Los Bantúes: del Sahara hasta América Latina La Grande

Share Button

Enrique Alí González Ordosgoitti.-Los Bantúes: del Sáhara hasta América Latina La Grande.

EAGO-08.09.12-6

Enrique Alí González Ordosgoitti

(24.04.2010).

(Sociólogo, Doctor en Ciencias Sociales, Profesor Titular de la UCV, de la Facultad de Teología de la UCAB, del Instituto de Teología para Religiosos-ITER y de la SVAJ, Coordinador del Sistema de Líneas de Investigación (SiLI) sobre Sociología, Cultura, Historia, Etnia, Religión y Territorio en América Latina La Grande y Coordinador General desde 1991 de la ONG Centro de Investigaciones Socioculturales de Venezuela-CISCUVE, ciscuve.org/web; ciscuve@gmail.com; @ciscuve, ciscuve-Facebook)

(Publicado en la Revista Familia Cristiana Digital, Año 29, Nro. 14, Mayo 2010. www.familiacristiana.org.ve)

Descargar el Archivo en pdf.

(Para quienes están interesados en el tema Étnico, Ciscuve coloca a su disposición las siguientes Categorías con sus respectivos links, en donde encontrarán Entradas que pueden descargar en pdf gratuitamente:

-Etnia (ciscuve.org/?s=Etnia);

-Etnia Afroamericana-Negra (ciscuve.org/?cat=28)

-Etnia Criolla (ciscuve.org/?cat=29)

-Etnia Bicultural-Binacional (ciscuve.org/?cat=30)

-Etnia Indígena (ciscuve.org/?cat=35))

En el artículo anterior observábamos que la mayoría de los gentilicios africanos-negros existentes en poblados de Venezuela son de origen Bantú, asunto que nos motivó a indagar un poco acerca de los Bantúes. Nos hicimos un conjunto de preguntas que esperamos responder brevemente en esta ocasión: ¿Qué significa Bantú? ¿Cuántos son? ¿De dónde surgieron? ¿Cuándo lo hicieron? ¿Por qué se expandieron por casi toda África? ¿Cómo fueron sus procesos de expansión? Y finalmente ¿Qué son los Bantúes?

 

El término Bantú lo utilizó en 1862 William Bleek[1], para designar a una familia lingüística que está formada por más de 400 idiomas[2] hablados por la mayoría de los africanos al sur[3] del Sahara, idiomas que poseen una misma gramática[4] -al igual que el latín- y cuya unidad proviene por la importancia antropolingüística del término Bantú cuyo significado es Gente[5]. A lo que habría que agregar que el término Bantú se emparenta con el término raíz de Muntu:

Muntu…es una palabra bantú que se suele traducir como “hombre”. Sin embargo, el concepto muntu no es idéntico al de hombre o ser humano. Muntu abarca a los vivos y a los muertos, a los progenitores y a los antepasados divinizados, o sea a los dioses. La unidad que expresa el concepto genérico de muntu constituye una de las características de la cultura africana, y es posible derivar de ella otros muchos rasgos peculiares. Pero señala al mismo tiempo que todas las diferencias encuentran su denominador común en la naturaleza del hombre.” (Jahn, 1963: 17)

 

Por lo tanto la relación de bantú (gente) con muntu, (vivos, muertos y antepasados evemerizados) nos lleva a entender el centro del concepto de comunidad en África, que seguirá persistiendo en los afroamericanos-negros en nuestro país y en el continente.

 

¿De dónde surgieron los Bantúes? Los estudiosos coinciden en afirmar que los Bantúes provienen de distintos grupos negroides que poblaban el Sahara cuando era fértil (II Milenio A.C., hace 4.000 años), quienes al comenzar el proceso de desertización, empezaron a concentrarse alrededor de las principales fuentes fluviales. Quienes se agruparon alrededor del Nilo en el África Oriental, darán origen al Imperio Egipcio y quienes lo hicieron hacia el África Occidental -hará unos 3000 años, siglo X[6] A.C.- darán origen a los Bantúes. Es decir, tanto la conformación de la Civilización Egipcia como los grupos Bantúes, son resultado de los nuevos agrupamientos humanos surgidos en el Neolítico[7] africano por el proceso de desecación de las aguas que dará paso al Sahara (desierto en árabe).

 

Estos grupos Bantúes así conformados desde el Neolítico ¿cuándo y dónde comenzarán a expandirse hacia el resto del África? Hoy en día se acepta que los Bantúes ya existían en el primer milenio A.C. y que desde ese momento comenzaron su expansión que apenas vino a concluir en el siglo XIX[8] D.C. Los estudiosos difieren en relación al lugar dónde comenzó la expansión, coincidiendo la mayoría en que lo hicieron desde un lugar ubicado entre el Lago Chad y el Rio Benue[9] en Nigeria, mientras M. Guthrie[10] sostiene que el núcleo Bantú inicial estaba en el bosque de Zaire, opinión que coincide parcialmente con la de S. Lwanga-Lunyiigo[11].

 

Estas diferencias en cuanto a los posibles orígenes de la lengua Bantú estaban basadas en dos puntos de partida radicalmente opuestos: la lengua Bantú había comenzado en aquellos lugares en donde existe mayor divergencia[12] entre ellas, o por el contrario, habíase iniciado en aquellos lugares en donde existe mayor convergencia[13]. Si se acepta el modelo que privilegia la divergencia, el origen fue en el Benue de Nigeria; si se acepta el modelo de la convergencia, el modelo fue en el Zaire.

 

          La opinión más aceptada es que la Lengua Bantú se origino en el Benue, Nigeria en donde los bantuhablantes estaban plenamente consolidados para el siglo XI[14] y a partir de ese lugar, según el historiador Roland Oliver se expandieron en cuatro fases[15] (ver Diagrama.-Las Cuatro Rutas de la Expansión Bantú), siguiendo tres sentidos principales de dirección:

 “La distribución de los idiomas del noroeste, muy distintos de los del centro de la selva ecuatorial, demuestra que se extendieron en tres sentidos principales, primero por la costa hacia el sur y a través del mar a la isla de Malabo. Es posible que en este primer movimiento llegasen incluso al estuario del Gabón. El segundo movimiento constituía un impulso por el borde de la selva hacia el este, llegando al menos hasta el río Sangha. El tercero penetraba la selva desde distintos puntos colindantes, bien a causa del avance normal de la agricultura, bien tal vez por las actividades de los pescadores del río Sangha.” (S. Lwanga-Lunyiigo y J. Vansina, 1992: 170)

 

¿Cuáles fueron las razones que obligaron a la emigración de los Bantúes? Las razones fueron múltiples:

“Es posible que el hambre, la búsqueda de condiciones de vida más favorables en términos de mejores tierras para la agricultura y el pastoreo, las epidemias, las guerras, y un simple espíritu de aventura motivaran los primeros movimientos de los bantúes, aunque hasta la fecha a estos factores se les ha prestado poca atención.” (S. Lwanga-Lunyiigo y J. Vansina, 1992: 169)

 

          Ya hoy en día no se consideran razones valederas sostener que las sociedades Bantúes por el dominio del hierro, desarrollaron la agricultura hasta tal punto que se produjo una alta densidad demográfica, que los obligó a emprender la conquista de sociedades que seguían viviendo en la Edad de Piedra[16]. Más bien se piensa que la expansión se efectuó de manera lenta, con altibajos y no como un éxodo masivo sino en muy pequeños grupos[17], quienes podían ir avanzando construyendo nuevos poblados cada diez años[18] aproximadamente.

 

          ¿Cómo fue posible que tales pequeños grupos pudieran imponerle su lengua a los grupos humanos autóctonos? La respuesta comienza por afirmar que siempre ocurren procesos de lucha lingüística cuando sociedades de idiomas diferentes se enfrentan, trayendo como resultados la imposición, la sumisión o la mezcla. En el caso de la expansión de la lengua Bantú las tres variantes[19] están presentes, pero sin embargo predominó la primera. ¿Por qué predominó la sumisión de las lenguas de los pueblos indígenas a la Lengua Bantú, hablada por grupos pequeños de recién llegados? Porque tuvieron el deseo de cambiar de idioma[20] y así la expansión del Bantú se hizo igual que la expansión de las lenguas romances, sin necesidad de migraciones masivas de romanos. Y ese deseo de cambiar el idioma propio por otro pudo deberse al cambio de las relaciones de poder (como hicieron los Imperios de Roma y de China[21]); por debilidad demográfica (los Normandos en Inglaterra y en Francia[22]); porque el nuevo idioma representaba la supremacía comercial o cultural (lengua mpongwe entre los Sekyanis y el francés en la Bélgica del XVIII[23]) o porque se generaron nuevos idiomas criollos de gran prestigio como el Swahili[24]. Todas las razones anteriores aparecieron en algún momento de los casi tres mil años que duró la expansión de la Lengua Bantú.

 

          Ahora podemos preguntarnos ¿Quiénes son los Bantúes? En primer lugar no podemos pensar que quienes hablan Bantú tienen una identidad cultural, racial y societal evidente -mucho menos cuando han pasado tres mil años desde que comenzara su expansión a los tiempos actuales[25]– pues eso sería confundir Idioma, Cultura y Raza, un haitiano y un parisino hablan francés, pero es fácil darse cuenta de sus diferencias raciales y culturales evidentes, de ahí la alerta de Lwanga-Lunyiigo y Vansina:

 “Al oir la palabra “bantú”, es fácil caer en la tentación de asociarla con una realidad étnica o nacional, mientras que no es más que una etiqueta lingüística. No indica ni un pueblo, ni una sociedad, ni una cultura. De alguna manera la etiqueta escogida por Bleek fue demasiado acertada, y ahora nos tenemos que defender contras las consecuencias de la misma. Al igual que el mito “hamítico” surgió a raíz de la confusión de lengua, cultura y raza, un mito bantú no tardaría en aparecer de otra confusión similar.” (S. Lwanga-Lunyiigo y J. Vansina, 1992: 179)

 

          Lo que si podemos afirmar es cómo era la comunidad Bantú primigenia mil años A.C.:

 “Sin embargo, del vocabulario antiguo se puede deducir que la comunidad que hablaba la lengua bantú original cultivaba el ñame, otros tubérculos e, incluso, cereales. La cabra era el único animal doméstico conocido. Cazaban (especialmente el facóquero), pero la pesca era la especialidad de la comunidad. Como hemos visto, hay bastantes posibilidades de que dos comunidades, llevando vidas relativamente distintas, utilizasen el mismo idioma. El parentesco constituía un principio de gran importancia respecto a la organización interna, y la comunidad tenía sus especialistas, líderes y expertos en religión. Estaban muy establecidas las nociones de ascendencia y la creencia en la brujería. Es incluso posible formar una idea de la actitud de los grupos que proporcionaban esposas hacia los que las recibían.” (S. Lwanga-Lunyiigo y J. Vansina, 1992: 167)

 

Los descendientes de esos bantuhablantes que llegarán a nuestra América Latina La Grande, eran herederos de grupos humanos que practicaban la agricultura del Ñame[26], del Aceite de Palma y de otros cereales desde hacía milenios[27]; habían desarrollado la agricultura en la selva; utilizaban el hierro[28] desde hace siglos y gracias a que eran excelentes pescadores, pudieron crear pueblos grandes que a manera de metrópolis[29] de la selva, irradiaban su cultura y su lengua sobre todos los grupos cercanos, asegurando a través de su permanente movilidad fluvial[30] el contacto intercomunitario y de esa manera, la homogeneidad lingüística.

 

Antepasados nuestros que llegaron a nuestras tierras en calidad de esclavos, portadores de una importante herencia civilizatoria, quienes a pesar de las negativas condiciones producidas por la esclavitud, pudieron estampar su indeleble huella cultural en el universo cultural americano, algunas de las cuales señalaremos en futuros trabajos.

 

Y era tan grande la acumulación civilizatoria de los bantuhablantes que en algunos momentos y espacios lograron cristalizar grandes Reinos como el de Nok, Kuba, Luba, Lunda y sobre todo el gran Reino del Kongo, del cual hablaremos en nuestro próximo artículo. Y a propósito: ¿Sabe Ud., que para un Congolés decir el Rey del Mambo (Pérez Prado) es algo redundante?

 

 

 

 

 

 

 

 

Diagrama.-Las Cuatro Rutas de la Expansión Bantú (EAGO, abril 2010)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Fuentes citadas.

-Jahn Janheinz (1963).-Muntu. Las Culturas Neoafricanas. México, FCE, Colección Popular Tiempo Presente, nro. 44, pp. 348. (Reg.133)

 

-Ki-Zerbo Joseph (1980).-Historia del África Negra. I. De los orígenes al siglo XIX. Madrid. Alianza Editorial, Alianza Universidad, nro.253, pp. 524 (Reg.1405)

 

-S. Lwanga-Lunyiigo y J. Vansina (1992).-“Los pueblos bantuhablantes y su expansión” en: UNESCO, Comité Científico para la Redacción de una Historia General de África, M. El Fasi (Director del Volumen) y I. Hrbek (Director Adjunto).-Historia General de África. III.-África entre los siglos VII y XI. Madrid, UNESCO, Tecnos, pp. 888  (páginas: 159-181)

 

-UNESCO, Comité Científico para la Redacción de una Historia General de África, M. El Fasi (Director del Volumen) y I. Hrbek (Director Adjunto).-Historia General de África. III.-África entre los siglos VII y XI. Madrid, UNESCO, Tecnos, pp. 888.

 


[1] .-“(…) en 1862, Wilhelm Bleek fue el primero en identificar a los bantuhablantes como grupo, dándole a la familia el nombre de “bantú” por la estructura de las palabras con el significado de “gente”,…” (S. Lwanga-Lunyiigo y J. Vansina, 1992: 160)

 

[2] .-“La familia bantú consta de más de cuatrocientos idiomas, derivados todos de una misma lengua ancestral, llamado el “protobantú”. Es un hecho irrefutable, puesto que ha sido comprobado en base a similitudes léxicas, fonéticas, morfológicas (gramaticales) y sintácticas que no se pueden explicar por pura coincidencia o por préstamos lingüísticos. Hay que suponer un parentesco común.” (S. Lwanga-Lunyiigo y J. Vansina, 1992: 159)

 

[3] .- “La práctica totalidad de los pueblos que habitan el tercio sur del continente africano, desde la costa del Camerún y Nigeria en el oeste hasta la costa de Somalia y Kenia en el este, y hasta Port Elizabeth en el sur, hablan un conjunto de idiomas estrechamente relacionados entre sí, conocidos como las lenguas bantúes.” (S. Lwanga-Lunyiigo y J. Vansina, 1992: 159)

 

[4] .-“Se ha elaborado un glosario de más de quinientas raíces del protobantú, y todas ellas siguen modelos fonéticos regulares. (p.159) Sin embargo, el vocabulario es sólo uno de los aspectos del lenguaje. Se encuentran analogías, incluso de detalles, en el sistema morfológico de los idiomas bantúes…la formación de sustantivos a partir de verbos, son tan parecidos en los idiomas bantúes como la estructura gramatical de todas las lenguas romances derivadas del latín. De hecho se ha elaborado una gramática común del bantú. Lo referente a la morfología es igualmente aplicable a la sintaxis como el sistema fonológico. Por tanto, toda la evidencia sirve para confirmar que más de cuatrocientos idiomas hablados en un tercio del enorme continente africano tienen sus orígenes en una única lengua ancestral.” (S. Lwanga-Lunyiigo y J. Vansina, 1992: 159-160)

 

[5] .- “Consideremos, a modo de ejemplo, la palabra “gente” en los siguientes idiomas: Duala: bato, Fang: bot, Tio: baaru, Kongo: bantu, Mongo: banto, Bushong: baat, Luba: bantu, Ruanda: abantu, Shona: vanhu, Herero: abandu. Todas estas palabras se ajustan a un mismo patrón. Se observa que todas derivan de la raíz *ntu y del prefijo *ba. Además, las diferencias entre los idiomas son regulares, como lo evidencian otras comparaciones.” (S. Lwanga-Lunyiigo y J. Vansina, 1992: 159)

 

[6] .- “El vocabulario, correlacionado con los datos arqueológicos y el conocimiento de los orígenes geográficos de la comunidad, nos permite establecer la fecha del principio de la expansión bantú. Se trata de una comunidad neolítica, dedicada a actividades agrícolas (el cultivo de cereales, por ejemplo), pero que no conocía la tecnología del metal. Dichas pistas nos permiten reducir el período del protobantú a un período entre -1000 (o incluso antes) y -400.” (S. Lwanga-Lunyiigo y J. Vansina, 1992: 167)

 

[7] .-“La evidencia indica que gentes del tipo negroide ocupaban el África subsahariana desde mediados de la edad de Piedra y que los hablantes de las lenguas bantúes surgieron de esta estirpe negroide. Es posible que las lenguas bantúes se desarrollasen gracias a la interacción de distintas comunidades negras en tiempos remotos, prestándose elementos lingüísticos y ayudándose así a desarrollar nuevos idiomas “bantúes” a partir de las distintas amalgamas lingüísticas negras.” (S. Lwanga-Lunyiigo y J. Vansina, 1992: 180)

 

[8] .-“El problema de las migraciones y de la instalación de los pueblos bantuófonos no ha sido aclarado todavía. Se trata de un fenómeno histórico de importancia fundamental que se ha desarrollado a lo largo de una escala amplísima de espacio y tiempo. Iniciado verosímilmente hacia los comienzos de la era cristiana, no había concluido a fines del siglo XIX.” (Ki-Zerbo, 1980: 259-260)

 

[9] .-“Los (estudios) de J. H. Greenberg han revelado…la existencia de un grupo lingüístico Nígero-Kongolés, cuyo centro matriz se situaría en la región del lago Chad o del medio Benué,…” (Ki-Zerbo, 1980: 260)

 

[10] .-“Los trabajos de M. Guthrie han permitido desvelar la existencia de un núcleo bantú principal en tierras luba, mesetas de sabana, que limita por el sur con el bosque denso zaireño.” (Ki-Zerbo, 1980: 260)

 

[11] .-“Basando mis conclusiones en las evidencias arqueológicas, hace poco sugerí que desde tiempos muy remotos los bantuhablantes ocupaban una amplia franja de territorio que iba desde la región de los Grandes Lagos del África oriental (p.179) hasta la costa Atlántica en el Zaire, y que no se produjo el supuesto movimiento de los bantuhablantes desde el África occidental hasta el África central, oriental y meridional.” (S. Lwanga-Lunyiigo y J. Vansina, 1992: 179-180)

 

[12] .-“Existen dos teorías principales propuestas por lingüistas para explicar los orígenes de los pueblos bantuhablantes. Joseph Greenberg era de la opinión de que los orígenes de dichos pueblos se encontraban forzosamente en la zona donde había la mayor divergencia del idioma bantú, y, de acuerdo con dicha teoría, situaba los orígenes en la región central Benue de Nigeria, al noroeste del extenso territorio en el cual las lenguas bantúes se encuentran tan firmemente arraigadas.” (S. Lwanga-Lunyiigo y J. Vansina, 1992: 161)

 

[13] .-“Según Guthrie, el lugar de nacimiento más probable del “protobantú” se encontraba en la zona de mayor convergencia del idioma bantú, es decir, cerca de la cuenca de los ríos Congo y Zambeze, con un núcleo en la provincia de Saba, en el Zaire.” (S. Lwanga-Lunyiigo y J. Vansina, 1992: 161)

 

[14] .-“Nuestro estudio finaliza alrededor del año +1100, cuando los bantúes se encontraban ya asentados en la mayor parte del África subecuatorial (una zona que siguen ocupando) y, lo que es más importante, cuando sus culturas habían empezado a asumir características regionales claramente definidas. Las investigaciones realizadas hasta ahora no nos permiten afirmar de forma definitiva cuáles son los orígenes de los bantúes ni por qué se extendieron por todo el África subecuatorial.” (S. Lwanga-Lunyiigo y J. Vansina, 1992: 179)

 

[15] .-“El eminente historiador Roland Oliver sugirió que las hipótesis se complementaban y expuso una brillante teoría según la cual la expansión de los bantúes desde su tierra natal en el África occidental al sur se dividía en cuatro fases. Dichas fases eran las siguientes: 1) la rápida migración de pequeños grupos que hablaban idiomas “prebantúes” por las vías navegables del Congo (Zaire), desde los bosques del Camerún central y de Ubangi a los bosques del sur de la selva ecuatorial del Zaire; 2) la consolidación paulatina y asentamiento de los pueblos migratorios y su expansión a través de la zona de bosques del sur, que se extendía de costa a costa, incluyendo la región de África central entre la desembocadura del río Congo (Zaire) en la costa occidental del Zaire y el río Rovuma en la oriental; 3) la rápida penetración de los bantúes a la región más húmeda al norte y al sur de su anterior expansión lateral, y 4) la ocupación del resto del actual África bantú, proceso que empezó durante el primer milenio antes de la era cristiana y que acabó hacia la mitad del segundo milenio de la era cristiana” (S. Lwanga-Lunyiigo y J. Vansina, 1992: 161)

 

[16] .-“Con respecto a la explosión de la población y las teorías sobre conquistas, debe observarse que la agricultura se introdujo de forma paulatina y no reemplazó de forma inmediata a la anterior economía, basada en la caza y la búsqueda de alimentos en el África subecuatorial. De hecho, estos dos tipos de economía se complementaban, como lo siguen haciendo en algunos lugares de África hoy día. Por tanto, no se debería considerar el inicio de la agricultura como un movimiento revulsivo. Se trata de un proceso evolutivo que no podía haber provocado de forma inmediata una revolución demográfica, que, a su vez, causó la emigración masiva de los bantúes a la búsqueda de un espacio vital de mayores dimensiones. El labrado del hierro revolucionó la agricultura de forma paulatina, dado que al principio sólo se producían pequeñas cantidades de metal en el África bantú.” (S. Lwanga-Lunyiigo y J. Vansina, 1992: 169)

 

[17] .-“La extensión de los bantúes no era de las dimensiones de un éxodo de una zona a otra. Parece más probable que pequeños grupos de personas se trasladasen de un pueblo al siguiente y, a veces, volviendo al primero: un proceso que se repetía una vez y otra, hasta que las generaciones sucesivas llegasen a todas las zonas de África subecuatorial, quizá tardando mil años o incluso más. Sería equivocado suponer que las migraciones de los bantúes siguiesen una progresión lineal, avanzando siempre hacia adelante. Al contrario, en un plazo de miles de años, los movimientos deberían haberse producido en todos los sentidos.” (S. Lwanga-Lunyiigo y J. Vansina, 1992: 170)

 

[18] .-“La lengua protobantú se hablaba cerca de una línea de división ecológica, y, por consiguiente, en un medio relativamente rico en tanto en cuanto los habitantes fuesen capaces de explotarla. Es probable que la migración de la población sobrante se produjera en este lugar, al menos a pequeña escala. Además, se producía el traslado de pueblos enteros más o menos cada diez años buscando acercarse a los campos recién preparados para el cultivo. Es muy probable que la penetración de los bosques fuese un proceso paulatino.” (S. Lwanga-Lunyiigo y J. Vansina, 1992: 170)

 

[19] .-“En algunos casos, las lenguas bantúes desplazaban a otros grupos lingüísticos (por ejemplo, el grupo Mba-Mondunga desde Lisala a Kisangani); en otros, fueron eclipsadas por las lenguas del Sudán central, especialmente en Ituri, en donde, además, la estructura gramatical de dichas lenguas tuvo una gran influencia sobre  un gran bloque de lenguas bantúes. En algunos casos se produjeron intercambios entre lenguas.” (S. Lwanga-Lunyiigo y J. Vansina, 1992: 177)

 

[20] .-“Puede que un pueblo aprenda un idioma extranjero, llegando a ser totalmente bilingüe, para luego abandonar su propio idioma a favor del idioma extranjero. Este es el caso de los sakyani del Gabón, hoy en día bilingües en mpongwe y que están empezando a perder su idioma original, como también es el caso de los habitantes del oeste del Cabo y del sur de Namibia, que sólo hablan afrikaans, perdiéndose los idiomas khoi y san.” (S. Lwanga-Lunyiigo y J. Vansina, 1992: 166)

 

[21] .-“Dichos cambios se producen a raíz de las relaciones de poder sociocultural. El imperio romano dio lugar a la extensión de las lenguas romances, de la misma manera que el imperio chino, con la emigración continuada desde el norte, produjo la chinización del sur de China.” (S. Lwanga-Lunyiigo y J. Vansina, 1992: 166)

 

[22] .-“Los procesos demográficos también desempeñan un papel. Los normandos que conquistaron Inglaterra dejaron de utilizar la lengua francesa, al haber sido incorporados por sus súbditos que eran más numerosos, mientras que lo mismo había ocurrido en la propia Normandía con anterioridad, donde se adoptó la lengua francesa.” (S. Lwanga-Lunyiigo y J. Vansina, 1992: 166)

 

[23] .-“Asimismo es posible que el predominio comercial o cultural afecte al desarrollo. Los Sekyanis adoptaron la lengua mpongwe al ser éste el idioma del comercio. En Europa el predominio cultural de Francia explica la extensión del francés en Bélgica en el siglo XVIII.” (S. Lwanga-Lunyiigo y J. Vansina, 1992: 166)

 

[24] .-“En conclusión, se observa que, con bastante frecuencia, los lazos comerciales, sociopolíticos o incluso religiosos generan nuevos idiomas comunes, derivados de una lengua de prestigio, como lo son, por ejemplo, los idiomas kionos, criollos y sabires. Al juzgar por la escala masiva de los fenómenos de convergencia entre las lenguas bantúes, este tipo de situación ha ocurrido en más de una ocasión. En un pasado relativamente reciente, podemos destacar las lenguas Lingala, swahili o Monokituba, todas ellas lenguas comerciales de la categoría criolla.” (S. Lwanga-Lunyiigo y J. Vansina, 1992: 166)

 

[25] .-“La expansión en sí fue un proceso tremendamente largo, dado que, incluso durante el siglo XIX, en el África oriental no se había acabado. Sin embargo, los primeros viajeros árabes trajeron palabras bantúes de la costa oriental de África. Para el siglo VIII entonces las comunidades bantuparlantes estaban asentadas al borde del Océano Indico. Por tanto, es lógico pensar que la expansión bantú no sólo afectaba a un tercio del continente, sino también a un período de entre 2.000 y 3.000 años. En estas circunstancias no es extraño que nos quedemos con evidencia demasiado global y en muchas ocasiones muy divergente de cómo ocurrió.” (S. Lwanga-Lunyiigo y J. Vansina, 1992: 167)

 

[26] .-“Se sabe muy poco de la historia de los primeros tiempos de la agricultura y metalurgia en la región occidental del protobantú. Sin embargo, se ha sugerido que el Zaire ecuatorial era un centro de desarrollo agrícola independiente, gracias a la gran importancia dada al ñame y al aceite de palma. En la isla de Malabo, el desarrollo agrícola basado en la producción de aceite de palma empezó en el siglo VI, y es probable que la agricultura en la extensa región ecuatorial empezara más o menos simultáneamente. En la región de Stanley Pool/Kasai del Zaire (p.170) se han encontrado restos de una cultura “neolítica”: pesados picos y discos de piedra, así como hachas de piedra pulida, azuelas y alfarería. Se piensa que los bantúes cultivaban ñames y palmeras para aceite, pero no hay evidencia directa dado que estas actividades dejan pocos rastros arqueológicos.” (S. Lwanga-Lunyiigo y J. Vansina, 1992: 170 y 172)

 

[27] .-“Las innovaciones agrícolas de la región occidental del protobantú empezaron desde dentro, y, si bien fomentaban los movimientos de la población, es razonable suponer que la mayor parte de dichos movimientos se produjesen dentro de la región.” (S. Lwanga-Lunyiigo y J. Vansina, 1992: 172)

 

[28] .-“(…) los bantúes indudablemente utilizaban el hierro durante el primer milenio de la era cristiana, pero es poco probable que lo hubiesen desarrollado hasta tal punto que una mejora de la agricultura de las plantaciones generase una explosión de la población que, a su vez, llevase a la expansión, o que se modificasen las técnicas de la guerra hasta el extremo de alentar a los bantúes para que realizasen campañas militares fuera de su propia región.” (S. Lwanga-Lunyiigo y J. Vansina, 1992: 173)

 

[29] .-“¿Cómo se explica la asimilación de estas lenguas autóctonas? El hecho de que las gentes de habla bantú habitasen en pueblos les daba una ventaja innegable en comparación con los cazadores y buscadores de alimentos que no se asentaban de igual forma. El pueblo se convirtió en el centro del (p.173) territorio circundante, y la influencia de la lengua crecía según se reorganizaba el territorio. Los pueblos fomentaban el comercio (¡de productos agrícolas!), así como posiblemente el intercambio matrimonial, y es probable que también llegasen visitantes que simplemente querían satisfacer su curiosidad y que consideraban el pueblo como una metrópoli.” (S. Lwanga-Lunyiigo y J. Vansina, 1992: 173 y 177)

 

[30] .-“En el medio silvestre, este escenario es bastante factible y se ajusta a la teoría de la rápida propagación de las lenguas llevadas por los pescadores por los principales ríos y la costa marítima. Eran gentes extremadamente móviles, aunque paradójicamente, solían construir pueblos relativamente grandes, los cuales, si estaban situados en lugares especialmente favorables, podían llegar a ser bastante permanentes. Indudablemente, influirían en las vidas de las gentes agrícolas que vivían a su alrededor, bien directamente o bien a través del comercio de pescado, alfarería y sal de mar, dirigidos a los productos de la caza y de la búsqueda de comida. Al mirar el mapa podemos afirmar que el alto grado de homogeneidad lingüística en la cuenca central fue debido a las comunidades de pescadores y sus contactos intensivos con los granjeros. Estos contactos controlaban las tendencias de la divergencia lingüística, favoreciendo la convergencia, especialmente con respecto a la gramática.” (S. Lwanga-Lunyiigo y J. Vansina, 1992: 177)

 

 

Share Button

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Nueve − uno =