Categoria: Política Teoría

Maquiavelo: la zorra y el león

F-03178-Metras-Enrique-Ali-González-Ordosgoitti-19-04-2015

Maquiavelo le aconseja al príncipe no verse obligado a cumplir su palabra, cuando la misma vaya en contra del mantenimiento de su poder:

“Cuando un príncipe dotado de prudencia ve que su fidelidad en las promesas se convierte en perjuicio suyo y que las ocasiones que le determinaron a hacerlas no existen ya, no puede y aún no debe guardarlas, a no ser que él consienta en perderse.”

(Maquiavelo, 1970: 108), (Enrique Alí González Ordosgoitti (28.06.2016).-Maquiavelo: la zorra y el león, http://ciscuve.org/?p=14950)

La noción de justicia como desdicha en el Libro II de la República de Platón

Miami-Oct-2015-EAGO-29

Pero si el fin del hombre es ser justo (pensamos en el estoicismo), naturalmente será dado a la desdicha y se abrirán dos posibilidades, para discutir acerca de ser la injusticia parte de la naturaleza:

-si ciertamente es natural la injusticia, el hombre debe luchar contra esa naturaleza para hacer que prevalezca la justicia, aunque eso traiga consigo la desdicha

-y si ciertamente es natural la injusticia, entonces es natural la desdicha para quien busca la justicia, quien a su vez sólo la consigue desarrollando los controles sociales del fuerte por el débil, es decir construyendo lo social, de donde podría desprenderse que siendo lo social lo que recanaliza nuestros impulsos naturales (la propensión a la injusticia), y que son estos impulsos naturales los que nos conducen a la felicidad, es de lógico sostener que la vida social tiende a traer desdicha, especialmente para los más fuertes, ya que la justicia es una imposición de los débiles, (Enrique Alí González Ordosgoitti (28.06.2016).-La noción de justicia como desdicha en el Libro II de la República de Platón, http://ciscuve.org/?p=14943)

Maquiavelo y la necesidad de que el Príncipe sea considerado

F-03130-Gurrufio-Moraiba-Tibisay-Pozo-19-04-2015

Se ha dicho –por quienes saben de eso- que Maquiavelo es historicista y a la vez naturalista. De lo primero no hacen reparos pues es evidente que Maquiavelo se sirvió de la historia europea –especialmente de la de Aragón y Castilla- para hilvanar sus reflexiones sobre el Príncipe, por lo que incluso podríamos quizás decir, que las mismas se inscriben en la senda de la filosofía de la historia.

De lo segundo su carácter naturalista, es una afirmación polémica para muchos pues se considera que el supuesto del cual parte Maquiavelo, de que la naturaleza humana es igual y única en el tiempo y que por tal razón pudiera estar justificado el de dividirlas –desde el punto de vista del ejercicio del poder- en aquellos individuos que tienen don de mando (los Príncipes o Jefes de la ciudad) y aquellos que aspiran sólo al orden y a la seguridad (los “naturalmente súbditos”), es una premisa que no ha sido demostrada y que carece de sustentación (Enrique Alí González Ordosgoitti (28.06.2016).-Maquiavelo y la necesidad de que el Príncipe sea considerado, http://ciscuve.org/?p=14936)

Ejercicios sobre Venezuela desde las teorías del Contrato Social y de la Voluntad General

F-03180-Zarandas-Moraiba-Tibisay-Pozo-19-04-2015

Raphael (1989) nos dice que la Autoridad del Estado se sostiene en dos derechos:

-el Derecho de Acción

-y el Derecho de Recepción.

Por medio del primero, el Estado tiene el derecho de dictar órdenes y por el segundo el Estado tiene el derecho a que sus órdenes sean obedecidas, es decir el ciudadano tiene el deber de obedecerlas y es en este punto cuando se formula la pregunta: ¿por qué el ciudadano está obligado a obedecer la Autoridad del Estado?

Intentaremos responder esa pregunta en la Venezuela actual, utilizando de hilo conductor los conceptos de Contrato Social y de Voluntad General (Enrique Alí González Ordosgoitti (24.06.2016).-Ejercicios sobre Venezuela desde las teorías del Contrato Social y de la Voluntad General, http://ciscuve.org/?p=14914)

El Estado como expresión de la Mega-Estructura Formal del Campo Político: algunas caracterizaciones

F-03170-Metras-Enrique-Ali-González-Ordosgoitti-19-04-2015

Nosotros hemos querido presentar un análisis teórico descriptivo del Estado, enfatizando en cómo es la inserción del mismo en el conjunto de la sociedad, pensando que de esta manera, ayudamos a ampliar las bases de comprensión sobre lo que es el Estado, al menos desde el punto de vista de cierta tradición marxista-gramsciana.

Las notas siguientes fueron tomadas del Capítulo 6 de mi Tesis Doctoral, dedicado a presentar mi proposición teórica acerca de la realidad social, la cual organicé en 171 Tesis o Proposiciones sustantivas concatenadas, de éstas hemos escogido las numeradas desde el 58 hasta el 67, que son las dedicadas a la temática que presentamos. (Enrique Alí González Ordosgoitti (23.06.2016).-El Estado como expresión de la Mega-Estructura Formal del Campo Político: algunas caracterizaciones, http://ciscuve.org/?p=14893)

El Estado como expresión de la Mega-Estructura Formal del Campo Político: algunas caracterizaciones

Share Button

 

 

Enrique Alí González Ordosgoitti[i]

Itinerario de este Artículo[ii]

-Si desea Descargar este Artículo en pdf:

Estado-mega-estructura-Enrique-Ali-Gonzalez-Ordosgoitti

-Si desea conocer otros Artículos, Álbumes de Fotos Etnográficas,  Audios y Videos de Enrique Alí González Ordosgoitti: http://ciscuve.org/?cat=4203

 

-Si desea conocer otros Artículos, Álbumes, Audios y Videos de Sociedad: http://ciscuve.org/?cat=1881

 

-Si desea conocer otros Artículos, Álbumes, Audios y Videos de Sociología-Teoría: http://ciscuve.org/?cat=6241

 

-Si desea conocer otros Artículos, Álbumes, Audios y Videos de Teoría: http://ciscuve.org/?cat=56

 

Resumen

Nosotros hemos querido presentar un análisis teórico descriptivo del Estado, enfatizando en cómo es la inserción del mismo en el conjunto de la sociedad, pensando que de esta manera, ayudamos a ampliar las bases de comprensión sobre lo que es el Estado, al menos desde el punto de vista de cierta tradición marxista-gramsciana.

Las notas siguientes fueron tomadas del Capítulo 6 de mi Tesis Doctoral, dedicado a presentar mi proposición teórica acerca de la realidad social, la cual organicé en 171 Tesis o Proposiciones sustantivas concatenadas, de éstas hemos escogido las numeradas desde el 58 hasta el 67, que son las dedicadas a la temática que presentamos.

Palabras Clave: Estado, Sociedad Política, Campo Político, Bloque Histórico, Bloque Social Dominante, Bloque Social Dominante

 

 

 

 

Índice

Resumen

Palabras Clave

Introducción

1.-Mega-Estructuras Formales: El Campo Político

2.-Los Sujetos: Bloque Social Popular

3.-Los Sujetos: Bloque Social No-Popular

4.-Los Sujetos y el Bloque Histórico

5.-La Hegemonía por Consenso: Campo Cultural de los Sectores Dominantes

6.-La Hegemonía por Consenso: Campo Cultural Dominante

7.-La Hegemonía por Consenso: Campo Cultural de los Sectores Dominados

8.-El Lugar: la Institución

9.-La Región: Tipos de Sociedades

10.-La Región: Sociedad Política

10.1.-Dos tendencias en la definición del Estado. 1.-Máxima racionalidad de las relaciones sociales

10.2.-Dos tendencias en la definición del Estado. 2.-Máxima irracionalidad de las relaciones sociales

Bibliografía

Notas

 

F-03182-Metras-Moraiba-Tibisay-Pozo-19-04-2015

Introducción

Nosotros hemos querido presentar un análisis teórico descriptivo del Estado, enfatizando en cómo es la inserción del mismo en el conjunto de la sociedad, pensando que de esta manera, ayudamos a ampliar las bases de comprensión sobre lo que es el Estado, al menos desde el punto de vista de cierta tradición marxista-gramsciana.

 

Las notas siguientes fueron tomadas del Capítulo 6[iii] de mi Tesis Doctoral[iv], dedicado a presentar mi proposición teórica acerca de la realidad social, la cual organicé en 171 Tesis o Proposiciones sustantivas concatenadas, de éstas hemos escogido las numeradas desde el 58 hasta el 67, que son las dedicadas a la temática que presentamos.

 

La categoría que me permitió organizar mi visión de la realidad fue la categoría Espacio la cual, al llegar a la realidad social se convierte en Espacio Residencial Existencial, concepto deudor del concepto residir Heideggeriano, que da cuenta del estar-siendo, que constituyó uno de los principales aportes del existencialismo, al dar énfasis al Estar y no al Ser, en sus proposiciones filosóficas.

 

Asunto que en otras de las 171 Tesis, nos permitió tender puente con el Ahora de la Teoría de la Relatividad y así afinar el concepto de Campo planteado por Bourdieu para lo social, revisándolo en su sentido original propuesto desde la Física, entendiendo el Campo: como un Ahora Estructurante-Dándose de lo Social, que por supuesto participa de una relación dialéctica con lo Estructurado-Dado. Desde esta perspectiva teórica es que asumimos el concepto de Campo de lo Político.

 

F-03179-Metras-Enrique-Ali-González-Ordosgoitti-19-04-2015

1.-Mega-Estructuras Formales: El Campo Político

El Espacio Residencial Político de la Mega-Estructura Política, se nos mostrará en su Estructura Abstracta con el Lugar, representado por las Instituciones Políticas, la Región expresada en los distintos Tipos de Sociedad y los Caminos expresados en las diversas maneras como se comunican influencias entre las Instituciones y los Tipos de Sociedad a través del Ciclo de Realización Política.

 

Ese Espacio Residencial Político será convertido en Mega-Campo Político a partir de la Acción Social ejercida por los diversos Sujetos Sociopolíticos, los cuales tenderán a la agrupación a partir de las diversas posiciones surgidas de la posibilidad de Decidir, Mandar y Poder.

 

Para el caso de las Sociedades Estado-Nación contemporáneas, estos Sujetos serán el Bloque Social Dominante o Bloque No-Popular y el Bloque Social Dominado o Bloque Popular. Ambos Bloques se articulan de manera concreta dando origen a un Bloque Histórico.

 

Al ser analizada la Mega-Estructura Política como Campo Político, debe privilegiarse el movimiento, lo que correspondería, dentro del Espacio Residencial Político al momento del Viaje, a la comunicación entre lugares y regiones.

 

Siendo lo político: “(…) las cuestiones planteadas por la organización de los seres humanos en sociedades, y en particular las cuestiones suscitadas por el mando -y las causas, razones y legitimidad del mando- de unos hombres sobre otros para realizar ciertos fines comunes” (Ferrater Mora, 1994: 2.833), circunscribiéndose estos fines comunes a la búsqueda del poder, entendido en la acepción de Weber -citado por Villanueva- como “(…) toda posibilidad de hacer triunfar la propia voluntad en el seno de una relación social, incluso a pesar de las resistencias” (Villanueva, 1989: 467).

 

Es posible afirmar que lo que viaja, son las Posibilidades de Decisión, Mando y Poder de la Sociedad. ¿Y qué pasa durante el Viaje?, ocurre el Ciclo de Realización Política, contentivo de cuatro momentos: producción, distribución, intercambio y consumo.

 

Cada uno de estos momentos del viaje por el camino del Espacio Residencial Político, le asignará roles distintos tanto a los diversos Sujetos Sociopolíticos (Bloque Social Popular y Bloque Social No-Popular), como a las Instituciones (lugares), en el interior de cada Tipo de Sociedad (región).

 

2.-Los Sujetos: Bloque Social Popular

Los Sujetos Sociopolíticos que se desprenden de la Mega-Estructura Política son el Bloque Social Popular y el Bloque Social No-Popular, articulados a través de la hegemonía del segundo sobre el primero, lograda por la coerción o por el consenso, formando un Bloque Histórico.

 

El concepto de Bloque Social es de origen gramsciano, e intenta representar la complejidad de la conformación de los grupos sociales, desde el punto de vista político en las actuales sociedades estado-nación. Supera por supuesto la relación mecánica entre las clases surgidas de la estructura económica capitalista y su oposición política, y la sustituye por una agrupación más compleja que se articula a partir de la diferencialidad de intereses de sus integrantes.

 

Definiríamos como Bloque Social Dominado o Popular: aquellos grupos sociales caracterizados por tener una incidencia fundamental en la producción de la riqueza material y participar minoritariamente en la distribución, el intercambio y  el consumo de la misma; por asistir como dominados en la realización del poder político y por su carácter de marginados de los principales circuitos de producción, distribución, intercambio y consumo comunicacional y cultural de la sociedad.

 

Desde el punto de vista económico pueden ser

Clases Sociales (especialmente ligadas al trabajo directo; en menor medida aquellas vinculadas a la dirección del proceso de trabajo y muy escasamente a las poseedoras del capital y en estos casos, siempre al pequeño capitalista);

Estamentos (por ejemplo Maestros);

Castas

-y Capas (las situadas en la parte inferior de las distintas escalas).

 

Observadas desde lo cultural, se conforma por aquellos grupos en posición de subalternidad o excluidos por completo de las versiones oficiales de los saberes filosóficos, científicos, artísticos y religiosos (especialmente si la religión que practican no es la mayoritaria del país).

 

Desde las Mega-Estructuras Informales destacan los grupos subordinados

-por la Lengua (cuando no conocen el idioma oficial o lo manejan inadecuadamente según el gusto dominante);

-el Género (en las sociedades latinoamericanas la mujer y los grupos homosexuales masculinos y femeninos)

-y la Etnia (especialmente cuando son vistos como minorías y/o extranjeros).

 

Los sectores dominados expresan en su composición la heterogeneidad, tanto histórica como actual, de las sociedades latinoamericanas remontándose la primera, en algunos casos, a situaciones precolombinas.

 

 F-03174-Metras-Enrique-Ali-González-Ordosgoitti-19-04-2015.

3.-Los Sujetos: Bloque Social No-Popular

Definiríamos como Bloque Social Dominante o No-Popular: aquellos grupos sociales caracterizados por su escasa incidencia en la producción de la riqueza material y participar mayoritariamente en la distribución, el intercambio y  el consumo de la misma; por asistir como dominadores en la realización del poder político y por su carácter de dueños de los principales circuitos de producción, distribución, intercambio y consumo comunicacional y cultural de la sociedad.

 

Desde el punto de vista económico pueden ser

Clases Sociales (escasamente ligadas al trabajo directo; en mayor medida aquellas vinculadas a la dirección del proceso de trabajo y fundamentalmente a las poseedoras del grande y mediano capital);

Estamentos (por ejemplo altos dignatarios eclesiásticos y oficiales militares de alta graduación);

Castas

-y Capas (las situadas en la parte superior de las distintas escalas).

 

Observadas desde lo cultural se conforma por aquellos grupos en posición de control absoluto del mando y del poder de decidir acerca de cuales deben ser las versiones oficiales de los saberes filosóficos, científicos, artísticos y religiosos (especialmente si la religión que practican es la mayoritaria del país).

 

Desde las Mega-Estructuras Informales destacan los grupos dominantes por -la Lengua (cuando conocen el idioma oficial e imponen el gusto dominante);

-el Género (en las sociedades latinoamericanas el hombre)

-y la Etnia (especialmente cuando son vistos como “forjadores” de la nacionalidad).

 

Los sectores dominantes expresan en su composición la heterogeneidad, tanto histórica como actual, de las sociedades latinoamericanas.

 

4.-Los Sujetos y el Bloque Histórico

Los Sujetos Sociopolíticos conforman un sistema de centros de dos estructuras, las cuales se comportan como campos interrelacionados, impidiendo que uno sólo de ellos pueda presentarse como el que condensa la diferenciación social, a partir de lo político, en las sociedades contemporáneas.

 

Afirmamos la existencia del Campo del Bloque Social Popular y el Campo del Bloque Social No-Popular, los cuales se articulan formando un Bloque Histórico.

 

Este Bloque Histórico es equivalente al Campo Societal visto desde la perspectiva de lo político.

 

En Gramsci, este Bloque Histórico contendrá dos dicotomías:

-Mega Estructura Económica/Mega Estructura Política

-y Sociedad Civil/Estado:

“(…) partiendo del concepto verdaderamente central en el pensamiento gramsciano, el concepto de “bloque histórico” con el que Gramsci pretende designar una situación histórica global que comprende tanto el elemento estructural como el sobreestructural, la primera dicotomía sirve para definir y delimitar un determinado bloque histórico; la segunda sirve para distinguir un bloque histórico progresivo de otro regresivo…El síntoma más característico de la crisis, es decir, de la disolución de un bloque histórico, reside en el hecho de que no logra atraerse a los intelectuales, que son los protagonistas de la sociedad civil: los intelectuales tradicionales hacen sermones morales; los nuevos construyen utopías. Unos y otros giran en el vacío”. (Bobbio, 1977: 46-47).

 

El Bloque Histórico se articula en la medida en que consigue crear la Hegemonía del Bloque Dominante sobre el Bloque Dominado. Esta Hegemonía puede lograrse sólo a través de dos posibilidades:

-por coerción

-o por consenso.

La primera se refiere al uso de la fuerza, mientras la otra nos remite a la capacidad de producir ideología -en sentido estricto- consensual, lo cual nos ubica en el ámbito de la producción de representaciones simbólicas, el campo cultural.

 

Para la búsqueda y construcción del consenso los Sujetos Sociopolíticos se organizan a través de tres Campos Culturales:

-Campo Cultural de los Sectores Dominantes,

-Campo Cultural Dominante

-y Campo Cultural de los Sectores Dominados.

 

F-03170-Metras-Enrique-Ali-González-Ordosgoitti-19-04-2015-1.

5.-La Hegemonía por Consenso: Campo Cultural de los Sectores Dominantes

El Campo Cultural de los Sectores Dominantes está conformado: por las diversas maneras como los sectores dominantes de un país se representan a sí mismos y a su grupo social las condiciones objetivas y subjetivas de su existencia.

 

La producción, distribución, intercambio y consumo de esta cultura se circunscribe fundamentalmente al propio ámbito de los sectores sociales dominantes, al menos esa es su intención y utiliza en su expresión, todos los medios socio-culturales a su alcance: todas las Instituciones y los Saberes de lo académico, lo industrial-masivo y lo residencial, con la considerable ventaja de tener el control de las decisiones sobre los mismos.

 

6.-La Hegemonía por Consenso: Campo Cultural Dominante

El Campo de la Cultura Dominante está conformado por las diversas maneras como los sectores dominantes de un país le representan a los grupos dominados las condiciones objetivas y subjetivas de la existencia.  Esta representación se constituye en un constructo ideológico (en el sentido de falsa conciencia), cuya finalidad es enmascarar la realidad, borrando las aristas que sirvan de pistas para desentrañar las contradicciones estructurales de explotación, dominación y agresión simbólica de las minorías sobre las mayorías.

 

Como constructo ideológico formula una imagen falseada expresada en forma de tipo ideal, la cual se transforma en la versión Oficial de lo que fue, es y será la sociedad.

 

La elasticidad en la utilización de las cargas temporales, surte de recursos del imaginario colectivo a la Cultura Dominante y aumenta la posibilidad de su hechizo y camuflaje, pues al igual que convoca a la defensa de un pasado (real o tergiversado), lo mismo hace con relación a un futuro proyecto nacional.

 

Cuando las clases dominantes lo han sido durante largos períodos de tiempo, la historia puede convertirse en su legitimadora (me refiero expresamente a las clases dominantes existentes en América Latina desde la época colonial, o desde la independencia, o desde la inmediata post independencia).

 

En cambio cuando lo son de un tiempo relativamente reciente, el convocar el futuro se convierte en su gran coartada. Siendo posible su apelación al pasado, presente y futuro, cualquier ámbito del saber le puede ser útil.

 

En su producción, distribución, intercambio y consumo utiliza todos los medios socioculturales a su alcance, bien sean académicos o industrial-masivos, siéndole relativamente fácil pues como sectores dominantes, disponen del control mayoritario de las decisiones sobre los mismos y por vocación y definición, deben intentar una cobertura exhaustiva del tejido social.

 

F-03168-Metras-Enrique-Ali-González-Ordosgoitti-19-04-2015

7.-La Hegemonía por Consenso: Campo Cultural de los Sectores Dominados

El Campo Cultural de los Sectores Dominados está conformado: por las diversas maneras como los sectores dominados de un país se representan a sí mismos y a su grupo social las condiciones objetivas y subjetivas de su existencia.

 

La producción, distribución, intercambio y consumo de esta cultura se circunscribe fundamentalmente al propio ámbito de los sectores sociales dominados, al menos como posibilidad inmediata y utiliza, o trata de utilizar los medios socio-culturales a su alcance: lo académico, lo industrial-masivo y lo residencial, con la considerable desventaja de no tener el control de la mayoría de decisiones sobre los mismos.

 

8.-El Lugar: la Institución

El Espacio Residencial Político va a tener como Lugar la Institución Política. La misma se atiene al concepto universal de Institución pero desde el punto de vista de la realización sociopolítica.

 

Las Instituciones Políticas pueden ser analizadas desde el punto de vista estrictamente político, o económico o cultural. Por ser de nuestro interés queremos enfatizar sobre éste último. De esta manera es posible destacar cuatro momentos de la realización sociocultural de una Institución Política:

-la Cultura Organizacional de la Institución responsable directa de la producción.

-La Imagen Institucional que como producto es distribuida en la sociedad.

-Esa Imagen es intercambiada con otros actores sociales con el fin de obtener Prestigio.

-El grado de Prestigio obtenido le transfiere su Valor de Cambio a la Mercancía Simbólica Institucional que será consumida al final del ciclo.

 

La Cultura Organizacional, la Imagen, el Prestigio y la Mercancía Simbólica son elementos extra políticos que cada vez se toman más en cuenta, por haberse demostrado la importancia de los mismos sobre el Valor de Uso y sobre el Valor de Cambio de la Mercancía que se coloca en el mercado político.

 

Problemas como el autoritarismo, el aristocratismo u oligarquía, el democratismo, el anarquismo, son analizados hoy en día bajo la presión de la idea de promover, los estilos democráticos de trabajo en las Instituciones Políticas.

 

La Imagen de una Institución Política dice tanto o más que el propio producto que se ofrece. El Prestigio de la Institución influye mucho en las posibilidades de desarrollo o mantenimiento del proyecto político, lo limita o lo potencia. La Oferta Política (el Programa), como principal condensación de la Mercancía Simbólica, actúa como fuente fundamental para la acumulación o no de Valor del producto.

 

Cada uno de esos momentos de la realización sociocultural de una Institución Política es un todo complejo dentro de estructuras definidas, las cuales se comportan como campos, razón por la cual podríamos aseverar la existencia del:

-Campo de la Cultura Organizacional de la Institución Política;

-Campo de la Imagen de la Institución Política;

-Campo del Prestigio de la Institución Política

-y Campo de la Mercancía Simbólica de la Institución Política.

 

F-03165-Metras-Enrique-Ali-González-Ordosgoitti-19-04-2015

9.-La Región: Tipos de Sociedades

El Espacio Residencial Político mostrará su agrupación por Regiones a través de la Sociedad Política, la Sociedad Civil y la Sociedad de la Vida Cotidiana. Cada uno de estos niveles, por su alto grado de estructuración, al desenvolverse en la realidad social actuará como un campo, por lo que podríamos hablar de:

-Campo de la Sociedad Política,

-Campo de la Sociedad Civil

-y Campo de la Vida Cotidiana.

 

10.-La Región: Sociedad Política

Las  tres Regiones del Campo Político mantienen estrechas relaciones entre sí aunque de manera distinta: la Sociedad Política y la Sociedad Civil tienen relaciones dialécticas, mientras éstas con la Sociedad de la Vida Cotidiana mantienen una relación de interpenetración.

 

Mientras las Sociedades Políticas y Civiles se convierten en estructuras formales que se confrontan, la Sociedad de la Vida Cotidiana siempre es informal por lo tanto no ofrece resistencia física a las Sociedades Política y Civil, sino que las interpenetra, las ocupa, se convierte en parte de su ambiente, pero con su propia lógica de funcionamiento. Para decirlo en términos de Maffesoli crea un ambiente suave y cálido, sensible para las relaciones sociales en el interior de las Sociedades formalizadas racionales.

 

Por estar sometidas a relaciones dialécticas las Sociedades Política y Civil, cualquier definición de alguna de ellas, necesariamente remite a la otra. Al menos así  fue en gran parte de la historia conceptual de las mismas.

 

10.1.-Dos tendencias en la definición del Estado. 1.-Máxima racionalidad de las relaciones sociales

En el pensamiento polìtico moderno observamos dos grandes tendencias en la definición del Estado, el de verlo como máximo representante de la racionalización del mundo o por el contrario, como la expresión de la irracionalidad de las relaciones sociales.

 

Sobre la primera tendencia, el científico social italiano, Norberto Bobbio nos dice:

“El pensamiento político moderno, de Hobbes a Hegel, se ha distinguido por la tendencia constante, incluso entre diversas soluciones, a considerar el Estado o sociedad política respecto del estado natural (o sociedad natural) como el momento supremo y definitivo de la vida común y colectiva del hombre, ser racional, como el resultado más perfecto, o menos imperfecto, del proceso de racionalización de los instintos, de las pasiones o de los intereses, para el cual el reino de la fuerza desbordada se transforma en el reino de la libertad regulada. El Estado se concibe como producto de la razón, o como sociedad racional, en el que sólo el hombre puede llevar una vida conforme a la razón, es decir, conforme a su naturaleza. En esta tendencia confluyen y se mezclan tanto las teorías realistas que describen el Estado como es (desde Maquiavelo hasta los teóricos de la razón de Estado) como las teorías iusnaturalistas (de Hobbes a Rosseau, a Kant) que proponen modelos ideales de Estado y delinean el Estado como debiera ser para realizar su propio fin. El proceso de racionalización del Estado (el Estado como sociedad racional), que es propio de las segundas, se encuentra y se confunde con el proceso de estatalización de la razón, que es propio de las primeras (la razón de Estado). En Hegel que representa la disolución y el cumplimiento de esta historia, los dos procesos se confunden, tanto que en la Filosofía del Derecho la racionalización del Estado celebra el propio triunfo y viene representada no ya como una propuesta de un modelo ideal sino como una comprensión del momento histórico real: la racionalidad del Estado no es sólo una exigencia sino  una realidad, no sólo un ideal sino un acontecimiento de la historia”. (Bobbio, 1977: 19-20).

 

Esta idealización del Estado viéndolo como el momento final de la racionalización, pudo realizarse mediante la puesta en práctica de un modelo dicotómico en el cual, el momento positivo era el concerniente al Estado mientras el momento negativo era el concerniente al No-Estado:

“La racionalización del Estado se produce mediante la utilización constante de un modelo dicotómico, en el cual se contrapone el Estado como momento positivo a la sociedad preestatal o antiestatal, degradada a momento negativo. De este modelo se pueden distinguir, si bien con cierto esquematismo, tres variantes principales: el Estado como negación radical y, por consiguiente, eliminación y derrocamiento del estado natural, es decir como renovación o restauratio ab imis  respecto de la fase del desarrollo humano anterior al Estado (modelo Hobbes-Rousseau). El Estado como conservación-regulación de la sociedad natural y, por lo tanto, ya no entendido como alternativa sino como reorganización o perfeccionamiento  respecto de la fase anterior (modelo Locke-Kant). El Estado conservación y superación de la sociedad prestatal (Hegel) en el sentido que es un momento nuevo  y no sólo un perfeccionamiento (a diferencia del modelo Locke-Kant), sin por otra parte constituir una negación absoluta y, por consiguiente, una alternativa (a diferencia del modelo Hobbes-Rousseau)”. (Bobbio, 1977: 20-21).

 

10.2.-Dos tendencias en la definición del Estado. 2.-Máxima irracionalidad de las relaciones sociales

Esta entronización del Estado como culminación de lo racional, comenzará a ser cuestionada por su visión contraria:

“Con Hegel, el proceso de racionalización alcanza el punto más alto de la parábola. En los mismos años, a través de los escritos de Saint Simon…había empezado la parábola descendente: la teoría, o al menos la creencia (el mito), de la inevitable desaparición del Estado. Esta teoría o creencia habíase convertido en un rasgo característico de las ideologías políticas dominantes en el siglo XIX. Marx y Engels habían hecho de él uno de los pilares de su sistema: el Estado ya no es la realidad de la idea ética, lo racional en sí y por sí, sino, según la famosa definición de El Capital: “violencia concentrada y organizada de la sociedad”. La antítesis de la tradición iusnaturalista, que culmina en Hegel, no podía ser más completa”. (Bobbio, 1977: 21-22).

 

Marx y Engels efectuarán una triple crítica del Estado, una por cada modelo anterior. En relación con la concepción del Estado como negación radical del estado natural, afirmarán que:

“En contraste con el primer modelo, el Estado ya no es concebido como eliminación, sino como conservación, prolongación y estabilización del estado natural: en el Estado, el reino de la fuerza no ha sido suprimido, más bien ha sido perpetuado, con la única diferencia que la guerra de todos contra todos ha sido sustituida por la guerra de una parte contra otra parte (la lucha de clases, de la cual el Estado es expresión y sentimiento)”. (Bobbio, 1977: 22).

 

Acerca del segundo modelo que planteaba que el Estado regulaba a la sociedad natural, contestarán que:

“En contraste con el segundo modelo, la sociedad de la que el Estado es supremo regulador no es una sociedad natural, conforme a la naturaleza eterna del hombre, sino una sociedad históricamente determinada, caracterizada por ciertas formas de producción y por ciertas relaciones sociales, y por tanto el Estado, como cometido de la clase dominante, antes que ser la expresión de una exigencia universal y racional, es, a la vez, la repetición y la potenciación de intereses particulares”. (Bobbio, 1977: 22).

 

Y sobre el tercer modelo, hegeliano, que postula que el Estado es la superación de la Sociedad Civil, Marx y Engels refutan que:

“En contraste con el tercer modelo, finalmente, el Estado no aparece como superación de la sociedad civil, sino como el simple reflejo de ésta: tal la sociedad civil, tal el Estado. El Estado contiene la sociedad civil, no para convertirla en otra cosa, sino para conservarla como es; la sociedad civil, históricamente determinada, no desaparece en el Estado, sino que reaparece en él, con todas sus determinaciones concretas”. (Bobbio, 1977: 22-23).

 

De las críticas a los tres modelos de Estado, Marx y Engels derivarán hacia una teoría propia:

“De esta triple antítesis se pueden obtener los tres elementos fundamentales de la doctrina de Marx y Engels sobre el Estado: 1.-el Estado como aparato coercitivo, o, como se ha dicho, “violencia concentrada y organizada de la sociedad”: es decir, una concepción instrumental del Estado, que es lo opuesto a la concepción finalista o ética; 2.-el Estado como instrumento de dominio de clase, para el cual “el poder político del Estado moderno no es más que una delegación, que administra los intereses comunes de toda la burguesía”, es decir, una concepción particularista del Estado, opuesta a la concepción universalista propia de todas las teorías del derecho natural, incluida la de Hegel; 3.-el Estado como momento secundario o subordinado respecto de la sociedad civil, ya que “el Estado no condiciona y regula la sociedad civil, sino que por el contrario, la sociedad civil condiciona y regula el Estado: o bien una concepción negativa del Estado, que es lo contrario de la concepción positiva propia del pensamiento racionalista”. (Bobbio, 1977: 23).

 

Con esta visión el Estado deja de ser el punto de llegada para convertirse -a través de su negación- en el  punto de partida para construir la sociedad utópica, el ideal alcanzable pasa a ser; el lograr el predominio en lo social de aquello que no es Estado:

“Como aparato coercitivo, particularista y subordinado, el Estado no es el momento último del movimiento histórico, no superable ulteriormente: el Estado es una institución transitoria. Así, la inversión de las relaciones sociedad civil-sociedad política significa una revolución en la concepción del curso histórico: el progreso ya no se entiende como el movimiento de la sociedad al Estado, sino inversamente, del Estado a la sociedad. El proceso de pensamiento, iniciado con la concepción del Estado que suprime el estado natural, termina cuando se insinúa y toma fuerza la teoría según la cual el Estado debe ser, a su vez, suprimido”. (Bobbio, 1977: 23-24).

 

Hoy en día, de regreso de las utopías sociales del siglo XIX, pareciera estar claro tanto la pervivencia del Estado como las críticas al mismo, pero intentando desarrollar proposiciones que sin presumir su desaparición total, buscan la limitación de sus atribuciones y la profundización de la democracia a través de la asunción por parte de la Sociedad Civil, de muchas de las antiguas atribuciones del aparato estatal. Se quiere elevar -y en algunos casos se ha logrado- elevar el protagonismo político de la Sociedad Civil.

 

—————————————————————–

Bibliografía

Bobbio Norberto (1977).-Gramsci y la concepción de la sociedad civil. Barcelona, España. Editorial Avance, Textos de Apoyo, n. 21, pp.88.

 

Ferrater Mora (1994).-Diccionario de Filosofía. Barcelona, España. Editorial Ariel, SA, 4 volúmenes, pp 3830.

 

-González Ordosgoitti Enrique Alí (1999)-Los Sistemas de FIESTAS en Venezuela. Hacia una Sociología del uso del tiempo extraordinario en las Sociedades Estado-Nación contemporáneas. Mimeo. Universidad Central de Venezuela (UCV), Facultad de Ciencias Económicas y Sociales (FACES), Doctorado en Ciencias Sociales, Tesis Doctoral, 3 Tomos. Tutor: Dr. Víctor Córdoba Cañas. Mención Honorífica y Recomendación de Publicación.

 

-Raphael D.D (1989).-Problemas de Filosofía Política. España. Alianza Universidad, Textos. pp 215

 

——————————————————-

Notas

[i] .-Enrique Alí González Ordosgoitti.

Doctor en Ciencias Sociales, Sociólogo, Folklorólogo, Filósofo, Teólogo, Locutor, Profesor Titular de la UCV, de la Facultad de Teología de la UCAB y del Instituto de Teología para Religiosos-ITER.

-Co-Creador y Coordinador General -desde 1991- de la ONG Centro de Investigaciones Socioculturales de Venezuela-CISCUVE.

-Co-Creador y Coordinador -desde 1998- del Sistema de Líneas de Investigación Universitaria (SiLIU) sobre Sociología, Cultura, Historia, Etnia, Religión y Territorio en América Latina La Grande.

-Co-Creador y Coordinador -desde 2011- de la Página Web de CISCUVE: www.ciscuve.org

-Para contactarnos: ciscuve@gmail.com@ciscuveciscuve-Facebook; @enagor;  enagor2@gmail.com; Skype: enrique.gonzalez35

-Si desea conocer otros Artículos, Álbumes de Fotos Etnográficas,  Audios y Videos de Enrique Alí González Ordosgoitti: http://ciscuve.org/?cat=4203

 

[ii] .-Itinerario de este Artículo

1.-Publicado en ITER Humanitas, Revista de Filosofía y Humanidades, ITER-Facultad de Teología de la UCAB (Venezuela) 6(12): 21-33, julio-diciembre de 2009

2.-Para esta edición le hemos agregado algunos párrafos aclaratorios con sus respectivas citas y varias correcciones de estilo. Publicado en www.ciscuve.org, el 23 de junio de 2016: http://ciscuve.org/?p=14893

 

[iii] .-Enrique Alí González Ordosgoitti (1999).-“Parte Segunda.-Aproximación Teórica a las Sociedades Actuales.

Capítulo 6.-Tesis sobre la Dimensión Cultural en las Sociedades Estado Nación Contemporáneas, especialmente en América. (Aportes para una Sociología Ubicua)”, en: Enrique Alí González Ordosgoitti.-Los Sistemas de FIESTAS en Venezuela. Hacia una Sociología del uso del tiempo extraordinario en las Sociedades Estado-Nación contemporáneas. Mimeo. Universidad Central de Venezuela (UCV), Facultad de Ciencias Económicas y Sociales (FACES), Doctorado en Ciencias Sociales, Tesis Doctoral, 3 Tomos. Tutor: Dr. Víctor Córdoba Cañas. Mención Honorífica y Recomendación de Publicación.

 

[iv] .-Enrique Alí González Ordosgoitti (1999)-Los Sistemas de FIESTAS en Venezuela. Hacia una Sociología del uso del tiempo extraordinario en las Sociedades Estado-Nación contemporáneas. Mimeo. Universidad Central de Venezuela (UCV), Facultad de Ciencias Económicas y Sociales (FACES), Doctorado en Ciencias Sociales, Tesis Doctoral, 3 Tomos. Tutor: Dr. Víctor Córdoba Cañas. Mención Honorífica y Recomendación de Publicación.

 

Share Button