El Concepto de Fiesta. Epistemología de la Fiesta en cinco procesos de síntesis

Share Button

 

 

Enrique Alí González Ordosgoitti[i]

Itinerario de este Artículo (#)

-Si desea Descargar este Artículo en pdf:

Fiesta-Concepto-Epistemologia-Enrique-Ali-Gonzalez-Ordosgoitti

-Si desea conocer otros Artículos, Audios y Videos de Enrique Alí González Ordosgoitti, entre en la siguiente URL:  http://ciscuve.org/?cat=4203

-Si desea conocer otros Artículos, Audios y Videos de Fiestas, entre en la siguiente URL:  http://ciscuve.org/?cat=41 

 

Resumen.

Fue en 1974 la primera ocasión cuando tuvimos la oportunidad de comenzar a trabajar las Fiestas Folklóricas Urbanas, desde ese momento quedamos cautivados por el tema. Hemos logrado desarrollar un sistema conceptual de las Fiestas, que en sus primeros niveles de abstracción contiene el Concepto, los Subtipos, los Tipos y los Temas Universales de lo festivo social. En esta Ponencia queremos sólo presentar cuales fueron los procesos epistemológicos que nos permitieron formular un concepto universal de Fiesta. Entendiendo el concepto como síntesis de múltiples determinaciones de lo real, tal como lo formuló Marx, presentamos la Materia Prima utilizada (Jean Duvignaud, Mamadou Seck, Javier Pérez Siller, Héléne Yvert-Jalu, Sergio Alves Teixeira, Laurence Coudart, Víctor W Turner y Néstor García Canclini) y los cinco procesos de síntesis realizados (58 Ítems, 10 Tipos, 11 Características generales, 19 Elementos y el Tiempo), hasta llegar a la sustancia de la Fiesta y su formulación conceptual.

Palabras Clave: Epistemología de la Fiesta, Tipos de Fiesta, Tiempo Social, Características de las Fiestas, Concepto de Fiesta, Jean Duvignaud, Mamadou Seck, Javier Pérez Siller, Héléne Yvert-Jalu, Sergio Alves Teixeira, Laurence Coudart, Víctor W Turner, Néstor García Canclini.

 

Índice.

Parte I.-La Materia Prima: Aproximaciones de ocho autores a la definición de Fiesta (Tabla 1).

1.-Jean Duvignaud (1989).

1.1.-Fiestas que solemnizan un acontecimiento de la existencia.

1.2.-Fiestas de vuelta a los orígenes.

1.3.-Fiestas rituales.

1.4.-Fiestas urbanas ¿civiles?

1.5.-Fiestas urbanas oficiales estadales.

1.6.-Fiestas privadas.

1.7.-Características generales de las fiestas.

1.8.-La declinación de las fiestas en las Megalópolis.

 

2.-Mamadou Seck (1989).

 

3.-Javier Pérez Siller (1989).

3.1.-Fiesta urbana.

3.2-Participación: Niños de distintas clases sociales.

3.3.-Lo público oficial.

3.4.-Lo privado: en el cementerio y en el hogar.

3.4.1.-Clases Sociales y la celebración en el Cementerio: los ricos.

3.4.2.-Clases Sociales y la celebración en el Cementerio: los pobres.

3.4.3.-La celebración en el Hogar.

3.5.-Lo ritual: su vínculo con la fertilidad y con las reglas de la hospitalidad.

3.6.-Lo tradicional y lo moderno: el rito y la protesta política.

 

4.-Héléne Yvert-Jalu (1989).

4.1.-Lo tradicional y lo moderno.

4.2.-Juegos.

4.3.-Comunicación entre los sexos.

4.4.-Comidas tradicionales.

4.5.-Reglas de la Hospitalidad: comidas y bebidas.

4.6.-Ostentación y Lujo.

4.7.-La inversión de la realidad: lo obsceno.

4.8.-La inversión de la realidad: lo religioso-grotesco.

4.9.-La construcción de la Maslenitsa: elementos de la comunidad.

4.10.-La destrucción de la Maslenitsa: eliminar el invierno.

4.11.-Control social: el perdón, la vuelta de la solidaridad.

4.12.-Control social: el agua purificadora.

 

5.-Sergio Alves Teixeira (1989).

5.1.-Fiestas urbanas oficiales estadales.

5.2.-“Racionalidad económica” de una fiesta popular.

 

6.-Laurence Coudart (1989).

6.1.-Resemantización del saber cotidiano: del árbol de mayo al árbol de la libertad.

6.2.-Presencia del poder de inversión de la realidad tradicional: del Carnaval pre-Cuaresma al Carnaval Revolucionario.

6.3.-Fiestas urbanas oficiales estadales.

 

7.-Víctor W Turner (1988).

7.1.-La inversión de status y la regulación social.

7.2.-La Obscenidad permitida.

 

8.-Nestor García Canclini (1982).

8.1.-Centralidad social de las fiestas en los pueblos indígenas y mestizos y su conflictiva incorporación en el capitalismo.

8.2.-La Fiesta como continuidad total de lo cotidiano.

8.2.1.-La Fiesta como continuidad total de lo cotidiano: carencias-derroche.

8.2.2.-La Fiesta como continuidad total de lo cotidiano: reorganización imaginaria de lo cotidiano.

8.2.3.-La Fiesta como continuidad total de lo cotidiano: el gasto de los ricos como reinversión.

8.2.4.-La Fiesta como continuidad total de lo cotidiano: el aumento de las ganancias de los ricos.

8.2.5.-La Fiesta como continuidad total de lo cotidiano: éxito económico-Cristo feliz.

8.2.6.-La Fiesta como continuidad total de lo cotidiano: no llueve-los santos caminarán de espaldas.

8.3.-La Fiesta como ruptura de lo cotidiano.

8.4.-Estructura Social y Estructura de la Fiesta: ¿Homólogas o Inversas?.

8.5.-Tipología de Fiestas.

8.5.1.-Fiestas Rurales.

8.5.2.-Fiestas Urbanas.

8.5.3.-Relación Fiestas Rurales-Fiestas Urbanas en el Capitalismo.

8.6.-Lo tradicional y lo moderno: Religión y Economía.

8.7.-El Capitalismo resemantiza la Fiesta Popular.

8.8.-La Fiesta Popular se resemantiza.

8.9.-La funcionalidad de la Fiesta en el Capitalismo.

 

Parte II.-Los Procesos de síntesis de determinaciones de lo real: ¿Qué entender por Fiesta? (Diagrama 1).

9.-Proceso de síntesis 1: Cincuenta y ocho (58) Ítems de Fiestas en 4 continentes (Tabla 2).

 

10.-Proceso de síntesis 2: Diez Tipos de Fiestas (Tabla 3).

10.1.-Fiestas  que Solemnizan un Acontecimiento del Ciclo Vital de la Existencia.

10.2.-Fiestas que celebran un acontecimiento feliz, como cosechas abundantes.

10.3.-Fiestas por ser ocasión de desplegar fuerza o habilidad.

10.4.-Fiestas de Vuelta a los Orígenes.

10.5.-Fiestas Religiosas.

10.5.1.-Fiestas Patronales de toda la Población.

10.5.2.-Fiestas Patronales de un sector de la población.

10.5.3.-Fiestas de Cristo, La Trinidad, Santos, Santas y Virgen, No-Patronales.

10.5.4.-Otras Fiestas.

10.6.-Fiestas Rituales.

10.6.1.-Procesiones, Romerías, Rogativas con ocasión de enfrentar una calamidad colectiva.

10.7.-Fiestas Urbanas Civiles.

10.7.1.-Relacionadas con el Ciclo Vital de la Existencia.

10.7.2.-Relacionadas con Actividades Económicas.

10.8.-Fiestas Urbanas Oficiales Estadales.

10.8.1.-Fiestas Fundacionales de la Nacionalidad.

10.8.2.-Fiestas Aniversarios de Poblaciones.

10.8.3.-Fiestas Aniversarios de Batallas.

10.9.-Fiestas Rurales.

10.10.-Fiestas Privadas.

 

11.-Proceso de síntesis 3: Once Características Generales de las Fiestas (Tabla 4).

11.1.-Continuación de lo cotidiano de diversas maneras.

11.2.-Ruptura momentánea con lo cotidiano, acción que alimenta al imaginario social de posibilidades alternativas a su realidad.

11.3.-Participan todas las clases: sociales, de edad y de sexo.

11.4.-La Estructura de la Fiesta se relaciona con la Estructura Social.

11.5.-Se produce una inversión de la realidad.

11.6.-Se refuerza el control social.

11.7.-Manifestaciones violentas, pero siempre con reglas admitidas por todos.

11.8.-Se resemantizan los hechos sociales.

11.9.-Contiene elementos tradicionales y elementos modernos.

11.10.-Permite la ostentación y el lujo.

11.11.-Pueden coexistir el Modo de Vida Capitalista y otros Modos de Vida.

 

12.-Proceso de síntesis 4: Veinte Elementos presentes en las Fiestas (Tabla 5).

13.-Proceso de síntesis 5: Lo común en todas las fiestas es el Tiempo no el Espacio.

14.-En síntesis: el Concepto de Fiesta.

Fuentes.

Gráficos.

Tabla 1.-Autores revisados.

Tabla 2.-Proceso de síntesis 1: Cincuenta y ocho (58) Ítems de Fiestas en 4 continentes.

Tabla 3.-Proceso de síntesis 2: Diez Tipos de Fiestas.

Tabla 4.-Proceso de síntesis 3: Once Características de las Fiestas.

Tabla 5.-Proceso de síntesis 4: Veinte Elementos presentes en las Fiestas.

Diagrama 1.-Cinco Procesos de Síntesis.

 

 

Pensamos abordar en este Capítulo un primer acercamiento a lo que fue la definición de Fiesta, tema de nuestra Tesis de Grado Doctoral[ii]. La manera como lo haremos será analizando ocho autores que han trabajado la problemática y posteriormente intentaremos sintetizar sus planteamientos a través de cinco subconjuntos: principales ítems, tipos de fiesta, características, elementos y el tiempo.

 

Parte I.-La Materia Prima: Aproximaciones de ocho autores a la definición de Fiesta (Tabla 1).

El escoger como objeto de reflexión la Fiesta, nos obliga a realizar un breve recorrido por autores quienes la han definido desde distintas disciplinas e intereses, destacando entre todos, la particularidad de la aceptación de lo complejo del hecho festivo, incluso algunos llegarán a plantear, no la existencia de la Fiesta sino de un Sistema de Fiestas. Por tratarse este trabajo de un acercamiento a uno de nuestros principales temas de investigación, como es la Fiesta, sentimos que será de utilidad para nosotros mismos, el realizar una revisión de lo que otros autores han escrito y reflexionado acerca de este tema.

 

1.-Jean Duvignaud (1989).

Duvignaud comenta la visión que Durkheim y Frazer tenían de las fiestas para luego plantear la suya. Afirma que:

“A finales del siglo pasado, Durkheim considera la fiesta como una ‘efervescencia’ cuya intensidad mantiene la solidaridad de un grupo o un pueblo, gracias a la representación y figuración de las relaciones invisibles del hombre con la naturaleza y sus leyes. Auténtica institución, mantiene, regenera y reproduce el vínculo que une a cuantos integran una sociedad”. (Duvignaud, 1989: 11)

 

Mientras que “(…) Frazer, autor de La Rama Dorada, ve en la fiesta un acto eficaz de reproducción de los grandes sistemas de creencias y mitologías: lo sagrado, la magia y la política emergen, por así decirlo, de esas celebraciones señaladas”. (Duvignaud, 1989: 11)

 

Observando en las fiestas mayor complejidad, asevera que primero es necesario establecer un catálogo de las diferentes fiestas existentes. De esta manera plantea la existencia de los siguientes subtipos de fiestas: fiestas que solemnizan un acontecimiento de la existencia; fiestas de vuelta a los orígenes; fiestas rituales; fiestas urbanas ¿civiles?; fiestas urbanas oficiales estadales y fiestas privadas.

 

1.1.-Fiestas que solemnizan un acontecimiento de la existencia.

“Hay que distinguir, en primer lugar, las fiestas que solemnizan un acontecimiento de la existencia: el nacimiento, la iniciación, el matrimonio, las exequias. Se trata de actos colectivos por los que una sociedad responde a las imposiciones ineludibles de la naturaleza (el sexo, la muerte) y procura liberar al ser humano del miedo individual”. (Duvignaud, 1989: 11)

 

1.2.-Fiestas de vuelta a los orígenes.

“Otra categoría es la de las fiestas que podríamos denominar de ‘vuelta de los orígenes’, en la medida en que devuelven espectacularmente a la vida la memoria de un pasado o de una cultura abolidos. Un ejemplo es la ‘Diablada’ de Bolivia, en la que los indios, mineros o artesanos, se disfrazan de personajes del antiguo imperio incaico y se enfrentan en un combate simbólico a un San Jorge triunfante. Otro es la singular fiesta andaluza de la ‘Virgen de las Marismas’, la romería de ‘El Rocío’, en las que se entremezclan alegorías árabes, cristianas y gitanas”. (Duvignaud, 1989: 11-12)

 

1.3.-Fiestas rituales.

“Las fiestas rituales pertenecen a otra categoría. Reproducen una liturgia, que es la que les confiere su dimensión dramática y su grandeza estética, como las representaciones del ‘Wayang’ indonesio…, el teatro ‘Katakali’ de la India o los baños colectivos en el río sagrado… En Europa, la historia nos informa de lo que fueron las manifestaciones místicas del catolicismo romano en Italia o en España, de las que un eco pervive en la gran fiesta que se celebra en Guadalupe, en las proximidades de México, en el atrio de la catedral, durante la cual indios y mestizos devuelven su vigencia, por un día, a la alianza que en otros tiempos hizo la Virgen con uno de ellos, esclavo”. (Duvignaud, 1989: 12)

 

1.4.-Fiestas urbanas ¿civiles?

“Las fiestas urbanas, más organizadas, cumplen también una función más concertada: procesiones de la antigua Atenas, ceremonias imperiales chinas, ‘entradas reales’ en las ciudades europeas del Renacimiento, esponsales de los dogos venecianos con el mar o entronizaciones de los alcaldes de Londres. Algunos vestigios subsisten, como la fiesta del ‘palio’ en Siena y los carnavales de Venecia, Basilea, Múnich o las tierras de Flandes”. (Duvignaud, 1989: 12)

 

1.5.-Fiestas urbanas oficiales estadales.

“También urbanas, pero más graves y solemnes, son las conmemoraciones de aniversarios que todos los regímenes y todas las naciones organizan, y cuyo objetivo consiste en recordar, por medio de una representación adecuada, el pacto o el contrato suscritos entre un pueblo y un fundador, o el acontecimiento generador del estado actual. Estos festejos reglamentados, pedagógicos, dan legitimidad a una política. Así el 14 de julio, fiesta nacional francesa, el 1 de mayo, fiesta del Trabajo…”. (Duvignaud, 1989: 12)

 

1.6.-Fiestas privadas.

“(…) fiestas privadas que, múltiples y microscópicas, con un número reducido de participantes, no tienen otro pretexto que el juego, el placer compartido o la mera satisfacción de estar juntos. Comidas en común, ‘ágape’ de los antiguos griegos, banquetes campestres o ciudadanos, cofradías, agrupaciones iniciáticas, reuniones de baile y música, celebraciones íntimas o utópicas,… Lugares en los que suele establecerse una intensa comunión, una participación apasionada. El único ritual que aceptan los participantes es el que ellos mismos se imponen. Son una especie de minúsculos reductos enraizados en la trama de la vida regional o nacional, en los que la vida social se consume con mayor intensidad aún que en las celebraciones más multitudinarias”. (Duvignaud, 1989: 12)

 

1.7.-Características generales de las fiestas.

A esa diversidad tipológica de las fiestas Duvignaud les asigna un conjunto de cualidades comunes, como serían: “una metafísica en acción”; ‘la tradición’ y la ‘autenticidad’ como una reivindicación de la existencia y la transgresión de las reglas vigentes: “En este sentido, la Comuna de París de 1871 fue una fiesta, como la fue, también en París, ‘mayo del 68’. Una disconformidad con la vida cotidiana, un enfoque nuevo de las relaciones del hombre consigo mismo”. (Duvignaud, 1989: 13)

 

1.8.-La declinación de las fiestas en las Megalópolis.

“(…) el peligro que corren hoy las fiestas y que las ha hecho desaparecer en las sociedades industriales… es… el desarrollo de lo que Lewis Mumford denomina las ‘megalópolis’, esas máquinas urbanas y suburbanas que han dejado ya de ser ciudades para convertirse en concentraciones humanas con una extensión inmensa e imprecisa. ¿Qué continente puede sustraerse desde hace un siglo a este centralismo proliferante?

 

Así las cosas, ¿dónde celebrar una fiesta sin provocar hostilidad o indignación? La acumulación de viviendas rentables o de tugurios a la buena de Dios, la ocupación de calles y plazas por el tráfico automovilístico, el amontonamiento de seres vivos en esos rascacielos que no permiten ya la intimidad, la abstracción que afecta a la organización colectiva y eclipsa las interacciones cotidianas son otros tantos factores que se oponen a que las festividades prosperen”. (Duvignaud, 1989: 15)

 

2.-Mamadou Seck (1989).

“Además de romper la monotonía de la vida cotidiana, la fiesta encierra un significado que, en la mayoría de los casos, se remonta a tiempos inmemoriales.

Que se trate de un homenaje a una divinidad para implorar sus favores, como el bao-naam en Senegal, una danza ritual para pedir que se desencadene la lluvia cuando la sequía dura demasiado; que marque un acontecimiento feliz, el nacimiento de un niño o cosechas abundantes, o que sea simplemente la ocasión de desplegar fuerza o agilidad, como las luchas en las que se miden alegremente los campeones de diferentes aldeas; cada vez la fiesta exalta valores amenazados: la generosidad, el sentido del honor y de la dignidad, el coraje ante la adversidad. Tiene entonces a veces manifestaciones violentas, pero siempre de acuerdo con reglas admitidas por todos”. (Seck, 1989: 17).

3.-Javier Pérez Siller (1989).

Pérez Siller a través del análisis de la Fiesta de los Muertos en México, llega a ciertas conclusiones sobre la misma que consideramos importante reseñar para analizar comparativamente con otras fiestas. Encontramos la coexistencia de lo público y lo privado en las maneras de celebrar el Día de los Muertos.

 

3.1.-Fiesta urbana.

“Durante los días 1 y 2 de noviembre las calles de las ciudades se visten de fiesta. El aspecto de los comercios cambia: en los escaparates de las tiendas aparecen esqueletos maquillados que anuncian los productos, las panaderías fabrican el tradicional ‘pan de muertos’, decorado con tibias y huesos hechos de trigo y huevo, y en las plazas se instala un mercado donde se venden juguetes, dulces y toda clase de golosinas con formas alusivas a la muerte.

Los periódicos publican un suplemento con ‘calaveras’, versos ilustrados que describen personajes importantes y conocidos representándolos muertos y en el más allá. Siguiendo una tradición de fines del siglo XIX, estos versos de ritmo musical y por lo general satíricos critican a políticos nacionales e internacionales o se refieren a sucesos y problemas del país”. (Pérez Siller, 1989: 19-20)

 

3.2-Participación: Niños de distintas clases sociales.

“Los niños participan activamente en la fiesta. Vagan por las calles pidiendo dinero a los adultos ‘para mi calavera…’ y, a cambio, muestran objetos fabricados por ellos… En los barrios elegantes de las grandes ciudades es frecuente encontrar niños y jóvenes festejando la ‘noche de brujas’ o el ‘Halloween’ de influencia norteamericana -caricatura de una fiesta de origen celta que se practica en Irlanda-.Estos son los más peligrosos pues si no se les da lo que piden bombardean las casas y los comercios con sacos de harina blanca”. (Pérez Siller, 1989: 20)

 

3.3.-Lo público oficial.

“Con el afán de promover el folklore, las autoridades culturales organizan actividades relacionadas con las fiestas de muertos. Por ejemplo en Mixquic, un pueblo cercano a la ciudad de México, durante la noche del día 2 se realiza un concurso de calaveras”. (Pérez Siller, 1989: 20)

 

3.4.-Lo privado: en el cementerio y en el hogar.

“El ambiente festivo y comercial de las calles es el escenario de otra celebración más íntima: el culto a los muertos. En efecto, durante esos días todos se preparan para recibir a sus muertos, para recordarlos y repetir los ritos y ceremonias aprendidos en familia… Estos ritos se desarrollan en el recinto privado del hogar y en el ámbito sagrado del cementerio”. (Pérez Siller, 1989: 21)

 

3.4.1.-Clases Sociales y la celebración en el Cementerio: los ricos.

“En los cementerios elegantes y modernos la gente asiste con ramos de flores y se recoge ante las tumbas de los seres queridos”. (Pérez Siller, 1989: 21)

 

3.4.2.-Clases Sociales y la celebración en el Cementerio: los pobres.

“Una muchedumbre apretada camina por las calles empedradas. Mujeres de todas las edades forman un grupo homogéneo. Sobre las espaldas algunas cargan a sus hijos pequeños envueltos en rebozos negros. Delante van los hombres acompañando la orquesta y cantando con sentimiento desentonado, mientras los niños juegan corriendo de un lado a otro de la procesión.

Cuando el grupo llega al cementerio se dispersa entre las tumbas adornadas de coronas de flores amarillas, el cempasúchil. Decenas de cirios encendidos forman círculos alrededor de las tumbas. Todo el panteón arde en una nube luminosa donde el olor del copal se confunde con la fragancia del incienso y de las flores.

A la medianoche las campanas de la iglesia comienzan a repicar anunciando la llegada de los difuntos. Es el momento de encender los cohetes y de que la orquesta comience a tocar. El regocijo es general y todos se unen para entonar un canto de bienvenida a los muertos”. (Pérez Siller, 1989: 21-23).

 

3.4.3.-La celebración en el Hogar.

“Desde el cementerio, vivos y muertos se dirigen a las casas. Para que las ánimas ‘no se pierdan’ se les marca un caminito con pétalos de flores desde el portal hasta el corazón del hogar. En el fondo de la pieza, enmarcado por un arco de flores de cempasúchil se halla el altar con la ofrenda. En ella se encuentra todo lo necesario para que los difuntos se repongan del viaje: un vaso de agua, suculentos guisos, moles, chocolates, atoles, panes de muerto, bebidas alcohólicas (aguardiente, tequila, mezcal o pulque), cigarros, una baraja de naipes y dulces hechos a base de calabaza y camote. No falta un sahumerio con copal ni los cirios que permanecen encendidos durante todo el día iluminando las imágenes de los santos y las fotografías de los difuntos.

En el rincón más oscuro la abuela cuchichea: ‘Anima de mis antepasados, ¿están contentas con lo que hoy les tenemos? Mis hijos trabajaron duro este año y nos fue bien, la cosecha se dio grande y la milpa está gorda. ¡Gracias por su ayuda! Pues sin ella la ofrenda hubiera sido pequeña. ¿Cómo está san José? ¿Recibió las misas?…’

Se dice que la gente reconoce el momento en que se acercan las ánimas porque ‘la flama oscila con violencia’ y porque una vez que los difuntos han comido ‘los alimentos ya no tienen olor’. Entonces la familia pide a los muertos que prolonguen su visita, y comen y beben juntos como en ‘otros tiempos'”. (Pérez Siller, 1989: 21-23)

 

3.5.-Lo ritual: su vínculo con la fertilidad y con las reglas de la hospitalidad.

“Cuanto más nos acercamos al campo, la fiesta y los ritos adquieren formas más antiguas y se asocian a la celebración de la fertilidad. Los campesinos reproducen así una mezcla de religiones, y en algunos lugares muy apartados los indígenas reviven tradiciones y creencias prehispánicas…Parten del principio de que son los muertos quienes vienen a visitarlos. Por ello se preparan para recibirlos. Así el día 1 de noviembre llegan los difuntos pequeños, niños y jóvenes; es el día de los Angelitos- ‘vienen sonriendo por entre los maizales, todos agrupados como si salieran de la escuela’. Se quedan veinticuatro horas en casa y parten el día 2 cuando llegan Los Grandes, los adultos. Durante esos días las puertas de la casa están abiertas y la familia tiene la obligación de acoger a todos los visitantes y amigos pues ‘a las ánimas les gusta llegar y encontrar fiesta’…Para los pueblos prehispánicos la muerte tenía un sentido transitorio y ritual. Se consideraba que vida y muerte no eran sino dos aspectos de una misma realidad. Los muertos viven simplemente en otra dimensión de donde con ayuda de los dioses renacerá la vida”. (Pérez Siller, 1989: 21 y 23)

 

3.6.-Lo tradicional y lo moderno: el rito y la protesta política.

“(…) la vivacidad y la fuerza expresiva de esta fiesta quedaron claramente demostradas en 1985. Semanas antes de la fiesta de muertos un violento terremoto devastó parte de la ciudad de México cobrando muchas vidas. Por la tarde del día 2 de noviembre miles de personas recorrieron las calles del centro de la ciudad depositando ofrendas de flores ante los escombros de altos edificios transformados en tumbas. Alumbrándose con velas llegaron al Zócalo en filas de dos y, como si reprodujeran el mito cósmico náhuatl, cortaron la plaza en cuatro; un brazo llevó una ofrenda a la Catedral, lugar donde en el pasado se levantaba el Templo Mayor de los aztecas, mientras los demás sostenían carteles criticando la acción ineficaz del gobierno”. (Pérez Siller, 1989: 21 y 23)

 

4.-Héléne Yvert-Jalu (1989).

La Profesora francesa Héléne Yvert-Jalu realizó una investigación acerca de la celebración contemporánea del carnaval en Rusia, la cual nos puede permitir realizar algunos ejercicios teóricos acerca de la caracterización de las fiestas.

 

4.1.-Lo tradicional y lo moderno.

“El carnaval ruso, o Maslenitsa…ha dado muestras de una vitalidad excepcional. Ciertas costumbres muy antiguas, como comer bliny  (tortillas), deslizarse o pasear en trineo, siguen formando parte de la celebración. Pero a ellas se suman hoy en día numerosas diversiones -competiciones de esquí, concursos de patinaje, danzas y cantos al son del acordeón o de la balalaika, -entre muchas otras- que confieren al ‘adiós al invierno’, como más comúnmente se llama al carnaval, un carácter sobre todo recreativo. (Héléne Yvert-Jalu, 1989: 32).

 

4.2.-Juegos.

“La bienvenida anunciaba el comienzo de diferentes juegos: carreras de caballos, batallas campales a puño limpio, asalto por un grupo de jinetes de una fortaleza de nieve que los sitiados tenían que defender, columpios y, sobre todo, descenso de las pistas en trineo”. (Héléne Yvert-Jalu, 1989: 35)

 

4.3.-Comunicación entre los sexos.

“Deslizarse en trineo era la diversión favorita de los jóvenes pues constituía una buena ocasión para alternar con el sexo opuesto y conocer a su futura esposa. Las parejas de recién casados descendían las pistas en trineo y, a pedido del público, la joven esposa, que iba sentada en las rodillas del marido, debía besarlo antes y después de la carrera a la vista de todos”. (Héléne Yvert-Jalu, 1989: 35)

 

4.4.-Comidas tradicionales.

“Las familias ricas comenzaban a preparar los bliny a partir del lunes, mientras que los pobres lo hacían el jueves o viernes. Las mujeres preparaban la masa siguiendo diversos ritos: algunas le agregaban nieve cuando salía la luna, otras, en el mayor secreto, comenzaban su tarea a la orilla del río cuando aparecían las primeras estrellas. En algunas provincias, se colocaba la primera tortita cocida en el alféizar de la ventana para las almas de los difuntos. En otras regiones, se regalaban a los mendigos para que recordaran a sus muertos”. (Héléne Yvert-Jalu, 1989: 35)

 

4.5.-Reglas de la Hospitalidad: comidas y bebidas.

“Se ofrecían tortitas a todo el mundo, parientes, amigos y conocidos; se servían muy calientes acompañadas con crema agria, arenques o caviar…Las reglas de hospitalidad exigían tener mesa franca durante el carnaval: se comía y bebía a más no poder como si fuera necesario estar ahíto para atravesar el largo periodo de abstinencia de la Cuaresma. ‘No beber durante la Maslenita es un pecado’, decía un refrán.

Otra costumbre establecía que las suegras invitaran a sus yernos recientes a saborear bliny y a beber en abundancia, lo que daba lugar a canciones jocosas. Los jóvenes esposos solían llegar cargados de regalos y su visita podía prolongarse dos o tres días. A menudo una Maslenitsa, suspendida del dintel de la puerta, les daba la bienvenida”. (Héléne Yvert-Jalu, 1989: 35)

 

4.6.-Ostentación y Lujo.

“A partir del jueves o viernes, los paseos en trineo reemplazaban los juegos en la nieve. Los jóvenes, y sobre todo los recién casados, se paseaban ufanos por la aldea antes de visitar las aldeas vecinas y la ciudad más próxima; cada cual quería mostrarse en el carruaje más hermoso y sus más ricos vestidos. Se adornaban las crines de los caballos con cintas y flores de papel y los trineos se recubrían con tapices. Del arco de madera pintado de colores vivos que decora los trineos se colgaban cascabeles y campanillas. Las mujeres dejaban sus pellizas entreabiertas para lucir el forro de piel”.  (Héléne Yvert-Jalu, 1989: 35-36)

 

4.7.-La inversión de la realidad: lo obsceno.

“El domingo del Perdón se despedía la Maslenitsa con las mismas muestras de júbilo y alboroto con que se la había acogido. Se volvía a colocar el monigote de paja en un trineo, pero en esta oportunidad el cortejo adquiría el carácter de un entierro burlesco. Un jamelgo llevando un pantalón roto tiraba de un trineo deteriorado y recubierto de una estera gastada. El cochero, un anciano de la aldea, harapiento y con el rostro tiznado, hacía todo tipo de bufonadas que en otras circunstancias hubieran parecido indecentes”. (Héléne Yvert-Jalu, 1989: 36)

 

4.8.-La inversión de la realidad: lo religioso-grotesco.

“A la cabeza de la procesión iban una mujer o un hombre disfrazados de pope de comedia, llevando como incensario una zapatilla vieja suspendida de un hilo, mientras los asistentes, cubiertos con máscaras grotescas, parodiaban cantos religiosos”. (Héléne Yvert-Jalu, 1989: 36)

 

4.9.-La construcción de la Maslenitsa: elementos de la comunidad.

“Las festividades se iniciaban dando la bienvenida a la Maslenitsa, un monigote, por lo general de aspecto femenino, hecho de paja y trapo, al que se vestía con una camisa, un sayo sin mangas y un pañuelo en la cabeza. A veces se amarraba a una rueda que se encaramaba en una vara larga… Se colocaba la Maslenitsa  en un trineo y se la paseaba por el pueblo, mientras la multitud iba detrás, a pie o en trineo…”. (Héléne Yvert-Jalu, 1989: 35)

 

4.10.-La destrucción de la Maslenitsa: eliminar el invierno.

“A la salida de la aldea, el cortejo se detenía ante un campo sembrado para ¨dar muerte¨ a la Maslenitsa. En ciertos rituales, se le desvestía y se tironeaba de ella hasta despedazarla en un montón de fragmentos que se enterraban en la nieve: en otros, se la echaba al río o se la quemaba en una gran hoguera hecha con paja, leña y un montón de antiguallas que los jóvenes del pueblo habían reunido con ese fin, o, en ciertas regiones, robado.

Esta ceremonia, con la que concluía la fiesta, anunciaba también el fin de las diversiones”. (Héléne Yvert-Jalu, 1989: 36)

 

4.11.-Control social: el perdón, la vuelta de la solidaridad.

“El domingo por la noche las manifestaciones de júbilo cesaban como por arte de magia. Era la hora del Perdón. Todos se pedían recíprocamente perdón por las faltas cometidas y se abrazaban en señal de reconciliación. En el cementerio se pedía perdón a los muertos por el mal que se les hubiera hecho y como ofrenda se depositaban bliny  sobre las tumbas”. (Héléne Yvert-Jalu, 1989: 36)

 

4.12.-Control social: el agua purificadora.

“El primer día de la Cuaresma, el ‘Lunes puro’, se consagraba a una gran limpieza de la casa y se iba a la bania (baño turco) para lavarse. Después de los excesos de la fiesta, comenzaba un periodo de purificación a la vez espiritual y físico”. (Héléne Yvert-Jalu, 1989: 36)

 

5.-Sergio Alves Teixeira (1989).

El Antropólogo brasileño, Sergio Alves Teixeira (1989) nos describe el actual Carnaval de Río de Janeiro y al igual como hemos hecho con los otros autores, intentaremos teorizar sobre los rasgos caracterizadores de esta fiesta.

 

5.1.-Fiestas urbanas oficiales estadales.

“En 1935 las autoridades de Río declararon el carnaval, en su forma popular, fiesta oficial y concedieron subvenciones públicas a las escuelas de samba que, poco estructuradas hasta entonces, empezaron a dotarse de estatutos y de comités de dirección, con locales propios y recaudación de cotizaciones mensuales. Surge una federación de escuelas, y sólo las que pertenecen a ella pueden participar en los desfiles. La burocratización se acelera a causa del creciente interés que muestran por éstos tanto el Estado como el público, ávido de manifestaciones espectaculares”. (Sergio Alves Teixeira, 1989: 38).

 

5.2.-“Racionalidad económica” de una fiesta popular.

“A partir de los años setenta las escuelas de samba se convierten en auténticas empresas de espectáculos que funcionan el año entero sin interrupción y poseen toda una infraestructura…Los bailes y los ensayos con entrada pagada, a los que el público suele tener acceso (y a los que llegan a asistir 15.000 espectadores), la comercialización de su producción cultural (sambas, compañías de bailarines) y el patrocinio de los banqueros del bicho (una especie de lotería), constituyen fuentes de ingresos proporcionalmente mucho más importantes que las cotizaciones mensuales de los socios”. (Sergio Alves Teixeira, 1989: 38-40).

 

6.-Laurence Coudart (1989).

Laurence Courdat, historiadora francesa nos presenta la sugerente tesis de estudiar el periodo álgido de la Revolución Francesa como una fiesta, en cuanto dislocación del orden cotidiano.

 

6.1.-Resemantización del saber cotidiano: del árbol de mayo al árbol de la libertad.

“Las múltiples plantaciones de árboles de la libertad son el símbolo por excelencia de esta inmensa esperanza revolucionaria. De tradición campesina, el árbol de mayo -árbol o simple poste- se plantaba en las aldeas en distintas ocasiones (bodas, cosechas, etc.) como representación de la fecundidad, la alegría y el éxito. Durante la Revolución se convierte en el emblema de la destrucción del régimen feudal y, más tarde, en el de la libertad. Todas las fiestas populares tienen su árbol de la libertad. Cada pueblo planta el suyo. Adornado con cintas tricolores, escarapelas, banderas, gorros frigios o la declaración de los derechos del hombre, es el centro de la reunión. Bajo sus ramas se festeja la nueva libertad y a su alrededor se forman las rondas. Sagrado a juicio del pueblo, su plantación da lugar a una fiesta que suele terminarse con farándulas y canciones”. (Laurence Coudart, 1989: 42).

 

6.2.-Presencia del poder de inversión de la realidad tradicional: del Carnaval pre-Cuaresma al Carnaval Revolucionario.

“El paralelismo entre estas manifestaciones populares y el carnaval tradicional es evidente. El pueblo expresa su alegría con bailes improvisados y con actitudes diversas; hace escarnio de todo lo que la sociedad -que ya ha muerto, es verdad- tiene de sagrado, en un enorme desenfreno revolucionario. A pesar de las batallas, de los muertos, de la sangre, baila con una mezcla de alegría y furor. También baila para conjurar su miedo mientras hace tabla rasa del pasado…

Es en ese contexto, en los primeros seis meses del año II de la República (del otoño de 1793 a la primavera de 1794), cuando se desencadena el torrente descristianizador. En París y en los pueblos se forman cortejos carnavalescos, burlescos y desordenados. Los participantes -disfrazados de sacerdotes, de obispos o de papas, van montados en burros, cerdos y chivos adornados, a su vez, con cruces, mitras  y biblias- se burlan de la Iglesia y de todos los poderes constituidos. Se organizan pantomimas, se bebe en los cálices, se hace mucho alboroto y se sigue a las carretas atiborradas de pilas de agua bendita, confesionarios, copones, estatuas de santos, cruces, títulos feudales de los antiguos señores, flores de lis esculpidas (símbolo de la monarquía), monigotes que representan a reyes extranjeros o al Papa, etc. Con estas cargas heterogéneas se alimentan inmensas fogatas. Se organizan farándulas en torno a la hoguera o al árbol de la libertad y se bebe vino, el ‘agua bendita de los republicanos'”. (Laurence Coudart, 1989: 44-45).

 

6.3.-Fiestas urbanas oficiales estadales.

“Las fiestas conmemorativas de las grandes jornadas revolucionarias marcan, legitimándolos, los acontecimientos que han permitido la fundación de la República y la ruptura con el pasado como, por ejemplo, las fiestas del 14 de julio o del 10 de agosto…

Estas fiestas se incorporan a las costumbres populares (el árbol de la libertad y las fogatas) y los símbolos de los sans-culottes (el gorro y la pica) de los que parte el mensaje político y social que preconiza la unidad del país.

Así, la fiesta del 10 de agosto en París, en conmemoración de la insurrección popular de 1792, que provocó la caída de la monarquía, es la fiesta de la ‘Unidad y la Indivisibilidad’, verdadera divisa republicana…

A pesar de su aspecto oficial y, a veces, del hermetismo de sus símbolos, las fiestas nacionales tienen gran éxito popular, sobre todo en las ciudades. Al oponer la razón a la superstición, permitirán que la nueva sociedad se consolide mediante un culto cívico que, poco a poco, se incorporará a las antiguas prácticas”. (Laurence Coudart, 1989: 46).

 

7.-Víctor W Turner (1988).

Voy a referirme al libro del Antropólogo Víctor W Turner, “El proceso ritual”, especialmente en lo relacionado con los rituales de inversión de status, debido a que el mismo suele estar presente en numerosas fiestas, algunas de las cuales hemos tratado en otro trabajo (ver González Ordosgoitti, 1991).

 

7.1.-La inversión de status y la regulación social.

“En la sociedad occidental, las huellas de ritos de inversión de los roles de la edad y del sexo perviven en costumbres como la de Halloween, en la que los poderes del estructuralmente inferior se manifiestan en la actualidad liminal de los niños pre-adolescentes. Las monstruosas máscaras que a menudo llevan a modo de disfraz representan, por lo general, poderes ctónicos o demoníacos terrenales…Estos pequeños poderes terrenales, si no son propiciados con obsequios o golosinas, urdirán las más increíbles y caprichosas artimañas contra la generación investida de autoridad de los cabezas de familia, tretas similares a las que en otro tiempo se creían obra de espíritus terrenales…Los niños de Halloween ilustran varios motivos liminales: sus máscaras les aseguran el anonimato, ya que nadie sabe de qué niño en concreto se trata, pero, al igual que sucede en la mayoría de los rituales de inversión, el anonimato tiene aquí fines agresivos y no de humillación”. (Turner, 1988: 175-176).

 

“Desde un punto de vista cognitivo, nada pone más de relieve la regularidad que el absurdo o la paradoja: emocionalmente, nada agrada tanto como la conducta ilícita o extravagante o temporalmente permitida. Los rituales de inversión de status  aúnan ambos aspectos. Al hacer al bajo alto y al alto bajo, reafirman el principio jerárquico, y al remedar (a menudo hasta alcanzar límites caricaturescos) el bajo la conducta del alto y limitar las iniciativas de los orgullosos, subrayan la racionalidad de la conducta diaria y culturalmente predecible de los diversos estamentos de la sociedad. Debido a esto, resulta apropiado que los rituales de inversión de status  se localicen, en general, en puntos fijos del ciclo anual o en relación con fiestas móviles, que varían dentro de un periodo limitado de tiempo, ya que la regularidad estructural se refleja aquí en el orden temporal. Se podría argüir que los rituales de inversión de status  se celebran también en ocasiones excepcionales, cuando una calamidad amenaza a toda la comunidad, pero a esto puede darse una réplica convincente alegando que dichos ritos compensatorios se celebran precisamente porque la comunidad entera se siente amenazada, ya que se cree que determinadas irregularidades históricas alteran el equilibrio natural entre las que se consideran categorías estructurales permanentes”. (Turner, 1988: 175-176).

 

7.2.-La Obscenidad permitida.

“Primero, antes  de cantar las canciones obscenas, los ndembu recitan una fórmula especial…(‘aquí se hace otra cosa’), que tiene el efecto de legitimar la mención de cuestiones que de otra forma serían lo que ellos llaman ‘una cosa secreta por razón de vergüenza o modestia’. Idéntica fórmula se repite en los casos legales que se plantean sobre cuestiones como el adulterio y la violación de la exogamia, en los que están presentes las hermanas e hijas o parientes políticos (aku) de los demandantes y acusados: ‘Estas canciones no tienen vergüenza porque la desvergüenza es (una característica) del tratamiento curativo de wubwang’u. En suma, wubwang’u  es una ocasión de irreverencia tolerada y de inmodestia establecida. Ahora bien, en el comportamiento real no se exhibe promiscuidad sexual alguna; la indecencia se limita a gestos y palabras.

Las canciones, en ambas fases, siguen un orden seriado. Primero, los representantes de un sexo desprecian los órganos y hazañas sexuales de los representantes del sexo contrario y elogian los suyos. Las mujeres, en tono burlón, confiesan a sus maridos que tienen amantes secretos, y los hombres replican diciendo que de ellas no consiguen más que enfermedades venéreas, consecuencia lógica de su adulterio. Seguidamente, ambos sexos ensalzan en tono lírico los placeres que se derivan de la cópula carnal. El ambiente es alegre y jovial y adquiere matices agresivos al luchar hombres y mujeres por acallarse mutuamente gritando más alto que los otros…”. (Turner, 1988: 86-87).

 

8.-Nestor García Canclini (1982).

El último autor de quien deseamos cotejar su concepción de fiesta, es del sociólogo argentino-mexicano, Néstor García Canclini.

 

8.1.-Centralidad social de las fiestas en los pueblos indígenas y mestizos y su conflictiva incorporación en el capitalismo.

“(…) los objetos  artesanales y el acontecimiento  de la fiesta, además de ser centrales, en los pueblos indígenas y en muchos mestizos, sintetizan los principales conflictos de su incorporación al capitalismo…en las transformaciones de las fiestas, podemos examinar la función económica de los hechos culturales: ser instrumentos para la reproducción social; la función política: luchar por la hegemonía; las funciones psicosociales: construir el consenso y la identidad, neutralizar o elaborar simbólicamente las contradicciones. La compleja composición de…las fiestas, la variedad de fenómenos sociales que incluyen, favorece el estudio simultáneo de la cultura en los tres campos principales en que se manifiesta: los textos, las prácticas o relaciones sociales, la organización del espacio”. (Nestor García Canclini, 1982: 73-74)

 

“La fiesta como puesta en escena: de las fisuras entre campo y ciudad, entre lo indígena y lo occidental, sus interacciones y conflictos. Lo comprobamos en la coexistencia de danzas antiguas y conjuntos de rock, en centenares de ofrendas mortuorias indígenas fotografiadas por centenares de cámaras, el cruce de ritos arcaicos y modernos en pueblos campesinos, las fiestas híbridas con que los migrantes evocan en la ciudad industrial un universo simbólico centrado en el maíz, la tierra, la lluvia”. (Néstor García Canclini, 1982: 163)

 

8.2.-La Fiesta como continuidad total de lo cotidiano.

“De las fiestas no hablaremos, según lo hacen los fenomenólogos de la religión (Otto, Eliade) y aún ciertos antropólogos (Duvignaud), como ruptura de lo cotidiano, pasaje de lo profano a lo sagrado, búsqueda de un tiempo original en que ‘se reencuentra plenamente la dimensión sagrada de la vida, se experimenta la santidad de la existencia humana en tanto que creación divina’. Por el contrario, la investigación de campo nos hizo ver que la fiesta sintetiza la vida entera de cada comunidad, su organización económica y sus estructuras culturales, sus relaciones políticas y los proyectos de cambiarlas…

En vez de concebirla, al modo de Duvignaud, como un momento en el que ‘la sociedad sale de sí misma, escapa a su propia definición’, veremos en ella una ocasión en que la sociedad penetra en lo más profundo de sí, aquello que se le escapa habitualmente, para comprenderse y restaurarse. La causa de la distancia entre lo ordinario y lo festivo hay que buscarla en la historia cotidiana, en lo que les falta o no comprenden en el trabajo, en la vida familiar, en el trato impotente con la muerte”. (Néstor García Canclini, 1982: 78-80)

 

8.2.1.-La Fiesta como continuidad total de lo cotidiano: la dialéctica carencias-derroche.

“Esa diferencia de la fiesta, sus excesos, el derroche y la expansiva decoración, se entienden al vincularlos con las carencias rutinarias. Desde un enfoque materialista pueden interpretarse como compensación ideal o simbólica de las insatisfacciones económicas. Una interpretación energética (psicoanalítica) revela, detrás del desenfreno y la sublimación de la fiesta, la explosión o realización disfrazada de pulsiones reprimidas en la vida social”. (Néstor García Canclini, 1982: 80)

 

8.2.2.-La Fiesta como continuidad total de lo cotidiano: reorganización imaginaria de lo cotidiano.

“No podemos aceptar que la esencia de la fiesta sea la huida del orden social, la persecución de un lugar ‘sin estructura y sin código, el mundo de la naturaleza donde se ejercen sólo las fuerzas del ‘ello’, las grandes instancias de la subversión’. Al contrario, mediante el ritual de la fiesta el pueblo impone un orden a poderes que siente incontrolables, intenta trascender la coerción o frustración de estructuras limitantes a través de su reorganización ceremonial, imagina otras prácticas sociales, que a veces llega a ejercer en el tiempo permisivo de la celebración. No siempre estas prácticas son liberadoras (pueden ser evasivas al interpretar resignada o culpablemente su desdicha), pero sí aparecen estructuradas, tanto por su orden interno como por el espacio delimitado que ocupan en la vida ordinaria que las precede y continúa, que se inscribe en ellas”. (Néstor García Canclini, 1982: 80-81)

 

8.2.3.-La Fiesta como continuidad total de lo cotidiano: el gasto de los ricos como reinversión.

“A tal punto la fiesta continúa la existencia cotidiana que reproduce en su desarrollo las contradicciones de la sociedad. No puede ser el lugar de la subversión y la libre expresión igualitaria, o logra serlo retaceadamente, porque no es sólo un movimiento de unificación colectiva; se repiten en ella las diferencias sociales y económicas. Por eso no compartimos la interpretación que hace del gasto recreativo y suntuario de la fiesta un mecanismo de redistribución o nivelación económica: la presión comunitaria para que los ricos ocupen cargos y mayordomías sería, para autores como Castile, un recurso destinado a obligarlos a reinvertir sus ganancias en la celebración y así reducir la desigualdad en los ingresos. Encontramos a veces este proceso de coerción y creemos legítimo ver en él una forma de hacer reinvertir el excedente dentro del pueblo para evitar que un fuerte intercambio con el exterior destruya la cohesión interna”. (Néstor García Canclini, 1982: 81)

 

8.2.4.-La Fiesta como continuidad total de lo cotidiano: el aumento de las ganancias de los ricos.

“Pero, además del hecho de que no hay redistribución porque los ricos no transfieren parte de su ganancia a los pobres sino que la gastan en el festejo, esta ‘pérdida’ es compensada a menudo por otras ganancias: son ellos quienes venden la cerveza y los alimentos, quienes administran las diversiones. Al beneficiar a los que ya tienen más y multiplicar su enriquecimiento gracias a la intensificación del consumo, la fiesta reafirma las diferencias sociales, da una nueva ocasión para que se ejerza la explotación interna y externa sobre el  pueblo”. (Néstor García Canclini, 1982: 81-82)

 

8.2.5.-La Fiesta como continuidad total de lo cotidiano: éxito económico-Cristo feliz.

“Gran parte de la diversión se concentra en la plaza y en calles vecinas. La rueda de la fortuna, los carruseles, un juego de lotería que inunda el espacio sonoro con su música y la lectura por altavoces de las cartas premiadas, juegos de azar y habilidad, todos traídos de Zamora, aprovechan esta fiesta, la única religiosa en que les permiten entrar al pueblo. En las demás, los habitantes de Patamban consideran que el tiempo festivo debe ser de recogimiento; en ésta la alegría de las mayores ventas del año se concilia, según el sacerdote, con la del triunfo de Cristo, y ese clima prevalece en todas las actividades. La misma procesión, que atraviesa un sendero de composturas y tapetes multicolores, acompañada por bandas de música y cohetes durante todo el recorrido, no incluye cargas o mortificaciones, no lleva las imágenes u ofrendas desmedidamente pesadas que vimos en otras”. (Néstor García Canclini, 1982: 176-177)

 

8.2.6.-La Fiesta como continuidad total de lo cotidiano: no llueve-los santos caminarán de espaldas.

“Para la procesión [en Ocumicho] las imágenes de San Pedro y San Pablo son esmeradamente vestidas y adornadas con frutas y verduras, de cera y plástico. San Pedro lleva una mazorca de maíz, alimento cotidiano de los campesinos…En la procesión de junio de 1979, al salir de la iglesia, las imágenes iban de espaldas como castigo a los santos porque no habían dado lluvias durante dos meses y las cosechas estaban secándose”. (Néstor García Canclini, 1982: 169-170)

 

8.3.-La Fiesta como ruptura de lo cotidiano.

“En un sentido fenoménico es verdad que la fiesta presenta cierta discontinuidad y excepcionalidad: los indígenas interrumpen el trabajo habitual (aunque para realizar otros, a veces más intensos y prolongados), visten ropa especial, preparan comidas y adornos inusuales. Pero no pensamos que la suma de estos hechos sea determinante para colocar a la fiesta en un tiempo y un lugar enfrentados a lo cotidiano”. (Néstor García Canclini, 1982: 79)

 

“Sin embargo, la fiesta da ocasión de que algunas restricciones cotidianas se levanten, que los cuerpos tomen conciencia de su poder lúdico y lo manifiesten: el ritual más severo, sobre todo si es colectivo, sirve a la sociedad -como escribió Roberto de Matta refiriéndose al carnaval brasileño- para abrirse a ‘una visión alternativa de sí misma’, inventar un mundo nuevo por la dramatización de nuestra realidad social. Dependerá de las relaciones entre las fuerzas represivas y expresivas de cada sociedad que en la fiesta prevalezca la resignación o la emergencia del deseo”. (Néstor García Canclini, 1982: 190-191)

 

8.4.-Estructura Social y Estructura de la Fiesta: ¿Homólogas o Inversas?

“A partir de esta comprensión de la fiesta como una estructura, homóloga o inversa a la estructura social, podemos volver inteligible lo que hay en ella de acontecimiento, transgresión, reinvención de lo cotidiano, lo que trasciende el control social y abre el florecimiento del deseo”. (Néstor García Canclini, 1982: 82)

 

 

8.5.-Tipología de Fiestas.

“Pero la tensión entre estructura y acontecimiento no se da de igual manera en todas las clases y situaciones. De ahí la importancia de conocer primero las estructuras sociales y de la fiesta, no especular sobre la fiesta en general, distinguir las cívicas, religiosas, familiares, rurales, urbanas”. (Néstor García Canclini, 1982: 79)

 

8.5.1.-Fiestas Rurales.

“Para las poblaciones indígenas y campesinas, las fiestas son acontecimientos colectivos arraigados en su producción, celebraciones fijadas según el ritmo del ciclo agrícola o el calendario religioso, donde la unidad doméstica de vida y trabajo se reproduce en la participación unida de la familia”. (Néstor García Canclini, 1982: 163)

 

8.5.2.-Fiestas Urbanas.

“En las ciudades, la división entre las clases, otras relaciones familiares, el mayor desarrollo técnico y mercantil aplicado al ocio, la organización masiva de la comunicación social, crean una festividad distinta. A la mayoría de las fiestas se va individualmente, se hacen en fechas arbitrarias, y, cuando se adhiere al calendario eclesiástico, la estructura sigue una lógica mercantil que vuelve el motivo religioso un pretexto; en vez de la participación comunitaria, proponen un espectáculo para ser admirado”. (Néstor García Canclini, 1982: 163-165).

 

8.5.3.-Relación Fiestas Rurales-Fiestas Urbanas en el Capitalismo.

“La tendencia prevaleciente en el capitalismo es reducir, o anular, la diferencia entre fiestas participativas rurales y espectáculos mercantiles urbanos, como otra consecuencia de la subordinación del campo a la ciudad, de la vida local al mercado nacional y trasnacional. Digámoslo mejor con Michel Fritag y Marianne Mesnil: cada vez se puede distinguir menos lo rural de lo urbano, las creencias y los hábitos, las formas de organización ‘autocéfalas’ tradicionales, de las formas dirigidas de la ciudad industrial, cuyo centro de decisión excede a cada núcleo urbano. Vivimos en un ‘sistema productivo supraurbano’, que sustituye la oposición campo y ciudad por un reordenamiento económico, político y cultural homogeneizado”. (Néstor García Canclini, 1982: 191-192)

 

8.6.-Lo tradicional y lo moderno: Religión y Economía.

“Según el sacerdote de Patamban, la fiesta fue creada hace quince o veinte años por un cura anterior con el fin de atraer visitantes y promover la venta de artesanías. Por eso organizó la decoración de las calles y la iglesia con tapetes de flores naturales, arcos de madera cubiertos con flores y frutos, y las composturas, arreglos de papel que cuelgan de hilos llenando el espacio visual de las calles”. (Néstor García Canclini, 1982: 163-165)

 

8.7.-El Capitalismo resemantiza la Fiesta Popular.

“Janitzio es un ejemplo extremo de esta tendencia del capitalismo a secularizar los acontecimientos tradicionales pero rescatando los signos si le sirven para ampliar el lucro. Es la misma tendencia que anexa ferias a las fiestas antiguas o crea nuevas fiestas para que las ferias tengan su escenografía. Comerciantes de juegos mecánicos y de azar, grupos de música urbana y bebidas de las grandes firmas internacionales, ropa de baja calidad y artesanías imitadas van recorriendo las fiestas y ocupando el espacio económico y simbólico, visual y sonoro, que pertenecía a quienes viven permanentemente en esos pueblos. Los ingredientes de la fiesta tradicional (las danzas, la ornamentación del pueblo) pasan a ser una parte, a veces complementaria o decorativa, de la fiesta actual. Tanto en las antiguas fiestas indígenas como en las de la colonia la celebración ritual, el acontecimiento cultural o religioso, eran acompañados por actividades comerciales, pero integrados a la vida y las necesidades de la región”. (Néstor García Canclini, 1982: 181)

 

8.8.-La Fiesta Popular se resemantiza.

“Ante la pérdida de la creencia en el regreso de los muertos, y en las ofrendas para invocarlos, como consecuencia del ‘dinero’, los tarascos comercializan su celebración, ‘reviven’ los ritos para aprovecharse de la economía monetaria que los agrede…existe una serie de actos generados por el propio pueblo, sobre todo en Janitzio, que han contribuido a comercializar la fiesta: colocación de puestos de comida y bebidas en toda la isla, adaptación de sus artesanías y ceremonias, exigir que les paguen para permitir que los fotografíen y filmen.

 

La muerte de la creencia en la muerte, según la entendían los antepasados, es transformada en una estrategia de vida, o por lo menos de supervivencia. Aunque estas respuestas sufren la ambivalencia de favorecer los intereses del pueblo y al mismo tiempo subordinarlo a un régimen económico que lo explota. Este régimen no sólo los domina y destruye desde afuera; mata la vida comunitaria reproduciéndose en el interior, fomentando la acumulación de capital por parte de un pequeño sector privilegiado (comerciantes, lancheros, acaparadores de pescado y artesanías)”. (Néstor García Canclini, 1982: 185)

 

8.9.-La funcionalidad de la Fiesta en el Capitalismo.

“(…) la expansión capitalista supraurbana, su necesidad de estandarizar la producción y el consumo, encuentran límites en la configuración específica de cada cultura y en el interés del propio sistema de mantener formas antiguas de organización social y representación. También respecto de las fiestas vemos que, por causas económicas (conservar fuentes complementarias de trabajo, como las artesanías), políticas (usar el cacicazgo u otros mecanismos tradicionales del poder autoritario) o ideológicas (afianzar la identidad nacional, mantener ‘museos vivientes’ para atraer turistas), la cultura dominante preserva bolsones arcaicos refuncionalizándolos y recontextualizándolos”. (Néstor García Canclini, 1982: 192)

 

II Parte.-Los procesos de síntesis de determinaciones de lo real: ¿Qué entender por Fiesta? (Diagrama 1).

Los ocho autores revisados no presentan una definición de la fiesta, sino que parten del análisis de lo que según su tradición societal e intelectual es una Fiesta. Pretendiendo cubrir este vacío acudimos al diccionario y encontramos que la fiesta está definida como: “Alegría, regocijo o diversión. Chanza, broma. Día que la Iglesia celebra con mayor solemnidad que otros, mandando oir misa en él como los domingos. Día en que se celebra una solemnidad nacional con cierre de oficinas y establecimientos públicos. Solemnidad con que la Iglesia celebra la memoria de un santo. Regocijo público. Agasajo u obsequio para ganar la voluntad de uno” (Diccionario Hispánico Universal, 1969).

 

Tales definiciones (¿o mejor sería decir acepciones?), no solucionan a cabalidad nuestro requerimiento conceptual, pues dicha respuesta se constituye ella misma en una proposición de tipos de fiestas: religiosas, cívicas, etc.

 

Consideraremos conveniente usar otra estrategia para la comprensión de la Fiesta como fenómeno social, los ocho autores revisados en el aparte anterior han señalado cincuenta y ocho (58) características de las fiestas analizadas por ellos en países de cuatro continentes (África, América, Asia y Europa). Procederemos a compararlas entre sí para realizar una lista de las características que poseen las fiestas (sin pretender agotar el tema, pues sólo nos estamos refiriendo a esta pequeña muestra de autores, más las investigaciones bibliográficas y de campo realizadas por nosotros).

 

9.-Proceso de síntesis 1: Cincuenta y ocho (58) Ítems de Fiestas en 4 continentes (Tabla 2).

1.-Fiestas que solemnizan un acontecimiento de la existencia. (Jean Duvignaud, 1989).

 

2.-Fiestas de vuelta a los orígenes. (Jean Duvignaud, 1989).

 

3.-Fiestas rituales. (Jean Duvignaud, 1989).

 

4.-Fiestas urbanas ¿civiles? (Jean Duvignaud, 1989).

 

5.-Fiestas urbanas oficiales estadales. (Jean Duvignaud, 1989).

 

6.-Fiestas privadas. (Jean Duvignaud, 1989).

 

7.-Homenaje a una divinidad. (Mamadou Seck, 1989: El juego del falso león, Senegal).

 

8.-Una danza ritual para pedir que se desencadene la lluvia cuando la sequía dura demasiado. (Mamadou Seck, 1989: El juego del falso león, Senegal).

 

9.-Que marque un acontecimiento feliz, el nacimiento de un niño. (Mamadou Seck, 1989: El juego del falso león, Senegal).

 

10.-Que marque un acontecimiento feliz, cosechas abundantes. (Mamadou Seck, 1989: El juego del falso león, Senegal).

 

11.-Que sea simplemente la ocasión de desplegar fuerza o agilidad, como las luchas en las que se miden alegremente los campeones de diferentes aldeas. (Mamadou Seck, 1989: El juego del falso león, Senegal).

 

12.-La fiesta exalta valores amenazados: la generosidad, el sentido del honor y de la dignidad, el coraje ante la adversidad. Tiene entonces a veces manifestaciones violentas, pero siempre de acuerdo con reglas admitidas por todos. (Mamadou Seck, 1989: El juego del falso león, Senegal).

 

13.-Fiesta urbana. (Javier Pérez Siller, 1989: Día de los Muertos en México).

 

14.-Participación: Niños de distintas clases sociales. (Javier Pérez Siller, 1989: Día de los Muertos en México).

 

15.-Lo público oficial. (Javier Pérez Siller, 1989: Día de los Muertos en México).

 

16.-Lo privado: en el cementerio y en el hogar. (Javier Pérez Siller, 1989: Día de los Muertos en México).

 

17.-Clases Sociales y la celebración en el Cementerio: los ricos. (Javier Pérez Siller, 1989: Día de los Muertos en México).

 

18.-Clases Sociales y la celebración en el Cementerio: los pobres. (Javier Pérez Siller, 1989: Día de los Muertos en México).

 

19.-La celebración en el Hogar. (Javier Pérez Siller, 1989: Día de los Muertos en México).

 

20.-Lo ritual: su vínculo con la fertilidad y con las reglas de la hospitalidad. (Javier Pérez Siller, 1989: Día de los Muertos en México).

 

21.-Lo tradicional y lo moderno: el rito y la protesta política. (Javier Pérez Siller, 1989: Día de los Muertos en México).

 

22.-Lo tradicional y lo moderno. (Héléne Yvert-Jalu, 1989: Adios al invierno. Carnaval Ruso).

 

23.-Juegos. (Héléne Yvert-Jalu, 1989: Adiós al invierno. Carnaval Ruso).

 

24.-Comunicación entre los sexos. (Héléne Yvert-Jalu, 1989: Adios al invierno. Carnaval Ruso).

 

25.-Comidas tradicionales. (Héléne Yvert-Jalu, 1989: Adios al invierno. Carnaval Ruso).

 

26.-Reglas de la Hospitalidad: comidas y bebidas. (Héléne Yvert-Jalu, 1989: Adios al invierno. Carnaval Ruso).

 

27.-Ostentación y Lujo. (Héléne Yvert-Jalu, 1989: Adios al invierno. Carnaval Ruso).

 

28.-La inversión de la realidad: lo obsceno. (Héléne Yvert-Jalu, 1989: Adios al invierno. Carnaval Ruso).

 

29.-La inversión de la realidad: lo religioso-grotesco. (Héléne Yvert-Jalu, 1989: Adios al invierno. Carnaval Ruso).

 

30.-La construcción de la Maslenitsa: elementos de la comunidad. (Héléne Yvert-Jalu, 1989: Adios al invierno. Carnaval Ruso).

 

31.-La destrucción de la Maslenitsa: eliminar el invierno. (Héléne Yvert-Jalu, 1989: Adios al invierno. Carnaval Ruso).

 

32.-Control social: el perdón, la vuelta de la solidaridad. (Héléne Yvert-Jalu, 1989: Adios al invierno. Carnaval Ruso).

 

33.-Control social: el agua purificadora. (Héléne Yvert-Jalu, 1989: Adios al invierno. Carnaval Ruso).

 

34.-Fiestas urbanas oficiales estadales. (Sergio Alves Teixeira, 1989: El país del Carnaval. Brasil).

 

35.-“Racionalidad económica” de una fiesta popular. (Sergio Alves Teixeira, 1989: El país del Carnaval. Brasil).

 

36.-Resemantización del saber cotidiano: del árbol de mayo al árbol de la libertad. (Laurence Coudart, 1989: ¡Bailemos la Carmañola! De la fiesta a la ceremonia oficial. Francia.).

 

37.-Presencia del poder de inversión de la realidad tradicional: del Carnaval pre-Cuaresma al Carnaval Revolucionario. (Laurence Coudart, 1989: ¡Bailemos la Carmañola! De la fiesta a la ceremonia oficial. Francia.).

 

38.-Fiestas urbanas oficiales estadales. (Laurence Coudart, 1989: ¡Bailemos la Carmañola! De la fiesta a la ceremonia oficial. Francia.).

 

39.-La inversión de status y la regulación social. (Víctor W Turner, 1988: Los Ndembe, Africa).

 

40.-La Obscenidad permitida. (Víctor W Turner, 1988: Los Ndembe, Africa).

 

41.-Centralidad social de las fiestas en los pueblos indígenas y mestizos y su conflictiva incorporación en el capitalismo. (Néstor García Canclini, 1982: Fiestas religiosas en México).

 

42.-La Fiesta como continuidad total de lo cotidiano. (Néstor García Canclini, 1982: Fiestas religiosas en México).

 

43.-La Fiesta como continuidad total de lo cotidiano: carencias-derroche. (Néstor García Canclini, 1982: Fiestas religiosas en México).

 

44.-La Fiesta como continuidad total de lo cotidiano: reorganización imaginaria de lo cotidiano. (Néstor García Canclini, 1982: Fiestas religiosas en México).

 

45.-La Fiesta como continuidad total de lo cotidiano: el gasto de los ricos como reinversión. (Néstor García Canclini, 1982: Fiestas religiosas en México).

 

46-La Fiesta como continuidad total de lo cotidiano: el aumento de las ganancias de los ricos. (Néstor García Canclini, 1982: Fiestas religiosas en México).

 

47-La Fiesta como continuidad total de lo cotidiano: éxito económico-Cristo feliz. (Néstor García Canclini, 1982: Fiestas religiosas en México).

48-La Fiesta como continuidad total de lo cotidiano: no llueve-los Santos caminarán de espaldas. (Néstor García Canclini, 1982: Fiestas religiosas en México).

 

49-La Fiesta como ruptura de lo cotidiano. (Néstor García Canclini, 1982: Fiestas religiosas en México).

 

50-Estructura Social y Estructura de la Fiesta: ¿Homólogas o Inversas? (Néstor García Canclini, 1982: Fiestas religiosas en México).

 

51.-Tipología de Fiestas. (Néstor García Canclini, 1982: Fiestas religiosas en México).

 

52.-Fiestas Rurales. (Néstor García Canclini, 1982: Fiestas religiosas en México).

 

53.-Fiestas Urbanas. (Néstor García Canclini, 1982: Fiestas religiosas en México).

 

54.-Relación Fiestas Rurales-Fiestas Urbanas en el Capitalismo. (Néstor García Canclini, 1982: Fiestas religiosas en México).

 

55.-Lo tradicional y lo moderno: Religión y Economía. (Néstor García Canclini, 1982: Fiestas religiosas en México).

 

56.-El Capitalismo resemantiza la Fiesta Popular. (Néstor García Canclini, 1982: Fiestas religiosas en México).

 

57.-La Fiesta Popular se resemantiza. (Néstor García Canclini, 1982: Fiestas religiosas en México).

 

58.-La funcionalidad de la Fiesta en el Capitalismo. (Néstor García Canclini, 1982: Fiestas religiosas en México).

 

Como ninguna de las 58 caracterizaciones niega a otra, pues todas existen, ya que han sido tomadas de ejemplos de la realidad, nuestro trabajo consistirá en ver en primer lugar, si algunas coinciden y en segundo lugar, intentar establecer una relación entre todas ellas de manera que nos ayuden a la elaboración de un discurso universal sobre la Fiesta. Provisoriamente, construiremos cuatro subconjuntos con los elementos que disponemos: tipos de fiestas, características de las fiestas, elementos presentes en las fiestas y el tiempo.

 

10.- Proceso de síntesis 2: Diez Tipos de Fiestas (Tabla 3).

Resalta enseguida como la tipología que presenta Duvignaud, no es exclusiva sólo de distintas fiestas sino que en una misma, es posible encontrar varias de esas características presentadas por él como excluyentes. Así por ejemplo en el Carnaval Ruso, encontramos que se da una “vuelta a los orígenes” (fiesta de fin de ciclo) y se realizan “rituales” (fertilización de la tierra).

 

10.1.-Fiestas  que Solemnizan un Acontecimiento del Ciclo Vital de la Existencia. (1 y 9).

 

10.2.-Fiestas que celebran un acontecimiento feliz, como cosechas abundantes. (10)

 

10.3.-Fiestas por ser ocasión de desplegar fuerza o habilidad.

Como las luchas en las que se miden alegremente los campeones de diferentes aldeas (11) o las Olimpíadas antiguas y modernas.

 

10.4.-Fiestas de Vuelta a los Orígenes. (2, Diablada de Bolivia y 49).

Aquí coinciden Duvignaud y Canclini, muy a pesar de este último, quien insistía en su discurso en la no aceptación de la fiesta como ruptura de lo cotidiano, pero al final de su libro reconoce que: “Sin embargo, la fiesta da ocasión de que algunas restricciones cotidianas se levanten, que los cuerpos tomen conciencia de su poder lúdico y lo manifiesten: el ritual más severo, sobre todo si es colectivo, sirve a la sociedad -como escribió Roberto de Matta refiriéndose al carnaval brasileño- para abrirse a ‘una visión alternativa de sí misma’, inventar un mundo nuevo por la dramatización de nuestra realidad social.” (Néstor García Canclini, 1982: 190-191)

 

10.5.-Fiestas Religiosas. (3, 7, 51).

10.5.1.-Fiestas Patronales de toda la Población (Virgen de Coromoto en Naiguatá, mes de septiembre).

 

10.5.2.-Fiestas Patronales de un sector de la población (San Antonio, Barrio San Antonio, Naiguatá, 13 de junio).

 

10.5.3.-Fiestas de Cristo, La Trinidad, Santos, Santas y Virgen No-Patronales (San Juan, Naiguatá, 24 de junio).

 

10.5.4.-Otras Fiestas (Corpus Christi).

 

10.6.-Fiestas Rituales. (8, 20, 26, 30, 31).

10.6.1.-Procesiones, Romerías, Rogativas con ocasión de enfrentar una calamidad colectiva (Rogativa con Santa Rosalía de Palermo para combatir el Dengue, El Hatillo, Miranda, 27 de enero de 1990, segunda rogativa que se realizaba con Santa Rosalía, en el siglo XX).

 

10.7.-Fiestas Urbanas Civiles. (4, 13, 51, 53, 54).

10.7.1.-Relacionadas con el Ciclo Vital de la Existencia (Día de los Enamorados-febrero, Día de la Madre-mayo, Día del Padre-julio).

 

10.7.2.-Relacionadas con Actividades Económicas (Día del Comerciante-Falcón, 02 de enero, Día del Trabajador-mayo, Día de la Secretaria-septiembre).

 

10.8.-Fiestas Urbanas Oficiales Estadales. (5, 15, 34, 38, 51).

10.8.1.-Fiestas Fundacionales de la Nacionalidad (10 de agosto en Francia, 5 de julio en Venezuela).

 

10.8.2.-Fiestas Aniversarios de Poblaciones (24 de julio en Caracas).

 

10.8.3.-Fiestas Aniversario de Batallas (24 de junio, Carabobo, 12 de febrero, La Victoria).

 

10.9.-Fiestas Rurales. (51, 52, 54).

 

10.10.-Fiestas Privadas. (6, 16, 17, 18, 19, 51)

 

11.- Proceso de síntesis 3: Once Características de las fiestas (Tabla 4).

11.1.-Continuación de lo cotidiano de diversas maneras.

.-como dialéctica de la carencia-derroche.

.-reorganización imaginaria de lo cotidiano.

.-el gasto de los ricos como reinversión.

.-el aumento de las ganancias de los ricos.

.-relación positiva economía-religión: éxito económico-Cristo feliz.

.-relación negativa economía-religión: fracaso económico-Santos de Espaldas, procesión en México (voltear a San Antonio hasta que aparezca el dinero, Venezuela).

 

11.2.-Ruptura momentánea con lo cotidiano, acción que alimenta al imaginario social de posibilidades alternativas a su realidad.

 

11.3.-Participan todas las clases: sociales, de edad y de sexo.

 

11.4.-La Estructura de la Fiesta se relaciona con la Estructura Social.

.-por homología.

.-por inversión.

 

11.5.-Se produce una inversión de la realidad.

-Lo Obsceno (el disfrazado de Viejo en el Carnaval Ruso, los hombres y las mujeres Ndembe en el ritual de los gemelos).

 

-Lo Religioso-Grotesco (imitación del Pope en el Carnaval Ruso, imitación del Cura el Miércoles de Ceniza en la celebración de la Sardina de Naiguatá en el DF).

 

-Lo Político (del Carnaval tradicional francés al Carnaval en la Revolución Francesa, el 28 de febrero de 1989 en Caracas, DF).

 

-La inversión de status (la iniciación del Jefe Ndembe, las Mujeres-hombres y los Hombres-mujeres, el 28 de diciembre, Día de Los Inocentes, en Osma, Estado Vargas).

 

11.6.-Se refuerza el control social.

-el perdón, la vuelta a la solidaridad (El Domingo del Perdón en el Carnaval Ruso, el abrazo después de la Eucaristía en las Misas católicas en Venezuela).

 

-la purificación (el agua purificadora en el Carnaval Ruso, la cruz el Miércoles de Ceniza en Venezuela).

 

11.7.-Manifestaciones violentas, pero siempre con reglas admitidas por todos.

El falso juego del león (Senegal, Africa), los niños ricos celebrando el Día de los Muertos (México) y la población de Osma (DF, Venezuela), que llena de pintura y “multa” a los turistas en la celebración del Día de los Inocentes, el 28 de diciembre.

 

11.8.-Se resemantizan los hechos sociales.

-la naturaleza (del árbol de mayo al árbol de la libertad en la Revolución Francesa).

 

-el espacio (un rincón de cualquier calle cambia a espacio sagrado con la colocación de un altar para la festividad, caso de los Diablos de Naiguatá, DF).

 

11.9.-Contiene elementos tradicionales y elementos modernos.

 

11.10.-Permite la ostentación y el lujo.

 

11.11.-Pueden coexistir el Modo de Vida Capitalista y otros Modos de Vida.

-el Modo de Vida capitalista-urbano-“occidental” actuará como aculturador de los otros Modos de Vida-rurales-indígenas.

 

-el Modo de Vida capitalista resemantizará la Fiesta Popular.

 

-la Fiesta Popular se resemantizará para sobrevivir en el capitalismo, a través de una Cultura de Aceptación.

 

-la Fiesta Popular le es funcional al capitalismo.

 

-la Fiesta Popular es un elemento esencial de los pueblos que poseen un Modo de Vida distinto al capitalismo.

 

12.- Proceso de síntesis 4: Veinte Elementos presentes en las fiestas (Tabla 5).

Entre los textos revisados encontramos al menos veinte (20) elementos que pueden encontrarse en las Fiestas, sin pretender que estos sean todos los posibles de hallar, sino simplemente una pequeña muestra.

01.-Agricultura.

02.-Artesanía.

03.-Cocina y Comidas.

04.-Danzas.

05.-Deportes.

06.-Espacio.

07.-Ganadería.

08.-Jerarquías Oficiales.

09.-Jerarquías Populares.

10.-Juegos de Adultos.

11.-Juegos Infantiles.

12.-Literatura.

13.-Magia.

14.-Música.

15.-Oralidad.

16.-Pintura.

17.-Religión.

18.-Saberes Populares.

19.-Teatro.

20.-Vestuario.

 

 

 

13.-Proceso de síntesis 5: Lo común en todas las Fiestas es el Tiempo, no el Espacio.

Después de haber analizado los 58 Ítems, los Diez Tipos de Fiestas, las Once Características de las Fiestas y los Veinte Elementos presentes en ellas, es fácil concluir en la gran diversidad de características y condiciones sociales presentes en el hecho festivo. Pero para poder producir un concepto de Fiesta que tenga profundidad antropológica y por lo tanto sea universal y trascienda la diversidad de las distintas épocas históricas, es necesario preguntarnos acerca de cuál es la sustancia de la Fiesta. Y en esa dirección nos dirigimos a interrogar a la Fiesta desde las dos dimensiones básicas constitutivas de lo real: el espacio y el tiempo.

 

La Fiesta puede darse en cualquier espacio, en cualquier época histórica y en cualquier momento del año, por lo tanto la definición de la misma no podría tener como sustancia ni el espacio en cualquier escala, ni el tiempo exterior a todo hecho social como puede ser el tiempo epocal y el tiempo calendárico. Pero la Fiesta tiene -intrínsecamente- formando parte de su sustancia, una particularidad del Tiempo; cuando lo analizamos desde el punto de vista de la socialidad de la vida cotidiana.

 

Visto desde la Sociedad de la Vida Cotidiana, el Tiempo se nos presenta clasificado en Tiempo Ordinario y Tiempo Extraordinario[iii]. Y el Tiempo Extraordinario a su vez se divide en Tiempo Extraordinario Previsible y Tiempo Extraordinario Imprevisible (como por ejemplo el de las catástrofes naturales y el de las convulsiones sociales). Y es evidente que la Fiesta se realiza socialmente en un Tiempo Extraordinario Previsible.

 

14.-En síntesis: el Concepto.

La Fiesta, o mejor dicho los Sistemas de Fiestas, son hechos sociales totales, en la tradición de Marcel Mauss, por lo tanto difíciles de reducir a una sola definición o caracterización. Intentando conceptualizar, definiríamos la Fiesta como: las diversas maneras como una sociedad expresa su relación de sentido con los tiempos extraordinarios previsibles de su existencia histórica.

 

Fuentes.

-Bibliografía General.

-Alves Teixeira Sergio (1989).-El país del Carnaval. El Correo de la Unesco (Francia) 42 (diciembre): 38-41.

 

-Coudat Laurence (1989).-¡Bailemos la Carmañola!. De la fiesta a la ceremonia oficial. El Correo de la Unesco (Francia) 42 (diciembre): 42-46.

 

-Duvignaud Jean (1989).-El Tiempo de la fiesta. El Correo de la Unesco (Francia) 42 (diciembre): 11-15.

 

-García Canclini Nestor (1982).-Las Culturas Populares en el Capitalismo. México. Editorial Nueva Imagen. Serie “El Arte en la Sociedad”. pp. 226.

 

-González Ordosgoitti Enrique Alí (1991).-La Festividad de los Santos Inocentes en Osma. El Gobierno y la Revolución son Inocentes. Anuario FUNDEF (Caracas) 2: 60-65

 

-González Ordosgoitti Enrique Alí (1999).-Los Sistemas de Fiestas en Venezuela. Hacia una Sociología del uso del Tiempo Extraordinario Festivo en las Sociedades Estado-Nación contemporáneas. Caracas, Mimeo, Inédito, Universidad Central de Venezuela (UCV), Facultad de Economía y Ciencias Sociales (FACES), Doctorado en Ciencias Sociales, Tesis Doctoral, 3 tomos, Tutor: Dr. Víctor Córdoba.

 

-Pérez Siller Javier (1989).-La Fiesta de los Muertos. El Correo de la Unesco (Francia) 42 (diciembre): 19-24.

 

-Seck Mamadou (1989).-El juego del falso león. El Correo de la Unesco (Francia) 42 (diciembre): 16-18.

 

-Turner Víctor (1988).-El Proceso ritual. Estructura y antiestructura. España. Taurus. pp. 218.

 

-Yvert-Jalu Héléne (1989).-Adios al invierno. El Correo de la Unesco (Francia) 42 (diciembre): 32-37.

 

 

Gráficos.

 

Tabla 1.-Autores revisados. (EAGO, 31.05.2013).

 

  Autor País.
1 Jean Duvignaud. Francia.
2 Mamadou Seck. Senegal.
3 Javier Pérez Siller. México.
4 Héléne Yvert-Jalu. Francia.
5 Sergio Alves Teixeira. Brasil.
6 Laurence Coudart. Francia.
7 Victor W Turner. Escocia.
8 Nestor García Canclini. Argentina-México.

 

 

 

 

Tabla 2.-Proceso de síntesis 1: Cincuenta y ocho (58) Ítems de Fiestas en 4 continentes. (EAGO, 31.05.2013).

 

  Ítems Países.
01 Fiestas que solemnizan un acontecimiento de la existencia. Mundo.
02 Fiestas de vuelta a los orígenes. Bolivia, España.
03 Fiestas rituales. España, India, Indonesia, Italia, México.
04 Fiestas urbanas ¿civiles? Alemania, China, Grecia, Holanda, Inglaterra, Italia.
05 Fiestas urbanas oficiales estadales. Francia.
06 Fiestas privadas. Mundo.
07 Homenaje a una divinidad. Senegal.
08 Una danza ritual para pedir que se desencadene la lluvia cuando la sequía dura demasiado. Senegal.
09 Que marque un acontecimiento feliz, el nacimiento de un niño. Senegal.
10 Que marque un acontecimiento feliz, cosechas abundantes. Senegal.
11 Que sea simplemente la ocasión de desplegar fuerza o agilidad, como las luchas en las que se miden alegremente los campeones de diferentes aldeas. Senegal.
12 La fiesta exalta valores amenazados: la generosidad, el sentido del honor y de la dignidad, el coraje ante la adversidad. Tiene entonces a veces manifestaciones violentas, pero siempre de acuerdo con reglas admitidas por todos. Senegal.
13 Fiesta urbana. México.
14 Participación: Niños de distintas clases sociales. México.
15 Lo público oficial. México.
16 Lo privado: en el cementerio y en el hogar. México.
17 Clases Sociales y la celebración en el Cementerio: los ricos. México.
18 Clases Sociales y la celebración en el Cementerio: los pobres. México.
19 La celebración en el Hogar. México.
20 Lo ritual: su vínculo con la fertilidad y con las reglas de la hospitalidad. México.
21 Lo tradicional y lo moderno: el rito y la protesta política. México.
22 Lo tradicional y lo moderno. Rusia.
23 Juegos. Rusia.
24 Comunicación entre los sexos. Rusia.
25 Comidas tradicionales. Rusia.
26 Reglas de la Hospitalidad: comidas y bebidas. Rusia.
27 Ostentación y Lujo. Rusia.
28 La inversión de la realidad: lo obsceno. Rusia.
29 La inversión de la realidad: lo religioso-grotesco. Rusia
30 La construcción de la Maslenitsa: elementos de la comunidad. Rusia
31 La destrucción de la Maslenitsa: eliminar el invierno. Rusia
32 Control social: el perdón, la vuelta de la solidaridad. Rusia
33 Control social: el agua purificadora. Rusia
34 Fiestas urbanas oficiales estadales. Brasil
35 “Racionalidad económica” de una fiesta popular. Brasil
36 Resemantización del saber cotidiano: del árbol de mayo al árbol de la libertad. Francia
37 Presencia del poder de inversión de la realidad tradicional: del Carnaval pre-Cuaresma al Carnaval Revolucionario. Francia
38 Fiestas urbanas oficiales estadales. Francia
39 La inversión de status y la regulación social. África
40 La Obscenidad permitida. África
41 Centralidad social de las fiestas en los pueblos indígenas y mestizos y su conflictiva incorporación en el capitalismo. México
42 La Fiesta como continuidad total de lo cotidiano. México
43 La Fiesta como continuidad total de lo cotidiano: carencias-derroche. México
44 La Fiesta como continuidad total de lo cotidiano: reorganización imaginaria de lo cotidiano. México
45 La Fiesta como continuidad total de lo cotidiano: el gasto de los ricos como reinversión. México
46 La Fiesta como continuidad total de lo cotidiano: el aumento de las ganancias de los ricos. México
47 La Fiesta como continuidad total de lo cotidiano: éxito económico-Cristo feliz. México
48 La Fiesta como continuidad total de lo cotidiano: no llueve-los Santos caminarán de espaldas. México
49 La Fiesta como ruptura de lo cotidiano. México
50 Estructura Social y Estructura de la Fiesta: ¿Homólogas o Inversas? México
51 Tipología de Fiestas. México
52 Fiestas Rurales. México
53 Fiestas Urbanas. México
54 Relación Fiestas Rurales-Fiestas Urbanas en el Capitalismo. México
55 Lo tradicional y lo moderno: Religión y Economía. México
56 El Capitalismo resemantiza la Fiesta Popular. México
57 La Fiesta Popular se resemantiza. México
58 La funcionalidad de la Fiesta en el Capitalismo. México

 

 

 

 

Tabla 3.-Proceso de síntesis 2: Diez Tipos de Fiestas. (EAGO, 31.05.2013).

 

Nro. Tipo. Ver Tabla 2
01 Fiestas  que Solemnizan un Acontecimiento del Ciclo Vital de la Existencia. 1, 9
02 Fiestas que celebran un acontecimiento feliz, como cosechas abundantes. 10
03 Fiestas por ser ocasión de desplegar fuerza o habilidad. 11
04 Fiestas de Vuelta a los Orígenes. 2, 49
05 Fiestas Religiosas. 3,7,51
  5.1.-Fiestas Patronales de toda la Población (Virgen de Coromoto en Naiguatá, mes de septiembre).  
  5.2.-Fiestas Patronales de un sector de la población (San Antonio, Barrio San Antonio, Naiguatá, 13 de junio).  
  5.3.-Fiestas de Cristo, La Trinidad, Santos, Santas y Virgen No-Patronales (San Juan, Naiguatá, 24 de junio).  
  5.4.-Otras Fiestas (Corpus Christi).  
06 Fiestas Rituales.

 

 

8, 20, 26, 30, 31
  6.1.-Procesiones, Romerías, Rogativas con ocasión de enfrentar una calamidad colectiva (Rogativa con Santa Rosalía de Palermo para combatir el Dengue, El Hatillo, Miranda, 27 de enero de 1990, segunda rogativa que se realizaba con Santa Rosalía, en el siglo XX).  
07 Fiestas Urbanas Civiles. 4, 13, 51, 53, 54
  7.1.-Relacionadas con el Ciclo Vital de la Existencia (Día de los Enamorados-febrero, Día de la Madre-mayo, Día del Padre-julio).  
  7.2.-Relacionadas con Actividades Económicas (Día del Comerciante-Falcón, 02 de enero, Día del Trabajador-mayo, Día de la Secretaria-septiembre).  
08 Fiestas Urbanas Oficiales Estadales. 5, 15, 34, 38, 51
  8.1.-Fiestas Fundacionales de la Nacionalidad (10 de agosto en Francia, 5 de julio en Venezuela).  
  8.2.-Fiestas Aniversarios de Poblaciones (24 de julio en Caracas).  
  8.3.-Fiestas Aniversario de Batallas (24 de junio, Carabobo, 12 de febrero, La Victoria).  
09 Fiestas Rurales. 51, 52, 54
10 Fiestas Privadas. 6, 16, 17, 18, 19, 51

 

 

 

Tabla 4.-Proceso de síntesis 3: Once Características de las Fiestas. (EAGO, 31.05.2013).

 

Nro. Características de las Fiestas.
01 Continuación de lo cotidiano de diversas maneras.
02 Ruptura momentánea con lo cotidiano, acción que alimenta al imaginario social de posibilidades alternativas a su realidad.
03 Participan todas las clases: sociales, de edad y de sexo.
04 La Estructura de la Fiesta se relaciona con la Estructura Social.
05 Se produce una inversión de la realidad.
06 Se refuerza el control social.
07 Manifestaciones violentas, pero siempre con reglas admitidas por todos.
08 Se resemantizan los hechos sociales.
09 Contiene elementos tradicionales y elementos modernos.
10 Permite la ostentación y el lujo.
11

 

Pueden coexistir el Modo de Vida Capitalista y otros Modos de Vida.

 

 

 

Tabla 5.-Proceso de síntesis 4: Veinte Elementos presentes en las Fiestas. (EAGO, 31.05.2013).

 

Nro. 20 elementos de las Fiestas.
01 Agricultura.
02 Artesanía.
03 Cocina y Comidas.
04 Danzas.
05 Deportes.
06 Espacio.
07 Ganadería.
08 Jerarquías Oficiales.
09 Jerarquías Populares.
10 Juegos de Adultos.
11 Juegos Infantiles.
12 Literatura.
13 Magia.
14 Música.
15 Oralidad.
16 Pintura.
17 Religión.
18 Saberes Populares.
19 Teatro.
20 Vestuario.

 

 

 ———————————————————————————————————————————————————————————————————————————

Diagrama 1.-Cinco Procesos de Síntesis. (EAGO, 31.05.2013). Pueden verlo Descargando el Archivo en pdf que se anexa (ver al principio de esta Entrada)

———————————————————————————————————————————————————————————————————————————-

 

 

 Itinerario de este Artículo (#)

1.-Formó parte de mi Tesis Doctoral, constituyendo el Capítulo de Definición del Objeto de Estudio.

2.-Fue presentada como Ponencia en el V Congreso Internacional de Ciencias Históricas, Barquisimeto, Venezuela, del 23 al 26 de julio de 2013, organizado por la Fundación Buría y el Instituto Pedagógico de Barquisimeto (IPB) de la Universidad Pedagógica Experimental de Venezuela (UPEL)

————————————————————————————————————————————————————————-

[i] .-Enrique Alí González Ordosgoitti. 

Doctor en Ciencias Sociales, Sociólogo, Folklorólogo, Filósofo, Teólogo, Locutor, Profesor Titular de la UCV, de la Facultad de Teología de la UCAB y del Instituto de Teología para Religiosos-ITER.

-Co-Creador y Coordinador General -desde 1991- de la ONG Centro de Investigaciones Socioculturales de Venezuela-CISCUVE.

-Co-Creador y Coordinador -desde 1998- del Sistema de Líneas de Investigación Universitaria (SiLIU) sobre Sociología, Cultura, Historia, Etnia, Religión y Territorio en América Latina La Grande.

-Co-Creador y Coordinador -desde 2011- de la Página Web de CISCUVE: www.ciscuve.org

-Para contactarnos: ciscuve@gmail.com@ciscuveciscuve-Facebook; @enagor;  enagor2@gmail.com;

Skype: enrique.gonzalez35

-Si desea conocer otros Artículos, Audios y Videos de Enrique Alí González Ordosgoitti, entre en la siguiente URL:  http://ciscuve.org/?cat=4203

 

[ii] .-González Ordosgoitti, 1999.

[iii] .-González Ordosgoitti, 1999.

Share Button

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

5 × cuatro =