Artículo etiquetado como Parroquia Caruao

El Gobierno y la Revolución son Inocentes

Enrique Alí González Ordosgoitti.-El Gobierno y la Revolución son Inocentes.

Habían ido llegando desde temprano a la cita; viejos, jóvenes, mujeres y hombres esta vez se notaba más el compromiso colectivo, la decisión de llegar hasta el final, estaban dispuestos. Las condiciones no hacían las cosas mas fáciles, no había la luz del hombre y la noche, entrando a saco, había llenado de sangre negra todo el ambiente. Salvo una luz biológica - frascos de vidrio repletos de luciérnagas exhibiendo su pellejo luminoso- su triunfo había sido total. Además, llovía desde la mañana y una segunda piel de fango se superponía a las ropas, a los colores originales y creaba una atmósfera de igualdad, era cierto la afirmación: "en polvo eres". Larga había sido la preparación y seguir la espera espoleaba a los más viejos, se les notaba molestos y no se esforzaban por ocultar su estado de ánimo. Desde el fondo presionaban, gritaban, exhibían sus armas, amenazaban con ir ellos solos al frente sin importar las consecuencias. Pero la cordura se impuso momentáneamente, ayudó a tal logro la figura dramática del Sr Lourdo Cardona, quien arrastrando pesadamente su coja humanidad llegó al final del rancho y sobre la frágil mesa arrojó el Plan y el Decreto inicial de la guerra, la formalización de la sangre. Hasta ahí se escucharon sonidos humanos, desde la playa comenzó a surgir un grito de marea salado y húmedo que lentamente comenzó el ascenso hacia cada uno de los presentes: había llegado el mar. En adelante no existirían más puertas, ni ventanas, ni cordura. Y el Sr Lourdo Cardona leyó el Decreto:

El Gobierno y la Revolución son Inocentes

Share Button
Enrique Alí González Ordosgoitti.-El Gobierno y la Revolución son Inocentes.

Enrique Alí González Ordosgoitti.-El Gobierno y la Revolución son Inocentes.

Enrique Alí González Ordosgoitti.

(Sociólogo, Doctor en Ciencias Sociales, Profesor Titular de la UCV, de la Facultad de Teología de la UCAB y del Instituto de Teología para Religiosos-ITER. Coordinador del Sistema de Líneas de Investigación (SiLI) sobre Sociología, Cultura, Historia, Etnia, Religión y Territorio en América Latina La Grande y Coordinador General desde 1991 de la ONG Centro de Investigaciones Socioculturales de Venezuela-CISCUVE, ciscuve.org/web; ciscuve@gmail.com; @ciscuve, ciscuve-Facebook)

(Publicado en la Revista Familia Cristiana Digital, Año 29, Nro. 21, Diciembre 2010. www.familiacristiana.org.ve)

 Descargar el Archivo en pdf.

(Para quienes están interesados en el tema Étnico, Ciscuve coloca a su disposición las siguientes Categorías con sus respectivos links, en donde encontrarán Entradas que pueden descargar en pdf gratuitamente:

-Etnia (ciscuve.org/?s=Etnia);

-Etnia Afroamericana-Negra (ciscuve.org/?cat=28)

-Etnia Criolla (ciscuve.org/?cat=29)

-Etnia Bicultural-Binacional (ciscuve.org/?cat=30)

-Etnia Indígena (ciscuve.org/?cat=35))

Si desea obtener más información sobre Fiestas, por favor marcar el siguiente link: (ciscuve.org/?cat=41))

 

          Habían ido llegando desde temprano a la cita; viejos, jovenes, mujeres y hombres esta vez se notaba más el compromiso colectivo, la decisión de llegar hasta el final, estaban dispuestos. Las condiciones no hacían las cosas mas fáciles, no había la luz del hombre y la noche, entrando a saco, había llenado de sangre negra todo el ambiente. Salvo una luz biológica - frascos de vidrio repletos de luciérnagas exhibiendo su pellejo luminoso- su triunfo había sido total. Además, llovía desde la mañana y una segunda piel de fango se superponía a las ropas, a los colores originales y creaba una atmósfera de igualdad, era cierto la afirmación: "en polvo eres". Larga había sido la preparación y seguir la espera espoleaba a los más viejos, se les notaba molestos y no se esforzaban por ocultar su estado de ánimo. Desde el fondo presionaban, gritaban, exhibían sus armas, amenazaban con ir ellos solos al frente sin importar las consecuencias. Pero la cordura se impuso momentáneamente, ayudó a tal logro la figura dramática del Sr Lourdo Cardona, quien arrastrando pesadamente su coja humanidad llegó al final del rancho y sobre la frágil mesa arrojó el Plan y el Decreto inicial de la guerra, la formalización de la sangre. Hasta ahí se escucharon sonidos humanos, desde la playa comenzó a surgir un grito de marea salado y húmedo que lentamente comenzó el ascenso hacia cada uno de los presentes: había llegado el mar. En adelante no existirían más puertas, ni ventanas, ni cordura. Y el Sr Lourdo Cardona leyó el Decreto:

  (more...)

Share Button