Ver América Latina como Civilización. Desde la Sociología de la Historia de Helio Jaguaribe

Share Button

 

 

 

Enrique-Ali-Gonzalez-Ordosgoitti-Cinerario-20170310-WA006

Enrique Alí González Ordosgoitti[1]

 

Itinerario de este Artículo[2]

 

-Si desea conocer otros Artículos, Álbumes de Fotos Etnográficas, Audios y Videos de Enrique Alí González Ordosgoitti, entre en la siguiente URL: http://ciscuve.org/?cat=4203

 

Si desea descargar este Artículo en pdf:

Ver-AL-como-Civilizacion-Jaguaribe-Enrique-Ali-Gonzalez-Ordosgoitti

-Si desea conocer otros Artículos, Álbumes de Fotos Etnográficas, Audios y Videos sobre Historia: http://ciscuve.org/?cat=42

O Historia de la Cultura: http://ciscuve.org/?cat=1730

O Historia Universal: http://ciscuve.org/?cat=4402

O Historia de Venezuela: http://ciscuve.org/?cat=1729

 

Resumen

Luego de haber dirigido una investigación financiada por la UNESCO durante cinco años, Helio Jaguaribe publica en 2001, los dos tomos de su libro: Un estudio crítico de la historia, en el cual da cuenta de su proposición, acerca de un pensamiento general que explique el devenir de la humanidad. En contrapunteo explícito con los cultivadores de la filosofía de la historia, desde Hegel, Spencer, Toynbee y Alfred Weber, Jaguaribe desarrolla una visión crítica de dichos antecedentes y a la par, abiertamente plantea lo que podemos llamar, un modelo sociológico para el análisis del desarrollo histórico. En esta ponencia sólo queremos partir, de algunos supuestos teóricos que utiliza Jaguaribe para armar su modelo explicativo, que entre otras cosas lo lleva a afirmar, que sólo ha habido siete civilizaciones primarias en el mundo y otras ocho, entre secundarias y terciarias principales, entre estas últimas no aparece América Latina. Nuestra intención es proponer la lectura de América Latina como Civilización.

Palabras clave: Sociología de la historia, Filosofía de la historia Civilizaciones: Mesopotamia, Egipto, Harappa, Shang, Maya, Azteca e Inca; Hebrea, Meda-Persa, Egea; Griega, Romana, Antigüedad Cristiana, Bizancio, Islam, Rusia, Japón, Occidente, Latinoamericana, Africana, Mundial

 

 

Índice

Introducción

1.-De las siete Civilizaciones Primarias, tres son americanas (mayas, aztecas e incas) y con las otras cuatro ¿hemos tenido algún contacto?

2.-¿Qué tenemos que ver con las otras dos civilizaciones primarias, con China por ejemplo?

3.-¿Y con la Civilización India?

4.-¿Pero qué sucede con las civilizaciones secundarias de primero y segundo grado?

5.-¿Tiene América Latina relación con las Civilizaciones Terciarias planteadas por Jaguaribe?

Cuadros

Cuadro 1: Las Civilizaciones según Alfred Weber (1934) y Helio Jaguaribe (1999)

Bibliografía

Notas

 

066-RFCD-1-2015-Junio-Idea-Libertad-en-Venezuela

 

Introducción

Existen algunas preguntas recurrentes que los grupos humanos se han realizado en todas las épocas y lugares de la humanidad:

-¿quiénes somos?

-¿por qué somos así?

-¿de dónde venimos y hacia dónde vamos?

-¿estamos relacionados con otros pueblos o somos absolutamente distintos y originales?

 

Las respuestas a esas preguntas siempre han sido provisionales, de acuerdo a las capacidades de comprensión e intereses en juego de los grupos humanos, en cada circunstancia concreta. Nosotros vamos a intentar también dar alguna respuesta a esas preguntas, de acuerdo con nuestras propias limitaciones, por lo que señalamos de una vez que sólo serán respuestas provisionales, siempre posibles de cambiar y mejorar en el futuro.

 

Comenzaremos por llamar la atención acerca de una investigación realizada durante el segundo lustro de la década de los 90,  financiada por la UNESCO y dirigida por el Sociólogo brasileño Helio Jaguaribe[3], acerca de una visión sociológica de la Historia Universal de la Humanidad. Este trabajo estaba pensado como una visión actual de la historia del mundo, tal como se había realizado en el siglo XIX con Hegel[4] y en el siglo XX con Oswald Spengler[5], Arnold Toynbee[6] y especialmente Alfred Weber[7] en la década de los ’30. Los cuatro autores eran europeos y por tanto, no pudieron escapar en sus amplísimas visiones, de colocar a Europa como el cenit de la cultura mundial, relegando a otras áreas del mundo a puestos secundarios y en el caso de América Latina, a puestos realmente inferiores e insignificantes[8]. Como contribución a la comparación entre las proposiciones de Civilizaciones, anexamos el Cuadro 1, contentivo de las proposiciones de Alfred Weber y Jaguaribe.

 

Aunque Jaguaribe utiliza el concepto de civilización, en ninguna ocasión habla de Civilización Latinoamericana (como si la propone Alfred Weber, como sub civilización Occidental) tal como lo haremos en este escrito, pero sin embargo en su caracterización sobre las principales civilizaciones mundiales, coloca en lugar destacado las civilizaciones precolombinas.

 

Veamos el planteamiento de Jaguaribe, el autor utiliza como hilo conductor de la Historia Universal, el concepto de Civilización[9], y nos dice que no va a historiar todo lo realizado por la humanidad –asunto que sería imposible en un libro de apenas dos tomos- sino que va a colocar de relieve las principales civilizaciones habidas, las cuales son quince[10]. Estas quince serán divididas en cuatro subtipos[11]:

-primarias,

-secundarias de primer grado,

-secundarias de segundo grado

-y terciarias

-y un posible quinto subtipo, contemplado en la hipótesis de: ¿avanzamos o no hacia una Civilización Mundial?

 

Por los momentos nos detendremos en las llamadas civilizaciones primarias, pues son aquellas caracterizadas por su total y absoluta originalidad, que luego se convertirán en sociedades que influirán sobre el resto de la humanidad. Las civilizaciones primarias según Jaguaribe son siete:

-la Mesopotámica,

-la Egipcia,

-la India,

-la China,

-la Maya,

-la Azteca

-y la Inca.

 

Las siete representan varios continentes:

-una de ellas africana (la egipcia),

-tres asiáticas (la mesopotámica, la india y la china),

-tres americanas (la maya, la azteca y la inca)

-y ¡ninguna europea!

 

Es necesario destacar que de las siete civilizaciones primarias, tres están en América -en nuestras culturas precolombinas- y ninguna se originó en Europa. A partir de estas circunstancias podríamos hacer un comentario inicial, desde las actuales condiciones creadas en el mundo por los europeos a partir de 1492, se ha generado una matriz de opinión mediante la cual, se presenta a Europa como la cuna civilizatoria de la humanidad, encargada de civilizar al resto del mundo, mientras que América sería sólo un receptáculo de esa misión, agradecida porque así entraría a la historia universal de manos europeas. Pero la realidad de la historia nos dice otra cosa, tres civilizaciones primarias tuvieron lugar en América al igual que en Asia y una sola en África, mientras ninguna en los continentes de Europa y Oceanía.

 

 

1.-De las siete Civilizaciones Primarias, tres son americanas (mayas, aztecas e incas) y con las otras cuatro ¿hemos tenido algún contacto?

Por lo que para hablar hoy en día de la necesidad de entendernos como Civilización Latinoamericana, tendríamos una excelente base de partida en las tres Civilizaciones Primarias de los Mayas, los Aztecas y los Incas. Pero eso no es todo, pues podríamos preguntarnos: ¿existe entre nosotros como latinoamericanos, alguna relación con las otras cuatro civilizaciones primarias: Mesopotamia, Egipto, China e India?

 

Hay varias maneras de responder afirmativamente esa pregunta, siempre que estemos en disposición de aceptar que las influencias culturales se producen, no sólo por intercambio físico entre los miembros de dos sociedades, sino también por contacto con elementos de su cultura que se pueden haber difundido a lo largo del tiempo.

 

En este sentido, vamos a tomar el principal elemento teórico que propone Jaguaribe para la comprensión de las civilizaciones, el cual es el elemento religioso.[12] Siguiendo esta proposición teórica y habida cuenta que América Latina, es una región mayoritariamente cristiana católica, es posible afirmar que el Antiguo Testamento (o Primer Testamento o Biblia Hebrea), no puede ser comprendido sino en la relación dialéctica entre el pueblo hebreo y las civilizaciones egipcias y mesopotámicas. Como lo sabe cualquier lector bíblico entrenado, el Génesis está en deuda por su afinidad con los libros sagrados mesopotámicos. Así como no puede entenderse el Éxodo y la revelación sinaítica, sino fuera por la lucha –como contraste- entre la religión egipcia y la religión hebrea.

 

De esa manera podríamos afirmar, que la actual Civilización Latinoamericana es heredera directa, por derecho propio, de tres civilizaciones primarias (maya, azteca e inca) y heredera -por el contacto con Europa desde el siglo XV, que la convirtió estructuralmente en cristiana- de cosmovisiones religiosas culturales, cultivadas por el pueblo hebreo en contacto con Egipto y Mesopotamia, otras dos civilizaciones primarias.

 

Pero no es sólo por la difusión del cristianismo que llegamos a tener contacto directo con la impronta de la cultura egipcia, sino también existe otra, destacada hoy en día por los investigadores africanos como Ki-Zerbo. Estos investigadores han puesto sobre el tapete la necesidad de ver la historia de Egipto desde África y no desde Europa o desde el subterfugio geográfico del “Medio Oriente”, que para lo único que ha servido es para escamotear el hecho de que, la Civilización Egipcia que duró al menos 3.000 años, fue un producto inicial (durante los primeros mil años), de las fuerzas internas del África negra. Es decir la Civilización Egipcia es la primera civilización negra[13] de la historia y comparte la primacía en la historia de la humanidad, con la civilización mesopotámica[14].

 

Aunado a eso –y es algo que nos interesa mucho como latinoamericanos- luego de la definitiva ocupación y destrucción del Imperio egipcio, primero por el helenismo desarrollado por Alejandro Magno y a su muerte, por la creación del reino helenístico de los Tolomeos y luego por la ocupación romana, comenzará un lento proceso de decadencia que llevará, a que la civilización egipcia retroceda a sus fuentes negras situadas hacia las cataratas y huyendo del delta, en donde se reencontrará con Nubia y aún más hacia el sur con los actuales países africanos de Sudán, Somalia y Etiopía. Pero a la par de la dirección sur, tomará la dirección oeste[15] y restos de la civilización egipcia se internarán hacia el Sahara y pasarán a sobrevivir entre bereberes, tuaregh y especialmente, entre poblaciones negras sitas en el Lago Chad.

 

Estas poblaciones negras[16] continuarán con sus movimientos migracionales comenzados desde el primer milenio a.C, siempre en relación con el Imperio Egipcio -tanto en el período del Imperio Nuevo, como en su paulatina decadencia- hasta que finalmente concluirán en el siglo XIX. Marcharán hacia el centro, el oeste, el este y el sur. Estas poblaciones negras se caracterizarán por ser sedentarias, agrícolas. A partir de la era cristiana serán expertas en la tecnología del hierro, lo que les permitirá imponerse sobre los otros pueblos africanos que encontrarán a su paso. Estos migrantes estarán a su vez emparentados entre sí por la lengua, comúnmente llamada bantú[17] (etnónimo relacionado con el término Muntu[18] que significa hombre) y por la religión, enraizada en la creencia de que todas las cosas tienen la misma energía espiritual y en el culto a los antepasados. Estas poblaciones portadoras de parte de la herencia civilizatoria egipcia[19], serán luego traídas como esclavos del área del Congo[20], del África Occidental[21] y Oriental. De esta manera también heredamos –física y culturalmente- a la civilización egipcia[22].

 

 

2.-¿Qué tenemos que ver con las otras dos civilizaciones primarias, con China por ejemplo?

Hemos concluido que de las siete civilizaciones primarias, cinco están presentes en América Latina, tres por ser su cuna (mayas, aztecas e incas) y dos por la impronta cristiana que trajeron los europeos (la mesopotámica y la egipcia). Aunque la egipcia también será traída -en parte- por los esclavos africanos de filiación bantú.

 

Para establecer la filiación de la Civilización Latinoamericana con esas cinco civilizaciones primarias, hemos utilizado dos cortes cronológicos:

-el de las civilizaciones precolombinas, que van aproximadamente del segundo milenio a.C.[23], hasta el siglo XV

-y el de la impronta cristiana-europea-africana, a partir del siglo XV hasta nuestros días.

 

Para establecer la relación con la civilización china deberemos remontarnos hasta el poblamiento de América, unos 20.000 años atrás. Hoy en día está universalmente aceptado, que el humano en cualquiera de sus variantes, incluyendo la modalidad actual de homo sapiens sapiens, no es originario de América, sino de África y del continente euroasiático, por lo que el poblador originario de América vino de otro continente.

 

Las migraciones hacia América más estudiadas son aquellas que entraron por el Estrecho de Bering -lugar que separa hoy en día la Siberia rusa, de la Alaska estadounidense- aproximadamente desde hace 20.000 años[24]. Esas migraciones provenían de Siberia y de seguramente Asia central, eran de raza mongoloide, la misma de nuestros antiguos aborígenes americanos. Es la misma raza básica de quienes crearían la Civilización China 3000 años a.C., por lo que es posible afirmar que una primera gama de relaciones con esa civilización, lo tenemos en la propia composición racial de nuestros primeros indígenas.

 

Pero la cultura de la civilización china también llegará en algunos de sus componentes, a partir de la presencia europea en el siglo XV, debido a que ellos especialmente a partir del siglo XVII, comerciarán en gran escala con China y desarrollarán –en su provecho por supuesto- el triángulo Asia-Europa-América[25].

 

No serán las vías del poblamiento original de América y la conquista europea, las únicas por las que la civilización china llegará a nosotros, habrá otra aún quizás de mayor importancia. Me refiero a los grandes contingentes de migrantes chinos que vendrán para toda América, a lo largo de los siglos XIX y XX, quienes colorearán de manera definitiva parcelas del imaginario cultural americano, produciendo un cierto grado de nuevo mestizaje físico –aunque la mayoría de dicha población se mantendrá sin mezcla- y cultural, especialmente en áreas de la economía doméstica (culinaria, lavado y planchado de ropa a gran escala: “más caliente que plancha de chino”) y de la economía de servicios, especialmente el pequeño y mediano comercio. De esta manera llegamos a seis, las civilizaciones primarias que entran en la conformación de lo que podríamos hoy legítimamente llamar, Civilización Latinoamericana (maya, azteca, inca, mesopotámica, egipcia y china).

 

046-RFCD-2013-Octubre-Francisco-Morales-Padron

 

3.-¿Y con la Civilización India?

Con relación a la India apelaremos al expediente de buscar, quienes son los antepasados comunes entre los indios (de la India) y nosotros. La historia del subcontinente índico puede dividirse -para nuestros fines- en dos partes:

-la época prearia

-y la época aria.

 

Siendo sumamente importante la época prearia (Harappa)[26], será sin embargo la época aria a la cual nos refiramos, pues es esta etapa en donde se van a perfilar los principales rasgos de la Civilización Hindú, especialmente:

-en lo que tiene que ver con el idioma sánscrito,

-los Vedas

-y las religiones llamadas Hinduismo.

 

Las migraciones de los pueblos arios llegaron a la India, aproximadamente después del 1.400 a.C.[27] ¿De dónde provenían los pueblos arios? Los mismos eran pueblos Indoeuropeos por lo tanto, provenían de su gran centro de dispersión ubicado al norte del Mar Negro[28], lo que hoy sería Rusia, el sur de Ucrania[29], parte de Armenia y de Georgia. Aquí es necesario dejar sentado que todos los pueblos arios eran pueblos indoeuropeos, pero no todos los pueblos indoeuropeos son pueblos arios, es decir; existen pueblos indoeuropeos que no son arios.

 

El sánscrito, los Vedas y las religiones Hinduistas son de origen indoeuropeo. Se ha demostrado, que la mayoría de las lenguas europeas son de origen indoeuropeo y por lo tanto, emparentadas con el sánscrito. Entre dichas lenguas están las romance:

-como el latín,

-el castellano,

-el portugués

-y el francés.

 

De ahí que las lenguas de origen latino (como la que nosotros hablamos), están emparentadas con el sánscrito y por ende, con uno de los elementos más importantes de la Civilización India.

 

Igualmente, hay elementos culturales indoeuropeos presentes en la cultura india, en las culturas europeas y en las culturas latinoamericanas:

-como es el de la división tripartita de la sociedad[30],

-la presencia de la trinidad en las cosmovisiones religiosas[31]

-y el sentido del sacrificio en la religión, tal como lo demostró Dumézil.

 

Pero a esos antecedentes indoeuropeos comunes, se sumará la presencia migratoria en gran escala que realizarán los indios hacia América en los siglos XIX y XX, logrando ser parte fundamental de la definición de los perfiles societarios de Guyana, Trinidad y Surinam y desde los dos primeros, constituirse en una influencia importante para regiones como Guayana y Güiria en nuestro país.

 

De esta manera, hemos podido demostrar la validez de presentar a América Latina como una Civilización con entidad propia, debido entre otras cosas porque es posible afirmar que, en la conformación cultural de nuestra región han confluido elementos de las siete civilizaciones primarias, a través de distintos mecanismos societales:

-por herencia directa física y geográfica (maya, azteca e inca);

-por el origen de nuestros aborígenes (relación Siberia-China);

-por impronta cristiana-europea (la mesopotámica y la egipcia);

-por la presencia de los esclavos africanos (la egipcia);

-por el comercio mundial dirigido por Europa (China, Chang);

-por los antepasados comunes indoeuropeos (Europa-India: latín-sánscrito)

-y por migraciones masivas durante los siglos XIX-XX (China e India).

 

 

4.-¿Pero qué sucede con las civilizaciones secundarias de primero y segundo grado?

¿Existe alguna relación entre la Civilización Latinoamericana y las civilizaciones llamadas por Jaguaribe, secundarias de primero y segundo grado? Comencemos por la definición que Jaguaribe hace de las mismas, el entiende como civilizaciones secundarias de primer grado: aquellas que al igual que las civilizaciones primarias han surgido directamente del mundo neolítico, pero a diferencia de las primarias que no recibieron influencia de nadie, las secundarias de primer grado si recibieron influencia de una o varias civilizaciones primarias. Tales son los casos de las Civilizaciones:

-Hebreas,

-Medos-Persas

-y Egea.

Las cuales recibirán influencia –en diversas formas- de las Civilizaciones Mesopotámica y Egipcia.

 

Las civilizaciones secundarias de segundo grado, son producto de la destrucción de civilizaciones secundarias de primer grado. Por ejemplo, la Civilización Greco-Helénica surge de las ruinas de la Civilización Egea y la Civilización romana surge de la aniquilación y absorción de la civilización etrusca.

 

A las siete Civilizaciones Primarias (maya, azteca, inca, mesopotámica, egipcia, india y china), Jaguaribe sumará las secundarias de primer grado (hebreo, medo-persa y egeo) y las secundarias de segundo grado (Grecia y Roma). De esta forma suma cinco civilizaciones secundarias, para un total de doce civilizaciones.

 

Ya vimos la relación de la Civilización Latinoamericana con las siete Civilizaciones Primarias, analizaremos que sucede con las otras cinco:

-La civilización hebrea forma parte sustancial de la civilización cristiana –y por ende de la latinoamericana- a través de la influencia presente en el Antiguo Testamento[32].

-La civilización egea pasará a ser la matriz fundacional de la Civilización Griega[33] y será en griego, el idioma con que se escriba el Nuevo Testamento[34].

-Tanto quienes destruirán la civilización egea[35], como quienes contribuirán al crecimiento de la civilización meda-persa[36], serán pueblos de origen indoeuropeo, por lo que vale lo anteriormente dicho acerca de nuestra vinculación con esos pueblos.

 

De tal forma que dos de las civilizaciones secundarias de primer grado (la hebrea y la egea), estarán incorporadas en la cultura latinoamericana a través de la religión cristiana especialmente por la Biblia y la tercera (meda-persa), forma parte del legado indoeuropeo que nos vendrá de Europa.

 

En cuanto a las dos civilizaciones secundarias de segundo grado, Grecia[37] y Roma[38], sus aportes a nuestra civilización son harto conocidos por lo que no creemos necesario abundar, salvo para insistir en el origen indoeuropeo de los pueblos que formarán Roma, incluyendo los terramaricoli, quienes hacia el norte de la Península Itálica construirán varios pueblos palafíticos, incluyendo Venecia, desde donde vendrá el nombre de Venezuela como “pequeña Venecia”[39].

 

De esta forma tendríamos que la Civilización Latinoamericana ha tenido relaciones directas -en modalidades diferentes- tanto con las siete civilizaciones primarias, como con las cinco civilizaciones secundarias postuladas por Jaguaribe.

 

 

5.-¿Tiene América Latina relación con las Civilizaciones Terciarias planteadas por Jaguaribe?

Veamos la definición que Jaguaribe formula de Civilización Terciaria: es aquella civilización resultante de la absorción/desaparición de una civilización secundaria de segundo grado.

 

Vuelve a verse un encadenamiento consecutivo de civilizaciones, pues toda sociedad –en este caso un conjunto de sociedades- no desaparece sin dejar rastros –no podría hacerlo debido a su gran escala- sino que es absorbida para continuar en una nueva civilización.

 

Jaguaribe propone que han sido tres las civilizaciones terciarias importantes:

-dos, provenientes de la desaparición de la civilización romana (Bizancio y Europa/Occidente)  -y una, del desmantelamiento de la civilización medo-persa conjuntamente con la reconfiguración étnica y religiosa de las tribus árabes (el Islam).

 

Con Bizancio, la Civilización Latinoamericana compartirá la religión cristiana[40], por lo que podrá verse un cierto tipo de continuidad. Además, Bizancio por tener como idioma el griego, será el principal encargado de mantener y desarrollar el legado escrito griego, el cual luego retornará a Europa, primero a través de España y el papel de Isidoro de Sevilla y luego con el Renacimiento italiano. Pero será con las migraciones masivas de cristianos ortodoxos (griegos, rusos, armenios, ucranianos) en el siglo XX hacia América (principalmente para EEUU, Brasil y Argentina), cuando se comience a tener una experiencia vivencial más cercana con esa civilización.

 

En relación con el Islam, hay que destacar la presencia importante de los musulmanes durante ocho siglos en España[41], que influyeron de tal manera en la sociedad y la cultura de los pueblos ibéricos, que su actual constitución societal no sería comprensible del todo, si dejáramos de lado ese legado. Y ese legado fue traído a América Latina por España y Portugal, por lo que es posible afirmar una relación de cercanía, de cierta parte de la cultura iberoamericana con la cultura islámica occidental, especialmente con la norafricana y “Andalusí”.

 

Con la tercera civilización terciaria planteada por Jaguaribe, la Civilización Occidental, presentamos los latinoamericanos una relación muy especial que no suele sernos reconocida. El autor plantea que luego de la decadencia de Roma –ya finalmente saqueada en el siglo V- vendrá un lento proceso de reconstrucción del Imperio Romano, bajo la égida de la Iglesia Católica y de los pueblos francos liderados por Carlomagno (795-816), durante los siglos VIII y IX, que dará origen al Sacro Imperio Carolingio.

 

Este proceso va aparejado con la creación de Europa como una entidad societal[42], que luego recibirá su consolidación con el Renacimiento. Pero a partir de 1492 con la ampliación del mundo conocido, tanto para los europeos como para los aborígenes americanos, comienza el proceso de la creación de la Civilización Occidental, proceso que si bien es cierto dirigió Europa, no menos cierto es que fue un proceso dialéctico, conjuntamente con América y África. Para decirlo en términos tajantes que no pueden ser abundantemente tratados en los límites de esta ponencia, presentamos las siguientes premisas:

-si bien es cierto, que la América actual no puede ser explicada sin Europa,

-no menos cierto es, que la Europa actual no puede ser entendida sin América y sin el África Negra,

-así como el África Negra actual, no puede ser entendida sin América y sin Europa.

 

Esta trilogía de afirmaciones son verdaderas y así deben ser entendidas y estudiadas, muy a pesar del etnocentrismo europeo. Lo mismo cabe para la civilización occidental, que es un eufemismo para hablar del momento societal, cuando el capitalismo mercantil se convierte en el modo de producción capitalista dominante a escala universal. Este capitalismo no hubiera podido desplegarse si no se hubiese realizado una gran acumulación originaria, la cual sólo fue posible con los metales preciosos provenientes de América (oro y plata) y las enormes ganancias de la trata negrera atlántica.

 

La Civilización Occidental terciaria surge, como una simbiosis desigual entre Europa, América y África, pero no es sólo una proyección de Europa sobre el mundo, sino una proyección en porcentajes diferentes de lo europeo/lo americano y lo negro africano subsahariano.

 

Cuando comparamos entre civilizaciones terciarias observamos que Bizancio y el Islam, siguen conservando en la actualidad sus perfiles civilizacionales definidos y originales[43]. Civilizaciones a las cuales se suman las Civilizaciones Primarias aún existentes, como la India y la China. Estas cuatro, más la Civilización Occidental, serían las cinco principales Civilizaciones existentes hoy en día, según Jaguaribe.

 

¿Pero podríamos hablar de la Civilización Occidental como un ente que subsume, lo que parece ser la emergencia hoy en día de tres (Europa Occidental, América sajona y América Latina) o dos (América Sajona/Europa Occidental y América Latina) conjuntos civilizacionales?

 

Desde nuestro punto de vista que defiende la idea de la existencia de la Civilización Latinoamericana, nos preguntamos:

-¿por qué seguir pensando que las tres Civilizaciones Primarias de los Mayas, los Aztecas y los Incas, fueron subsumidas bajo la impronta europea en América?

-¿Por qué seguir relegando al anonimato de lo anecdótico, la importancia de las culturas negro africanas en América, cuando luce tal vitalidad en áreas como las artes, la estética, la miscegenación de millones de personas en la actualidad?

-¿Por qué no valorar la creación de un nuevo tipo humano producto de los intensos procesos de mestizaje, que condujeron a la aparición del criollo en América Latina, especialmente en las naciones del Gran Caribe?

 

Y finalmente, las grandes oleadas migratorias de los siglos XIX y XX:

-¿contribuyeron a universalizarnos desdibujando nuestros perfiles étnicos anteriores, efectuando una especie de nueva etnogénesis?

-¿O fueron asimilados, en algunos casos en forma de bolsones, no pudiendo cambiar la etnogénesis de América Latina ocurrida desde los siglos precolombinos hasta el siglo XIX?

 

047-RFCD-2013-Noviembre-Los-Negros-Gobernaron-la-Tierra

 

Cuadros

Cuadro 1: Las Civilizaciones según A. Weber (1934, Reg.129) y H. Jaguaribe (1999, Reg. 2329) (EAGO, 19.05.2009)

 

  Civilizaciones. A. Weber

(1934)

H. Jaguaribe

(1999)

01 Egipcia occidental SI SI
02 Babilonia SI SI
03 China SI SI
04 India oriental SI SI
05 Maya SI
06 Azteca SI
07 Inca SI
08 Egea SI
09 Judía SI SI
10 Persa SI SI
11 Grecia SI SI
12 Roma SI SI
13 Antigüedad Cristiana SI
14 Bizancio SI SI
15 Islam SI SI
16 Rusia SI
17 Occidental SI SI
18 Japón SI
19 Latinoamérica Occidental
20 Africana Occidental SI
21 Mundial SI

 

 

 

Bibliografía

Coe Michael, Dean Snow y Elizabeth Benson (1994).-La América Antigua. Civilizaciones precolombinas. Volumen I. Atlas Culturales del Mundo. España. Ediciones Folio, SA. Pp.150.

 

Anta Diop Cheikh (1983).-“Capítulo 1. Origen de los antiguos egipcios” en: G. Mokhtar (Director del Volumen).-Historia General de África. II. Antiguas Civilizaciones de África. España. Comité Científico Internacional para la redacción de una Historia General de África, UNESCO/Tecnos, pags: 41-73

 

Embree Ainslie T. y Friedrich Wilhelm (1974).-India. Historia del subcontinente desde las culturas del Indo hasta el comienzo del dominio inglés. México-España. Siglo Veintiuno Editores. Historia Universal Siglo XXI, n. 17. pp. 335.

 

González Ordosgoitti Enrique Alí (1997).-Diez Ensayos de Cultura Venezolana. Caracas. Fondo Editorial Tropykos, CISCUVE, CONAC. Pp. 176. Diez Ensayos de Cultura Venezolana: http://ciscuve.org/?p=4688

 

Hegel Georg Wilhelm Friedrich (1980).-Lecciones sobre la filosofía de la historia universal. Madrid. Alianza Editorial. Alianza Universidad. Pp. 701.

 

Huntington Samuel P. (1997).-El Choque de Civilizaciones y la Reconfiguración del Orden Mundial. España. Paidós, Estado y Sociedad n. 29, pp. 422.

 

Jaguaribe Helio (2001).-Un estudio crítico de la historia. Tomo I. México. FCE. Sección de Obras de Historia. Pp. 630.

 

Jaguaribe Helio (2002).-Un estudio crítico de la historia. Tomo II. México. FCE. Sección de Obras de Historia. Pp. 798.

 

Jahn  Janheinz (1963).-Muntu. Las culturas neoafricanas. México. FCE. Colección Popular-Tiempo Presente n. 44, pp. 348.

 

Ki-Zerbo Joseph (1980).-Historia del África negra. 1. De los orígenes al siglo XIX. Madrid. Alianza Editorial. Alianza Universidad n.253. pp.523

 

Lwanga-Lunyiigo S. y Jan Vansina (1992).-“Capítulo 6. Los pueblos bantuhablantes y su expansión” en: M. El Fasi e I. Hrbek (Directores).-Historia General de África. III. África entre los siglos VII y XI. España. Comité Científico Internacional para la redacción de una Historia General de África, UNESCO/Tecnos, páginas: 159-181

 

Spengler Oswald (1958).-La Decadencia de Occidente. Bosquejo de una morfología de la Historia Universal. Tomo I. España. Espasa-Calpe, SA, pp. 533.

 

Weber Alfred (1960).-Historia de la Cultura. México-Buenos Aires. FCE. Sección de Obras de Sociología. Pp. 358.

 

 

Notas

[1] .-Enrique Alí González Ordosgoitti 

-Doctor en Ciencias Sociales, Sociólogo, Folklorólogo, Filósofo, Teólogo, Locutor, Profesor Titular de la UCV, de la Facultad de Teología de la UCAB (2000-2016) y del Instituto de Teología para Religiosos-ITER (1991-2016) ). Miembro del Comité Directivo del Centro de Estudios de América (CEA), Vicerrectorado Académico UCV

-Co-Creador y Coordinador General -desde 1991- de la ONG Centro de Investigaciones Socioculturales de Venezuela-CISCUVE.

-Co-Creador y Coordinador -desde 1998- del Sistema de Líneas de Investigación Universitaria (SiLIU) sobre Sociología, Cultura, Historia, Etnia, Religión y Territorio en América Latina La Grande.

-Co-Creador y Coordinador -desde 2011- de la Página Web de CISCUVE: www.ciscuve.org

-Para contactarnos: ciscuve@gmail.com@ciscuveciscuve-Facebook; @enagor;  enagor2@gmail.com; Skype: enrique.gonzalez35

-Si desea conocer otros Artículos, Audios, Álbumes de Fotos Etnográficas y Videos de Enrique Alí González Ordosgoitti, entre en la siguiente URL: http://ciscuve.org/?cat=4203  

 

[2] .-Itinerario de este Artículo

1.-Fue publicado como Ponencia en las V Jornadas Nacionales de Investigación Humanística y Educativa, organizadas por la UCV/UCAB, del 01 al 03 de diciembre de 2004. Núcleo Nacional de Decanos de Facultades y Escuelas de Humanidades y Educación, CDCH/UCV, OPSU. Caracas. Título de la Ponencia: Ver América Latina como Civilización, desde la Sociología de la Historia de Helio Jaguaribe.

 

2.-Fue publicado como Capítulo en 2005.-“Ver América Latina como Civilización, desde la Sociología de la Historia de Helio Jaguaribe”. Memorias de las V Jornadas Nacionales de Investigación Humanística y Educativa, organizadas por la UCV/UCAB, del 01 al 03 de diciembre de 2004. Núcleo Nacional de Decanos de Facultades y Escuelas de Humanidades y Educación, CDCH/UCV, OPSU. Caracas. CD-ISBN: 980-6563-06-9.

 

 

3.-Fue publicado como Artículo: “América Latina como Civilización. Desde la Sociología de la Historia de Helio Jaguaribe”. Tierra Firme (Venezuela) 23 (89): 99-112, enero-marzo, 2005. Publicación Arbitrada e Indizada.

 

4.-Luego fue incorporado a nuestro Trabajo de Ascenso a Titular en la UCV y en la UCAB:

González Ordosgoitti Enrique Alí (2007).-20 Ensayos sobre Sociología, Cultura, Historia, Etnia, Religión y Pensamiento Latinoamericano. Trabajo de Ascenso presentado para optar a la Categoría de Titular en el escalafón universitario, con la modalidad de Artículos Arbitrados, según el Artículo 91 del Reglamento del Personal Docente y de Investigación de la UCV. Universidad Central de Venezuela. Facultad de Humanidades y Educación. Escuela de Filosofía. Departamento de Filosofía de la Praxis. Cátedra de Pensamiento Latinoamericano. Caracas, junio de 2007

 

5.-Luego fue publicado como Entrada el 12.06.2017, en la Página Web del Centro de Investigaciones Socioculturales de Venezuela (CISCUVE): www.ciscuve.org, http://ciscuve.org/?p=17095

 

[3]  .-Jaguaribe, 2001.

[4]  .-Hegel, 1980.

[5]  .-Spengler, 1958

[6]  .-Citado por Jaguaribe, 2001: 43

[7]  .- Weber, 1960.

[8]  .-Observemos lo que decía Hegel de nosotros:

“Pero en la época moderna, las tierras del Atlántico, que tenían una cultura cuando fueron descubiertas por los europeos, la perdieron al entrar en contacto con estos. La conquista del país señaló la ruina de su cultura, de la cual conservamos noticias; pero se reducen a hacernos saber que se trataba de una cultura natural, que había de perecer tan pronto como el espíritu se acercara a ella. América se ha revelado siempre y sigue revelándose impotente en lo físico como en lo espiritual. Los indígenas, desde el desembarco de los europeos, han ido pereciendo al soplo de la actividad europea. En los animales mismos se advierte igual inferioridad que en los hombres. La fauna tiene leones, tigres, cocodrilos, etc.; pero estas fieras, aunque poseen parecido notable con las formas del viejo mundo, son, sin embargo, en todos los sentidos más pequeñas, más débiles, más impotentes. Aseguran que los animales comestibles no son en el Nuevo Mundo tan nutritivos como los del viejo. Hay en América grandes rebaños de vacunos; pero la carne de vaca europea es considerada allá como un bocado exquisito.” (Hegel, 1980: 170-171)

 

[9] .-Jaguaribe utiliza dos tipos de concepto de Civilización, a uno lo llama concepto antropológico de civilización y al otro lo denomina concepto histórico de civilización (Jaguaribe, 2001: 46-47).

[10] .- Siete Civilizaciones Primarias (Mesopotamia, Egipto, Harappa, Shang, Maya, Azteca e Inca); tres Civilizaciones Secundarias de Primer Grado (Hebrea, Meda-Persa y Egea); dos Civilizaciones Secundarias de Segundo Grado (Griega y Romana) tres Civilizaciones Terciarias (Bizancio, Islam y Occidente).

[11] .- Los cuatro subtipos están definidos en Jaguaribe, 2001: 52-53.

[12] .-Textualmente nos dice:

“El análisis comparativo emprendido en el presente estudio destaca, entre sus numerosos descubrimientos, el hecho de que la religión ha sido uno de los factores más importantes de la historia. El que las creencias religiosas hayan sido considerablemente erosionadas en los tiempos modernos oculta a los observadores de hoy la importancia abrumadora de la religión en la historia. De hecho, los principales rasgos culturales distintivos que caracterizan el surgimiento y desarrollo de una civilización son las creencias religiosas.” (Jaguaribe, 2002: 676-677)

[13] .-“Lo que se deduce de todas esas conclusiones, es que su convergencia prueba, a pesar de todo, que el fondo de la población egipcia era negra en la época predinástica. Tales conclusiones son, pues, incompatibles con las ideas según las cuales el elemento negro no se habría infiltrado en Egipto más que tardíamente. Al contrario, los hechos prueban que ese elemento ha sido preponderante desde el comienzo hasta el final de la historia egipcia, sobre todo cuando se observa aún que “mediterráneo” no es sinónimo de raza blanca. Se trataría más bien de la “raza morena o mediterránea”…Vemos, pues, que es la totalidad de la población egipcia la que era negra, excepto una infiltración de elementos nómadas blancos en la época dinástica.” (Anta Diop,1983: 43)

[14] .-“En el transcurso del cuarto milenio antes de nuestra era el valle del Nilo fue testigo de un multiforme y prodigioso desarrollo de pueblos que elaborarían la primera civilización histórica: la del Egipto de los faraones…Lejos de ser un “milagro”, la civilización egipcia no es, sin duda, más que la culminación del liderazgo que África mantuvo, casi sin interrupción, a lo largo de los tres mil primeros siglos de la historia humana.” (Ki-Zerbo, 1980: 88)

[15] .-“El walaf, lengua senegalesa hablada en el extreme Oeste africano, en el océano Atlántico, está quizá tan próxima al egipcio antiguo como el copto…el parentesco entre el egipcio antiguo y las lenguas africanas no es un hecho hipotético, sino una evidencia que la erudición moderna no tiene la posibilidad de desechar…El parentesco genético, es decir, no accidental, entre el egipcio y las lenguas africanas está reconocido…” (Anta Diop, 1983: 63 y 72)

[16] .-Podemos:

“(…) establecer la fecha del principio de la expansión bantú. Se trata de una comunidad neolítica, dedicada a actividades agrícolas (el cultivo de cereales, por ejemplo), pero que no conocía la tecnología del metal. Dichas pistas nos permiten reducir el periodo del protobantú a un período entre -1000 (o incluso antes) y -400. La expansión en sí fue un proceso tremendamente largo, dado que, incluso durante el siglo XIX, en el África oriental no se había acabado…Para el siglo VIII entonces las comunidades bantuparlantes estaban asentadas al borde del océano Índico. Por tanto, es lógico pensar que la expansión bantú no sólo afectaba a un tercio del continente, sino también a un período de entre 2.000 y 3.000 años.” (Lwanga-Lunyiigo y Vansina, 1992: 167)

[17] .-“La práctica totalidad de los pueblos que habitan el tercio sur del continente africano, desde la costa del Camerún y Nigeria en el oeste hasta la costa de Somalia y Kenia en el este, y hasta Port Elizabeth en el sur, hablan un conjunto de idiomas estrechamente relacionados entre sí, conocidos como lenguas bantúes. La familia bantú consta de más de cuatrocientos idiomas, derivados todos de una misma lengua ancestral, llamado el “protobantú”.” (Lwanga-Lunyiigo y Vansina, 1992: 159)

[18] .- “Muntu…es una palabra bantú que se suele traducir como “hombre”. Sin embargo, el concepto muntu no es idéntico al de hombre o ser humano. Muntu abarca a los vivos y a los muertos, a los progenitores y a los antepasados divinizados, o sea a los dioses.” (Jahn, 1963: 17)

[19] .-“La evidencia indica que gentes del tipo negroide ocupaban el África subsahariana desde mediados de la edad de Piedra y que los hablantes de las lenguas bantúes surgieron de esta estirpe negroide.” (Lwanga-Lunyiigo y Vansina, 1992: 180)

[20] .- Serán los esclavos negros provenientes de los actuales países Congo, Zaire, Ruanda, Mozambique, Angola, que mayoritariamente entrarán a Venezuela, Colombia y gran parte de la América del Sur hasta el siglo XVIII.

[21] .-Serán los esclavos negros provenientes de las naciones que componen el África Occidental (Senegal, Gambia, Guinea, Sierra Leona, Liberia, Costa de Marfil, Ghana, Togo, Dahomey, Nigeria Camerún, Malí, Alto Volta, portadoras de las grandes culturas yoruba, ashanti, fanti, baule, ibo), las cuales surtirán –especialmente en el siglo XIX- a Brasil y las Antillas cultivadoras de la caña de azúcar.

[22] .-“La estructura de la realeza africana con la matanza real o simbólica del rey tras un tiempo variable de reinado oscilando alrededor de unos ocho años, corresponde a la ceremonia de renovación del faraón por medio de la fiesta sed. Así mismo el rito de la circuncisión, el totemismo, las cosmogonías, la arquitectura, los instrumentos de música, etc., del África negra pertenecen a Egipto. La antigüedad egipcia es a la cultura africana lo que la antigüedad greco-latina es a la cultura occidental.” (Anta Diop, 1983: 71)

[23] .-La Civilización Olmeca se desarrolló desde el 1200 al 400 a.C. (Coe, Snow y Benson, 1994: 94 y 100) y en América del Sur encontramos importantes desarrollos culturales con tendencia a la urbanización desde el mismo II milenio a.C.

[24] .-“Resumiendo: nadie sabe cuándo llegaron a las Américas los antepasados de los indios. Nuestros conocimientos actuales sugieren que pudo ocurrir hace más de 20.000 años.” (Coe, Snow y Benson, 1994: 30)

 

[25] .-Recordemos el papel que jugó el famoso Galeón de Manila, en el comercio entre Filipinas, México y España

[26] .-La civilización de Harappa y Mohenjo Daro pertenecen a esta etapa.

[27] .-Ver Embree y Wilhelm (1974: 299)

[28] .-“La expansión indoeuropea a partir de su hogar original en el sur de Rusia ocurrió en dos oleadas históricas. A finales del tercer milenio la primera oleada atravesó los Balcanes y el Bósforo, fundó el Imperio hitita y se mezcló con los pueblos asiáticos como los kasitas. La segunda oleada, ca. 1200 a.C., impelió tribus traci-frigias a penetrar en Asia Menor. Unos pueblos balcánicos conocidos como los pueblos del mar –frigios, armenios, tracios y micenios- destruyeron el Imperio hitita, y con gran dificultad fueron expulsados de Egipto por Ramsés III; entonces, se trasladaron a Siria y a Asia Menor.” (Jaguaribe, 2001: 236)

[29] .-Ucrania es el país que recientemente estuvo inmerso en el problema de fraude electoral ejecutado desde el poder, pero que pudo ser rechazado por la movilización popular en la llamada “revolución naranja”. Las elecciones se repitieron y ganó el candidato opositor.

[30] .-“Es notable que la práctica de una división social en tres clases se basara en todas las tradiciones de las tribus que hablaban una lengua indoeuropea, la cual permaneció viva en la India con más solidez que en cualquier otro lugar” (Jaguaribe, 2002: 15). Esta división tripartita de la sociedad será aplicada en la sociedad europea feudal (guerreros, oradores y trabajadores) y aún hoy en día por la Sociología (clases altas, medias y bajas).

[31] .-La Trinidad Hindú y la Trinidad Cristiana.

[32] .-O Primer Testamento o también Biblia Hebrea.

[33] .-Recordar el papel de Homero en la Ilíada y la Odisea, narrando la historia de la Grecia de los años oscuros.

[34] .-El cual también es llamado Segundo Testamento.

[35] .-“La relativa unidad de la incipiente civilización en el Egeo fue alterada por un nuevo movimiento de pueblos llegados a las Cícladas y la parte meridional de la tierra firme. Hacia fines del siglo XIII a.C., el fuego destruyó muchos de los asentamientos de tierra firme, como el de Lerna… ¿De dónde llegaron los invasores del año 2000? Según una hipótesis, vinieron del área de la llamada cultura “kurgan”, al norte del Mar Negro. El pueblo portador de esta cultura acaso integrara el grupo lingüístico indoeuropeo, y al llegar el tercer milenio tal vez viviera entre los Cárpatos y el Cáucaso, en las llanuras de la Rusia meridional. Sin embargo, los vestigios de los invasores se encuentran básicamente en la costa, lo que parece indicar que llegaron por mar. La presencia de alfarería minoica en el nivel de Troya VI sugiere que Troya recibió a los mismos invasores. En realidad, no hubo ninguna nueva invasión desde la época del Heládico temprano II hasta la Edad de Bronce tardía. Por tanto, hemos de concluir que los micénicos fueron descendientes de aquellos invasores que se habían mezclado con la población egea entonces existente. En el aspecto lingüístico puede adoptarse la misma conclusión. El lenguaje hablado desde el principio del segundo milenio fue el griego.” (Jaguaribe, 2001: 178-179)

[36] .-“Otra rama de indoeuropeos, que una vez habían penetrado en Irán durante el segundo milenio, volvieron a comienzos del primer milenio, en enormes oleadas sucesivas. Esta vez no fueron absorbidos por la población asiática residente, como ocurriera a los gobernantes de Mitani y a los kasitas. En el curso de varios siglos, estos emigrantes indoeuropeos se establecieron como amos de la meseta iraní.” (Jaguaribe, 2001: 236)

[37] .-Inventaron la Filosofía y los principales modelos del Arte Clásico.

[38] .-El idioma latín, el derecho romano, la cuadrícula urbana, la forma de organización de la Iglesia Apostólica, Católica y Romana.

[39] .-Ver Jaguaribe, 2001: 352-353.

[40] .-Aunque cuando en el siglo XV América Latina entré en contacto con el cristianismo católico, ya la división con la Iglesia Ortodoxa tendrá varios siglos de haberse efectuado (desde el siglo XI), es de señalar que gran parte de los Padres de la Iglesia (por ejemplo San Juan Damasceno), pertenecían a la civilización bizantina, lo cual no obstaba para que siguieran siendo estudiados por los teólogos católicos.

[41] .-Ver González Ordosgoitti, 1997: 15-26

[42] .-Durante el reinado de Carlomagno hay que destacar que:

“Otro elemento importante fue el surgimiento de la idea de Europa no como denominación geográfica, sino como entidad social y cultural. La primera idea de Europa, entendida no simplemente como expresión geográfica o referencia mitológica (el rapto de Europa), se derivó de un concepto griego, enraizado en la cultura helénica y basado en la libertad y la razón, en comparación con la cultura asiática, que tenía como fundamento el despotismo y la superstición. Esa concepción primordial de Europa resurgió en la época de Carlomagno para señalar la oposición de su gobierno imperial al gobierno de Bizancio.” (Jaguaribe, 2002: 374-375)

[43] .-Huntington, 1997

 

Share Button

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

trece + 6 =