Inicio » Autores » González Ordosgoitti Enrique Alí » Artículos-González-Ordosgoitti-Enrique-Alí, Autores, Cultura, González Ordosgoitti Enrique Alí, Teoría Cultural » Treinta y Una Tesis para la delimitación de 116 subtipos Campo Cultural Residencial Popular y No-Popular en AL

Treinta y Una Tesis para la delimitación de 116 subtipos Campo Cultural Residencial Popular y No-Popular en AL

Share Button

Enrique Alí González Ordosgoitti

(Sociólogo, Doctor en Ciencias Sociales, Profesor Titular de la UCV, de la Facultad de Teología de la UCAB, del Instituto de Teología para Religiosos-ITER, del CEJ y de la SVAJ, Coordinador del Sistema de Líneas de Investigación (SiLI) sobre Sociología, Cultura, Historia, Etnia, Religión y Territorio en América Latina La Grande y Coordinador General desde 1991 de la ONG Centro de Investigaciones Socioculturales de Venezuela-CISCUVE, ciscuve.org/web; ciscuve@gmail.com; @ciscuve, ciscuve-Facebook)

 

(Publicado en: 1) Anuario FUNDEF, Fundación de Etnomusicología y Folklore, CONAC, (Venezuela) 1: 109-135, diciembre 1990, incluye 15 cuadros;

2) Enrique Alí González Ordosgoitti (1991).-Diez Ensayos de Cultura Venezolana. Caracas, Fondo Editorial Tropykos, Asociación de Profesores de la UCV, páginas: 131-167;

3) Enrique Alí González Ordosgoitti (1992).-Ensayos sobre la Cultura Urbana Caraqueña. Caracas, FUNDARTE/Alcaldía de Caracas, Centro de Investigaciones Socioculturales de Venezuela (CISCUVE), Colección Rescate, “Caracas toma Carcas” Nro. 7, páginas: 139-185) y

4) Enrique Alí González Ordosgoitti (1997).-Diez Ensayos de Cultura Venezolana. Caracas, Fondo Editorial Tropykos, Asociación CISCUVE (Centro de Investigaciones Socioculturales de Venezuela), Dirección de Desarrollo Regional del CONAC, páginas: 131-167.

 

 

                                                        El presente ensayo intenta ser una contribución para la fundamentación teórica del Campo Cultural Residencial Popular y del Campo Cultural Residencial No-Popular, tal como creo existe en América Latina. La organización de este papel de trabajo, así como algunas de sus ideas, están en deuda con el artículo del Antropólogo-Poeta Alfredo Chacón, intitulado: “Tésis para la Delimitación del Campo Cultural Popular” (Chacón: 1982). Sobra decir que las consecuencias por lo aquí afirmado corren estrictamente por mi cuenta.

 

Tesis Uno.-

     El concepto de Cultura formulado por el Antropólogo inglés Edward Tylor en 1871: Cultura es igual a todo lo que el hombre hace, aunque importantísimo en su tiempo -debido a que devolvía a todo el cuerpo social el papel de creador de cultura, contrariando aquellas posiciones clasistas que restringían la misma a la acción de élites- a partir de los cambios ocurridos en el siglo XX se mostrará insuficiente.

Tesis Dos.-

     La generalidad de este concepto de Cultura conducía a una asimilación del mismo al concepto de Sociedad Humana, pues ambos podían ser definidos como todo lo que el hombre hace. De ahí que propusiéramos una definición de Sociedad Humana como la resultante de todas las actividades humanas, restringiendo la cultura a sólo una de ellas. Distinguiríamos así tres tipos de actividades básicas de los hombres que conformarían la sociedad: económicas, políticas y culturales. Económicas: todas aquellas actividades que realizan los hombres con el fin de producir y reproducir las condiciones materiales de su existencia (Marx). Políticas: todas aquellas actividades de poder y dominio que realizan los hombres con el fin de dirigir la sociedad hacia la consecución de determinados objetivos. Culturales: las diferentes maneras como el hombre y/o los hombres se representan a sí mismos y a la comunidad, las condiciones objetivas y subjetivas de su existencia en un momento histórico determinado (González Ordosgoitti: 1982, pp. 18-19). La condensación social de esas actividades serían el trabajo (Economía), el poder (Política) y la significación (Cultura).

 

Tesis Tres.-

     Las actividades del trabajo, el poder y la significación sólo se mantienen aisladas a través de un proceso de abstracción que pone en marcha el investigador. En la dinámica social las tres constituyen una trama junto con el resto de la concreción societal y el concepto que nos muestra esa multiplicidad de relaciones es el planteado por Chacón de: “(…) realización social  y su significado se expresa en los siguientes términos: la articulación en movimiento de los concretos humanos concebidos como síntesis de múltiples condicionantes y opciones en las coordenadas del espacio y el tiempo.” (Chacón 1982: 218).

 

     La realización social va a mostrarse en dos aspectos: “Por una parte, (en) la relación entre las estructuras y procesos, o sea, entre las fuerzas, relaciones y acciones que conforman un determinado cuadro de condiciones ya realizadas, y las acciones que se efectúan en y con respecto a lo estructurado, en el sentido último de la aceptación o el rechazo de sus límites. Por otra parte, la relación entre las fuerzas y relaciones sociales de trabajo (económicas), de poder (políticas) y de sentido o significación (culturales), entendidas como instancias dialécticamente articuladas e interpenetradas del proceso global de realización social.” (Chacón 1982: 218).

 

     Relaciones entre lo estructurado (estructuras), lo estructurante (procesos) y lo que se estructura (relaciones sociales), en el marco de la tensión universal de las sociedades entre la conservación y el cambio, expresadas en todas sus gradaciones a lo largo del tejido social.

 

Tesis Cuatro.-

     Esta realización social se da actualmente tomando en cuenta las profundas complejidades de las sociedades modernas. La alta densidad demográfica. El desarrollo de los sistemas capitalista y socialista a escala mundial, produciendo la consolidación de clases sociales antagónicas en el interior de cada país, las cuales ensanchan la brecha entre países centro-dominantes con respecto a países periféricos-dominados. Las sucesivas revoluciones industriales y post-industriales han modificado sensible y rápidamente el volumen de saberes disponibles en cada sociedad nacional, introduciendo caracteres diferenciadores en cuanto a la producción, circulación y consumo de los mismas, tanto intra-país como inter-países. Saberes -que como condición universal- afectaban y afectan las relaciones de poder nacional e internacional.

 

Tesis Cinco.-

     En tales condiciones históricas para la realización social, lo cultural se presenta con innúmero de variantes y expresiones en la multiplicidad de lo real, imposibles de ser atrapadas sólo por un concepto de Cultura tan abstracto delimitado en lo significante. De ahí que sea “(…) preciso operar un nuevo esfuerzo de teorización que nos acerque más a la posibilidad de especificar y particularizar las formas como ella (la cultura) se realiza en las sociedades realmente existentes en la historia. A este efecto se propone el concepto de campo cultural (…) Un campo cultural, tal como pretendo entenderlo, sería más bien cada una de las especificaciones histórico-estructurales que cabe establecer cuando se toma en cuenta, como criterio de delimitación o caracterización de las realizaciones socioculturales, las distintas maneras como el trabajo, (el poder) y el sentido pueden interpretarse en el espacio y el tiempo, y siempre con respecto a la estructuración global de una determinada formación sociocultural”. (Chacón: 1982, pp. 269).

 

     Deviene así el concepto de Campo Cultural (CC); en la manera como es posible organizar teóricamente la diversidad cultural de una determinada sociedad de clases históricamente dada.

 

Tesis Seis.-

     En las actuales sociedades latinoamericanas puede considerarse la vigencia de tres campos culturales de acuerdo a como se comporta el proceso de fuerzas y relaciones entre lo cultural y lo político en la conformación de la hegemonía: Campo Cultural de los Sectores Dominantes, Campo Cultural de los Sectores Dominados y Campo de la  Cultura Dominante. Y de tres campos culturales principales de acuerdo a como se efectúa el ciclo socio-cultural de producción, circulación y consumo:

-el CC Académico,

-el CC Industrial-Masivo y el

-CC Residencial.(ver Cuadro nº1).

 

Tesis Siete.-

     El Campo Cultural de los Sectores Dominantes está conformado por las diversas maneras como los sectores dominantes de un país se representan a sí mismos y a su grupo social las condiciones objetivas y subjetivas de su existencia. Por sectores dominantes entendemos a aquellos grupos que son dueños del mayor volumen de capital y que además están en condiciones de orientar según su conveniencia el destino de la riqueza material y espiritual de la sociedad. Detentan el poder económico, político y cultural de la sociedad. Los sectores dominantes expresan  en su composición la heterogeneidad, tanto histórica como actual, de las sociedades latinoamericanas. La producción, circulación y consumo de esta cultura se circunscribe fundamentalmente al propio ámbito de los sectores sociales dominantes, al menos esa es su intención, y utiliza en su expresión todos los medios socio-culturales a su alcance: lo académico, lo industrial-masivo y lo residencial, con la considerable ventaja de tener el control de las decisiones sobre los mismos.

 

Tesis Ocho.-

     El Campo Cultural de los Sectores Dominados está conformado por las diversas maneras como los sectores dominados de un país se representan a sí mismos y a su grupo social las condiciones objetivas y subjetivas de su existencia. Por sectores dominados entendemos a aquellos grupos que son dueños fundamentalmente de su propia fuerza de trabajo y de escaso volumen de capital y que además no están en condiciones de orientar según su conveniencia el destino de la riqueza material y espiritual de la sociedad. Los sectores dominados expresan en su composición la heterogeneidad, tanto histórica como actual, de las sociedades latinoamericanas, remontándose la primera, en algunos casos, a situaciones precolombinas. La producción, circulación y consumo de esta cultura se circunscribe fundamentalmente al propio ámbito de los sectores sociales dominados, al menos como posibilidad inmediata y utiliza, o trata de utilizar los medios socio-culturales a su alcance: lo académico, lo industrial-masivo y lo residencial, con la considerable desventaja de no tener el control de las decisiones sobre los mismos.

 

Tesis Nueve.-

      El Campo de la Cultura Dominante está conformado por las diversas maneras como los sectores dominantes de un país le representan a los grupos dominados las condiciones objetivas y subjetivas de la existencia.  Esta representación se constituye en un constructo ideológico (en el sentido de falsa conciencia), cuya finalidad es enmascarar la realidad borrando las aristas que sirvan de pistas para desentrañar las contradicciones estructurales de explotación, dominación y agresión simbólica de las minorías sobre las mayorías. Como constructo ideológico formula una imagen falseada expresada como tipo ideal, la cual se transforma en la versión Oficial de lo que fue, es y será la sociedad. Esta elasticidad en la utilización de las cargas temporales surte de recursos del imaginario colectivo a la Cultura Dominante y aumenta la posibilidad de su hechizo y camuflaje, pues al igual que convoca a la defensa de un pasado (real o tergiversado), lo mismo hace con relación a un futuro proyecto nacional.

 

Cuando las clases dominantes lo han sido durante largos períodos de tiempo, la historia puede convertirse en su legitimadora (me refiero expresamente a las clases dominantes existentes en América Latina desde la época colonial, o desde la independencia, o desde la inmediata post independencia).

 

En cambio cuando lo son de un tiempo relativamente reciente, el convocar el futuro se convierte en su gran coartada. Siendo posible su apelación al pasado, presente y futuro, cualquier ámbito del saber le puede ser útil. En su producción, circulación y consumo utiliza todos los medios socioculturales a su alcance, bien sean académicos o industrial-masivos, siéndole relativamente fácil pues como sectores dominantes disponen del control mayoritario de las decisiones sobre los mismos y por vocación y definición, deben intentar una cobertura exhaustiva del tejido social. Historiando un poco es posible afirmar que en lo referente a América Latina hasta mediados del siglo XX los principales canales por los cuales se expresaba la Cultura Dominante los aportaba el Campo Cultural Académico, siendo desplazado éste a partir de la década de los sesenta por todo el dispositivo de los Medios de Información Masivos, es decir por el Campo Cultural Industrial-Masivo, profundizando nuestra dependencia cultural de los EEUU.

 

Tesis Diez.-

      Entendemos como Dinámica Cultural en las Sociedades Estado-Nación: la transculturación  (entendida literalmente como transporte de culturas) permanentemente presente en las Sociedades Estado-Nación tanto hacia su interior como  hacia el exterior, la cual adopta dos modalidades básicas; la aculturación y la conculturación. Aculturación: imposición de elementos culturales de un grupo social dominante a un grupo social dominado. Conculturación: libre intercambio de elementos culturales entre diferentes grupos sociales. (González Ordosgoitti: 1989). A las diferentes maneras como se expresa la Aculturación la llamaremos Lucha Cultural y a las formas en que se constituye la Conculturación la denominaremos Encuentro Cultural, ambas modalidades estarán presentes en el ciclo socio-cultural de producción, circulación y consumo de los Campos Académico, Industrial-Masivo y Residencial. (ver Cuadro nº2).

 

Tesis Once.-

     Entendemos por Lucha Cultural: el enfrentamiento por el control del sentido y la significación que llevan a cabo distintos Bloques Sociales con miras a construir un Bloque Histórico bajo su conducción hegemónica y cuyo escenario es el imaginario colectivo de la sociedad concreta donde se desenvuelven los diferentes sujetos sociales . La Lucha Cultural en las actuales sociedades latinoamericanas capitalistas, subdesarrolladas y dependientes se expresa en la relación entre la Cultura Dominante y la Cultura de los Sectores Dominados.

 

Esta lucha tiene tres expresiones básicas:

-la aceptación (aculturación consumada),

-la resistencia (aculturación aún enfrentada) y

-la alternativa (creación).

 

Llamaremos Cultura de Aceptación: aquellas realizaciones culturales que han sido producto de una imposición aculturadora del sentido de un sujeto social sobre otro sujeto social, utilizando su mayor poder de fuego simbólico resultado del control que ejerce sobre los principales mecanismos generadores de insumos  para el imaginario colectivo de la sociedad.

 

Como Cultura de Resistencia: aquellas realizaciones culturales que han sido producto de la tensión resultante del choque entre los universos simbólicos de dos sujetos sociales enfrentados por el control del trabajo, poder y sentido de una sociedad, originando mixturas que en ocasiones devienen en mestizaje y que el cuerpo social considera expresiones transitorias en vías de obtener una solución definitiva cuando el juego de fuerzas sociales sea modificado.

 

Cultura Alternativa: aquellas realizaciones culturales que han sido producto de la creación del grupo social dominado como respuestas ante la presión aculturadora del grupo social dominante y cuyas características pueden expresar rasgos culturales resemantizados (propios y/o ajenos) y/o creados. (ver Cuadro nº3).

 

Tesis Doce.-

     Comprendemos por Encuentro Cultural: el convenimiento (formal o informal, explícito o implícito) de intercambio de sentido y significación entre e intra grupos sociales, cuyo objetivo central es el enriquecimiento mutuo de la personalidad cultural de los sujetos sociales involucrados, la conculturación.

 

Tesis Trece.-

     Entendemos como Campo Cultural Académico: el conformado por aquellas realizaciones culturales que tienen como característica una alta formalización de la información tanto en la producción como en la transmisión de mensajes y bienes, cuya circulación y consumo se efectúa a través de circuitos rigurosamente delimitados, las más de las veces dirigidos (directa o indirectamente) por el Estado (como en la actualidad), conduciendo a que el acceso a los mismos esté definido por reglas explícitas y legalmente oficiales.

 

     El Campo Cultural Académico es una de las formas más antiguas que utilizan nuestras sociedades para formalizar los saberes. En el desarrollo de la “civilización occidental” ha adoptado diferentes maneras de expresarse, desde la Academia Griega, la de Alejandría, la utilizada por los Califas musulmanes en Al-Andalus, Carlomagno, Alfredo el Grande y otros hasta su resurgimiento en Florencia en 1270, en Toulouse en 1323, y su verdadero auge en pleno renacimiento italiano. Posteriormente se extenderá hacia toda Europa en el siglo XVIII y va a caracterizar una dinámica sociocultural que tendrá como rasgo más sobresaliente en su realización, el ser producida por una élite reducidísima de la población, que difunde el grueso de contenidos restringidamente y que sólo dejará circular socialmente las principales terminaciones, admoniciones y sentencias de su conocimiento, las cuales adquirirán el tono de Oficial con obligaciones legales. Será el Campo Cultural Académico la Cultura Dominante de esos siglos.

 

     En el siglo XIX sucederán en Europa cambios sustanciales producidos por el desarrollo de la segunda y tercera revolución industrial y la expansión del capitalismo en su fase monopolista con el auge del colonialismo sobre África y Asia y el neo-colonialismo de las incipientes repúblicas latinoamericanas. Esos cambios internos y externos tendrán repercusiones importantes sobre la dimensión cultural del mundo. Las revoluciones industriales, por estar ligadas al desarrollo de los instrumentos de producción (máquinas, herramientas) y al uso de fuentes nuevas de energía (vapor, electricidad), van a necesitar concomitantemente nuevos avances del conocimiento científico y técnico y a la vez, una mano de obra más adiestrada con el fin de poder enfrentarse a la complejidad creciente de la actividad fabril. Para el avance científico y técnico se le prestará mayor apoyo a los centros de producción formal del conocimiento (Universidades, Institutos), bien sea a través de la ayuda privada de los imperios industriales o presionando a través de los aparatos estatales que vivían un nuevo fortalecimiento. En relación a la formación de la mano de obra será entendida como una responsabilidad básica -y casi exclusiva- del Estado, y este lo hará a través del Sistema Educativo Formal que alcanzará en su difusión caracteres globales. Toda la nación -y por supuesto los sectores dominados mayoritarios- accederá al menos a la educación básica primaria (algo impensado pocos años atrás), con el consiguiente efecto de difusión colectiva de la lectura y escritura. El saber formalizado ya no será sólo patrimonio indiscutible de las Academias, sino que tendrá que compartir su prestigio y difusión con las Universidades y con el Sistema Educativo Formal puesto en pié por el Estado. Los modelos societales serán impuestos por el saber formalizado, en el cual sus componentes elitescos serán menores (e ideológicamente menos importantes) que sus componentes globalizadores. Con el tiempo la relación entre sus tres componentes esenciales: Academia, Universidad y Sistema Educativo Formal definirán la prevalencia de este último. 

 

Durante los siglos XIX y mediados del XX el Campo Cultural Académico seguirá siendo la Cultura Dominante en la sociedad mundial, para luego ceder el papel al Campo Cultural Industrial-Masivo.

 

Tesis Catorce.-

     Entenderemos como Campo Cultural Industrial-Masivo: el conformado por aquellas realizaciones culturales que tienen como característica una alta formalización de la información en la producción y transmisión a escala industrial de mensajes y bienes, cuya circulación y consumo se efectúa a través de circuitos dirigidos por los sectores dominantes (en lo fundamental), enquistados en la sociedad civil y en la sociedad política, que tienden a cubrir todo el tejido social facilitando el acceso de las mayorías al consumo (real y/o ficticio), de sus mensajes y bienes, debido a la sustancial necesidad económica de ampliación permanente del mercado y a su actual función de cohesionador político e ideológico.

  

     La creación de un mercado opera a través de la reducción de la multiplicidad de lo real a un conjunto de rasgos susceptibles de ser producidos a escala industrial, homogeneizando antiguas particularidades y difundiendo constructos simbólicos “nuevos”. Esta operación crea a su público, lo inventa y le da el nombre de Masa. Como fenómeno del sentido y la significación, el término Campo Cultural Industrial-Masivo (coincidiendo con lo afirmado por Eco para la cultura de masas); “(…) se convierte entonces en una definición de índole antropológica (del tipo de definiciones como cultura bantú), apta para indicar un contexto histórico preciso (aquel en que vivimos) en el que todos los fenómenos de comunicación -desde las propuestas de diversión evasiva, hasta las llamadas hacia la interioridad- aparecen dialécticamente conexos, recibiendo cada uno del contexto una calificación que no permite ya reducirlos a fenómenos análogos surgidos en otros períodos históricos”. (Eco: 1975, pp. 20-21).

 

     El origen de la industria cultural -tal como hoy la conocemos- puede ser remontado al siglo XIX y está íntimamente vinculado a los efectos sociales, tecnológicos y económicos de las revoluciones industriales. La concentración de las industrias en las ciudades va aparejada a un aumento demográfico urbano causado por la instalación en sus espacios de los contingentes de mano de obra. Esta nueva densidad presentará también nuevos problemas: la necesidad de comunicarse, de divertirse, de aprender acerca de la nueva realidad, de ocupar su tiempo libre, etc,. No se puede obviar que a los habitantes de esa nueva ciudad (trátese de antiguos habitantes o emigrantes), les habían alterado sustancialmente su estilo y calidad de vida anteriores y todos estos cambio produjeron: el hacinamiento, el congestionamiento, los vecinos desconocidos, el cambio en la percepción del tiempo y su valoración, cambiar del trabajo familiar al fabril, aparición de sujetos depositarios del poder distintos a las autoridades y jerarquías tradicionales; todos estos cambios produjeron un corte radical en las experiencias históricas de esas sociedades. Culturalmente no podían darse por atendidos ni por el bagaje tradicional disponible ni por los escasos alcances del Campo Cultural Académico.

 

     Se ha creado un vacío cultural acerca del cual reflexionarán y actuarán los sectores dominantes. Su reflexión se asirá de tres cualidades de la realidad: lo demográfico, lo económico y lo político. En lo demográfico; el aumento exponencial de la población logra conformar un amplio mercado interno para bienes culturales, los cuales por supuesto tendrán que ser producidos no artesanalmente -pues sería imposible satisfacer la demanda- sino a escala industrial: asistimos a la creación cuantitativa del mercado. En lo económico; debido a la complejización de los procesos de manejo de las máquinas y herramientas se hará necesario una calificación permanente de la mano de obra y un mayor acceso de la misma a la información educativa-técnica, por lo que deberán acceder al dominio de la escritura y la lectura y por lo tanto a impresos como los periódicos, libros, folletos, etc, (recordar que durante gran parte del siglo XIX, la industria cultural abarcaba sólo lo impreso):  asistimos a la creación cualitativa del mercado. En lo político; mientras en las sociedades agrarias existían infinidad de prohibiciones para las reuniones de comunicación e intercambio entre los sectores dominados, los cuales sólo podían hacerlo en los días y lugares que los sectores dominantes disponían para las mismas, especialmente en los momentos extraordinarios de la vida tales como las fiestas vinculadas a la cosecha, fiestas religiosas, reclutamientos para la guerra y bajo estricta vigilancia.

 

En las sociedades urbanas se crean las condiciones que hacen que por primera vez en la historia de los sectores dominados y explotados, estos puedan compartir y departir cotidianamente acerca de sus condiciones de vida, lo que produjo entre ellos solidaridad e identidad de clases, asunto que hizo temer a los sectores dominantes las consecuencias políticas a que pudiere haber lugar. Sintieron la necesidad de llenar el espacio cultural de las clases subalternas con mensajes que ayudaran a crear una politización adecuada a los intereses generales del capitalismo, una despolitización  fue puesta en marcha: asistimos a la creación ideológica del mercado. Con esas características cuantitativas, cualitativas e ideológicas del mercado nace el Campo Cultural Industrial-Masivo, el cual no alcanzó a ser la Cultura Dominante del siglo XIX.

 

     En el siglo XX, la sociedad a escala mundial sufrirá transformaciones profundas en sus modos de vida que afectarán sensiblemente a la dimensión del sentido y la significación. El auge de la inventiva científica aplicada a la industria cultural, especialmente sobre lo audiovisual, generará un cambio estructural en la manera humana de percibir las nociones de realidad y fantasía. La imagen con sonido y en movimiento sobrepasó lo que la imaginación mas febril del siglo anterior podía llegar a suponer. A su vez, la cantidad de capital invertido en las variadas industrias culturales colocaba a estas en las posiciones más importantes de la acumulación en las economías capitalistas. La expansión cuantitativa del Campo Cultural Industrial-Masivo abarcó a todas las naciones del planeta, para lo cual se organizó oligopólicamente. Su cualidad de proveedora de información necesaria para el desarrollo productivo fue casi abandonada para insistir sólo en la creación y multiplicación del consumo. Su función ideológica pasó a ocupar el lugar de sus principales intenciones, preocupaciones y realizaciones. La cultura industrial-masiva se reveló como el instrumento ideológico por excelencia en todas las naciones modernas. Su capacidad de penetración hasta el último rincón de los seres humanos la convirtió en el arma que ganaría todas las batallas por el control político de las poblaciones. A sus singularidades iniciales se le agregaron su absoluto dominio sobre el tiempo de los individuos (tanto el de actividad como el de ocio), la conversión de la diversión en evasión,  las necesidades sentidas pasaron a ser satisfechas real y/o ficticiamente.

 

El Campo Cultural Industrial-Masivo se transformó en el aceite que agiliza los mecanismos de la economía del despilfarro y en la palabra paralizadora de toda acción impugnadora del sistema. En su papel político desplazó la primacía anterior de lo académico para transformarse en la Cultura Dominante Mundial.(ver Cuadro nº4). 

 

Tesis Quince.-

     Llamamos Campo Cultural Residencial: el conformado por aquellas realizaciones culturales que suceden en el marco determinante de un  espacio habitable y que tienen como característica una alta informalidad (oral, gestual, vivencial, por imitación, anonimia) tanto en la producción, que siempre es en pequeña escala, como en la transmisión de mensajes y bienes. La circulación y consumo de los mismos se efectúa a través de circuitos cuya tendencia es cubrir un pequeño espacio del tejido social rigurosamente delimitado por los miembros de la comunidad donde se crea, conduciendo a que el acceso a los mismos esté definido por reglas implícitas y legales ante el derecho consuetudinario de la colectividad que lo contiene (la legalidad oficial constituye la excepción).

 

     Significamos el Espacio Habitable como “(…) el lugar para la vida del hombre y de los grupos humanos, un lugar concebido en términos existenciales.” (Waisman: 1977), el cual se caracteriza por ser el resultado de la interacción permanente entre “(…) la ecobase (factores bióticos, factores abióticos y procesos naturales) y las dimensiones de la realización social expresada en términos de los patrones de distribución espacial de población y actividades humanas sobre la ecobase, la distribución, localización e incidencia de las actividades económicas (dimensión económica), los mecanismos de regulación social de la ocupación, explotación y ordenamiento de la ecobase (dimensión política) y las diversas maneras como los hombres se representan a sí mismos y a su comunidad, su ecobase y su espacio habitable (dimensión cultural)”. (Guitián: 1983, 51-52).

 

     Con la formulación del concepto de Campo Cultural Residencial queremos colocar de relieve la importancia cultural del lugar en donde viven los seres humanos, no para revivir visiones que reivindican un supuesto determinismo geográfico sobre las acciones sociales, sino para llamar la atención acerca de las formas y maneras como se realiza el sentido en el seno de los espacios habitables donde acontece la vida cotidiana en sociedad. En la realización sociocultural de lo académico y de lo industrial-masivo lo fundamental es la formalización del saber en y a través de instituciones en el primer caso y la producción, distribución y consumo de bienes y comportamientos a gran escala en el segundo, existiendo el espacio habitable simplemente como marco de referencia. Por el contrario, en el Campo Cultural Residencial será el espacio habitable el escenario de realización sociocultural por excelencia.

 

     Estando ligado el concepto de espacio habitable a la propia existencia de las sociedades humanas, se desprende su aparición primigenia en la realización cultural de la humanidad y también su existencia permanente en las mismas. Puede historiarse la aparición de la cultura académica y de la industrial-masiva datándolas en determinada fecha, pues no son consustanciales al género humano sino productos de acciones societales particularizadas, pero no sucede igual con el Campo Cultural Residencial el cual está implícito en la aparición del hombre sobre el planeta.

 

Tesis Dieciséis.-

     En la realización del ciclo socio-cultural de producción, circulación y consumo de los Campos Culturales Académico, Industrial-Masivo y Residencial concurren un conjunto de factores sociales y naturales (aunque los efectos varían según el Campo Cultural) que contribuyen a multiplicar la diversidad de lo real y que permiten la elaboración de tipologías que facilitan la comprensión de la totalidad a través de redes de partes, horizontales en el análisis abstracto, pero jerarquizadas según las diferentes coyunturas geohistóricas. Tales factores son los siguientes: el espacio geográfico natural, las clases sociales, el espacio socialmente construido, el tiempo incorporado en los hechos culturales y las comunidades humanas desde el punto de vista de su constitución antropológica. Por razones del objetivo de este trabajo haremos hincapié en el Campo Cultural Residencial, que de todas maneras, por su propia definición, es el más susceptible de ser afectado por estos elementos. (ver Cuadro nº5). 

 

Tesis Diecisiete.-

     Partimos del criterio de que la sociedad es un producto humano concreto, histórico, no ideal y que por lo tanto en la construcción de la misma ha jugado un papel importante la relación de los hombres con la naturaleza. Son precisamente estas relaciones hombre-naturaleza las que destacamos al hablar del espacio geográfico natural como una de las condicionantes universales que influyen sobre las sociedades, limitando o ampliando sus posibilidades de crecimiento demográfico, incidiendo en la escogencia de una especialidad económica o de una función militar o política.  Una justa comprensión de estas relaciones nos debe llevar a evitar dos errores frecuentes de interpretación de la misma: la sobreestimación del papel del hombre y subestimación de la naturaleza o viceversa.

 

     La idea de sobrestimar el papel del hombre y subestimar a la naturaleza hasta considerarla simplemente como un campo de acción a ser domado, dominado y domesticado por el hombre, ha sido el eje central del pensamiento occidental especialmente a partir del siglo XVIII. Ideas como el progreso infinito y lineal de la sociedad basado en el predominio de la razón auxiliada por la ciencia y la técnica, han estado en la base de conformación de nuestras naciones contemporáneas, impidiendo una comprensión adecuada del papel que juega la naturaleza en su relación con las sociedades humanas. El otro error -menos común- es considerar a la sociedad totalmente condicionada por el medio natural, una naturaleza dominando por completo a lo social.

 

Tal fue el error de la escuela antropogeográfica de Ratzel, al considerar que independientemente de las técnicas productivas desarrolladas por el hombre, la naturaleza fijaba límites inamovibles e inevitables por los cuales todas las sociedades debían de transitar, se suponían respuestas sociales universales a los sistemas ecológicos, cuestión que la Antropología se encargaría de desmentir. Postulamos entonces la existencia de una relación mutuamente influyente entre la sociedad y la naturaleza, entre los hechos sociales y los pisos ecológicos, generando una necesaria continuidad determinada por ambos polos de la ecuación. En lo relacionado con lo cultural su mayor influencia se volcará sobre el Campo Cultural Residencial, siendo posible construir tipologías de áreas culturales-ecológicas históricas y no ideales.

 

Tesis Dieciocho.-

     En las sociedades latinoamericanas actuales encontraremos dos grandes agrupaciones de clases sociales: la popular y la no-popular.

 

Definiremos como Clases Populares: aquellos grupos sociales caracterizados por tener una incidencia fundamental en la producción de la riqueza material y participar minoritariamente en la distribución y consumo de la misma; por asistir como dominados en la realización del poder político y por su carácter de marginados de los principales circuitos de producción, circulación y consumo comunicacional y cultural de la sociedad.

 

Clases No-Populares: aquellos grupos sociales caracterizados por su escasa incidencia en la producción de la riqueza material y participar mayoritariamente en la distribución y consumo de la misma; por asistir como dominadores en la realización del poder político y por su carácter de dueños de los principales circuitos de producción, circulación y consumo comunicacional y cultural de la sociedad. 

 

Hablaremos entonces de:

-Campo Cultural Residencial Popular y

-Campo Cultural Residencial No-Popular. (ver Cuadro nº6).

 

Tesis Diecinueve.-

     El espacio socialmente construido se expresa a través de tres modalidades: organizado económicamente, organizado políticamente y organizado en la memoria histórica, las cuales pueden ser coincidentes o divergentes parcial o totalmente.

Organizado económicamente asume dos polaridades: rural y urbano, las cuales históricamente han establecido relaciones de complementariedad, de subordinación y de continuum. Para su caracterización en Venezuela utilizaremos cuatro criterios: demográfico, servicios, presencia del Estado y presencia de la naturaleza.

Espacio Rural: contiene menos de 20.000 habitantes, poco y deficitario acceso a los servicios públicos (aguas blancas, aguas negras, luz, gas, teléfono, correos), escasa presencia de las instituciones estatales y estrecha relación con la naturaleza cuya presencia es determinante.

Espacio Urbano: posee más de 20.000 habitantes, mayor acceso a los servicios públicos, presencia omnipotente de las instituciones estatales y casi ausencia total de espacios geográficos naturales.

 

Tenemos:

-Campo Cultural Residencial Popular Rural,

-CC Residencial No-Popular Rural,

-CC Residencial Popular Urbano y

-CC Residencial No-Popular Urbano.(ver Cuadros nº 7 y 8).

 

Tesis Veinte.-

     El espacio se organiza a través de una Región Política entendida esta como: “(…) una región uniforme, homogénea o formal de un sólo rasgo, tal como lo indica la teoría regional. Veámoslo aplicado al caso de Venezuela. Este país participa de todos los atributos de una región política.

a.-Ocupa un espacio tridimensional en la tierra,

b.-Posee un núcleo, constituido por la parte más poblada y mejor conectada del territorio física, cultural y económicamente,

c.-Tiene un foco de organización política que es la capital,

d.-Es homogénea en cuanto al criterio de decisión política. La decisión política a su vez, en concordancia con el control gubernamental, que se ejerce en todo su territorio,

e.-Posee límites representables en el mapa, los cuales le dan su forma.

 

     De manera similar un municipio, un distrito o estado dentro del país, son unidades políticas homogéneas de un sólo rasgo.

 

     Una región política como se define en Geografía Política, es una porción cualquiera de la superficie terrestre en la cual tiene lugar una o varias clases de fenómenos políticos. Aplicando los conceptos de Geografía Regional, es homogénea en la decisión política en concordancia con el control gubernamental. Lo real de la región política está en función de su base geográfica e histórica. Así, muchos Estados pueden durar poco o ser inestables en sus funciones, por tener muy débil o no existir basamentos políticos, socioeconómicos en integración funcional con el área física. Por el contrario, en una unidad política ideal, la región política formal debe coincidir con la región funcional para que exista el óptimo de ventajas. Esto generalmente no se cumple.”(Guevara Díaz: 1977, 32).

 

     La conformación de estas Regiones Políticas (estados, distritos, municipios, departamentos, intendencias,) influirá en los elementos del sentido y la significación de los grupos humanos que viven en su área, generando: el Campo Cultural Residencial Popular Región Política y el CC Residencial No-Popular Región Política.

 

Tesis Veinte y Una.-

     Otra modalidad de organización del espacio es el de la Región Histórica, pero para definirla necesitamos conceptuar primeramente Región Geográfica y Región Geográfica Funcional. A tal efecto seguiremos a José Manuel Guevara: “(…) se entiende por región en geografía, a un área de cualquier tamaño, con cualquier tipo de homogeneidad según el criterio o criterios seleccionados para definirla y en la cual existe una cierta cohesión, dada por las relaciones espaciales acordantes entre los fenómenos allí seleccionados.

 

     El término acordante, significa que al menos dos fenómenos geográficos coinciden en continuidad (que coexisten extensivamente), en un espacio geográfico dado. La acordancia da sentido a la región pero no implica relaciones causales entre los fenómenos considerados (…) (Esa región geográfica será funcional cuando esté organizada) por uno o varios focos y el resto de su área, conectada al foco por redes de circulación o flujos de personas, bienes, comunicación, etc. La región (…) funcional, no es homogénea por sus rasgos físicos sino por la función de integración interna que le dá la estructura organizada. El foco que organiza la región tiende a ser un centro urbano de importancia.” (Guevara Díaz: 1977, 19 y 23).

 

     Definiremos como Región Histórica: aquella región geográfica funcional en cuya gestación y consolidación se hubiese invertido un largo período de tiempo, remontable al menos hasta el siglo XIX, sedimentándose en la conciencia colectiva de los asentamientos humanos que la integran el sentido de pertenencia a ese espacio habitable.

 

     Esa Región Histórica pudo haber sido o no Región Política en sus comienzos, puede mantenerla o no en la actualidad, incluso es posible que se hubiese realizado una disgregación de los elementos que inicialmente la hicieron funcional, pero sigue existiendo en la memoria colectiva como añoranza mítica o como bandera reivindicativa. La impronta cultural de una Región Histórica se mantiene mucho más allá en el tiempo que las condiciones objetivas que la posibilitaron. La gestación de una Región Histórica descansó sobre muchos y variados procesos sociales, pero cuando desaparece la funcionalidad regional y sin embargo continúa existiendo, la Región Histórica se convierte en un proceso exclusivamente cultural, en una afirmación del sentido y la memoria del imaginario colectivo. Tal podría ser el ejemplo de asentamientos humanos trasladados por completo a un lugar distinto al de su origen y en donde van a seguir desarrollando sus actividades sociales anteriores, predominando las culturales. Ese es el caso de la comunidad de Turiamo en la costa del estado Aragua en Venezuela, la cual fue desalojada y trasladada cientos de kilómetros hasta la capital del estado, la ciudad de Maracay, en donde han continuado celebrando sus Diablos Danzantes todos los jueves de Corpus Cristi.

 

Ejemplos de estas Regiones Históricas podrían ser,

-para Colombia: los Andes, los Llanos, la Costa Atlántica, la Costa del Pacífico;

-para México: Centro, Norte, Golfo de México, Pacifico Sur y Pacífico Norte;

-Perú: la Costa y la Sierra;

-Venezuela: Central, Zuliana, Andina, LLanera, Oriental y Guayanesa.

 

En la conformación de las Regiones Históricas la dimensión del sentido y la significación juega un papel estelar generando: el Campo Cultural Residencial Popular Región Histórica y el Campo Cultural Residencial No-Popular Región Histórica.(ver Cuadro nº9)

 

Tesis Veinte y Dos.-

     Uno de los aspectos que es posible distinguir al observar un hecho cultural es lo reciente o lo antiguo del mismo, el tiempo incorporado desde su factura a la actualidad. Esta distinción sirve para situar mejor el papel de esa manifestación cultural en el interior de la comunidad en donde se desarrolla, su grado de raigambre y de posible estabilidad o no, el impacto que sobre el mismo podrán tener los cambios latentes o en curso, endógenos o exógenos. Pensamos entonces que una cualidad indispensable de analizar en los hechos culturales es la carga de tiempo presente en ellos. Carga que podríamos clasificar en dos grupos: tradicional y moderno. Con esta clasificación no estamos pensando -es más, queremos obviarla- en la discusión que conmovió durante varias décadas a la América Latina, la de oponer la sociedad tradicional (calificada como atrasada), a la sociedad moderna (definida como el paradigma del desarrollo hacia la “civilización”; el progreso). Visión dicotómica reduccionista de la realidad, que acabaría esquematizándola hasta cosificarla en un discurso ideológico que transformaba en “comprensible” las contradicciones y desigualdades de lo social latinoamericano. Aunque involuntariamente rocemos los argumentos de esa polémica, nuestro propósito es otro; llamar la atención hacia el análisis de la importancia del tiempo en la realización cultural.

 

     Definiremos como un Hecho Cultural Residencial Tradicional:

aquel que posee un tiempo histórico incorporado-actualizado  en su núcleo central de sentido. Tiempo Histórico Incorporado-Actualizado entendido como: el producto de la acción social de una determinada comunidad en un lapso prolongado.  En el transcurso de ese lapso prolongado el hecho cultural fue gestado (o asumido como propio después de haberle sido impuesto por aculturación o compartido por conculturación), digerido por endoculturación en la socialización temprana o tardía, mantenido, conservado, transformado y adaptado a la función (o funciones) que la comunidad le va asignando.

 

     La transmisión y difusión del hecho cultural tradicional en Latinoamérica se hará fundamentalmente a través de canales informales (oralidad, gestualidad, mímica, vivencial) y de manera secundaria por vías formales (escritas, institucionales), lo cual creará una relación especial entre tradición y cambio. Contrario a lo ocurrido en sociedades de larga y continuada historia de utilización de la escritura y de instituciones formalizadas, como China, India y Japón, en donde la tradición utiliza como principales canales de transmisión y difusión los circuitos formales, conduciendo a que los cambios que puedan ocurrir en estos procesos sean mínimos, ya que están altamente controlados por las instituciones depositarias y guardianas del saber tradicional, por esas condiciones es que ha sido posible difundir la idea de tradición igual a conservación, a inalterable, al no cambio. Pero se incurre en craso error cuando esa conclusión la hacemos extensible a los procesos ocurridos en los hechos culturales tradicionales latinoamericanos, en los cuales predominan los mecanismos informales para los sectores mayoritarios de la población, los cuales tienen poco acceso a los saberes institucionales escritos, por lo que es posible encontrar una estrechísima relación entre tradición y cambio (y no un antagonismo), produciendo variantes -de diversa gradación- en la tradición, conservando a veces casi sólo el núcleo central del sentido, permitiendo grandes cambios en la periferia del sentido. Definiremos Núcleo Central del Sentido de un Hecho Cultural como: conjunto de partes de gran permanencia y persistencia, capaz de actuar y conducir al hecho cultural total en y hacia una determinada manera en la realización social de una sociedad históricamente dada. Periferia del Sentido de un Hecho Cultural: conjunto de partes de escasa permanencia y persistencia, incapaz de actuar y conducir al hecho cultural total en y hacia una determinada manera en la realización social de una sociedad históricamente dada.  La relación entre este núcleo central del sentido y la periferia del sentido en un hecho cultural, se expresará en la tensión existente entre conservación y cambio, la cual tenderá siempre a resolverse a favor del cambio en sus diferentes matices. Cuando el matiz de novedad -asentado en principio en la periferia- es lo suficientemente fuerte como para dislocar el núcleo central del sentido asistimos al nacimiento de otro hecho cultural.

 

     Para el caso latinoamericano diremos que los núcleos centrales del sentido de los Hechos Culturales Residenciales Tradicionales, se conformaron desde las épocas precolombinas  hasta el siglo XIX (aunque pudiera hacerse extensivo el límite a las primeras décadas del siglo XX). Antes de que el sistema capitalista mundial efectuara su gran redistribución de la división mundial del trabajo en la primera posguerra, en la cual se le asignaron nuevas tareas al conjunto de América Latina ligadas a la profundización del papel mono-exportador de materias primas y al nuevo rol hegemónico que jugará EEUU en detrimento de las potencias europeas (inglesas y alemanas),  llevando a cabo la mundialización del modo de vida de las sociedades capitalistas desarrolladas, aunque  por supuesto esa extensión universal del modelo de modo de vida no irá acompañada de la difusión del nivel de vida de las metrópolis, produciéndose un severo contraste entre el modelo de modo de vida y el nivel de vida en las sociedades latinoamericanas, contraste que será “subsanado” en el terreno de lo pensado y no en el de lo vivido, dando origen a un espeso constructo ideológico (en el sentido de falsa conciencia), el cual colocará en altos niveles de extrañamiento y enajenación a gruesos sectores de los habitantes del subcontinente, intentando resolver las contradicciones países hegemónicos-países dependientes, con el exorcismo colectivo de los supuestos males de la raza, la tradición y hasta el clima, difundiendo la idea de culpa colectiva de nuestro fracaso como sociedades subdesarrolladas. Se vuelca el análisis a lo sólo endógeno y dentro de las fronteras, a los sectores populares, recurriendo a lo que Alfredo Chacón denomina la inferiorización inducida. Hasta el inicio de esos procesos es que hemos querido acotar el lapso histórico de conformación de los núcleos centrales del sentido de los hechos culturales residenciales tradicionales.

 

     Hablaremos así de: Campo Cultural Residencial Popular Tradicional y Campo Cultural Residencial No-Popular Tradicional. (ver Cuadros nº 10, 11 y 12).

 

Tesis Veinte y Tres.-

     Definiremos Hecho Cultural Residencial Moderno: aquel que posee un tiempo reciente incorporado-actualizado en su núcleo central de sentido. Tiempo Reciente Incorporado-Actualizado entendido como: el producto de la acción social de una determinada comunidad en un lapso corto. En el decurrir de ese lapso corto el hecho cultural residencial fue gestado (o asumido como propio después de haberle sido impuesto por aculturación o compartido por conculturación), digerido por endoculturación en la socialización temprana o tardía, mantenido, conservado y adaptado a la función (o funciones) que la sociedad le va asignando.

 

     La transmisión y difusión del hecho cultural moderno en Latinoamérica se realizará fundamentalmente a través de canales formalizados (de los CC Académico e Industrial-Masivo) y de manera secundaria por vías informales, lo cual creará una relación directa entre modernidad y cambio. En efecto, al estar marcado lo moderno en América Latina por su reacomodo dentro de la división capitalista internacional del trabajo, proceso dirigido por las metrópolis, especialmente los EEUU, el impulso inicial y sostenido será impuesto exógenamente, no tomará en cuenta las reales necesidades endógenas por lo que esta imposición será semejable a una nueva conquista económica, política y cultural. A los cambios en la estructura económica (profundización del carácter mono exportador de materias primas), se aunará un apoyo a los regímenes conservadores y antipopulares. En defensa de ambos; lo cultural asumirá la difusión y transmisión de los valores del modo de vida del capitalismo desarrollado, los cuales chocarán -y por lo tanto tratarán de aplastarlos- con los modos de vida asumidos como paradigmas por los latinoamericanos. Estos modos de vida de América Latina serán estigmatizados por todo el engranaje comunicacional y cultural de los centros imperialistas, para lo cual elevarán hasta niveles míticos la palabra cambio. Panacea para superar todas las debilidades anteriores de las sociedades del Subcontinente. Se asimilará cambio a modernidad, progreso y desarrollo, y conservación a tradición, atraso, estancamiento y subdesarrollo. Tan poderosa ha sido esta implantación ideológica que aún hoy día no escapa a la misma importantes sectores del pensamiento crítico. La abismal distancia entre el modo de vida pregonado y el nivel de vida alcanzado será explicado como falta de audacia para insistir en el cambio, proyectos de cambio aún inconclusos, resistencias tradicionales al cambio, etc,. Culpabilizando a los sectores populares -a través de la inferiorización inducida- de esas fallas y metas inalcanzadas. Esta insistencia en el cambio repercutirá en la debilidad relativa de los núcleos centrales de sentido de los hechos culturales residenciales modernos. Originados en un medio que valora el cambio y denigra de lo estable y asentado por mucho tiempo, el hecho cultural residencial moderno adolecerá de fragilidad, de realización episódica, de miedo a sentar raíces. Rondará permanentemente el vacío, especialmente en el grueso de la población urbana, la cual contemplará angustiada la destrucción sistemática mental y materialmente de lo tradicional y el perenne postergamiento del surgimiento de lo nuestro moderno, quedando sólo la posibilidad de asumirse como imitadores de segunda de la cultura de los centros, generando paternalismo y aumentando la potencia psico-social de la inferiorización inducida.

 

     En esas condiciones surgen: el Campo Cultural Residencial Popular Moderno y el Campo Cultural Residencial No-Popular Moderno.(ver Cuadros nº 11 y 12).

 

Tesis Veinte y Cuatro.-

     El último factor interviniente en la complejidad del Campo Cultural Residencial es el relacionado con los tipos de comunidades humanas desde el punto de vista antropológico. En el discurso acerca de la realidad social de América Latina se ha privilegiado el papel de los sectores humanos desde su ubicación económica y política. Se ha analizado el impacto de los cambios económicos en la estructura de clases de cada sociedad nacional. Los cambios de la estructura política con su repercusión en la organización de los bloques sociales y su posición dentro del bloque histórico nacional y/o internacional; la lucha por la hegemonía y los sujetos sociales dominantes y dominados. Desde estos enfoques se han explicado aristas importantes de lo cultural; tales como la transnacionalización del capital y su papel en el dominio de las conciencias colectivas a través -fundamentalmente- de las poderosas industrias culturales audiovisuales. La función de lo cultural en la conformación de la hegemonía por consenso; lo ideológico y sus mecanismos de reforzamiento de la dominación. Puntos de vista que ayudan a desentrañar la madeja de lo cultural en la realización social. Pero aun conociendo la importancia de esas contribuciones, pensamos que es posible la inclusión de otros elementos que enriquezcan el análisis, como es el caso del estudio de la dinámica sociocultural tomando en cuenta la constitución antropológica de las comunidades, es decir su etnicidad. Definiremos Etnicidad como: el complejo resultante de las diversas maneras como se estructura y desestructura la personalidad colectiva sociocultural de un

determinado grupo humano en una sociedad históricamente dada. A partir del papel que juega la etnicidad en la conformación de un grupo humano específico podremos hablar de dos tipos: las comunidades criollas y las comunidades étnicas.

 

Tesis Veinte y Cinco.-

          Comunidad Criolla: comunidad humana cuya personalidad colectiva se ha conformado, fundamentalmente, a partir de elementos provenientes de las estructuras económicas y políticas en una sociedad históricamente dada.

 

Comunidad Étnica: comunidad humana cuya personalidad colectiva se ha conformado, fundamentalmente, a partir de elementos provenientes  de su etnicidad en una sociedad históricamente dada.

 

           Comunidad Criolla Latinoamericana: comunidad resultante de intensos y violentos procesos de imposición política, económica y cultural -expresados en la Conquista, Colonización, Tráfico de Esclavos, Luchas Independentistas y Creación de las Repúblicas- de los grupos humanos europeos sobre los grupos humanos americanos y africanos, que condujeron a la creación de Estados-Nación totalmente originales, siendo esta cualidad la más relevante en la constitución de su personalidad colectiva. Tales sucesos ocurrieron en el espacio geográfico de América Latina (continental e insular), entre el siglo XV y el siglo XIX. La etnicidad se conformó a través de procesos de Lucha Cultural (mayoritarios), en los que predominó más la Aceptación que la Resistencia y la Alternativa, y  procesos de Encuentro Cultural (minoritarios), entre los tres grupos humanos relacionados asimétricamente.

 

Comunidad Étnica Latinoamericana: comunidad resultante de intensos procesos económicos, políticos y culturales -expresados en la Conquista, Colonización, Tráfico de Esclavos, Luchas Independentistas, Creación de las Repúblicas y Posguerras Mundiales- entre grupos humanos europeos, americanos, africanos y asiáticos, que condujeron a la creación de Estados-Nación totalmente originales, cuya personalidad colectiva se afianza en elementos de su etnicidad. Tales sucesos ocurrieron en el espacio geográfico de América Latina (continental e insular), entre antes del siglo XV y el siglo XX. La etnicidad se conformó a través  de procesos de Lucha Cultural (mayoritario), en los que predominó la Resistencia y la Alternativa antes que la Aceptación, y procesos de Encuentro Cultural (minoritarios), entre los cuatro grupos humanos relacionados asimétricamente.

 

Distinguiremos tres subtipos de Comunidades Criollas Latinoamericanas: Genérica, Ladina y Afro y seis subtipos de Comunidades Étnicas Latinoamericanas: Indígenas, Euro-Americanas, Afro-Americanas, Asiático-Americanas, Nacional-Americanas y Geo-Americanas. Hablaremos del Campo de la Cultura Residencial Popular Criolla y del Campo de la Cultura Residencial No-Popular Criolla. Del Campo Cultural Residencial Popular Étnico y del Campo Cultural Residencial No-Popular Étnico. (ver Cuadro nº13).

 

Tesis Veinte y Seis.-

Comunidad Criolla Genérica: comunidad  humana cuya personalidad colectiva se ha conformado, fundamentalmente, a partir de elementos provenientes de las estructuras económicas y políticas y en la que predominan los elementos somáticos y de etnicidad de origen europeo. Se supone el subtipo mayoritario ya que los grupos europeos eran el sector dominante y fue a partir de sus características socioculturales que se efectuaron los diferentes aspectos de la dinámica cultural. Además, en los procesos de emancipación del vínculo colonial tal relación cultural no se puso en cuestión (excepto en Haití).

 

Comunidad Criolla Ladina: comunidad humana cuya personalidad colectiva se ha conformado, fundamentalmente, a partir de elementos provenientes de las estructuras económicas y políticas y en la que predominan los elementos somáticos y de etnicidad de origen indígena (aborigen o postcolombino). Se piensa sea el segundo subtipo desde el punto de vista cuantitativo, por su enorme presencia en los países que sirvieron de escenario para el florecimiento de sociedades aborígenes con altísima densidad demográfica (Perú, México, América Central y Los Andes) y por que en los lugares de tardía implantación estable en el continente -producto entre otras razones de que no habían grandes cantidades de metales preciosos- se hizo necesaria una convivencia suficientemente prolongada como para que se realizara el mestizaje físico y por supuesto cultural. La inexistencia de Comunidades Criollas Ladinas sólo se verificará en la parte insular de América Latina.

 

Comunidad Criolla Afro: comunidad humana cuya personalidad colectiva se ha conformado, fundamentalmente, a partir de elementos provenientes de las estructuras económicas y políticas y en la que predominan los elementos somáticos y de etnicidad de origen africano. Estas comunidades se conformaron en lo esencial, en aquellos países que interrumpieron más tempranamente el tráfico de esclavos negros, a principios del siglo XIX, debido en primer lugar a las largas luchas independentistas y luego por el decaimiento de la economía de plantación que trajo como consecuencia la inutilidad de la mano de obra esclava para la acumulación capitalista, decretándose (en la práctica y/o por ley) la abolición de la esclavitud. Las naciones que así actuaron vieron mermar la entrada de esclavos africanos en el siglo XIX, produciéndose una criollización de los ya existentes, quienes según los casos se extenderían o reducirían numéricamente hasta su desaparición física (Argentina, Chile y Uruguay), conservándose sólo aspectos culturales diluidos en la cultura nacional.

 

Tendremos entonces:

1) Campo Cultural Residencial Popular Criollo Genérico,

2) Campo Cultural Residencial No-Popular Criollo Genérico,

3) Campo Cultural Residencial Popular Criollo Ladino,

4) Campo Cultural Residencial No-Popular Criollo Ladino,

5) Campo Cultural Residencial Popular Criollo Afro y

6) Campo Cultural Residencial No-Popular Criollo Afro.(ver Cuadro nº 13).

 

Tesis Veinte y Siete.-

     Comunidad Étnica Indígena: comunidad humana cuya personalidad colectiva se ha conformado, fundamentalmente, a partir de elementos provenientes de su etnicidad americana. Refiérese tanto a los grupos indígenas aborígenes, es decir aquellos existentes desde antes de la conquista europea (quechuas, mayas, yanomami), como a los grupos indígenas postcolombinos, cuya existencia es posterior a la conquista (Wayuu, Mískitos, Garífunas). 

 

Comunidad Étnica Euro-Americana: comunidad humana cuya personalidad colectiva se ha conformado, fundamentalmente, a partir de elementos provenientes de su etnicidad nacional-europea. Existen a partir del siglo XIX y del XX cuando llegaron como migrantes requeridos por las nuevas repúblicas americanas.

 

Comunidad Étnica Afro-Americana: comunidad humana cuya personalidad colectiva se ha conformado, fundamentalmente, a partir de elementos provenientes de su etnicidad subsahariana-africana. Excepto algunos bolsones establecidos antes del siglo XVIII, la mayoría de estas comunidades se constituyeron tardíamente en el siglo XIX, especialmente en los países caribeños sajones y en el Caribe español colonial de abolición tardía de la esclavitud y por lo tanto con trata de negros prolongada.

 

Comunidad Étnica Asiático-Americana: comunidad humana cuya personalidad colectiva se ha conformado, fundamentalmente, a partir de elementos provenientes de su etnicidad nacional-asiática. Llegados a partir del siglo XIX como mano de obra semi servil para las plantaciones y en el siglo XX como emigrantes económicos destinados a la agricultura, al pequeño comercio y a la artesanía.

 

Comunidad Étnica Nacional-Americana: comunidad de americanos que viven en un país de América distinto al de su origen, cuya personalidad colectiva se ha conformado, fundamentalmente, a partir de elementos provenientes de su etnicidad nacional-americana. Grupos conformados especialmente a partir del siglo XX (salvo en el Caribe que se remontan al siglo XIX), que han migrado tanto por razones políticas como económicas (caso de chilenos y argentinos en Venezuela, Costa Rica y Cuba, y de colombianos, dominicanos y ecuatorianos en Venezuela). 

 

Comunidad Étnica Geo-Americana: comunidad de americanos que viven/o no, en un país de América distinto al de su origen, cuya personalidad colectiva se ha conformado, fundamentalmente, a partir de elementos provenientes de su etnicidad relacionada con un fenómeno geográfico internacional americano, antes que con su propio país de nacimiento. Esta comunidad étnica puede haberse originado por la colonización española (caso de los centroamericanos y de los sureños) o por la colonización inglesa (caso de las West Indians).

 

      Tendremos así:

1) CCR Popular Étnico Indígena,

2) CCR No-Popular Étnico Indígena,

3) CCR Popular Étnico Euro-Americano,

4) CCR No-Popular Étnico Euro-Americano,

5) CCR Popular Étnico Afro-Americano,

6) CCR No-Popular Étnico Afro-Americano,

7) CCR Popular Étnico Asiático-Americano,

8) CCR No-Popular Étnico Asiático-Americano,

9) CCR Popular Étnico Nacional-Americano,

10) CCR No-Popular Étnico Nacional-Americano,

11) CCR Popular Étnico Geo-Americano y

12) CCR No-Popular Étnico Geo-Americano.(ver Cuadro nº13)

 

Tesis Veinte y Ocho.-

     Definiremos Folklore como la Cultura Residencial Popular Tradicional de una Comunidad Criolla. Hablaremos de:

-Folklore de una Región Ecológica,

-Folklore Rural,

-Folklore Urbano,

-Folklore de una Región Política,

-Folklore de una Región Histórica,

-Folklore Genérico,

-Folklore Ladino y

-Folklore Afro.

 

Reinterpretando a Dupey (Dupey: 1988) definiremos Elitelore como la Cultura Residencial No-Popular Tradicional de una Comunidad Criolla. Hablaremos de:

-Elitelore de una Región Ecológica,

-Elitelore Rural,

-Elitelore Urbano,

-Elitelore de una Región Política,

-Elitelore de una Región Histórica,

-Elitelore Genérico,

-Elitelore Ladino y

-Elitelore Afro. (ver Cuadros nº 14 y 15).

 

Tesis Veinte y Nueve.-

     Definiremos Etnilore como la Cultura Residencial Popular Tradicional de una Comunidad Étnica. Hablaremos de:

-Etnilore de una Región Ecológica,

-Etnilore Rural,

-Etnilore Urbano,

-Etnilore de una Región Política,

-Etnilore de una Región Histórica,

-Etnilore Indígena,

-Etnilore Euro-Americano,

-Etnilore Afro-Americano,

-Etnilore Asiático-Americano,

-Etnilore Nacional-Americano y

-Etnilore Geo-Americano.

 

Llamaremos Elitetnilore a la Cultura Residencial No-Popular Tradicional de una Comunidad Étnica. Tendremos los subtipos:

-Elitetnilore de una Región Ecológica,

-Elitetnilore Rural,

-Elitetnilore Urbano,

-Elitetnilore de una Región Política,

-Elitetnilore de una Región Histórica,

-Elitetnilore Indígena,

-Elitetnilore Euro-Americano,

-Elitetnilore Afro-Americano,

-Elitetnilore Asiático-Americano,

-Elitetnilore Nacional-Americano y

-Elitetnilore Geo-Americano.(ver Cuadros nº14 y 15).

 

Tesis Treinta.-

     Definiremos Modercrilore (Moder(no)-Cri(olla)-Lore) como la Cultura Residencial Popular Moderna de una Comunidad Criolla. Llamaremos Modelcrilore (Mod(erno)-El(ite)-Cri(olla)-Lore) a la Cultura Residencial No-Popular Moderna de una Comunidad Criolla. Tendremos los subtipos:

-Modercrilore de una Región Ecológica,

-Modercrilore Rural,

-Modercrilore Urbano,

-Modercrilore de una Región Política,

-Modercrilore de una Región Histórica,

-Modercrilore Genérico,

-Modercrilore Ladino y 

-Modercrilore Afro.

Y:

-Modelcrilore de una Región Ecológica,

-Modelcrilore Rural,

-Modelcrilore Urbano,

-Modelcrilore de una Región Política,

-Modelcrilore de una Región Histórica,

-Modelcrilore Genérico,

-Modelcrilore Ladino y

-Modelcrilore Afro. (ver Cuadros nº14 y 15).

 

Tesis Treinta y Una.-

     Definiremos Modetnilore (Mod(erno)-Etni(ca)-Lore) como la Cultura Residencial Popular Moderna de una Comunidad Étnica. Llamaremos Modeletnilore (Mod(erno)-El(ite)-Étni(ca)-Lore) a la Cultura Residencial No-Popular Moderna de una Comunidad Étnica. Formándose los siguientes subtipos:

-Modetnilore de una Región Ecológica,

-Modetnilore Rural,

-Modetnilore Urbano,

-Modetnilore de una Región Política,

-Modetnilore de una Región Histórica,

-Modetnilore Indígena,

-Modetnilore Euro-Americano,

-Modetnilore Afro-Americano,

-Modetnilore Asiático-Americano,

-Modetnilore Nacional-Americano y

-Modetnilore Geo-Americano.

 

Además:

-Modeletnilore de una Región Ecológica,

Modeletnilore Rural,

Modeletnilore Urbano,

Modeletnilore de una Región Política,

Modeletnilore de una Región Histórica,

Modeletnilore Indígena,

Modeletnilore Euro-Americano,

Modeletnilore Afro-Americano,

Modeletnilore Asiático-Americano,

Modeletnilore Nacional-Americano y

Modeletnilore Geo-Americano. (ver Cuadros nº14 y 15).

 

Concepto utilizado-Tesis relacionada.

01.-Aculturación.(10)

02.-Campo Cultural.(5)

03.-Campo Cultural Académico.(13)

04.-Campo Cultural Industrial-Masivo.(14)

05.-Campo Cultural Industrial-Masivo, Mercado Cuantitativo.(14)

06.-Campo Cultural Industrial-Masivo, Mercado Cualitativo.(14)

07.-Campo Cultural Industrial-Masivo, Mercado Ideológico.(14)

08.-Campo Cultural de los Sectores Dominados.(8)

09.-Campo Cultural de los Sectores Dominantes.(7)

10.-Clases No-Populares.(18)

11.-Clases Populares.(18)

12.-Comunidad Criolla.(25)

13.-Comunidad Criolla Genérica.(26)

14.-Comunidad Criolla Ladina.(26)

15.-Comunidad Criolla Afro.(26)

16.-Comunidad Criolla Latinoamericana.(25)

17.-Comunidad Étnica.(25)

18.-Comunidad Étnica Indígena.(27)

19.-Comunidad Étnica Euro-Americana.(27)

20.-Comunidad Étnica Afro-Americana.(27)

21.-Comunidad Étnica Asiático-Americana.(27)

22.-Comunidad Étnica Nacional-Americana.(27)

23.-Comunidad Étnica Geo-Americana.(27)

24.-Comunidad Étnica Latinoamericana.(25)

25.-Conculturación.(10)

26.-Cultura.(2)

27.-Cultura Alternativa.(11)

28.-Cultura de Aceptación.(11)

29.-Cultura Dominante.(9)

30.-Cultura de Resistencia.(11)

31.-Dinámica Cultural.(10)

32.-Elitelore. (28)

33.-Elitelore Región Ecológica.(28)

34.-Elitelore Rural.(28)

35.-Elitelore Urbano.(28)

36.-Elitelore Región Política.(28)

37.-Elitelore Región Histórica.(28)

38.-Elitelore Genérico.(28)

39.-Elitelore Ladino.(28)

40.-Elitelore Afro.(28)

41.-Elitetnilore.(29)

42.-Elitetnilore Región Ecológica.(29)

43.-Elitetnilore Rural.(29)

44.-Elitetnilore Urbano.(29)

45.-Elitetnilore Región Política.(29)

46.-Elitetnilore Región Histórica.(29)

47.-Elitetnilore Indígena.(29)

48.-Elitetnilore Euro-Americano.(29)

49.-Elitetnilore Afro-Americano.(29)

50.-Elitetnilore Asiático-Americano.(29)

51.-Elitetnilore Nacional-Americano.(29)

52.-Elitetnilore Geo-Americano.(29)

53.-Encuentro Cultural.(12)

54.-Espacio Habitable.(15)

55.-Etnicidad.(25)

56.-Etnilore.(29)

57.-Etnilore Región Ecológica.(29)

58.-Etnilore Rural.(29)

59.-Etnilore Urbano.(29)

60.-Etnilore Región Política.(29)

61.-Etnilore Región Histórica.(29)

62.-Etnilore Indígena.(29)

63.-Etnilore Euro-Americano.(29)

64.-Etnilore Afro-Americano.(29)

65.-Etnilore Asiático-Americano.(29)

66.-Etnilore Nacional-Americano.(29)

67.-Etnilore Geo-Americano.(29)

68.-Folklore.(28)

69.-Folklore Región Ecológica.(28)

70.-Folklore Rural.(28)

71.-Folklore Urbano.(28)

72.-Folklore Región Política.(28)

73.-Folklore Región Histórica.(28)

74.-Folklore Genérico.(28)

75.-Folklore Ladino.(28)

76.-Folklore Afro.(28)

77.-Hecho Cultural Residencial.(15)

78.-HC Residencial Popular.(18)

79.-HC Residencial No-Popular.(18)

80.-HC Residencial Región Ecológica.(17)

81.-HC Residencial Rural.(19)

82.-HC Residencial Urbano.(19)

83.-HC Residencial Región Política.(20)

84.-HC Residencial Región Histórica.(21)

85.-HC Residencial Tradicional.(22)

86.-HC Residencial Moderno.(23)

87.-HC Residencial Criollo.(25)

88.-HC Residencial Criollo Genérico.(26)

89.-HC Residencial Criollo Ladino.(26)

90.-HC Residencial Criollo Afro.(26)

91.-HC Residencial Étnico.(25)

92.-HC Residencial Étnico Indígena.(27)

93.-HC Residencial Étnico Euro-Americano.(27)

94.-HC Residencial Étnico Afro-Americano.(27)

95.-HC Residencial Étnico Asiático-Americano.(27)

96.-HC Residencial Étnico Nacional-Americano.(27)

97.-HC Residencial Étnico Geo-Americano.(27)

98.-Lucha Cultural.(11)

99.-Modelcrilore.(30)

100.-Modelcrilore Región Ecológica.(30)

101.-Modelcrilore Rural.(30)

102.-Modelcrilore Urbano.(30)

103.-Modelcrilore Región Política.(30)

104.-Modelcrilore Región Histórica.(30)

105.-Modelcrilore Genérico.(30)

106.-Modelcrilore Ladino.(30)

107.-Modelcrilore Afro.(30)

108.-Modeletnilore.(31)

109.-Modeletnilore Región Ecológica.(31)

110.-Modeletnilore Rural.(31)

111.-Modeletnilore Urbano.(31)

112.-Modeletnilore Región Política.(31)

113.-Modeletnilore Región Histórica.(31)

114.-Modeletnilore Indígena.(31)

115.-Modeletnilore Euro-Americano.(31)

116.-Modeletnilore Afro-Americano.(31)

117.-Modeletnilore Asiático-Americano.(31)

118.-Modeletnilore Nacional-Americano.(31)

119.-Modeletnilore Geo-Americano.(31)

120.-Modercrilore.(30)

121.-Modercrilore Región Ecológica.(30)

122.-Modercrilore Rural.(30)

123.-Modercrilore Urbano.(30)

124.-Modercrilore Región Política.(30)

125.-Modercrilore Región Histórica.(30)

126.-Modercrilore Genérico.(30)

127.-Modercrilore Ladino.(30)

128.-Modercrilore Afro.(30)

129.-Modetnilore.(31)

130.-Modetnilore Región Ecológica.(31)

131.-Modetnilore Rural.(31)

132.-Modetnilore Urbano.(31)

133.-Modetnilore Región Política.(31)

134.-Modetnilore Región Histórica.(31)

135.-Modetnilore Indígena.(31)

136.-Modetnilore Euro-Americano.(31)

137.-Modetnilore Afro-Americano.(31)

138.-Modetnilore Asiático-Americano.(31)

139.-Modetnilore Nacional-Americano.(31)

140.-Modetnilore Geo-Americano.(31)

141.-Núcleo Central del Sentido de un Hecho Cultural.(22)

142.-Periferia del Sentido de un Hecho Cultural.(22)

143.-Realización Social.(3)

144.-Región Ecológica.(17)

145.-Región Histórica.(21)

146.-Región Política.(20)

147.-Rural.(19)

148.-Tiempo Histórico Incorporado-Actualizado.(22)

149.-Tiempo Reciente Incorporado-Actualizado.(23)

150.-Transculturación.(10)

151.-Urbano.(19)

 

Subtipos del Campo Cultural Residencial Popular y No-Popular en América Latina.-

0.-Campo Cultural Residencial. (15)

1.-CC Residencial Popular. (18)

2.-CC Residencial No-Popular. (18)

3.-CC Residencial Popular Rural. (19)

4.-CC Residencial No-Popular Rural. (19)

5.-CC Residencial Popular Urbano. (19)

6.-CC Residencial No-Popular Urbano. (19)

7.-CC Residencial Popular Región Política. (20)

8.-CC Residencial No-Popular Región Política. (20)

9.-CC Residencial Popular Región Histórica. (21)

10.-CC Residencial No-Popular Región Histórica. (21)

11.-CC Residencial Popular Tradicional. (22)

12.-CC Residencial No-Popular Tradicional. (22)

13.-CC Residencial Popular Moderno. (23)

14.-CC Residencial No-Popular Moderno. (23)

15.-CC Residencial Popular Criollo. (25)

16.-CC Residencial No-Popular Criollo. (25)

17.-CC Residencial Popular Étnico. (25)

18.-CC Residencial No-Popular Étnico. (25)

19.-CC Residencial Popular Criollo Genérico. (26)

20.-CC Residencial No-Popular Criollo Genérico. (26)

21.-CC Residencial Popular Criollo Ladino. (26)

22.-CC Residencial No-Popular Criollo Ladino. (26)

23.-CC Residencial Popular Criollo Afro. (26)

24.-CC Residencial No-Popular Criollo Afro. (26)

25.-CC Residencial Popular Étnico Indígena. (27)

26.-CC Residencial No-Popular Étnico Indígena. (27)

27.-CC Residencial Popular Étnico Euro-Americano. (27)

28.-CC Residencial No-Popular Étnico Euro-Americano. (27)

29.-CC Residencial Popular Étnico Afro-Americano. (27)

30.-CC Residencial No-Popular Étnico Afro-Americano. (27)

31.-CC Residencial Popular Étnico Asiático-Americano. (27)

32.-CC Residencial No-Popular Étnico Asiático-Americano. (27)

33.-CC Residencial Popular Étnico Nacional-Americano. (27)

34.-CC Residencial No-Popular Étnico Nacional-Americano. (27)

35.-CC Residencial Popular Étnico Geo-Americano. (27)

36.-CC Residencial No-Popular Étnico Geo-Americano. (27)

37.-CC Residencial Popular Tradicional Criollo (Folklore). (28)

38.-CC Residencial No-Popular Tradicional Criollo (Elitelore). (28)

39.-CC Residencial Popular Tradicional Criollo Región Ecológica (Folklore Región Ecológica). (28)

40.-CC Residencial No-Popular Tradicional Criollo Región Ecológica (Elitelore Región Ecológica). (28)

41.-CC Residencial Popular Tradicional Criollo Rural (Folklore Rural). (28)

42.-CC Residencial No-Popular Tradicional Criollo Rural (Elitelore Rural). (28)

43.-CC Residencial Popular Tradicional Criollo Urbano (Folklore Urbano). (28)

44.-CC Residencial No-Popular Tradicional Criollo Urbano (Elitelore Urbano). (28)

45.-CC Residencial Popular Tradicional Criollo Región Política (Folklore Región Política).(28)

46.-CC Residencial No-Popular Tradicional Región Política (Elitelore Región Política).(28)

47.-CC Residencial Popular Tradicional Criollo Región Histórica (Folklore Región Histórica).(28)

48.-CC Residencial No-Popular Tradicional Criollo Región Histórica (Elitelore Región Histórica).(28)

49.-CC Residencial Popular Tradicional Criollo Genérico (Folklore Genérico).(28)

50.-CC Residencial No-Popular Tradicional Criollo Genérico (Elitelore Genérico).(28)

51.-CC Residencial Popular Tradicional Criollo Ladino (Folklore Ladino).(28)

52.-CC Residencial No-Popular Tradicional Criollo Ladino (Elitelore Ladino).(28)

53.-CC Residencial Popular Tradicional Criollo Negro (Folklore Afro).(28)

54.-CC Residencial No-Popular Tradicional Criollo Afro (Elitelore Negro).(28)

55.-CC Residencial Popular Tradicional Etnico (Etnilore).(29)

56.-CC Residencial No-Popular Tradicional Etnico (Elitetnilore).(29)

57.-CC Residencial Popular Tradicional Etnico Región Ecológica (Etnilore Región Ecológica).(29)

58.-CC Residencial No-Popular Tradicional Etnico Región Ecológica (Elitetnilore Región Ecológica).(29)

59.-CC Residencial Popular Tradicional Etnico Rural (Etnilore Rural).(29)

60.-CC Residencial No-Popular Tradicional Etnico Rural (Elitetnilore Rural).(29)

61.-CC Residencial Popular Tradicional Etnico Urbano (Etnilore Urbano).(29)

62.-CC Residencial No-Popular Tradicional Etnico Urbano (Elitetnilore Urbano).(29)

63.-CC Residencial Popular Tradicional Etnico Indígena (Etnilore Indígena).(29)

64.-CC Residencial No-Popular Tradicional Etnico Indígena (Elitetnilore Indígena).(29)

65.-CC Residencial Popular Tradicional Etnico Euro-Americano (Etnilore Euroamericano).(29)

66.-CC Residencial No-Popular Tradicional Etnico Euro-Americano (Elitetnilore Euroamericano). (29)

67.-CC Residencial Popular Tradicional Etnico Afro-Americano (Etnilore Afro-Americano).(29)

68.-CC Residencial No-Popular Tradicional Etnico Afro-Americano (Elitetnilore Afro-Americano).(29)

69.-CC Residencial Popular Tradicional Etnico Asiático-Americano (Etnilore Asiático-Americano).(29)

70.-CC Residencial No-Popular Tradicional Etnico Asiático-Americano (Elitetnilore Asiático-Americano).(29)

71.-CC Residencial Popular Tradicional Etnico Nacional-Americano (Etnilore Nacional-Americano).(29)

72.-CC Residencial No-Popular Tradicional Etnico Nacional-Americano (Elitetnilore Nacional-Americano).(29)

73.-CC Residencial Popular Tradicional Etnico Geo-Americano (Etnilore Geo-Americano).(29)

74.-CC Residencial No-Popular Tradicional Etnico Geo-Americano (Elitetnilore Geo-Americano).(29)

75.-CC Residencial Popular Moderno Criollo (Modercrilore).(30)

76.-CC Residencial No-Popular Moderno Criollo (Modelcrilore).(30)

77.-CC Residencial Popular Moderno Criollo de una Región Ecológica (Modercrilore Región Ecológica).(30)

78.-CC Residencial No-Popular Moderno Criollo de una Región Ecológica (Modelcrilore).(30)

79.-CC Residencial Popular Moderno Criollo Rural (Modercrilore Rural).(30)

80.-CC Residencial No-Popular Moderno Criollo Rural (Modelcrilore Rural).(30)

81.-CC Residencial Popular Moderno Criollo Urbano (Modercrilore Urbano).(30)

82.-CC Residencial No-Popular Moderno Criollo Urbano (Modelcrilore Urbano).(30)

83.-CC Residencial Popular Moderno Criollo de una Región Política (Modercrilore Región Política).(30)

84.-CC Residencial No-Popular Moderno Criollo de una Región Política (Modelcrilore Región Política).(30)

85.-CC Residencial Popular Moderno Criollo de una Región Histórica (Modercrilore Región Histórica).(30)

86.-CC Residencial No-Popular Moderno Criollo de una Región Histórica (Modelcrilore Región Histórica).(30)

87.-CC Residencial Popular Moderno Criollo Genérico (Modercrilore Genérico).(30)

88.-CC Residencial No-Popular Moderno Criollo Genérico (Modelcrilore Genérico).(30)

89.-CC Residencial Popular Moderno Criollo Ladino (Modercrilore Ladino).(30)

90.-CC Residencial No-Popular Moderno Criollo Ladino (Modelcrilore Ladino).(30)

91.-CC Residencial Popular Moderno Criollo Negro (Modercrilore Afro).(30)

92.-CC Residencial No-Popular Moderno Criollo Negro (Modelcrilore Afro).(30)

93.-CC Residencial Popular Moderno Étnico (Modetnilore).(31)

94.-CC Residencial No-Popular Moderno Étnico (Modeletnilore).(31)

95.-CC Residencial Popular Moderno Étnico de una Región Ecológica (Modetnilore Región Ecológica).(31)

96.-CC Residencial No-Popular Moderno Étnico de una Región Ecológica (Modeletnilore Región Ecológica).(31)

97.-CC Residencial Popular Moderno Étnico Rural (Modetnilore Rural).(31)

98.-CC Residencial No-Popular Moderno Etnico Rural (Modeletnilore Rural).(31)

99.-CC Residencial Popular Moderno Etnico Urbano (Modetnilore Urbano).(31)

100.-CC Residencial No-Popular Moderno Étnico Urbano (Modeletnilore Urbano).(31)

101.-CC Residencial Popular Moderno Étnico de una Región Política (Modetnilore Región Política).(31)

102.-CC Residencial No-Popular Moderno Étnico de una Región Política (Modeletnilore Región Política).(31)

103.-CC Residencial Popular Moderno de una Región Histórica (Modetnilore Región Histórica).(31)

104.-CC Residencial No-Popular Moderno de una Región Histórica (Modeletnilore Región Histórica).(31)

105.-CC Residencial Popular Moderno Étnico Indígena (Modetnilore Indígena).(31)

106.-CC Residencial No-Popular Moderno Étnico Indígena (Modeletnilore Indígena).(31)

107.-CC Residencial Popular Moderno Étnico Euro-Americano (Modetnilore Euro-Americano).(31)

108.-CC Residencial No-Popular Moderno Étnico Euro-Americano (Modeletnilore Euro-Americano).(31)

109.-CC Residencial Popular Moderno Étnico Afro-Americano (Modetnilore Afro-Americano).(31)

110.-CC Residencial No-Popular Moderno Étnico Afro-Americano (Modeletnilore).(31)

111.-CC Residencial Popular Moderno Étnico Asiático-Americano (Modetnilore Asiático-Americano).(31)

112.-CC Residencial No-Popular Moderno Étnico Asiático-Americano (Modeletnilore Asiático-Americano).(31)

113.-CC Residencial Popular Moderno Étnico Nacional-Americano (Modetnilore Nacional-Americano).(31)

114.-CC Residencial No-Popular Moderno Étnico Nacional-Americano (Modeletnilore Nacional-Americano).(31)

115.-CC Residencial Popular Moderno Étnico Geo-Americano (Modetnilore Geo-Americano).(31)

116.-CC Residencial No-Popular Moderno Étnico Geo-Americano (Modeletnilore Geo-Americano).(31)

 

Bibliografía.

Aguirre Ángel (Ed) (1982).-Conceptos Clave de la Antropología Cultural. España. Ediciones Daimon. pp. 256.

Aretz Isabel y Otros (1975).-Teorías del Folklore en América Latina. Caracas. CONAC, Biblioteca INIDEF,1. pp. 298.

Bastide Roger (1969).-Las Américas Negras. España. Alianza Editorial, El Libro de Bolsillo, nº 207. pp. 226.

Chacón Alfredo (1982).-Ensayos de Crítica Cultural. Caracas. Ediciones GAN, Serie Crítica Cultural. pp. 282.

Díaz Polanco Héctor (1981).-“Etnia, clase y cuestión nacional”. El Viejo Topo (España) 59: 16-21, agosto.

Dupey Ana María (1988).-“Tres abordajes a la diversidad cultural: cultura popular, elitelore y folklore”. Revista de Investigaciones Folklóricas. Universidad de Buenos Aires, Facultad de Filosofía y Letras, Instituto de Ciencias Antropológicas, Sección Folklore. (Argentina) 3: 35-42, dic.

Eco Humberto (1975).-Apocalípticos e integrados ante la cultura de masas. España. Editorial Lumen. pp. 404.

Enciclopedia Británica. (1976).-Inglaterra. Publisher. 1972. William Benton

Ewel John y Madriz Arnaldo (1968).-Zonas de vida en Venezuela. Caracas. MAC. Fondo Nacional de Investigaciones Agropecuarios, enero. pp. 256.

González Ordosgoitti Enrique Alí (1982).-“Algunas observaciones al uso del concepto Cultura en la Antropología”. Boletín del INAF. CONAC. (Venezuela) 1: 15-23.

________________________ (1989).-“Caracas: un caso de aculturación urbana”. Nueva Sociedad (Venezuela) 99: 128-136. Ganador del IV Certamen Latinoamericano de Ensayo Político de Nueva Sociedad “Lo Propio y lo Ajeno 500 Años después”.

Gramsci Antonio (1972).-Los intelectuales y la organización de la Cultura. Argentina. Ediciones Nueva Visión. pp.192.

Guevara Díaz José M. (1977).-La Geografía regional, la región y la regionalización. Venezuela. UCV. FAHE. pp. 192.

Guitián Pedrosa Carmen Dina (1983).-“Docencia e investigación en estudios ambientales y        arquitectura, aproximación a un modelo”. Caracas Trabajo de Ascenso UCV FAU p133

Kozlov Víctor (1973).-“El concepto de Etnos o comunidad étnica”. Islas Universidad de Las Villas (Cuba) 46: 121-138, septiembre-diciembre.

Liscano Juan (1947).-Folklore y Cultura. Revista Venezolana de Folklore (Venezuela) 1(2): 15-30, julio-diciembre.

Marx Carlos (1979).-Manuscritos Economía y Filosofía. España. Alianza Editorial  pp. 256.

Ortega Rutilio (1985).-“Notas sobre la etnicidad zuliana: Maracaibo de Sutherland y Pulgar”. Tierra Firme (Venezuela) 3(10): 281-290, abril-junio.

Perrot Dominique y Preiswerk Roy (1979).-Etnocentrismo e Historia. México. Nueva Imagen.

Thompson Stith (1947).-“Desarrollos recientes de los estudios folklóricos en los Estados Unidos”. Revista Venezolana de Folklore (Venezuela) 1(2):  3-12, julio-dic.

Waisman Marina (1977).-La Estructura Histórica del Entorno. Buenos Aires. Ediciones Nueva Visión. pp. 288.

 Descargar el Archivo en pdf.

Share Button
Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

tres × uno =