Lo Indígena Nuestro de cada día

Share Button

Enrique Alí González Ordosgoitti.-Lo Indígena Nuestro de cada día.

EAGO-08.09.12-2

Enrique Alí González Ordosgoitti.

(Sociólogo, Doctor en Ciencias Sociales, Profesor Titular de la UCV, de la Facultad de Teología de la UCAB, del Instituto de Teología para Religiosos-ITER y de la SVAJ, Coordinador del Sistema de Líneas de Investigación (SiLI) sobre Sociología, Cultura, Historia, Etnia, Religión y Territorio en América Latina La Grande y Coordinador General desde 1991 de la ONG Centro de Investigaciones Socioculturales de Venezuela-CISCUVE, ciscuve.org/web; ciscuve@gmail.com; @ciscuve, ciscuve-Facebook)

(Publicado en la Revista Familia Cristiana Digital, Año 29, Nro. 19, Octubre 2010. www.familiacristiana.org.ve)

 Descargar el Archivo en pdf.

(Para quienes están interesados en el tema Étnico, Ciscuve coloca a su disposición las siguientes Categorías con sus respectivos links, en donde encontrarán Entradas que pueden descargar en pdf gratuitamente:

-Etnia (ciscuve.org/?s=Etnia);

-Etnia Afroamericana-Negra (ciscuve.org/?cat=28)

-Etnia Criolla (ciscuve.org/?cat=29)

-Etnia Bicultural-Binacional (ciscuve.org/?cat=30)

-Etnia Indígena (ciscuve.org/?cat=35))

Índice.

1.-Diez Estados con nombre indígena.

2.-Doce Capitales de Estados con nombre Indígena.

3.-Cincuenta y seis (56) Municipios con nombre Indígena.

4.-Cuatro mil años comiendo Yuca y tres mil años comiendo Casabe.

5.-Tres Mil años tomando Chicha y Mil años comiendo Arepa.

6.-Tres Mil años meciéndonos en Hamacas y Chinchorros.

7.-Los Dientes Prehispánicos en los Merideños actuales.

Bibliografía.

 

Cuadros.

Cuadro Nº 1.-Origen Étnico de los Nombres de los Estados de Venezuela (Elaboración de EAGO).

Cuadro Nº 2.-Resumen del Origen Étnico de los Nombres de los Estados de Venezuela (Elaboración de EAGO).

Cuadro Nº 3.-Origen Étnico de los Nombres de las Capitales de los Estados de Venezuela (Elaboración de EAGO).

Cuadro Nº 4.-Nombres Indígenas de los Municipios de Venezuela (Elaboración de EAGO).

Cuadro Nº 5.-Porcentajes de los Nombres Indígenas de los Municipios por Estados de Venezuela (Elaboración de EAGO).

Cuadro Nº 6.-Elementos Culturales Milenarios del Pueblo de Venezuela, de ascendencia Indígena (Elaboración de EAGO).

 

Mapas.

Mapa Nº1.-Estados de Venezuela con nombre Indígena.

Mapa Nº2.-Estados de Venezuela cuyas Capitales tienen nombre Indígena.

Mapa Nº3.-Estados de Venezuela con más del 20% de Municipios con nombre Indígena.

Mapa Nº4.-Estados de Venezuela con menos del 20% de Municipios con nombre Indígena.

Mapa Nº5.-Estados de Venezuela con ningún Municipio con nombre Indígena.

 

 

                        El pasado siempre nos acompaña, aunque no estemos conscientes de ello. El pasado siempre está con nosotros en numerosos actos que realizamos, aunque no nos demos cuenta. Por eso cuando se plantea hablar del pasado, lo que se quiere es conocer mejor muchas de las cosas que nos rodean. Actualizar el pasado es la meta que se persigue, es decir, saber qué cosas del presente tienen sus raíces en el pasado y cuáles no. ¿Por qué no percibimos una relación de continuidad entre el pasado y el presente, especialmente en lo que atañe a las Comunidades Étnicas Indígenas?. Las respuestas son varias, algunas de las cuales obedecen a las siguientes razones:

1.-el discurso historiográfico dominante en Venezuela, construido a lo largo de los siglos XIX y XX, ha enfatizado la idea de que los Indígenas fueron aniquilados en su totalidad por los españoles entre los siglos XVI y XVIII (ver González Ordosgoitti, 1999), por lo que se deduce la inexistencia de los mismos, salvo un pequeño número de ellos, perfectamente ubicables en áreas periféricas dentro del país, muy alejados del centro norte costero. Ejemplos de este discurso historiográfico dominante lo tenemos, por una parte, en el “Resumen de la Historia de Venezuela” de Rafael María Baralt (editada en 1841) y en la “Historia Constitucional” de Gil Fortuol (editada en 1907), quienes hacen hincapié en la idea de la existencia de Venezuela, a partir de 1810. Y por la otra, la “Historia de Venezuela” de Guillermo Morón (1971), la cual consta de cinco (5) Tomos, para un total de 2.678 (dos mil seiscientas setenta y ocho) páginas, de las cuales dedica sólo treinta y ocho (38) de ellas, es decir 1,4% a lo indígena, minimizando al máximo la importancia histórica de los aportes prehispánicos.

 

2.-producto de lo anterior se ha establecido en la conciencia de los venezolanos actuales la no vinculación con el pasado indígena, el cual se observa como algo remoto que pasó sin dejar casi huellas en nuestro presente. El venezolano tiene una “relación australiana” con los indígenas, pensamos que somos fruto de un borrón y cuenta nueva, en el mejor de los casos a partir de 1498 y por lo tanto tendríamos quinientos años de existencia y en el peor de los casos, existiriamos desde 1810, en esa lamentable confusión de solapar Patria con República, expresada patéticamente en ver en Bolívar el Padre de la Patria y no lo que realmente es, el Padre de la República, por tal confusión, los venezolanos no tendríamos aún siquiera doscientos años de existencia. Si en el discurso historiográfico dominante, en la Venezuela de 500 años el papel de lo indígena es absolutamente marginal, en la Venezuela de 1810-1999, lo indígena es casi inexistente.

 

                        Por las dos razones expuestas, cualquier intento dirigido a señalar la importancia de lo indígena en la construcción de Venezuela, debe primero pasar por demostrar la existencia de lo indígena en nuestra cotidianidad actual, para luego señalar su presencia en el pasado, utilizando la máxima de la enseñanza de la historia, que establece el ir del presente hacia el pasado, para que los educandos voluntaria y entusiástamente decidan hacer el recorrido. Por eso  la reflexión será dividida en dos partes:

.-lo Indígena Nuestro de cada día y

.-los Venezolanos de hace catorce mil años (14.000).

 

                        En esta ocasión sólo nos referiremos a la primera parte: lo Indígena Nuestro de cada día. Pasaremos brevemente revista a diversas maneras como lo indígena está presente en nuestro quehacer cotidiano, desde la construcción de gentilicios estadales, urbanos y municipales, pasando por elementos gastronómicos como el casabe y la arepa, la pervivencia de lo prehispánico en la artesanía tradicional actual, hasta la continuidad biológica de los indígenas en la población merideña contemporánea.

 

1.-Diez Estados con nombre indígena.

                        Uno de los elementos claves de la identidad cultural de los pueblos es su adscripción a un gentilicio determinado, gentilicio que es una manera de vincular territorio/apropiación colectiva/personalidad individual, así por ejemplo están los gentilicios según las diferentes escalas: local, municipal, estadal, regional, nacional y continental. Cada vez que un individuo escucha el nombre de su gentilicio siente que se refieren a parte de sí mismo, de su indisoluble historia como miembro de una comunidad determinada. Veamos lo que sucede con el origen étnico de los nombres de nuestros Estados, tal como nos lo muestra el Cuadro nº 1.

 

ESTADO. Origen INDIGENA. Origen ESPAÑOL.
01)AMAZONAS.   GRECIA.
02)ANZOÁTEGUI.   VASCO.
03)APURE. CARIBE.  
04)ARAGUA. CUMANAGOTO (Caribe).  
05)BARINAS. CHIBCHA.  
06)BOLÍVAR.   VASCO.
07)CARABOBO. CARIBE.  
08)COJEDES. CARIBE.  
09)DELTA AMACURO. GUARAO. GRECIA.
10)Distrito FEDERAL.   LATÍN.
11)FALCÓN.   LATÍN.
12)GUÁRICO. ARUACO.  
13)LARA.   VASCO.
14)MÉRIDA.   LATÍN.
15)MIRANDA.   VASCO.
16)MONAGAS.   LATIN.
17)NUEVA ESPARTA.   GRECIA.
18)PORTUGUESA.   PORTUGAL.
19)SUCRE.   CATALÁN.
20)TÁCHIRA. TIMOTO-CUICA.  
21)TRUJILLO.   ÁRABE.
22)VARGAS.   LATÍN.
23)YARACUY. CARIBE.  
24)ZULIA. CHIBCHA.  

 

 

 

CUADRO Nº 1.-Origen Étnico de los Nombres de los Estados de Venezuela (Elaboración de EAGO). Fuente: Adolfo Salazar Quijada (1994).-Origen de los Nombres de los Estados y Municipios de Venezuela. Caracas. UCV. Servicio Autónomo de Geografía y Cartografía Nacional, Ediciones de la Comisión Nacional de Nombres Geográficos, nº 1.

 

1)APURE: “Es voz de origen indígena (caribe) con que se denomina al “olivo silvestre” (Capparis), un arbusto con las ramas provistas de pequeñas escamsa, que produce un fruto de color escarlata, también conocido con el nombre de pachaco y pachaquito” (Salazar-Quijada, 1994: 71)

 

2)ARAGUA: “Es Voz de origen cumanagoto (caribe) con que se denomina al “chaguaramo” (Roystonea venezuelana), palma de tronco hinchado en la mitad, que se cultiva como árbol ornamental”. (Salazar-Quijada, 1994: 83)

 

3)BARINAS: “Es voz de origen indígena, posiblemente chibcha, con que se designa a un viento fuerte, que sopla en la estación lluviosa, desde los valles del Río Santo Domingo, hacia la Región Andina. Este viento es conocido en la zona, como “viento barinés”. La voz Barinas, también se aplica a un arbusto bajo, desparramado, espinoso, de flores amarillas, que abunda en el alto llano; conocido igualmente con los nombres de: espinoamarillo, espinito, flor amarilla y flor de Barinas (Cassia aculeata)”. (Salazar-Quijada, 1994: 99)

 

4)CARABOBO: “Es voz de origen indígena (caribe) con que se designa a una palmera, conocida con el nombre de jipijapa (Carludovica palmata) que tiene el tronco corto y sus hojas se utilizan para confeccionar sombreros (denominados sombreros de jipijapa). A la palma carabobo, también se le conoce con los nombres de Iraca, Panamá y Atadera”. (Salazar-Quijada, 1994: 133)

 

5)COJEDES: “Es un topónimo de origen caribe que proviene de las voces: coa, que significa “pueblo”, “gente”, “nación” y heri, que equivale a “ollas cocidas”, “cerámica”. De donde se puede deducir que Cojedes, es voz caribe que significa “pueblo de cerámica” y por extensión “pueblo de ceramistas”. Posiblemente este nombre nos recuerda a un grupo humano, que habitó en la región, que fabricaba, o usaba ollas o recipientes de cerámica. Sin embargo es necesario señalar que los indígenas aruacos, que también habitaron la región, aplicaban la voz coa, para identificar a un instrumento agrícola que usaban para cavar”. (Salazar-Quijada, 1994: 151)

 

6)DELTA AMACURO: “Amacuro, es voz indígena de origen guarao que proviene de amacoro y significa: “La presencia de la cotorra” (Pionus), ave muy abundante en las Bocas del Orinoco”. (Salazar-Quijada, 1994: 163)

 

7)GUÁRICO: “Es voz indígena de origen aruaco, con que se denomina al “caro” (Enterolobium cyclocarpum); un árbol de gran tamaño, frondoso, que abunda en tierra caliente, cuya semilla consume el ganado, también conocido con los nombres de carocaro y hueso de pescado. Sin embargo, la palabra guárico, tambien se aplica a una variedad de gavilán y asimismo, en lengua guarao, guárico, equivale a decir: “cacería larga”.” (Salazar-Quijada, 1994: 199)

 

8)TÁCHIRA: “Es voz indígena de origen timoto-cuica (chibcha), proveniente del término tachure, con que se identifica a una planta tintórea, de color morado, que tiene uso medicinal, conocida con el nombre de “tua túa” (Jatropa gossypifolia). En el occidente del país, también se le conoce con el nombre de “sibidigua”.”(Salazar-Quijada, 1994: 341)

 

9)YARACUY:  “(…) es voz indígena de origen caribe con que se designa a una palma de tronco, alto, hojas palmatisectas y frutos negros, conocida con el nombre de Carata (Sabal mauritiaeforme) cuyas hojas se usan para techumbre. También se le asigna el nombre de “palma redonda”, “moriche redondo” y “cará”. Por otra parte, Gilberto Antolínez afirma que es una voz jirahara que significa: “lugar donde las aguas están lejanas”. El nombre de Yaracuy, según distintas crónicas, fue la designación de un indómito y heróico cacique que luchó contra el dominio español, quien según la leyenda –herido, antes de morir dijo: “Muero pero no muero solo”.” (Salazar-Quijada, 1994: 383)

 

10)ZULIA: “Es voz indígena de origen chibcha con que se denomina a una planta exótica conocida con el nombre de palomita (Lobelia erinus) que es cultivada en jardinería, tanto en Colombia, como en el ocidente del país, por sus bellas flores azules. También se le conoce con el nombre de avispita”. (Salazar-Quijada, 1994: 395)

 

                        Tenemos un Estado con nombre mixto, Griego-Warao, Delta Amacuro, y nueve Estados mas con nombres indígenas. Si contamos el mixto dos veces, hablaríamos de veinticinco (25) Estados, de los cuales  diez (10) serían con nombre indígena y quince (15) de origen europeo, es decir 40% y 60%, pero si los analizamos por estricto origen étnico, los resultados lucen muy sugerentes, tal como lo vemos en el Cuadro nº 2.

 

ETNIA. % ESTADOS.
1)INDIGENAS. 10 40 Apure, Aragua, Barinas, Carabobo, Cojedes, Delta AMACURO, Guárico, Táchira, Yaracuy y Zulia
2)LATINOS. 5 20 DF, Falcón, Mérida, Monagas y Vargas.
3)VASCOS. 4 16 Anzoátegui, Bolívar, Lara y Miranda.
4)GRIEGOS. 3 12 Amazonas, DELTA Amacuro y Nueva Esparta.
5)Portugueses 1 4 Portuguesa.
6)CATALANES 1 4 Sucre.
7)ÁRABE. 1 4 Trujillo.

CUADRO Nº 2.-Resumen del Origen Étnico de los Nombres de los Estados de Venezuela (Elaboración de EAGO). Fuente: Adolfo Salazar Quijada (1994).-Origen de los Nombres de los Estados y Municipios de Venezuela. Caracas. UCV. Servicio Autónomo de Geografía y Cartografía Nacional, Ediciones de la Comisión Nacional de Nombres Geográficos, nº 1.

 

                        De acuerdo al Cuadro Nº2, el 40% de los nombres de los Estados Venezolanos es de origen indígena, seguido por el 20% de origen latino, el 16% de origen vasco y el 12% de origen griego, lo que destaca la presencia diaria de los indígenas venezolanos en el gentilicio estadal de los habitantes del 40% de los Estados de Venezuela.

 

 

 

 

2.-Doce Capitales de Estados con nombre Indígena.

                        A la par que lo hicimos con el origen étnico de los nombres de los Estados, también lo haremos con el nombre de las Capitales de esos Estados, lo que nos sirve para conformar el Cuadro Nº 3.

 

ESTADO. Origen INDIGENA. Origen ESPAÑOL.
01)AMAZONAS. Ayacucho (Quechua). Puerto.
02)ANZOÁTEGUI.   Barcelona.
03)APURE. Apure. San Fernando
04)ARAGUA. Maracay. San José
05)BARINAS. Barinas.  
06)BOLÍVAR.   Ciudad Bolívar.
07)CARABOBO.   Valencia.
08)COJEDES. Cojedes. San Carlos de.
09)DELTA AMACURO. Tucupita.  
10)Distrito FEDERAL. Caracas. Santiago de León.
11)FALCÓN.   Santa Ana de Coro.
12)GUÁRICO.   San Juan de los Morros
13)LARA. Barquisimeto. Nueva Segovia.
14)MÉRIDA.   Mérida.
15)MIRANDA. Los Teques.  
16)MONAGAS.   Maturín.
17)NUEVA ESPARTA.   La Asunción.
18)PORTUGUESA. Guanare.  
19)SUCRE. Cumaná.  
20)TÁCHIRA.   San Cristóbal.
21)TRUJILLO.   Trujillo.
22)VARGAS. La Guaira.  
23)YARACUY.   San Felipe.
24)ZULIA. Maracaibo.  

 

CUADRO Nº 3.-Origen Étnico de los Nombres de las Capitales de los Estados de Venezuela (Elaboración de EAGO). Fuente: Adolfo Salazar Quijada (1994).-Origen de los Nombres de los Estados y Municipios de Venezuela. Caracas. UCV. Servicio Autónomo de Geografía y Cartografía Nacional, Ediciones de la Comisión Nacional de Nombres Geográficos, nº 1.

 

                        Observamos que seis (25%) Capitales tienen (como afirmaba Acosta Saignes), nombre mixto, español-indígena: Puerto Ayacucho, San Fernando de Apure, San José de Maracay, San Carlos de Cojedes, Santiago de León de Caracas y Nueva Segovia de Barquisimeto. Once (45%) Capitales tienen nombre de origen europeo: Barcelona, Ciudad Bolívar, Valencia, Coro, San Juan de los Morros, Mérida, Maturín, La Asunción, San Cristóbal, Trujillo y San Felipe. Y siete (29%) Capitales tienen nombre de origen indígena: Barinas, Tucupita, Los Teques, Guanare, Cumaná, La Guaira y Maracaibo. De lo que podemos destacar, que si sumamos los nombres mixtos a los de origen indígena, tendríamos que el 54% de los nombres de las Capitales de los Estados de Venezuela tienen origen indígena, es decir trece Ciudades Capitales producen un gentilicio cuyo origen es prehispánico, otra demostración de la presencia cotidiana de lo indígena en la vida del venezolano.

 

3.-Cincuenta y seis (56) Municipios con nombre Indígena.

                        La presencia de nombres de origen indígena en los Municipios, tal como puede verse en el Cuadro Nº 4, alcanza la cantidad de cincuenta y seis (56), el 20% del total, la cual resulta altamente significativa, porque a pesar de la negación del aporte indígena realizado por el discurso historiográfico tradicional, lo indígena mantiene una presencia apreciable en los nombres de los Municipios venezolanos y por ende en la creación de gentilicios locales. Otro dato significativo es que excepto dos de origen quechua (Ayacucho y Junín en el Táchira), los otros son de origen indígena venezolano que indican a su vez, una larga presencia indígena prehispánica en los territorios que denomina.

 

ESTADO. Tot Ind % NOMBRES. INDIGENAS.
01)Amazonas. 4 3 75 Atabapo. Piapoco (Aruaco).
        Atures. Piapoco (Aruaco).
        Casiquiare. Aruaco.
02)Anzoátegui. 14 3 21 Anaco. Cumanagoto (Caribe).
        Aragua. Cumanagoto (Caribe).
        Guanipa. Cumanagoto (Caribe).
03)Apure. 7 2 28 Achaguas. Aruaco.
        Biruaca. Caribe.
04)Aragua. 15 1 6 Camatagua. Caribe.
05)Barinas. 10 1 10 Barinas. Chibcha.
06)Bolívar. 10 1 10 Caroní. Aruaco.
07)Carabobo. 10 1 10 Guacara. Caribe.
08)Cojedes. 7 2 28 Pao. Aruaco.
        Tinaco. Aruaco.
09)D. Amacuro. 3 1 33 Tucupita. Guarao.
10)D. Federal. 1 0 0 ——————————- —————————–
11)Falcón. 21 8 38 Buchivacoa.  
        Manaure. Caquetío.
        Carirubana.  
        Dabajuro.  
        Jacura. Aruaco.
        Mauroa.  
        Los Taques.  
        Píritu. Caribe.
12)Guárico. 14 3 21 Camaguán. Aruaco.
        S J de Guaribe. Caribe.
        S.M. de Ipire. Caribe.
13)Lara. 8 0 0 —————————– —————————-
14)Mérida. 22 2 9 Aricagua. Caribe.
        Guaraque. Chibcha.
15)Miranda. 21 3 14 Baruta. Cumanagoto (Caribe)
        Chacao. Cumanagoto (Caribe)
        Guaicaipuro. Cumanagoto (Caribe)
16)Monagas. 10 1 10 Caripe. Caribe.
17N. Esparta. 11 1 9 Península de Macanao. Guaiquerí.
18)Portuguesa. 14 6 42 Araure. Aruaco.
        Guanare. Caribe.
        Guanarito. Caribe.
        S.G. de Boconoíto. Aruaco.
        S.R. de Onoto. Caribe.
        Turén. Caribe.
19)Sucre. 15 0 0 —————————– —————————
20)Táchira. 22 6 27 Ayacucho. Quechua.
        Guásimo. Aruaco.
        Junín. Quechua.
        Lobatera. Caribe.
        Seboruco. Aruaco.
        Uribante. Aruaco.
21)Trujillo. 14 4 28 Boconó. Aruaco.
        Carache.  
        Escuque. Cuicas.
        Motatán. Timoto-Cuica.
22)Vargas. 1 0 0 ——————————– —————————-
23)Yaracuy. 8 2 25 Nirgua. Chibcha.
        Urachiche. Caribe.
24)Zulia. 17 5 29 Cabimas. Aruaco.
        Machiques de Perija. Yupa (Caribe).
        Mara. Caribe.
        Maracaibo. Caribe.
        R. de Perija. Yupa (Caribe).
TOTALES. 279 56 20    

CUADRO Nº 4.-Nombres Indígenas de los Municipios de Venezuela (Elaboración de EAGO). Fuente: Adolfo Salazar Quijada (1994).-Origen de los Nombres de los Estados y Municipios de Venezuela. Caracas. UCV. Servicio Autónomo de Geografía y Cartografía Nacional, Ediciones de la Comisión Nacional de Nombres Geográficos, nº 1.

                        Otro elemento significativo que se desprende del Cuadro Nº 4, es la proporción de los Municipios Indígenas en cada Estado de Venezuela, para lo cual hemos organizado el Cuadro Nº 5.

 

Porcentajes ESTADOS. %
Cero. Distrito Federal, Lara, Sucre y Vargas. 4 16
1-20 Aragua, Barinas, Bolívar, Carabobo, Mérida, Miranda,    
  Monagas y Nueva Esparta. 8 32
21-40 Anzoátegui, Apure, Cojedes, Delta Amacuro, Falcón,    
  Guárico, Táchira, Trujillo, Yaracuy y Zulia. 10 41
41-60 Portuguesa. 1 4
61-80 Amazonas. 1 4

CUADRO Nº 5.-Porcentajes de los Nombres Indígenas de los Municipios por Estados de Venezuela (Elaboración de EAGO). Fuente: Adolfo Salazar Quijada (1994).-Origen de los Nombres de los Estados y Municipios de Venezuela. Caracas. UCV. Servicio Autónomo de Geografía y Cartografía Nacional, Ediciones de la Comisión Nacional de Nombres Geográficos, nº 1.

 

                        Tenemos que existen doce Estados por debajo de la media y doce Estados por encima de la media. En los extremos tenemos cuatro Estados que no poseen ningún Municipio con nombre indígena y un Estado (Amazonas), donde el 75% de los Municipios tienen nombre indígena.

 

                        Recapitulando lo visto hasta aquí, tendríamos que el 40% de los Estados de Venezuela, el 54% de las Capitales de los mismos y el 20% de los Municipios tienen nombre indígena, por lo que la presencia cotidiana de la herencia indígena se convierte en innegable en la conformación de los gentilicios regionales, urbanos y locales de gran parte del territorio venezolano.

 

4.-Cuatro mil años comiendo Yuca y tres mil años comiendo Casabe.

                        En Venezuela estamos comiendo Yuca desde hace –por lo menos- cuatro mil años (ocho veces quinientos años). Según investigaciones realizadas por Sanoja y Vargas (1979), 2.000 años a.C., ya existía el consumo de yuca en la costa nor-occidental del Lago de Maracaibo:

“(…) las fechas de C. 14 parecen indicar una antiguedad de casi 2000 años a.C., para el inicio del cultivo o aprovechamiento de la yuca por parte de los grupos humanos que habitaban la zona de Rancho Peludo, en la costa nor-occidental del Lago de Maracaibo…” (Sanoja y Vargas, 1979: 53).

 

                        Pero el cultivo de la Yuca no significó inmediatamente que se inventaran las técnicas de hacer Casabe, esto ocurrió mil años después (hace tres mil años, seis veces quinientos), entre las poblaciones que poblaban el Orinoco. ¿Cómo se llamaban a sí mismas estas poblaciones?, es imposible saberlo pues no tenemos registro escrito de ellos, ni por supuesto oral. Sin embargo Arqueólogos venezolanos han descubierto restos cerámicos de esas poblaciones, cercanas a la actual Barrancas del Orinoco y la han denominado Alfarería Barrancoide y por ende Sociedades Barrancoides. Estas sociedades al llegar al Orinoco traeran un modo de vida sedentario basado en el cultivo de la Yuca y en la vegecultura en general (reproducción de plantas a través de partes de ellas que no son las semillas: estacas, conchas, etc):

“(…) la introducción temprana del modo de vida sedentario basada en la producción de alimentos ocurre en Venezuela de manera más orgánica y con un impacto sociocultural significativo, en la región del Bajo Orinoco. Este proceso, que parece haberse iniciado alrededor de 1000 a 600 antes de Cristo, no se da como consecuencia de un largo período de desarrollo social, tal como en Colombia, sino como resultado de la introducción en el Bajo Orinoco de grupos humanos portadores de una tradición alfarera conocida como Barrancoide, muy desarrollada, la cual muestra similitudes inmediatas, en cuanto a los elementos decorativos de las vasijas, tanto con la fase Malambo (1120 a.C.) en Colombia, como en Monagrillo (2100 a.C.) en Panamá” (Sanoja y Vargas, 1979: 53).

 

                        Incluso Sanoja y Vargas adelantan la hipótesis de que el Casabe pudo haber sido inventado en Venezuela por las Sociedades Barrancoides:

“Es posible que los barrancoides hayan desarrollado la técnica de consumir la yuca bajo la forma de cazabe, particularmente si aceptamos la tesis de Sauer de que uno de los centros de domesticación o difusión del cultivo de la yuca amarga fue la región del Bajo Orinoco. La variedad dulce, es decir, la que no contiene ácido hidrociánico, puede ser consumida sin ninguna preparación previa, aparte de la cocción o asado de las raíces”. (Sanoja y Vargas, 1979: 57).

 

                        Cada vez  que comemos Yuca, debemos recordar que los venezolanos de hace 4000 (ocho veces quinientos) años también lo hacían. Cuando comemos Casabe (con sopa o con jalea de mango como en Carúpano), continuamos la tradición de los indígenas venezolanos orinoquenses de hace tres mil años. Por tales razones no somos pueblos nuevos, de apenas quinientos años (etapa muy valiosa en nuestras vidas), somos pueblos milenarios.

 

5.-Tres Mil años tomando Chicha y Mil años comiendo Arepa.

                        ¿Desde cuándo existe el Maíz en Venezuela?, desde hace tres mil años, según los restos encontrados en Barinas:

“En las llanuras de Barinas, región que bordea el piedemonte oriental de Los Andes, Zucchi ha encontrado evidencias concretas sobre la utilización del maíz desde 230 antes de Cristo, aunque, según sus últimos trabajos, esta fecha podría extenderse hasta 920 a.C”. (Sanoja y Vargas, 1979: 77).

 

                        ¿Cuál tipo de Maíz y de dónde venía?:

“Los aborígenes de esta región cultivaban una especie denominada Pollo, de mazorca muy pequeña, cuyo centro de difusión, según Mangelsdorf y Sanoja se hallaría emparentado con el maíz Chapalote y Naltel de Mesoamérica. Siendo un maíz típico de tierras altas y frías, debió haber sido cultivado en la región montañosa adyacente y ser transportado, luego de la cosecha, hacia los sitios de habitación ubicados en las zonas bajas”. (Sanoja y Vargas, 1979: 7).

 

                        Pero la existencia de Máíz no implicaba la creación de la Arepa, pues para hacer esta había que crear primero la harina, tal como sucedió en México donde crearon el Nixtamal (una especie de proto Harina PAN). De ahí que en los primeros siglos el Maíz fuera utilizado en Venezuela para hacer Chicha y para comerse la mazorca tierna:

“Según Sauer, en muchas áreas de Suramérica, incluyendo a Venezuela, la produción aborígen de maíz se dedicaba fundamentalmente a la fabricación de bebidas estimulantes tales como la chicha. En muy pocas regiones era el cultivo principal y se le empleaba generalmente como vegetal verde, particularmente cuando las mazorcas se hallaban en el comienzo del proceso de maduración. Esta manera de utilizar el maíz era muy poco eficiente, si se le compara con la harina de maíz de uso común entre las poblaciones aborígenes mexicanas, el nixtamal”. (Sanoja y Vargas, 1979: 101).

 

                        Todo venezolano ha comido y comerá arepa en diversos momentos de su vida, bien sea como acompañante o como plato principal en las célebres Tostadas, rellenas de cuanto pueda pensarse. La Arepa por antonomasia es hecha de Maíz, aunque en los Andes venezolanos, a partir del contacto con los españoles, desde el siglo XVI las realizan con trigo. ¿Desde cuando es posible afirmar que se come Arepa en Venezuela?, desde hace aproximadamente mil años:

“(…) la presencia de pequeños budares, con asas en diversos sitios arqueológicos de la región andina venezolana y el piedemonte norte de la misma cuya forma cóncava, ovalada, contrasta con la forma circular, plana o de bordes levantados característicos de los budares para el cazabe, hacen presumir que a partir de 1000 ó 1300 d.C., alguna forma de pan similar a las actuales “arepas”, planas y circulares, era fabricado y consumido por los aborígenes venezolanos”. (Sanoja y Vargas, 1979: 101)

 

                        Los venezolanos tenemos tres mil años (seis veces quinientos), tomando Chicha y mil años (dos veces quinientos), comiendo Arepa, dos sabrosas e imprescindibles maneras de manifestarse nuestra herencia indígena cotidianamente.

 

6.-Tres Mil años meciéndonos en Hamacas y Chinchorros.

                        Cualquier venezolano sabe lo que son una Hamaca y un Chinchorro y es muy seguro que alguna vez se haya mecido en una de ellas, ¿desde cuándo se elaboran Hamacas en Venezuela?. No puede fijarse una fecha definitiva de la misma, pero si puede deducirse de diversas investigaciones realizadas por la Arqueología en nuestro país, alrededor de dos elementos que hacen posible la existencia de la Hamaca: el Algodón y el Tejido.

 

                        ¿Desde cuándo se cultiva el Algodón en Venezuela?. El Algodón es una planta que se encuentra en diversos lugares de la zona intertropical del planeta, por eso era conocida por los españoles que vinieron en 1498, quienes habían obtenido ese conocimiento de los árabes, pero también el Algodón era cultivado en nuestra nación mucho antes del contacto europeo, alrededor de 1000 años a.C., es decir, hace tres mil años:

“(…) los primeros grupos barrancoides parecen haberse asentado en la región del Bajo Orinoco entre 1000 y 600 antes de Cristo… Si extrapolamos a partir de la situación actual de la agricultura tradicional en el área de Barrancas, encontramos que los cultivos predominantes hoy día son la yuca, el algodón…”. (Sanoja y Vargas, 1979: 105)

 

                        Es posible aseverar que el cultivo del Algodón está indisolublemente ligado a la conformación de una industria textil, que debió incluir la elaboración de Hamacas y Chinchorros:

“(…) el algodón constituyó una fuente de materia prima para la fabricación de vestido durante la época precolombina, así como también para la confección de hamacas y chinchorros, elementos indispensables dentro del mobiliario de la vivienda aborigen. Las únicas evidencias concretas que existen sobre su utilización durante el período precolombino, son los volantes de uso de arcilla utilizados para hilar las fibras de algodón y las impresiones de tejidos sobre arcilla que se presentan de manera más característica entre los grupos aborígenes prehispánicos del ocidente de Venezuela”. (Sanoja y Vargas, 1979: 102)

 

                        Cada vez que nos mecemos en una Hamaca o en un Chinchorro, hacemos igual que los venezolanos de hace tres mil años, actualizamos la herencia indígena en lo cotidiano, ratificando nuestra cualidad de pueblo milenario.

 

                        Como resumen de los tres apartados anteriores acerca de elementos culturales milenarios del pueblo venezolano, hemos realizado el Cuadro Nº 6.

 

ELEMENTOS AÑOS.
YUCA. 4.000
CASABE. 3.000
MAÍZ. 3.000
CHICHA. 3.000
AREPA. 1.000
HAMACAS. 3.000
CHINCHORROS 3.000

CUADRO Nº 6.-Elementos Culturales Milenarios del Pueblo de Venezuela, de ascendencia Indígena (Elaboración de EAGO).

 

7.-Los Dientes Prehispánicos en los Merideños actuales.

                        En los apartados anteriores observamos la continuidad milenaria de algunos elementos culturales del pueblo venezolano, de ascendencia indígena, ahora queremos demostrar la continuidad física de los habitantes prehispánicos en los habitantes posthispánicos de Venezuela, con el ejemplo particular de los merideños actuales.

 

                        Para tal demostración nos valdremos del reciente trabajo del Odontólogo Carlos García (1997), quien a partir de la comparación de los patrones oclusales de mandíbulas de indígenas merideños prehispánicos, con los patrones oclusales de población merideña actual, demuestra la continuidad biológica de ambos grupos humanos.

 

                        ¿Qué es un Patrón Oclusal?, es una especie de huella digital de los dientes. Es decir, el diente Molar Inferior, tiene en la superficie una determinada conformación que varía según los diferentes grupos humanos, por lo que personas que tengan el mismo patrón oclusal, por derivación, pertenecen al mismo grupo humano. Veamos como el experto García nos define la función del Molar Inferior:

“(…) el diente más importante es el primer molar inferior, ya que posee un patrón dentario que se conoce con el nombre de patrón driopitécido, por ser peculiar de los dryopitecus, antropoides fósiles del mioceno consideradas formas ancestrales del hombre, de modo que ha tenido una continuidad genética a lo largo de la evolución hasta ahora a través de nuestra especie”. (García, 1997: 96)

 

                        Este Molar Inferior va sufriendo cambios con el tiempo (procesos de molarización), adquiriendo características particulares distintivas que conforman un patrón oclusal:

“En los dientes tenemos el proceso de molarización, que se refiere a la complicación morfológica de la corona dentaria por adición de cúspides, y por lo tanto la aparición de depresiones y crestas que las separan, conformando así un sistema de surcos o ranuras que dan origen a lo que se conoce como “patrón oclusal”. El análisis de estos patrones nos permite estudiar la similitud y diferencias entre poblaciones; de ahí su importancia en las investigaciones que se realicen en el sistema dental”. (García, 1997: 97)

 

                        García tomó una muestra de sistemas dentales prehispánicos y otra de sistemas dentales actuales. La muestra prehispánica:

“(…) constituida por 12 esqueletos, proviene únicamente de las excavaciones arqueológicas llevadas a cabo por el Museo Arqueológico de la Universidad de Los Andes, durante los años 1987, 1988, 1989, en las cuencas alta y baja del río Chama, Mucuchíes (Escagüey) (MR-104) y Lagunillas (MR-103). (García, 1997: 103)

 

                        La muestra actual:

“(…) está constituida por 48 modelos de estudio, pertenecientes a igual número de individuos y proviene de los estudios de Antropología Física realizados por el Museo Arqueológico en las salidas de campo durante los años 1990, 1992 y en mis pasantías como estudiante del décimo semestre de Odontología en el año 1991 en las cuencas alta y baja del río Chama, en las comunidades de Mucuhíes (MR-104) y Lagunillas (MR-103)”. (García, 1997: 103-104)

 

                        Ambas muestras:

“En total se estudiaron 155 molares inferiores, 42 pertenecientes a la muestra prehispánica y 113 a la actual”. (García, 1997: 104)

 

                        ¿Cuáles fueron los resultados de la comparación?, permítasenos citar in extenso:

“Existe efectivamente un alto grado de afinidad en cuanto a patrones oclusales entre las poblaciones prehispánicas y actuales en estudio, siendo los patrones más característicos para ambas muestras el +5 y +4.

Se demuestra que no hay ruptura biológica en cuanto a la transmisión de los carácteres dentales (patrones oclusales) dada la similitud de los mismos, lo que nos induce a pensar en la afinidad gtenética que existía y/o existe en los grupos observados.

Como la muestra actual presenta un porcentaje mayor de patrones oclusales de origen momgoloide, …podemos suponer que los porcentajes han debido ser altos en la población prehispánica y deberían aumentar en muestras sacadas de excavaciones futuras.

De acuerdo a lo anterior se demuestra que la población indígena no ha desaparecido totalmente de la región de la Cordillera de Mérida, ya que se mantiene a través del tiempo en la población mestiza y por supuesto en población no mestiza en ciertas comunidades.

Aunque la muestra es bastante reducida, los resultados obtenidos en esta investigación, en lo que a patrones oclusales se refiere, son, con ciertas diferencias de acuerdo a los grupos humanos analizados, muy parecidos con los obtenidos en los estudios realizados sobre comunidades aborígenes y prehispánicas por otros autores en otras partes del continente…Así como también, con las investigaciones realizadas en nuestro país en grupos indígenas actuales…” (García, 1997: 111-112)

 

                        Hasta en los dientes se demuestra la continuidad biológica de los sistemas dentales indígenas prehispánicos, en el sistema dental de numerosas comunidades criollas e indígenas actuales, otra prueba fehaciente de la presencia de Lo Indígena Nuestro de cada día.

 

 

 

 

 

Bibliografía.

CUNILL GRAU Pedro (1998).-Este territorio que se llama Venezuela: Paisajes y Biodiversidad en: Fundación V Centenario.-Repaso de la Historia de Venezuela. Caracas. Comisión Presidencial V Centenario de Venezuela. Pags: 1-24.

 

GARCIA S. Carlos (1997).-Estudio comparativo de patrones oclusales en molares inferiores en poblaciones prehispánicas y actuales de zonas andinas venezolanas: Mucuchíes y Lagunillas de Mérida. BOLETÍN ANTROPOLÓGICO, Centro de Investigaciones Etnológicas, Museo Arqueológico, ULA (Mérida, Venezuela) 40: 94-116, mayo-agosto.

 

GONZÁLEZ ORDOSGOITTI Enrique Alí (1999).-¿Filosofar sobre la Constituyente, desde cuál Ser Histórico? En: Enrique Alí González Ordosgoitti (Coordinador/Compilador).-Filosofar sobre la Constituyente. Memorias del Seminario. Caracas. Fondo Editorial Tropykos, Cátedra de Pensamiento Latinoamericano, Escuela de Filosofía de la UCV, CDCH, Centro de Investigaciones Socioculturales de Venezuela (CISCUVE), CONAC. pp. 260.

 

GORDONES Gladys (1993).-La etnicidad en las sociedades prehispánicas de los Andes Merideños. BOLETÍN ANTROPOLÓGICO, Centro de Investigaciones Etnológicas, Museo Arqueológico, ULA (Mérida, Venezuela) 28: 15-22, mayo-agosto.

 

MATA Ricardo A. (1985).-La Arqueología y la Reconstrucción de la Historia Prehispánica de la Región de Paria. GENS, Sociedad Venezolana de Arqueólogos (Venezuela) 1 (3): 5-21, septiembre.

 

MEDINA RUBIO Arístides (1998).-La invasión europea y el descubrimiento del paisaje venezolano en: Fundación V Centenario.-Repaso de la Historia de Venezuela. Caracas. Comisión Presidencial V Centenario de Venezuela. Pags: 39-56.

 

MOLINA Luis E. (1986).-Proposiciones para una interpretación del pasado prehispánico del Estado Lara, Venezuela. Revista de Ciencias Sociales de la Región Centro Occidental (Barquisimeto, Venezuela) 3: 65-90, septiembre-diciembre.

 

MORON Guillermo (1971).-Historia de Venezuela. Caracas. Italgráfica. 5 Tomos. pp. 2.678.

 

SALAZAR-QUIJADA Adolfo (1994).-Origen de los Nombres de los Estados y Municipios de Venezuela. Caracas. UCV. Servicio Autónomo de Geografía y Cartografía Nacional, Ediciones de la Comisión nacional de Nombres Geográficos, nº 1. pp. 428.

 

SALAZAR Juan José (1993).-Aspectos históricos de la vegecultura y elaboración de casabe en el occidente de Venezuela. BOLETÍN del Museo de Quíbor (Lara, Venezuela) 2: 59-78, agosto.

 

_________________ y Arturo JAIMES (1994).-La Interacción del Hombre-Ambiente para la elaboración de Industrias Artesanales y sus Antecedentes Históricos en el Valle de Quíbor. BOLETÍN del Museo de Quíbor (Lara, Venezuela) 3: 113-142, agosto.

 

SANOJA Mario e Iraida VARGAS (1979).-Antiguas Formaciones y Modos de Producción Venezolanos. Caracas. Monte Avila Editores. pp. 290.

 

___________ y Alessandro MORGANTI (1985).-La Formación Cazadora-Recolectora del Noroeste de Venezuela. GENS, Sociedad Venezolana de Arqueólogos (Venezuela) 1 (4): 5-22, diciembre.

 

___________. (1985).-La Sociedad Tribal del oriente de Venezuela. GENS, Sociedad Venezolana de Arqueólogos (Venezuela) 1 (3): 41-68, septiembre.

 

___________. (1986).-La formación del área cultural andina. GENS, Sociedad Venezolana de Arqueólogos (Venezuela) 2 (1): 4-17, marzo.

 

STRAUSS K. Rafael (1998).-Venezuela Pre-Hispánica en: Fundación V Centenario.-Repaso de la Historia de Venezuela. Caracas. Comisión Presidencial V Centenario de Venezuela. Pags: 25-38.

 

TOLEDO María Ismenia y Luis MOLINA (1985).-Elementos para la definición arqueológica de los cacicazgos prehispánicos del Noroeste de Venezuela. GENS, Sociedad Venezolana de Arqueólogos (Venezuela) 1 (4): 35-50, diciembre.

 

VARGAS Iraida y Mario SANOJA (1985).-Cacicazgos del Noroeste de Venezuela. GENS, Sociedad Venezolana de Arqueólogos (Venezuela) 1 (4): 51-63, diciembre.

 

___________. (1986).-Desarrollo histórico de las sociedades andinas de Venezuela. GENS, Sociedad Venezolana de Arqueólogos (Venezuela) 2 (1): 18-40, marzo.

 

VELÁSQUEZ Nelly (1994).-Estrategias Productivas en la Población Prehispánica de los Andes Venezolanos: la importancia de las Fuentes Arqueológicas y Etnohistóricas. BOLETÍN del Museo de Quíbor (Lara, Venezuela) 3: 47-66, agosto.

 

Share Button

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

tres × 1 =