únicas funciones vitales son las fisiológicas y que por lo tanto, necesita ser conducido por una élite política y pensadora (de buen corazón), porque en fin de cuentas la aristocracia está justificada históricamente.

2.4.-La Conculturación en las Comunidades Residenciales

Al hablar de las modalidades de la transculturación en el campo cultural residencial, hay que señalar las grandes diferencias que separan a estos procesos, de los ocurridos en el campo cultural industrial-masivo y en el campo cultural académico. Mientras en el industrial-masivo hablamos de  sociedades en contacto audiovisual, en el académico nos referimos a  grupos especializados de ambas sociedades en contacto y en el residencial a  sociedades en contacto, en el sentido tradicionalmente utilizado en la Antropología, como contacto cara a cara. Estos contactos se van a efectuar según dos modalidades: las migraciones y el turismo.

 

2.4.1.-Las Migraciones

La característica principal de las migraciones según el punto de vista de la transculturación, es su carácter permanente, el deseo manifiesto de llegar a otra tierra para asentarse y vivir en ella, lo que presupone que tanto los miembros de la sociedad dadora como los miembros de la sociedad receptora, van a convivir por largos períodos de tiempo. Los contingentes de migrantes que han venido a Venezuela a partir de la segunda mitad del siglo XX, lo han hecho voluntariamente y con grandes expectativas de mejorar su nivel y calidad de vida, lo cual condujo a la formación de un actitud de receptividad hacia la sociedad receptora. Por supuesto no hablamos de que el migrante abandonara su cultura apenas llegara al país, cuestión por demás imposible, sino que estaba en su interés el adaptarse a una nueva convivencia.

 

A esta expectativa favorable para la adaptación, se le une la particularidad de haber llegado al país en números relativamente reducidos si los comparamos con el total de la población nacional, lo cual impedía que la sociedad receptora pudiese percibirlos como una invasión, una avalancha humana. Excepciones a esta singularidad pudiese ser el caso de los colombianos asentados en el Estado Táchira (fronterizo con Colombia).

 

Por parte del pueblo venezolano existían condiciones favorables para recibir a los migrantes: una situación económica próspera (aunque ficticia por ser resultado del boom de los precios del petróleo) y una tradición histórica de ser tolerantes y no practicar persecuciones religiosas ni discriminaciones raciales. Con la devaluación del Bolívar en 1983 la economía se resintió y el venezolano vivió una drástica disminución de sus ingresos y un aumento geométrico de la pobreza, con lo que las migraciones latinoamericanas (ecuatorianos, colombianos y dominicanos), han comenzado a ser vistas como mano de obra competitiva y por lo consiguiente, rechazada.

 

Pero analicemos lo que ha pasado culturalmente -las modalidades que ha adoptado la transculturación- a través de algunos ejemplos. El antropólogo francés Roger Bastide plantea la existencia de un conjunto de regularidades, a manera de constantes, que ocurren en los procesos de transculturación, tales como:

“1.-¿Cuánto más extraña  sea la forma de un rasgo cultural -y más distante, en consecuencia, de las formas de los rasgos culturales propios de la civilización receptora- más dificultosa será su aceptación, ya que ese rasgo cultural no podrá ser reinterpretado en los términos de la cultura receptora…

2.-Las formas son más transferibles que las funciones.

3.-Un rasgo cultural cualquiera que sea su forma y su función, se verá tanto mejor recibido e integrado cuanto más acabadamente alcance un valor semántico en armonía con la esfera de significados de la cultura receptora, es decir, cuan mejor pueda ser reinterpretado”. (ver Bibliografía)

 

Ejemplos en los cuales la regularidad nº 1 se cumple pero en contrario, es el relacionado con los dominicanos; el merengue y con los colombianos; el porro, el vallenato y la cumbia. En Venezuela ha habido una aceptación de esas manifestaciones musicales debido a que resulta familiar a nuestra historia cultural y a los troncos macroétnicos comunes a la República Dominicana, a Colombia y a nuestra nación.

 

Otros ejemplos los ubicamos en el ámbito religioso, se trata del culto a la Virgen de Fátima traído por los portugueses a Venezuela, el de San Cosme y Damián de los italianos, o los de diversos Santos y Vírgenes de los árabes maronitas y de los españoles canarios.

 

Observamos que estos cultos se han extendido a numerosas poblaciones urbanas y rurales del país  como Las Minas de Baruta (Area Metropolitana de Caracas), en donde se celebra la festividad de la Virgen de Fátima conjuntamente con la Virgen del Rosario Patrona de la comunidad.

 

O Chuao con la procesión de San Cosme y San Damián.

 

O Chacao con las Fiestas Patronales y la Semana Santa y la participación en Cofradías y Sociedades Religiosas de los canarios y de los árabes maronitas (investigación inédita de la Antropólogo Pilar González).

 

O la Parroquia de La Candelaria, en donde se celebran en febrero la festividad de la Virgen de La Candelaria organizadas por los canarios y sus descendientes venezolanos.

 

Con los ejemplos anteriores se evidencia una actuación “en compañía, conjuntamente”: de una comunidad étnica euro-americana (luso-venezolana, ítalo-venezolana, español-venezolana) y de una comunidad criolla, o de una comunidad asiático-americana (árabes maronitas-venezolanos) con una comunidad criolla.

 

Todos los ejemplos pertenecen al Area Metropolitana de Caracas, supuestamente el sitio más penetrado por la invasión cultural de los medios masivos de información. En el caso de los portugueses, españoles, italianos y árabes maronitas, se cumple la regularidad nº 3 planteada por Bastide; “un rasgo cultural…se ve tanto mejor recibido e integrado cuanto más acabadamente alcance un valor semántico en armonía con la esfera de significados de la cultura receptora”. La esfera de significados vinculada a la Iglesia Católica y al culto a la Virgen y a los Santos es común a la sociedad migrante y a la sociedad receptora.

 

En resumen, la transculturación que se ha producido en las comunidades residenciales por el contacto con migrantes, ha adoptado la modalidad de la  conculturación.

2.4.2.-El Turismo

La principal diferencia entre los procesos de transculturación que transcurren en las comunidades residenciales, en su expresión de migraciones y en el turismo, es que la primera participa de la idea de que los individuos vienen a establecerse por largos lapsos en el país receptor, mientras que los turistas están de paso, durarán un corto lapso visitando la región. Esta visión de transitoriedad influye en que el contacto cultural no sea profundo, sino se limite a que el turista conozca los rasgos más generales (o “exóticos”), de la cultura receptora, ignorando densos sectores de la misma, pudiendo ejecutar acciones que contravengan los valores y la identidad de la sociedad visitada.

 

En el caso de Venezuela que no cuenta con una política turística adecuada (infraestructura, formación de personal, concientización ciudadana) y que por la devaluación del bolívar atrae a turistas por los bajos precios de las mercaderías y del costo de la vida, se hace difícil resaltar las características culturales del país, corriendo el riesgo de convertir la actividad turística en sólo una actividad económica mercantil que persigue el afán de lucro y no el mejoramiento de la calidad de la vida del venezolano y por lo tanto, no se interesa en la preservación de su modo de vida, tal como es posible ejemplificarlo en lo acaecido en Margarita con lo del Puerto Libre. Un turismo entendido y practicado de esa manera sólo puede conducir a la aculturación.

 

A manera de Epílogo

Un país que agrede a su ser geográfico; se aleja de su ser étnico y de su vocación cultural; que destruye sus posibilidades autónomas de elaboración y circulación de signos; que es agredido económicamente desde siempre; con una estructura tensa entre el cansancio y la novedad; agobiado por la agresión simbólica trasnacional y por la proliferación de intelectuales murciélagos, es un país que no puede Ser. Venezuela: una nación que aún no ES.

 

Bibliografía

Bastide Roger (1972).-Antropología Aplicada. Argentina. Amorrortu Editores. pp. 46-47.

 

Capriles Oswaldo (1988).-“Víbora en rosicler, áspid en lirio”. Analys-Art, Fundación Instituto Internacional de Estudios Avanzados (IDEA) (Venezuela) 4: 19-37, agosto.

 

León Rojas José M. (1986).-Realidad Educativa de la Cultura Popular Tradicional (étnica y folklórica) en la Educación Básica de Venezuela sector urbano. Caracas. Universidad Simón Rodríguez. Trabajo de Grado. Tutor: Prof. Enrique Alí González Ordosgoitti

 

Diccionario Hispánico Universal. Enciclopedia Ilustrada en Lengua Española. México. W.M. Jackson, Inc, Editores 1969.

 

MAS (1988).-Manifiesto Programático del MAS (Movimiento al Socialismo) y Teodoro Petkoff. Caracas, mimeo, pp 24.

 

MAS (1988).-Programa de Gobierno del MAS (Movimiento al Socialismo) y Teodoro Petkoff. Caracas, mimeo, pp 107.

 

Mattelart A., Xavier Delgoyrt y Michelle Mattelart (1984).-¿La cultura contra la democracia? Lo audiovisual en la época transnacional. España. Editorial Mitre. 1984, citado por Tulio Hernández en: Las Nuevas Encrucijadas Culturales. Caracas. Editorial Nueva Sociedad. 1987.

 

Morales Padrón Francisco (1975).-Manual de Historia Universal, tomo VI, Historia de América. España. Espasa-Calpe, SA, pp.1004.

 

Morón Guillermo (1971).-Historia de Venezuela, tomo 1. Caracas. Italgráfica Impresores Editores. pp. 468.

 

 

 

[i] .-Doctor en Ciencias Sociales, Sociólogo, Folklorólogo, Filósofo, Teólogo, Locutor, Profesor Titular de la UCV, de la Facultad de Teología de la UCAB y del Instituto de Teología para Religiosos-ITER.

-Co-Creador y Coordinador General -desde 1991- de la ONG Centro de Investigaciones Socioculturales de Venezuela-CISCUVE.

-Co-Creador y Coordinador -desde 1998- del Sistema de Líneas de Investigación Universitaria (SiLIU) sobre Sociología, Cultura, Historia, Etnia, Religión y Territorio en América Latina La Grande.

-Co-Creador y Coordinador -desde 2011- de la Página Web de CISCUVE: www.ciscuve.org

-Para contactarnos: ciscuve@gmail.com@ciscuveciscuve-Facebook; @enagor;  enagor2@gmail.com; Skype: enrique.gonzalez35

-Si desea conocer otros Artículos, Audios y Videos de Enrique Alí González Ordosgoitti, entre en la siguiente URL: http://ciscuve.org/?cat=4203

 

[ii] .-Ponencia presentada en las Jornadas de Investigación de la Escuela de Filosofía de la UCV, Caracas, febrero 1990.

-Publicado en la Revista Apuntes Filosóficos de la Escuela de Filosofía de la UCV (Venezuela) 1: 41-66, 1992

-En un libro de mi autoría (1991) Diez Ensayos de Cultura Venezolana, Caracas, Fondo Editorial Tropykos, Asociación de Profesores de la UCV, páginas: 99-121 http://ciscuve.org/?p=4688

-Y en la Revista Familia Cristiana Digital, Noviembre 2015

 

[iii] .-Yo fui el encargado del Diseño de la Unidad Curricular de Folklore (UCF), perteneciente al Área de Pensamiento, Acción Social e Identidad Nacional (PASIN), dirigida por la Profesora Doctora Maruja Taborda de Briceño (q.e.p.d.). Esta Área pertenecía desde el inicio al Diseño e Implantación de la Educación Básica en Venezuela, durante los años 1980-1983, bajo el Gobierno de Luis Herrera Campins. En el Área de PASIN se agrupaban las materias de la Nacionalidad: Historia de Venezuela, Geografía de Venezuela, Folklore y Familia. Puedo dar fe de la gran coherencia en el Diseño Curricular de las tres primeras (UCHV, UCGV y UCF).

 

 

 

    

  

 

Share Button
Siguiente »