Norka Eliek

Share Button

 

Enrique Alí González Ordosgoitti

 

 

 

 

Norka Eliek

(RCh, sábado 07.05.2016)

(Si desea leer, oir o ver otros Poemas: http://ciscuve.org/?cat=5782)

 

Éramos siete

seis nietos menores

y el bisnieto mayor

Quintana Requena

Y decidimos ser hermanos

 

Fuimos treinta y ocho en siete casas

En una casa

 

Cristina-Eduardo-Borges-001

Primero se fue Ana Elena

Ojos verdes

Pelo Rojo

Lengua de trapo

Lo más parecido a un cordero humano

 

 

Cristina-Eduardo-Borges-004

Después fue Pepe

El menor

El trujillano pelo amarillo

El único músico

Quien sólo sabía sonreír

Inesperado:

un rayo en día soleado

 

 

 

Cristina-Eduardo-Borges-003

Le siguió Nancy del Carmen

Carmencita

La del estoicismo afectuoso

La hija de Catire

Tía Cipriana, Lourdes, Olga, Luisito

San Agustín del Sur

La primera vez que supe de Rio Chico

 

 

Y hoy a las dos de la madrugada

te vas Tu

Norka Eliek

 

La mayor

La zurda

La enamorada de Leonardo Favio

Carmen Delia Depini

Sonia López

 

La de los sábados brumosos

y espumosos

del Paraíso de Zamora

 

La consentida de mi Lala

Y de Sultán

 

La que más conocía el mundo de las piecitas

Y la salida secreta hacia el Callejón

 

La de la risa más escandalosa

y poderosa en versión femenina

 

La seria

La afectuosa

La que hizo de su vida

un Bolero permanente

 

La que nunca olvidó a sus muertos

La amiga de los caracoles

 

Éramos siete

Y ya cuatro se han vuelto espíritu

Y los que seguimos

nos preguntamos:

¿cuánto queda realmente de nosotros mismos?

 

La infancia en Zamora sigue siendo la Patria

 

¿Cuánto de nosotros se ha ido o se mantiene entre los siete?

 

Y mientras más se van

Más nos vamos

Y vivimos en un tiempo partido

entre los vivos y los muertos

Y la realidad se aclara

Y aprendemos a vivir en la Quinta de los Espíritus

Y no sabemos si se fueron temprano

O es que nosotros vamos tarde

Y cada vez hay más historia

vivida allá

que aquí

Y los lazos se ablandan

 

Y recuerdo a Norka Eliek

Sonia López

Y María Mercedes

lanzándose en caída libre

sobre sus dolores

sobre sus amores inconclusos

o imaginarios

Demostrando que el despecho es

la forma extrema de existir

Cuando el corazón se sale por los ojos

Y los cuerpos han decidido hablar

sólo por las almas

Esos poros del Espíritu

que cada sábado se abrían

para que Norka Eliek

nos volviera a enseñar a todos

que el Amor sin sangre no entra

Share Button

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

catorce + 6 =