Los problemas Nacionales-Étnicos en la URSS. Una aproximación epistemológica e histórica

Share Button

 

070-RFCD-1-2015-Octubre-Problemas-Etnicos-URSS

 

 

Enrique Alí González Ordosgoitti (1)

Itinerario de este Artículo (2)

Si desea Descargar este Artículo en pdf:

070-Problemas-Nacionales-Etnicos-URSS-Gonzalez-Ordosgoitti-Enrique-Ali

Si desea Descargar este Artículo en pdf, tal como aparece en la Revista Familia Cristiana Digital:

070-RFCD-1-Problemas-Nacionales-Etnicos-URSS-Gonzalez-Ordosgoitti-Enrique-Ali

070-RFCD-2-Problemas-Nacionales-Etnicos-URSS-Gonzalez-Ordosgoitti-Enrique-Ali

-Si desea conocer otros Artículos, Audios y Videos de Enrique Alí González Ordosgoitti, entre en la siguiente URL: http://ciscuve.org/?cat=4203

-Para quienes están interesados en el tema Étnico, Ciscuve coloca a su disposición las siguientes Categorías con sus respectivos links, en donde encontrarán Entradas que pueden descargar en pdf gratuitamente:

-Si desea conocer otros Artículos, Audios y Videos sobre Etnias, entre en la siguiente URL: http://ciscuve.org/?cat=27

-Etnia Afroamericana-Negra: ciscuve.org/?cat=28

-Etnia Criolla: ciscuve.org/?cat=29

-Etnia Bicultural-Binacional: ciscuve.org/?cat=30

-Etnia Indígena: ciscuve.org/?cat=35

070-RFCD-2-2015-Octubre-Problemas-Etnicos-URSS

070-RFCD-2-2015-Octubre-Problemas-Etnicos-URSS

Resumen

Con este breve trabajo queremos enfocar las limitaciones epistemológicas presentes en Lenin al definir su política -en 1916- acerca de lo nacional en la URSS y su real continuación por Stalin posteriormente. Asimismo, a través de un ejemplo -Bromlei, 1990- señalar como sigue presente en la historiografía en la URSS, la visión de que Stalin no continuó los principios leninistas acerca de las nacionalidades.

Palabras Clave: URSS, Lenin, Stalin, Gorbachov, Etnia, Políticas Étnicas, Glasnost, Perestroika

 

Índice

Presentación

1.-La visión de Lenin acerca del problema de las nacionalidades

1.1.-La autodeterminación de las naciones oprimidas como un derecho de la democracia política

1.2.-La autodeterminación de las naciones oprimidas como bandera política de agitación factible de alcanzar parcialmente en el capitalismo imperialista

1.3.-Autodeterminación de las naciones oprimidas igual a independencia en el sentido político, pero no a la separación en Estados pequeños

1.4.-Las ventajas de los Estados grandes hará innecesaria la separación

1.5.-La Federación como paso previo al Centralismo Democrático

1.6.-En el Socialismo se fusionarán las Naciones

1.7.-Conciencia del papel de Rusia en la opresión de Finlandia, Polonia y Ucrania y la necesidad de que los socialistas luchen contra el chovinismo ruso

1.8.-Resumiendo

2.-Breve visión acerca de los problemas nacionales en la URSS desde Stalin hasta la Perestroika

2.1.-Perdura la influencia teórica de Lenin

2.2.-Stalin y la Asimilación: Caso de la  Constitución de la URSS en 1936

2.3.-Stalin y la Asimilación: La División Nacional Territorial Administrativa en 1936

2.4.-Stalin y la Asimilación: El Censo Nacional de Población de 1939

2.5.-Stalin y la Asimilación: Eliminación de las Organizaciones dedicadas a los asuntos nacionales, tanto en el aparato administrativo del Estado como en los sectores científicos

2.6.-El uso de lo “nacional” para apoyar las desigualdades en la URSS

2.7.-El sistema burocrático centralista de dirección afectó las relaciones nacionales

2.8.-La Gran Guerra Patria y la irrupción de los problemas nacionales: Movimientos antisoviéticos y la represión a pueblos enteros

2.9.-La Posguerra y el antisemitismo

2.10.-Décadas de los 50 y de los 60: unas naciones parasitan a otras

2.11.-Las tendencias negativas en las relaciones entre las nacionalidades se intensificaron en la era de Breznhev, impidiendo que la opinión pública conociese dichos problemas

2.12.-La Perestroika reconoce el problema de las nacionalidades en la URSS en 1987

2.13.-El sistema burocrático central y local, de “ordeno y mando”, ideologizó el significado del nacionalismo y del internacionalismo

2.14.-La etnodemografía y su influencia sobre las relaciones nacionales en cuanto al trabajo y a la obtención de la infraestructura socioexistencial básica

2.15.-Las subvenciones centrales y el parasitismo en las relaciones entre las nacionalidades, crearon un foco de tensión permanente

2.16.-Soluciones en la perestroika: cambios en lo jurídico y en la organización estatal nacional de la URSS

2.17.-Soluciones en la perestroika: economía transparente (Glasnost) y no ideologizada con lo “Nacional”

2.18.-Enemigos de la perestroika: las burocracias nacionales

2.19.-Soluciones en la perestroika: juventud, educación y trabajo inter naciones

A manera de Conclusión

Bibliografía

En San Sebastián las flores nacían sin tallo, eran de puro color subiendo hasta la vista de cualquiera de nosotros que por ahí pasara,

los pájaros desaparecían en sus adentros y le cedían la función de volar a las corolas, a los pistilos, a esos granos de luna en el polen que así marchaban al otro lado del rio.

            En San Sebastián el agua flotaba en todo tiempo, andábamos mojados, sudorosos, con la visión en arcoiris y la serenidad alucinada al ver ese sol quemando a las mariposas y a nosotros con tanto gusto.

(05.07.1983)

Presentación

Con este breve trabajo[ii] queremos enfocar las limitaciones epistemológicas presentes en Lenin al definir su política -en 1916- acerca de lo nacional en la URSS y su real continuación por Stalin posteriormente. Asimismo, a través de un ejemplo -Bromlei, 1990- señalar como sigue presente en la historiografía en la URSS, la visión de que Stalin no continuó los principios leninistas acerca de las nacionalidades.

070-RFCD-2-2015-Octubre-Problemas-Etnicos-URSS

070-RFCD-2-2015-Octubre-Problemas-Etnicos-URSS

1.-La visión de Lenin acerca del problema de las nacionalidades

En enero y febrero de 1916 Lenin escribió un folleto intitulado: La Revolución Socialista y el derecho de las naciones a la autodeterminación (Tesis), por considerarlo de importancia para nuestro trabajo, procederemos a realizar un análisis de las ideas sustentadas en ese escrito, que por lo cercano con el momento victorioso de la Revolución de Octubre de 1917, pensamos que las mismas sirvieron de orientación para la política que sobre las nacionalidades el Estado Soviético instrumentó en sus inicios.

 

1.1.-La autodeterminación de las naciones oprimidas como un derecho de la democracia política

Lenin calificará de democrático el derecho a la autodeterminación de las naciones y por ende, los socialistas deberán luchar por la total consecución del mismo:

“El socialismo triunfante debe implantar necesariamente la democracia completa y, por consiguiente, no sólo hacer efectiva la plena igualdad de derechos de las naciones, sino también convertir en realidad el derecho a la autodeterminación de las naciones oprimidas, es decir, el derecho a la libre separación política”. (Lenin, 1969: 157).

 

1.2.-La autodeterminación de las naciones oprimidas como bandera política de agitación factible de alcanzar parcialmente en el capitalismo imperialista

Ese derecho será defendido en contra de quienes -la burguesía- lo califican de utópico e irrealizable en el capitalismo en su fase imperialista, a lo cual replicará Lenin que todas las reivindicaciones democráticas -entre ellas el derecho a la autodeterminación- son irrealizables en forma completa y absoluta en el capitalismo, lo cual no debe significar que no se plantee como bandera agitativa en favor de la necesidad del socialismo y que finalmente se alcance el objetivo en algún grado:

“No menos erróneo sería eliminar uno de los puntos del programa democrático, la autodeterminación de las naciones, por ejemplo, basándose en el supuesto de que es “irrealizable” o “ilusoria” en el imperialismo (…) esa afirmación es incompleta e inexacta. Porque no sólo el derecho de las naciones a la autodeterminación, sino todas las reivindicaciones básicas de la democracia política son “realizables” en el imperialismo únicamente de modo incompleto, desfigurado y a título de rara excepción (por ejemplo, la separación de Noruega de Suecia en 1905). La reivindicación de liberación inmediata de las colonias, propugnada por todos los socialdemócratas revolucionarios, es también “irrealizable” en el capitalismo sin una serie de revoluciones (…) La recrudescencia de la opresión nacional en el imperialismo hace necesario para la socialdemocracia no renunciar a la lucha “utópica”, como la califica la burguesía, por la libertad de separación de las naciones, sino, al contrario, utilizar enérgicamente los conflictos que surgen también en este terreno como pretextos para la acción de masas y los movimientos revolucionarios contra la burguesía”. (Lenin, 1969: 158-159).

 

1.3.-Autodeterminación de las naciones oprimidas igual a independencia en el sentido político, pero no a la separación en Estados pequeños

“El derecho de autodeterminación de las naciones significa exclusivamente el derecho a la independencia en el sentido político, a la libre separación política de la nación opresora. Concretamente, esta reivindicación de la democracia política significa la plena libertad de agitación en pro de la separación y de que ésta sea decidida por medio de un referéndum de la nación que desea separarse. Por tanto esta reivindicación no equivale en absoluto a la de separación, fraccionamiento y formación de Estados pequeños. No es más que una expresión consecuente de la lucha contra toda opresión nacional”. (Lenin, 1969: 159).

 

1.4.-Las ventajas de los Estados grandes hará innecesaria la separación

“Cuanto más se acerque el régimen democrático del Estado a la plena libertad de separación, más débiles y raras serán en la práctica las aspiraciones de separación, pues son indudables las ventajas de los Estados grandes, tanto desde el punto de vista del progreso económico como desde el punto de vista de los intereses de las masas, con la particularidad de que esas ventajas crecen sin cesar al mismo tiempo que el capitalismo”. (Lenin, 1969: 159-160).

 

1.5.-La Federación como paso previo al Centralismo Democrático

“El reconocimiento de la autodeterminación no equivale al reconocimiento de la federación como principio. Se puede ser enemigo decidido de este principio del centralismo democrático, pero preferir, la federación a la desigualdad nacional, viendo en aquélla el único camino capaz de conducir al pleno centralismo democrático. Precisamente desde este punto de vista, Marx, que era centralista, prefería incluso la federación de Irlanda con Inglaterra al sometimiento violento de Irlanda por los ingleses”. (Lenin, 1969: 160).

 

1.6.-En el Socialismo se fusionarán las Naciones

“El objetivo del socialismo no consiste sólo en acabar con el fraccionamiento de la humanidad en Estados pequeños y con todo aislamiento de las naciones, no consiste sólo en acercar a las naciones, sino también en fundirlas (…) De la misma manera que la humanidad podrá llegar a la destrucción de las clases sólo a través del período de transición que significa la dictadura de la clase oprimida, de esa misma manera, la humanidad podrá llegar a la ineluctable fusión de las naciones sólo a través del período de transición que significa la emancipación completa de todas las naciones oprimidas, es decir, su libertad de separación”. (Lenin, 1969: 160).

 

1.7.-Conciencia del papel de Rusia en la opresión de Finlandia, Polonia y Ucrania y la necesidad de que los socialistas luchen contra el chovinismo ruso

“Los socialistas deberán explicar a las masas que procederán como chovinistas, como lacayos de las monarquías imperialistas y de la burguesía imperialista, cubiertos de sangre y lodo, (…) los socialistas rusos que no exijan la libertad de separación de Finlandia, Polonia, Ucrania, etc., etc (…) En Rusia, donde pertenece a las naciones oprimidas no menos del 75% de la población (más de 100 millones); donde estas naciones pueblan primordialmente, las regiones periféricas, donde una parte de estas naciones es más culta que los rusos; donde el régimen político se distingue por su carácter singularmente bárbaro y medieval; donde no ha terminado aún la revolución democrático-burguesa; en Rusia, el reconocimiento del derecho de las naciones oprimidas por el zarismo a separarse libremente de ellas es absolutamente obligatorio para los socialdemócratas, en nombre de sus tareas democráticas y socialistas. Nuestro partido, reconstituido en enero de 1912, aprobó en 1913 una resolución que ratificaba el derecho de autodeterminación, explicándolo precisamente con el significado concreto expuesto más arriba. El desenfreno del chovinismo ruso en 1914-1916 tanto entre la burguesía como entre los socialistas oportunistas (Rubanóvich, Plejánov, Nashe Dielo, etc.) nos impele más aún a insistir en esta reivindicación y a reconocer que quienes la niegan apoyan, en la práctica, al chovinismo ruso y al zarismo. Nuestro partido declara que declina del modo más decidido toda responsabilidad por semejante actuación contra el derecho de autodeterminación”. (Lenin, 1969: 166-167)

 

 1.8.-Resumiendo

Las tesis de Lenin expuestas en 1916, permiten afirmar -sin lucir forzado- que sirvieron de guía para la instrumentación de las políticas acerca de las nacionalidades del recién creado estado soviético de 1917. Estas políticas serán ejecutadas por el Comisario del Pueblo para Asuntos de las Nacionalidades, José Stalin, encargado de dichas tareas desde 1917 a 1922, es decir, en un lapso en el cual Lenin era el máximo jefe del estado soviético. Esta situación histórica nos permitirá argumentar acerca de que las prácticas realizadas por Stalin desde el cargo se basaban en la aplicación de la teoría de Lenin acerca de las nacionalidades y no sólo en tergiversaciones, que si bien las hubo debido a ciertas características del estilo de Stalin, en lo fundamental serían cumplidas.

 

La visión del problema de las nacionalidades en Lenin puede intentar resumirse en siete ideas principales:

1.-La autodeterminación de las naciones oprimidas es un derecho de la democracia política.

2.-La autodeterminación de las naciones oprimidas puede alcanzarse parcialmente en el capitalismo.

3.-La autodeterminación de las naciones oprimidas es igual a la independencia en el sentido político, pero no a la separación y creación de Estados pequeños.

4.-Las ventajas producidas por los Estados grandes hacen innecesaria la separación.

5.-Puede utilizarse la Federación, sólo como un paso previo al Centralismo Democrático.

6.-En el Socialismo se fusionarán las naciones.

7.-Los socialistas deben luchar contra el chovinismo ruso.

 

De las mismas se desprende que la autodeterminación de las naciones es un derecho de la democracia política y por lo tanto debe ser reclamado por los revolucionarios, pero este derecho está limitado sólo a las libertades políticas -incluyendo la posibilidad de realización de un referéndum para que el pueblo decida- no incluye el derecho a la separación de la nación opresora y la vuelta a su constitución nacional de antaño, quizás como el pequeño Estado que alguna vez fue. Y Lenin niega ese derecho basado en el supuesto de las ventajas que proporciona el pertenecer a un Estado grande y además, porque está convencido que las naciones son organizaciones que tenderán a desaparecer por el desarrollo centralista del capitalismo o por el socialismo. Está presente el pensamiento evolucionista que postula la inevitabilidad del desarrollo societal en determinada dirección y la primacía de lo económico como el principal factor dinamizador de los cambios: de sociedades preclasistas, a sociedades clasistas y finalmente a la sociedad comunista sin clases; de naciones oprimidas y opresoras, a la fusión de las naciones en el comunismo gracias a la internacionalización y mundialización del capital y de la clase obrera. En esta dirección podrá aceptarse provisionalmente la federación de las mismas, como paso previo a la centralización democrática y luego a la fusión de naciones. Se entiende el porque no se acepta la secesión y la formación de Estados pequeños.

 

Stalin obró en el sentido indicado, no sólo no aceptó la separación de ninguna de las naciones sojuzgadas por el zarismo, sino que -a través del pacto con Hitler- incorporaría a las naciones bálticas de Estonia, Lituania y Letonia. Igualmente su Federación de Naciones Socialistas Soviéticas, fue entendida como paso obligante para lo que realmente interesaba; el centralismo democrático, por lo tanto realizó “un salto revolucionario” y convirtió al federalismo en palabra hueca y centralizó sin democracia, apoyándose en el chovinismo ruso. Continuando la estrecha visión economicista del problema nacional ya definido por Lenin, dedicó sus esfuerzos a la industrialización forzada y a la expropiación del campo por parte de la ciudad, imponiendo un modelo económico que a la par de unificar a marchas forzadas la economía de las naciones soviéticas, resultaba fuertemente aculturador de las características culturales nacionales de cada una de esas naciones.

 

Es evidente la limitación teórica de Lenin expresada en  entender los fenómenos nacionales sólo como productos económicos y políticos, factibles de ser resueltos en esas esferas y tendientes a ser eliminados por el desarrollo de todas las potencialidades del modelo económico implícito en el capitalismo, la revolución industrial y el socialismo. El menosprecio por las características culturales, étnicas, raciales y religiosas de los fenómenos nacionales, cimentó la imposibilidad de que el estado soviético pudiera disponer de un conocimiento real acerca de las potencialidades conflictivas de los asuntos nacionales. La visión de Lenin del problema de las nacionalidades se convirtió en un obstáculo epistemológico.

070-RFCD-1-2015-Octubre-Problemas-Etnicos-URSS

070-RFCD-1-2015-Octubre-Problemas-Etnicos-URSS

2.-Breve visión acerca de los problemas nacionales en la URSS desde Stalin hasta la Perestroika

En este aparte seguiremos al científico social soviético Yulián Bromlei, quien nos describe la visión del Estado Soviético, desde Stalin hasta Gorbachov, sobre el problema de las nacionalidades.

 

2.1.-Perdura la influencia teórica de Lenin

“El camino recorrido por la sociedad soviética después de la Gran Revolución de Octubre fue arduo y, en ocasiones, trágico. No habían modelos comprobados para solucionar los problemas del desarrollo nacional en el socialismo: hubo que pasar por las pruebas y los errores. Teóricamente se podía adivinar tan sólo la dirección general del desarrollo y determinar sus tendencias fundamentales. Desempeñaron un papel decisivo los principios de la política de las nacionalidades, practicada por el PCUS y elaborada por V.I. Lenin. Más esos principios fueron sustancialmente deformados en el período stalinista, cuando se cometieron infracciones flagrantes de los principios del democratismo y el internacionalismo y desviaciones respecto de los fundamentos de la política leninista de las nacionalidades”. (Bromlei, 1990: 24).

 

2.2.-Stalin y la Asimilación: Caso de la  Constitución de la URSS en 1936

“Stalin, pronunciándose de palabra contra la asimilación, en realidad reveló evidente aspiración a “simplificar” la estructura etnonacional del país, lo cual implicó una actitud negativa hacia el propio hecho de la existencia de los grupos nacionales. Es muy significativa su afirmación -en el informe sobre el proyecto de la Constitución de la URSS de 1936- de que en el país habría solo 60 comunidades nacionales, cuando eran por lo menos el doble”. (Bromlei, 1990: 24).

 

2.3.-Stalin y la Asimilación: La División Nacional Territorial Administrativa en 1936

“No es casual que por entonces se anularan tales formas de división nacional-administrativa como eran los distritos nacionales y los Soviets rurales nacionales. En 1933 existían en diferentes partes de nuestro país 250 distritos nacionales y 5.300 Soviets rurales nacionales, cuya misión era contribuir a crear las condiciones favorables para el ejercicio de las funciones judiciales y administrativas, la enseñanza escolar y la actividad cultural e ilustradora en las lenguas maternas”. (Bromlei, 1990: 24).

 

2.4.-Stalin y la Asimilación: El Censo Nacional de Población de 1939

“En los censos de la población también se reflejó la tendencia a “simplificar” la estructura etnonacional del país. Mientras en el censo de 1926 fueron previamente nombradas 194 nacionalidades (aunque no todas se registraron al hacer el balance), en el censo de 1939 ya se señalaban menos de 100. Esta reducción estaba en cierta medida relacionada con el cambio de criterios para designar las unidades nacionales, como también con los procesos de consolidación que se operaban en aquel período. Pese a todo, la reducción del número de nacionalidades casi a la mitad en 13 años puede atribuirse, con suficiente grado de certeza, al menoscabo de la existencia real de muchas de ellas, en especial las poco numerosas. Poco a poco comenzó a prestarse insuficiente atención a las demandas culturales, lingüísticas y existenciales específicas de los grupos nacionales”. (Bromlei, 1990: 24-25)

 

2.5.-Stalin y la Asimilación: Eliminación de las Organizaciones dedicadas a los asuntos nacionales, tanto en el aparato administrativo del Estado como en los sectores científicos

“Aunque de palabra y con remisiones a la herencia leninista se proclamaba que la asimilación era inadmisible, en los hechos se anulaban latentemente las organizaciones dedicadas a los asuntos nacionales. Esta tendencia apareció tan pronto se constituyó la URSS, cuando se suprimió el Comisariato del Pueblo para las Nacionalidades. Cierto es que parte de sus funciones pasaron al Consejo para las Nacionalidades del Comité Ejecutivo Central de la URSS, pero al crearse en 1936 el Soviet Supremo de la URSS, pese a que también lo integra el Soviet de las Nacionalidades, este organismo dejó de hecho de ocuparse de los problemas concretos de las nacionalidades. Fenómenos semejantes se producían en la ciencia. En los primeros años siguientes a la revolución se organizó el servicio científico del país para los problemas nacionales (etnográficos): el Comité de los Pueblos del Norte, la Oficina Etnográfica Central del Comisariato del Pueblo de la URSS para las nacionalidades y otros; activó sus funciones la Comisión para el estudio de la composición étnica de Rusia y los países limítrofes, fundada antes de la revolución. Pero en los años 30 se cerraron todas estas instituciones”. (Bromlei, 1990: 25)

 

2.6.-El uso de lo “nacional” para apoyar las desigualdades en la URSS

“(…) la introducción de los pasaportes (correspondiente a la cédula de identidad) y el empleo de numerosos cuestionarios oficiales con el punto de “nacionalidad” facilitaban infringir el principio de la igualdad nacional, comunicando a veces significación injustificada al factor del origen étnico de los ciudadanos del país”. (Bromlei, 1990: 25).

 

2.7.-El sistema burocrático centralista de dirección afectó las relaciones nacionales

“El sistema burocrático centralista de dirección, formado en la delimitación de los años veinte y 30, se reflejó negativamente en las relaciones nacionales… Muchas dificultades del actual desarrollo de sus diferentes regiones provienen de los métodos administrativos “de ordeno y mando” en la dirección, implantados en los años de preguerra, que no tomaban en cuenta la especificidad nacional, con frecuencia no respetaban en lo más mínimo la historia, las tradiciones y las necesidades de una u otra nación o etnia e incluso resolvían arbitrariamente los problemas etnonacionales”. (Bromlei, 1990: 25).

 

2.8.-La Gran Guerra Patria y la irrupción de los problemas nacionales: Movimientos antisoviéticos y la represión a pueblos enteros

“La Gran Guerra Patria demostró la cohesión de la mayoría absoluta de los soviéticos de diferentes nacionalidades, su fidelidad a la Patria socialista. Sin embargo, también en esos años no todo marchaba bien en las relaciones nacionales. Por una parte, no podemos por menos que recordar las acciones antisoviéticas de algunos grupos de nacionalistas en la zona del Báltico, Ucrania Occidental, el Norte del Cáucaso; por otra, las represiones contra pueblos enteros (alemanes, kalmucos, karacháev, inghuses, chechenos, balkarios, tártaros de Crimea), “castigados” con el traslado a las regiones orientales del país y que por eso sufrieron pérdidas en masa. Tan sólo a fines de los años 50 se le restituyó a la mayoría de ellos el sistema estatal nacional, con el retorno al suelo natal y ayuda para reorganizarse la vida”. (Bromlei, 1990: 25-26).

 

2.9.-La Posguerra y el antisemitismo

“En los primeros años de posguerra, la inmensa labor para restablecer la economía nacional seguía conjugando con la insuficiente atención a las necesidades de los grupos nacionales. Contribuyeron a encender los sentimientos nacionales diferentes campañas, tales como la lucha contra el cosmopolitismo, el “caso de los médicos”, que revistió carácter antisemita, y otros”. (Bromlei, 1990: 26)

 

2.10.-Décadas de los 50 y de los 60: unas naciones parasitan a otras

“A mediados de los años 50 y comienzos de los 60 se podían observar tanto los adelantos en el desarrollo y la igualación de los niveles económico, social y cultural de las repúblicas, como fenómenos negativos en ellas, generados por los métodos centralizadores de dirección. En algunas repúblicas, que percibían subvenciones, comenzaron a afianzarse los ánimos de vivir a costa de otros y a divulgarse los privilegios, ateniéndose al factor de la nacionalidad”. (Bromlei, 1990: 26).

 

2.11.-Las tendencias negativas en las relaciones entre las nacionalidades se intensificaron en la era de Breznhev, impidiendo que la opinión pública conociese dichos problemas

“Esas tendencias negativas y otras en el terreno de las relaciones se intensificaron en los años de estancamiento. La ideología y la psicología de estancamiento sostenían que en nuestro país no existían problemas en dichas relaciones… (…) (Ocultando a la opinión pública) las acciones que tuvieron lugar por motivos nacionales en los años de estancamiento en Abjasia y Osetia del Norte…”. (Bromlei, 1990: 26-27)

 

2.12.-La Perestroika reconoce el problema de las nacionalidades en la URSS en 1987

“El Pleno del CC del PCUS (enero de 1987) fue un paso importante para superar las “loas” con qué se exponían las relaciones nacionales y dejar de enfocarlas como “zona cerrada”. En él se dejó por primera vez constancia oficialmente que “los fenómenos negativos y las deformaciones que estamos combatiendo se manifestaron también en la esfera de las relaciones nacionales”. La XIX Conferencia Nacional del PCUS atribuye especial significación a la problemática nacional. En realidad, la Conferencia dio el primer paso en la argumentación teórica y práctica de la política de las nacionalidades en el período de la perestroika. En la resolución aprobada -“Sobre las relaciones entre las naciones”- se determinaron las líneas fundamentales para el desarrollo de las mismas en estrecha vinculación con el conjunto de medidas para renovar nuestra sociedad. Antes de comenzar la perestroika, muchos fenómenos negativos en la vida de nuestra sociedad, incluido el terreno de las nacionalidades, no eran conocidos por la opinión pública… La perestroika, la democratización y la glasnost pusieron de relieve factores de tensión antes ocultos en las relaciones entre las nacionalidades”. (Bromlei, 1990: 27)

 

2.13.-El sistema burocrático central y local, de “ordeno y mando”, ideologizó el significado del nacionalismo y del internacionalismo

“El sistema burocrático “de ordeno y mando”, centralista, se convirtió con el tiempo en serio freno del desarrollo económico del país y de las repúblicas. Se produjo la fusión de los elementos burocráticos del aparato administrativo central y local, que recibió respaldo ideológico en la interpretación tergiversada del internacionalismo como prioridad aplastante del centro. Cualquier desacuerdo con las directivas del centro -las cuales con frecuencia no computaban las condiciones, posibilidades y los intereses locales- se censuraba como manifestación de nacionalismo. Pero el verdadero nacionalismo de la “elite” burocrática local, unida con los cabecillas de la “economía sumergida”, radicaba en que, so pretexto de defender los intereses de la república, se presionaba sobre el centro con la finalidad de recibir recursos complementarios y nuevos privilegios”. (Bromlei, 1990: 27).

 

2.14.-La etnodemografía y su influencia sobre las relaciones nacionales en cuanto al trabajo y a la obtención de la infraestructura socioexistencial básica

“En los últimos decenios, el cuadro propicio de reproducción de la población lo creaban, en general a escala de la URSS, los pueblos autóctonos de Asia Central, como también los kazajos y azerbaidzhanos, cuyo ritmo de incremento es tres veces más elevado que en toda la URSS. La proporción de los pueblos del grupo de habla eslava descendió de 77,1% en 1959 a 72,8% en 1979, y la del grupo de habla túrquica incrementó respectivamente de 11,1 a 15,2%. Las peculiaridades nacionales  regionales de los procesos demográficos tienen proyección en los problemas ligados con el empleo de los recursos laborales: la escasez en unas regiones (fundamentalmente septentrionales) y el excedente en otras (principalmente meridionales). La desigualdad de los procesos etnodemográficos y el diferente ritmo de crecimiento de la productividad del trabajo en unas u otras repúblicas iban acompañados, además, por el distinto nivel de desarrollo en ellas de algunos componentes de la infraestructura socioexistencial, incluida la vivienda, los servicios comunales, las instituciones médicas, etc”. (Bromlei, 1990: 27-28).

 

2.15.-Las subvenciones centrales y el parasitismo en las relaciones entre las nacionalidades, crearon un foco de tensión permanente

“Entre el vasto sistema de medidas que permitieron a las zonas antes atrasadas desarrollarse con ritmo adelantado desempeñó especial papel la política de facilidades presupuestaria e impositiva. Por ejemplo, en los años 30 el cuadro general era el siguiente: por cuenta de las subvenciones de las fuentes centralizadas se cubría más de 60% de los gastos correspondientes a los presupuestos de la mayoría de repúblicas federadas. De ese modo, el Estado realizaba, a través de los conductos presupuestarios, la redistribución de la renta nacional en provecho de algunos pueblos. Gracias a esta política, ya a fines de los años 40 en la URSS se había alcanzado, en muchos índices, la igualdad de hecho de las naciones. Una vez resuelta esta tarea, desapareció la necesidad de muchas facilidades y preferencias, más en virtud de diferentes causas se conservaron hasta el día de hoy. Tal situación -y tanto más que se la silenciaba hasta no hace mucho- generaba entre los medios dirigentes locales los ánimos de vivir a costa de otros y, por otra parte, conjugaba con la convicción divulgada entre la población local, del aporte desproporcionadamente grande que hacía su república a la hucha de toda la Unión. Los dirigentes de varias repúblicas estimulaban esos ánimos, y un sector de la intelectualidad nacional creaba mitos -y los difundía por los medios de información masiva- sobre el papel poco menos que “especial” de su república”. (Bromlei, 1990: 28)

 

2.16.-Soluciones en la perestroika: cambios en lo jurídico y en la organización estatal nacional de la URSS

“La solución de los problemas en el terreno jurídico estatal reviste primordial importancia para asegurar el desarrollo óptimo de los procesos nacionales. Aquí ya se advierten cambios, registrados en los materiales de la XIX Conferencia Nacional del Partido. Se ha tomado rumbo a “ampliar los derechos de las repúblicas federadas y de las formaciones autónomas mediante la delimitación de la competencia de la URSS y las repúblicas soviéticas, de descentralizar y transferir a los organismos locales varias funciones administrativas”, a crear el respectivo mecanismo jurídico (…) Precisa mayor flexibilidad también la organización estatal nacional del país. Se están redactando varias leyes referentes a los problemas de las nacionalidades, entre ellas, la nueva redacción de la Ley de ciudadanía de la URSS; proposiciones para hacer las correspondientes modificaciones en la Constitución de la URSS, en las de las repúblicas federadas y autónomas. Quizá fuera conveniente restablecer los distritos nacionales y los Soviets rurales nacionales y elaborar la concepción constitucional del status  de los grupos nacionales que constituyen minoría en una u otra república o región autónoma, y no corresponden al pueblo que dio nombre a esas formaciones nacionales. A propósito, esos grupos suman en nuestro país más de 55 millones de personas (20% de los habitantes del país)”. (Bromlei, 1990: 28-29)

 

2.17.-Soluciones en la perestroika: economía transparente (Glasnost) y no ideologizada con lo “Nacional”

“(…) será necesario, en particular, un enfoque cualitativamente nuevo al formar los presupuestos republicanos y locales, elevar sensiblemente su papel en la solución de las cuestiones del fomento socioeconómico de las regiones. Es hora de pensar en el desarrollo sociocultural de la infraestructura de las repúblicas y regiones sobre una nueva base económica, que no está determinada por su status  de unidad territorial administrativa (república federada o autónoma, región autónoma, etc.), sino por el aporte real que hace a la economía nacional. Señalando la particular significación que tiene para la economía la composición nacional de la población, V.I. Lenin recalcaba a la vez que este factor “no es el único ni el más importante”  para ella. En efecto, mientras los aspectos etnoculturales de los fenómenos nacionales están en lo fundamental vinculados con el hombre, o sea, con la composición nacional de la población, los aspectos económicos lo están con el territorio y, en primer término, con sus recursos”. (Bromlei, 1990: 28-29)

 

“Es hora de pensar en el desarrollo sociocultural de la infraestructura de las repúblicas y regiones sobre una nueva base económica, que no esté determinada por su status de unidad territorial administrativa (república federada o autónoma, región autónoma, etc,), sino por el aporte real que hace a la economía nacional”. (Bromlei, 1990: 29)

 

2.18.-Enemigos de la perestroika: las burocracias nacionales

“(…) la perestroika y la democratización, habiendo descubierto las deformaciones en el terreno de las relaciones etnonacionales, afectaron los interese de las personas que gozaban de privilegios basados en el factor etnonacional. A esas personas las solían corromper con favores “de arriba”, con demagogia, con aflojamiento del control y la disciplina. En algunos casos, cubriéndose con la toga nacional, eso provocó tentativas de frenar directamente o, la mayoría de las veces indirectamente, el proceso de eliminación de esas deformaciones, la aspiración a conservar los privilegios. No sólo el burocratismo y la corrupción, sino también la insensibilidad de los funcionarios dirigentes contribuyeron a que las relaciones sociales se proyectaran a las nacionales. Las acciones antisociales suelen encubrirse con consignas nacionales”. (Bromlei, 1990: 29).

 

2.19.-Soluciones en la perestroika: juventud, educación y trabajo inter naciones

“Para prevenir los fenómenos no deseables en la comunicación entre las nacionalidades es muy importante regular la correlación de la demanda y la oferta en tipos concretos de trabajo, así como la orientación profesional de la juventud. Al respecto se proyecta intensificar el intercambio de especialistas entre las repúblicas, como asimismo capacitarlos en los centros superiores de otras repúblicas en concepto de cooperación. Esta práctica, además de ayudar a resolver el problema de los especialistas, contempla -y esto no es menos importante- la educación internacionalista de la juventud”. (Bromlei, 1990: 30)

A manera de Conclusión

1.-Hemos visto como en las primeras definiciones del problema de lo nacional en la URSS, dadas por Lenin en 1916, estaban presentes las limitaciones epistemológicas de pensar que el problema nacional era coyuntural, pasajero y secundario, en la construcción de la nueva sociedad socialista.

 

2.-Luego, observamos -a través del texto del científico social soviético Bromlei, escrito en 1990- como se mantiene la constante de pensar que el planteamiento de Lenin era correcto y lo que sucedió fue que Stalin lo deformó al no guiarse por los principios leninistas. Nuestra posición es la contraria: Stalin sí se guió por la visión de Lenin (aunque con un estilo brutal), por lo que debe revisarse y criticarse la posición teórica de Lenin sobre el problema de las nacionalidades en la URSS, como paso previo a una mejor comprensión y solución de esta problemática. Que aunque no es lo suficientemente crítica como lo muestra la prensa “occidental” como para provocar la desmembración de la URSS (compartimos en este punto la visión de Serbín -1990- de que no está dada la posibilidad de total disolución de la URSS), sí es bastante importante para la redefinición de las alianzas sostenidas hasta ahora entre las Repúblicas existentes y entre las que puedan surgir, siempre dentro del marco de la Unión.

 

3.-Con este breve trabajo hemos querido hacer una pequeña contribución al desmantelamiento de una idea sobre lo nacional, proveniente en el fondo de la creencia (por que es fé, y no ciencia), en la construcción de una humanidad cada vez más homogeneizada, universalizada (en el lenguaje querido de los utopistas con base en el desarrollo de los Modos de Producción, sea capitalista o socialista), idea triunfadora desde finales del siglo XIX y aún mantenida con fuerza en los diferentes discursos acerca del destino de la humanidad. Nuestro planteamiento se condensa casi en lo contrario: la humanidad marcha hacia la revalorización de las diferencias entre los pueblos, por lo que el siglo XXI y finales del XX, nos retrotraerán -quizás con nuevos argumentos- a las polémicas del siglo XIX acerca de lo étnico y lo nacional, y su importancia para las definiciones de políticas internacionales de los actuales estados-nación.

 

Bibliografía

-Bromlei Yulián (1990).-Los problemas nacionales en la perestroika. Ciencias Sociales (URSS) 1: 23-39.

 

-Lenin Vladimir (1916).-“La Revolución Socialista y el Derecho de las Naciones a la Autodeterminación. Tesis”. (Escrito en enero-febrero de 1916. Publicado en abril de 1916, en alemán, en el nº 2 de la revista Vorbote. Publicado en ruso, en octubre de 1916, en el nº 1 del Sbórnik Sotsial-Demokrata) en: Obras Escogidas, Moscú, Editorial Progreso, 1969, pp. 157-168.

 

Serbin Andrés (1990).-Perestroika, eclosión de razas. Lenin, Gorbachov y la política soviética de las nacionalidades. Nueva Sociedad (Venezuela) 108: 98-110, julio-agosto.

 

-URSS. Academia de Ciencias.-Historia de la URSS. Época del Socialismo, 1917-1957. México, Editorial Grijalbo, febrero 1958, pp. 732.

—————————————————————————————————————————————————————————-

[i] .-Doctor en Ciencias Sociales, Sociólogo, Folklorólogo, Filósofo, Teólogo, Locutor, Profesor Titular de la UCV, de la Facultad de Teología de la UCAB y del Instituto de Teología para Religiosos-ITER.

-Co-Creador y Coordinador General -desde 1991- de la ONG Centro de Investigaciones Socioculturales de Venezuela-CISCUVE.

-Co-Creador y Coordinador -desde 1998- del Sistema de Líneas de Investigación Universitaria (SiLIU) sobre Sociología, Cultura, Historia, Etnia, Religión y Territorio en América Latina La Grande.

-Co-Creador y Coordinador -desde 2011- de la Página Web de CISCUVE: www.ciscuve.org

-Para contactarnos: ciscuve@gmail.com@ciscuveciscuve-Facebook; @enagor;  enagor2@gmail.com; Skype: enrique.gonzalez35

-Si desea conocer otros Artículos, Audios y Videos de Enrique Alí González Ordosgoitti, entre en la siguiente URL: http://ciscuve.org/?cat=4203

 

           

 —————————————————————————————————————————

(1).-Enrique Alí González Ordosgoitti

Doctor en Ciencias Sociales, Sociólogo, Folklorólogo, Filósofo, Teólogo, Locutor, Profesor Titular de la UCV, de la Facultad de Teología de la UCAB y del Instituto de Teología para Religiosos-ITER.

-Co-Creador y Coordinador General -desde 1991- de la ONG Centro de Investigaciones Socioculturales de Venezuela-CISCUVE.

-Co-Creador y Coordinador -desde 1998- del Sistema de Líneas de Investigación Universitaria (SiLIU) sobre Sociología, Cultura, Historia, Etnia, Religión y Territorio en América Latina La Grande.

-Co-Creador y Coordinador -desde 2011- de la Página Web de CISCUVE: www.ciscuve.org

-Para contactarnos: ciscuve@gmail.com@ciscuveciscuve-Facebook; @enagor;  enagor2@gmail.com; Skype: enrique.gonzalez35

-Si desea conocer otros Artículos, Audios y Videos de Enrique Alí González Ordosgoitti, entre en la siguiente URL: http://ciscuve.org/?cat=4203

 

2.-Itinerario de este Artículo

1.-Este Artículo fue presentado como requisito para la aprobación del Seminario que sobre Etnia y Nación, dictó el Dr. Andrés Serbin en el Doctorado en Ciencias Sociales, de la Facultad de Ciencias Económicas y Sociales (FACES), de la Universidad Central de Venezuela (UCV) en el año de 1990

2.-Publicado en: Enrique Alí González Ordosgoitti (1998).-Mosaico Cultural Venezolano. Caracas. Fondo Editorial Tropykos, Asociación CISCUVE, CONAC-Dirección de Desarrollo Regional, Colección Dimensión Cultural, Nº 3, páginas: 129-144

3.-Publicado en la Revista Familia Cristiana Digital, Octubre 2015

Share Button

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

20 + siete =