Hegel y la Historia. Ejercicios

Share Button

 

Enrique Alí González Ordosgoitti[i]

Itinerario de este Artículo[ii]

-Si desea Descargar este Artículo en pdf:

-Si desea conocer otros Artículos, Álbumes de Fotos Etnográficas,  Audios y Videos de Enrique Alí González Ordosgoitti: http://ciscuve.org/?cat=4203

 

-Si desea conocer otros Artículos, Álbumes, Audios y Videos de Filosofía: http://ciscuve.org/?cat=5822

 

 

                            La monumental obra filosófica de Hegel, cumbre del idealismo alemán e inspiradora de algunas de las principales corrientes del pensamiento contemporáneo, sigue siendo una de las principales referencias para entender el desarrollo filosófico en la modernidad. Queremos destacar en este breve trabajo las contribuciones acerca de una filosofía de la historia.

 

En este sentido pensamos que la principal contribución teórica de Hegel, proviene del núcleo central de su proposición filosófica, cuando en el Prólogo de la Fenomenología del Espíritu, establece las nociones de desarrollo, fin, resultado y lo real:

“En efecto, la cosa no se reduce a su fin, sino que se halla en su desarrollo, ni el resultado es el todo real, sino que lo es en unión con su devenir; el fin para sí es lo universal carente de vida, del mismo modo que la tendencia es el simple impulso privado todavía de su realidad, y el resultado escueto simplemente el cadáver que la tendencia deja tras sí.” (Hegel, 1994: 8)

 

Al señalar como característica fundamental de la cosa su desarrollo antes que su fin, está hablándonos de lo dinámico y el movimiento permanente de lo real. La importancia del movimiento se acentúa cuando afirma que “ni el resultado es el todo real, sino que lo es en unión con su devenir”, por lo que todo resultado es provisional, tiende –por su propia naturaleza- a seguir más allá. Este seguir más allá, Hegel lo explícita inmediatamente con el saber:

“En vez de ocuparse de la cosa misma, estas operaciones van siempre más allá; en vez de permanecer en ella y de olvidarse en ella, este tipo de saber pasa siempre a otra cosa y permanece en sí mismo, en lugar de permanecer en la cosa y entregarse a ella.” (Hegel, 1994: 8-9)

 

Este pasar más allá, este movimiento permanente se hace en un determinado sentido, es decir no es movimiento hacia cualquier parte, sino un movimiento teleológico hacia una expresión del Espíritu que va de lo subjetivo a lo objetivo y de ahí hacia el absoluto, en una evolución que implica un ir siempre hacia delante.

 

Es fácil observar como esta idea de progreso del espíritu en Hegel, será asumida por el pensamiento sobre lo social de los siglos XIX y XX y convertido en la idea de progreso infinito, en un tono optimista de la evolución de las sociedades hacia el modelo capitalista occidental.

 

Con este principio de valorar el desarrollo y el movimiento hacia un sentido de las cosas según el espíritu, Hegel hilvanará su proposición sobre Filosofía de la Historia. Su historia no será una historia de simple acumulación de hechos en forma cronológica, sino la reflexión e interpretación de esos hechos, será una historia elaborada desde la razón, pues se parte de la premisa de que en la Historia subyace un proceso racional, una intencionalidad a la cual sólo se puede acceder si se realiza un esfuerzo de comprensión, desde una razón que sabe que lo fundamental de la cosa está en su desarrollo y que la cosa no es un fin en sí.

 

Hegel planteará la existencia de tres clases de Historia:

-original,

-reflexiva

-y filosófica.

 

La Original se refiere a la descripción cuidadosa de los hechos ocurridos en una determinada época, de la cual quien la escribe es contemporáneo, asumiendo como su rol, el de transmitir a la posteridad los sucesos que marcaron esa época.

 

La Historia Reflexiva es aquella que no se limita a la empiria e intenta postular un conjunto de significados de los mismos, de manera tal de hacerla comprensible no sólo para los contemporáneos, sino para quienes no lo son.

 

Y finalmente la Historia Filosófica o Filosofía de la Historia, es un paso más en la dirección de comprender la dinámica del espíritu absoluto, es una reflexión profunda sobre la historia y el papel que el espíritu ejerce en ella. Se parte de los hechos pero no se queda en ellos, los trasciende para interpretarlos a la luz del Espíritu de los tiempos. Pues el Espíritu no está dado de una vez y para siempre, sino que se va desenvolviendo, desarrollando de manera progresiva y hacia delante, evolutiva, sin regresiones.

 

Hegel definirá la Historia como:

-“el paso de todo lo parcial hacia la totalidad”,

–la inevitable relación de lo particular con lo universal,

 

-“el tiempo que dura el enriquecimiento progresivo de los seres, de la realidad, de la verdad, de la libertad”,

–de ahí la importancia que el concepto de reabsorción jugará en la teoría de la historia de Hegel, pues se trata de que la humanidad reabsorba la quintaesencia de lo progresivo vivido en una determinada época,

–en la medida en que la historia se desenvuelve en esa medida se auto realiza el espíritu,

 

-“la Historia es ese encuentro, esa reconciliación del sujeto con el objeto, del hombre con la realidad”,

–la Historia se convierte en el verdadero escenario de la realización humana y por eso

 

-“La Historia llega a su cumbre en el Espíritu Absoluto: es la total superación de todo proceso, es la máxima unidad de contrarios, es la culminación y la plenitud de todo Ser, es la expresión máxima de la Libertad, de la Verdad, de la Idea, del Pensamiento”.

 

Para finalizar este breve trabajo quisiera referirme al uso de la tríada en Hegel, que además de traer una reminiscencia de la trinidad cristiana, pensamos que luego de lo descubierto por Dumézil acerca del origen indoeuropeo de las religiones europeas precristianas y de Duby acerca de la visión tripartita en el feudalismo, creemos que es posible sugerir que el uso de la tríada en Hegel se remonta también no sólo al feudalismo y su manera de ver la vida en tres estamentos, sino quizás a algo más profundo de la conciencia histórica europea (y en gran parte americana), de continuar con la división tripartita venida de la India hace ya miles de años.

 

Valgan los ejemplos de las tríadas hegelianas del desarrollo del Espíritu:

-lógico,

-naturaleza

-e histórico cultural.

 

O la tríada del Espíritu Histórico Cultural:

-subjetivo,

-objetivo

-y absoluto.

 

O la tríada de Ciencias que estudian el Espíritu Histórico Cultural Subjetivo:

-Antropología,

-Fenomenología

-y Psicología.

 

O las que estudian el Espíritu Histórico Cultural Objetivo:

-Derecho,

-Moralidad

-y Eticidad.

 

O las que estudian el Espíritu Histórico Cultural Absoluto:

-Arte,

-Religión

-y Filosofía.

 

Como no conclusión.

Sólo hemos querido realizar un breve ejercicio acerca de algunas de las nociones básicas de Hegel para comprender y definir la historia, no podemos aspirar más, ante la obra de un autor fundamental de la filosofía.

 

Bibliografía

Hegel G.W.F. (1994).-Fenomenología del Espíritu. México. FCE.

 

 

—————————————————–

[i] .-Enrique Alí González Ordosgoitti

Doctor en Ciencias Sociales, Sociólogo, Folklorólogo, Filósofo, Teólogo, Locutor, Profesor Titular de la UCV, de la Facultad de Teología de la UCAB y del Instituto de Teología para Religiosos-ITER.

-Co-Creador y Coordinador General -desde 1991- de la ONG Centro de Investigaciones Socioculturales de Venezuela-CISCUVE.

-Co-Creador y Coordinador -desde 1998- del Sistema de Líneas de Investigación Universitaria (SiLIU) sobre Sociología, Cultura, Historia, Etnia, Religión y Territorio en América Latina La Grande.

-Co-Creador y Coordinador -desde 2011- de la Página Web de CISCUVE: www.ciscuve.org

-Para contactarnos: ciscuve@gmail.com@ciscuveciscuve-Facebook; @enagor;  enagor2@gmail.com; Skype: enrique.gonzalez35

-Si desea conocer otros Artículos, Álbumes de Fotos Etnográficas,  Audios y Videos de Enrique Alí González Ordosgoitti: http://ciscuve.org/?cat=4203

 

[ii] .-Itinerario de este Artículo

1.-Trabajo presentado en la Asignatura “Filosofía Moderna”, dictada por el Profesor Rafael García (qepd), en el Baccaleurato Filosófico de la Universidad Pontificia de Roma (UPS), cursado en el Instituto de Teología para Religiosos (ITER), Sección de Filosofía, Escuela de Teología, Facultad de Teología, Universidad Católica Andrés Bello (UCAB), febrero de 2002.

2.-Publicado en www.ciscuve.org, el 22 de junio de 2016: http://ciscuve.org/?p=14874  

 

 

 

Share Button

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

16 − 15 =