El Imperio Egipcio era una cosa de Negros. I.-Cuando el Sáhara era Verde

Share Button

Familia-Cristiana-Digital-2014-Enero-El-Imperio-Egipcio-era-una-cosa-de-Negros

 

Enrique Alí González Ordosgoitti.

(Doctor en Ciencias Sociales, Sociólogo, Folklorólogo, Filósofo, Teólogo, Locutor, Profesor Titular de la UCV, de la Facultad de Teología de la UCAB y del Instituto de Teología para Religiosos-ITER. Co-Creador y Coordinador (desde 1998) del Sistema de Líneas de Investigación Universitaria (SiLIU) sobre Sociología, Cultura, Historia, Etnia, Religión y Territorio en América Latina La Grande. Co-Creador y Coordinador General (desde 1991) de la ONG Centro de Investigaciones Socioculturales de Venezuela-CISCUVE. Para ver mis Publicaciones:  http://ciscuve.org/?cat=4203; www.ciscuve.org; ciscuve@gmail.com; @ciscuve; ciscuve-Facebook; @enagor; enagor2@gmail.com; Skype: enrique.gonzalez35)

(Publicado en Revista Familia Cristiana Digital, Año 30, Nro. 58, Enero 2014. www.familiacristiana.org.ve, http://ciscuve.org/?p=293 )

 Si desea Descargar en pdf el Artículo publicado en FCD:

49-FCD-Africa-3-El-Imperio-Egipcio-era-una-cosa-de-Negros-Gonzalez-Ordosgoitti-Enrique-Ali

Si desea descargar en pdf el Artículo publicado en Ciscuve:

49-Africa-3-El-Imperio-Egipcio-era-una-cosa-de-Negros-Gonzalez-Ordosgoitti-Enrique-Ali

En el artículo anterior[i] mostramos una visión panorámica del desarrollo del ser humano primario, el negro-africano, señalando como fue su separación de los otros homínidos, su progreso, su adaptación al medio, el surgimiento de las primeras “razas”, sus formas de vida; la relación de África con el resto del mundo y la manera como los Adanes y Evas Negros le dieron forma a las distintas maneras del ser, hacer y pensar de las sociedades humanas.

 

En este artículo queremos referirnos no ya a la época paleolítica (hace millones de años), ni siquiera a la mesolítica[ii], sino a épocas más cercanas en el tiempo, como la de diez mil años antes de Cristo (a.C. de aquí en adelante) hasta aproximadamente tres mil años a.C., un lapso de 7.000 años. Lapso en el cual la humanidad africana vivirá cambios que marcarán el desarrollo de sus sociedades hasta el día de hoy, pues a partir de tres mil años a.C., es decir entre finales del IV milenio y principios del III milenio a.C., se desarrollará el Imperio Egipcio, el cual constituye el hito fundamental, no sólo para poder entender el devenir histórico posterior de África, sino también para poder comprender el desarrollo de la humanidad, ya que será la Civilización Egipcia, una de las primeras estructuras civilizacionales del mundo[iii].

 

Tradicionalmente, en la historiografía de corte europeo y americana, no se hace mención de la vinculación del Imperio Egipcio con el África Negra, incluso en mucha de esa literatura se habla de ese imperio cuando ya ha sido sometido –en sus postrimerías- por Europa, en primer lugar por Alejandro Magno, quien lo convierte en un reino helenístico con Alejandría como capital, hasta su posterior colonización por la Roma de Marco Antonio y de César. Incluso la imagen que nos ha brindado la cinematografía de Hollywood es la de una reina egipcia como Cleopatra (interpretada magistralmente por Elizabeth Taylor) seduciendo al general romano Marco Antonio (Richard Burton). O también en la película de los “Diez Mandamientos”, protagonizadas por un Moisés encarnado por Charlton Helston y un Faraón protagonizado por Yul Brinner. En todas esas circunstancias, los egipcios son presentados como miembros de la “raza” blanca, obviándose por completo referencias a la composición poblacional negra del Imperio Egipcio.

 

Esa visión tradicional de un Egipto constituido sólo por gente blanca es la visión actualmente dominante, por lo que para presentar una óptica totalmente distinta como la que queremos hacer aquí, debemos ir despacio, de manera tal que el fenómeno de la civilización egipcia pueda ser comprendido con mayor profundidad. Por eso hemos considerado necesario remontarnos a los milenios inmediatamente anteriores a la configuración del Imperio, para poder destacar la presencia en esos orígenes de los africanos negros y como sin su concurso hubiese sido imposible la civilización egipcia.

 

En este orden de ideas queremos destacar los milenios cuando el Sáhara no era un desierto, sino por el contrario, un enorme espacio de bosques, lagos y ríos; luego cuando comenzó el proceso de desertización hasta convertirse en el desierto que hoy conocemos[iv]. Posteriormente (lo veremos en el próximo artículo) nos concentraremos en lo que sucedía alrededor del Rio Nilo, pues con mucha razón, ya lo decía el Historiador Heródoto: “Egipto es un regalo del Nilo”. En los movimientos poblacionales llevados a cabo por los nilóticos, destacaremos el surgimiento de dos grandes nucleamientos: uno al Norte y otro al Sur, los cuales posteriormente se unirán para formar el Imperio Egipcio.

 

Cuando el Sáhara era verde: el Paleolítico.

          La civilización egipcia se desarrollará alrededor del Rio Nilo y en el margen oriental del Sáhara, por lo que cualquier cosa que transcurra en esas dos geografías terminará por afectar la historia egipcia. Vamos a referirnos a continuación a lo que fue paulatinamente ocurriendo en el Sáhara desde que este era un área boscosa, verde y de grandes lagos, hasta que finalmente en el primer milenio antes de Cristo quedó convertido en el desierto que conocemos hoy.

 

Comencemos por señalar que el Sáhara tiene prácticamente el mismo tamaño que Brasil [v], por lo que estamos hablando de una enorme área geográfica, la cual aunque hoy presenta las siguientes características:

“Lo que constituye su unidad actual es una notable indigencia de la higrometría, una de las más bajas del mundo. Las principales características de ese desierto serán, además de la extrema escasez del agua, las importantes diferencias entre las temperaturas diurnas y nocturnas y la abundancia de la arena que, eternamente movilizada por el viento, produce un desgaste intensivo en un modelado senescente.” (Hugot, 1982: 615)

 

En tiempos anteriores a la desertización, sus características eran muy distintas:

“El Sáhara, entonces país de grandes lagos, conocía una hidrografía importante y precipitaciones suficientes para asegurar una vegetación que revela un clima de tendencia casi fresca. Naturalmente, la gran fauna “etíope”[vi] estaba presente por todas partes.” (Hugot, 1982: 623)

 

Y fue ese proceso de desertización concluido en el primer milenio a.C., lo que fue llevando a que las numerosas etnias que la poblaban[vii]  se fuesen replegando hacia las márgenes húmedas del desierto, en primer lugar a las orillas del Nilo, lo que luego dejará rastros en los primeros habitantes del Imperio Egipcio.

 

¿Cuáles serán las grandes culturas que habitarán el Sáhara antes de su desertización? En el Sáhara se cumplirán también algunos de los principales desenvolvimientos de la llamada prehistoria de África, que en anteriores artículos hemos reseñado para los orígenes del hombre en África Oriental y en África del Sur. Observaremos en el pasado más remoto la denominada Cultura material de los Cantos Rodados[viii], vinculada a la aparición del Homo Habilis, seguida posteriormente por la Cultura Material de los Bifaces y de las Hachuelas, en el denominado tanto en África como en Europa, Paleolítico Inferior[ix].

 

Nos detendremos un poco en la culminación del Paleolítico Inferior, pues será la puerta de entrada del Neolítico[x], por lo que detallaremos algunas características de la Cultura de los Bifaces y Hachuelas. En primer lugar destaquemos la importancia de la construcción de Bifaces:

“En el Sáhara, las primeras bifaces son anunciadas por los últimos fragmentos manipulados. Rápidamente se asiste a una transformación radical de la técnica y de la talla; y ese dominio nuevo en el arte difícil de preparar la piedra no es extraño al aligeramiento y perfección de las formas. Semejantes progresos, tanto en Europa como en el Sáhara, sólo han sido posibles por el descubrimiento de las propiedades del percutor flexible, de hueso o madera, que sustituye al martillo de piedra sin gran precisión, como consecuencia de la brutalidad de su impacto.” (Hugot, 1982: 624-625)

 

Y en segundo lugar el desarrollo de la Industria de utilización de los Fragmentos[xi], pues es debido al desarrollo de esta que se aprovechan mejor todos los residuos que quedan de la debastación de la piedra bruta y se avanza hacia la miniaturización de las herramientas, complejizando y diversificando de esa manera la tecnología disponible.

 

Cuando el Sáhara era verde: el Neolítico y la diversidad de Negros.

          En la medida que nos acercamos en el tiempo, asistimos a los profundos cambios que comienzan a afectar la ecología del Sáhara y las consecuencias que los mismos tenían sobre los grupos humanos que vivían ahí. La cercanía en el tiempo permite que los aportes de la arqueología sean mayores, ya que ha sido posible encontrar rastros fósiles en mayor cuantía. De tales hallazgos es posible concluir de una manera más acertada, cuáles han sido tanto los grupos humanos como las respectivas culturas que han creado hitos en el horizonte sahariano.

 

Sobre los grupos humanos originales veamos lo siguiente:

“Ignoramos lo principal de la génesis de las etnias neolíticas. Parece que han progresado a través del Sáhara iniciando su partida de bases diferentes. Según M-C. Chamla, hay una constante en el poblamiento neolítico sahariano: es el mestizaje, en sus dos polos, de los negros, por un lado, y, por otro, el de los blancos de origen meso-oriental, agrupados ordinariamente bajo el título de “mediterráneos”.” (Hugot, 1982: 628)

 

Vemos como aquí se habla de que la característica fundamental de la población del Sáhara Neolítico es el mestizaje entre Negros y Blancos “Mediterráneos”, pero es de acotar que estos Blancos “Mediterráneos”, son a su vez producto de mestizaje entre etnias Negras y etnias Blancas, ocurridas en pleno Paleolítico, por lo que el mestizaje Sahariano se da entre Negros y Blancos/Negros, por lo que puede concluirse que la población resultante es una población Negra en gradientes. Es importante entonces concluir en este respecto, que cuando el Sáhara se desertize y los grupos humanos huyan hacia las márgenes, incluyendo el Rio Nilo, la población migrante será –para todo efecto- Negra, en grados diferentes.

 

Cuando el Sáhara era verde: las cinco Tradiciones Neolíticas.

          En el Sáhara:

“(…) el Neolítico se extenderá desde el V milenio antes de la era cristiana hasta el comienzo del I milenio. Durante ese período, el nivel de los lagos no habrá dejado de crecer. De pronto la gran fauna etíope se repliega en las márgenes, especialmente en el sur; la flora se degrada, y el hombre, a su vez, emigra con sus rebaños.” (Hugot, 1982: 633)

 

Durante ese tiempo se sucederán cinco Tradiciones Neolíticas: Sudanesa, Guineana, Capsiense, Iberomorusiense y Teneriense.

 

La Tradición Neolítica Sudanesa: los Negros que vinieron del Nilo.

          El Sáhara, una geografía del tamaño de Brasil se pobló recibiendo numerosas oleadas humanas, siendo la primera formada por Negros provenientes del Nilo del actual Sudán:

“Si se procede por orden, parece que la oleada más antigua es la que, formada a las orillas del Nilo, a la altura de Jartum y de es-Shaheinab, ha efectuado un movimiento de este a oeste a lo largo de los grandes lagos…(…) partieron del Sudán, de este a oeste fueron en varias oleadas, sin alcanzar, según parece, la costa atlántica. Eran melanodermos y con bastante frecuencia africanos auténticos.” (Hugot, 1982: 628-629 y 637)

 

Esta Tradición Sudanesa se caracterizará por un importante desarrollo cerámico, una gran diversidad industrial, posiblemente eran navegantes, fabricaban herramientas complejas y variadas, dominaban la trituración y el protocultivo.

 

El aporte cerámico, cuyas formas y adornos son negroafricanas:

“Esa brillante civilización se reconoce fácilmente gracias al particularismo y a la riqueza de los adornos aplicados a la cerámica…La cerámica merece una mención especial, tanto a causa de la riqueza de su decorado, como por la belleza de las formas realizadas. Señalemos que los fondos cónicos con un hoyito y las formas alargadas en las ánforas no existen. En cambio, se observan algunos picos para verter, asas y botones…Todo eso se completa con una sorprendente serie de jarrones de cerámica, cuyas formas y adornos son ya muy “negroafricanos”.” (Hugot, 1982: 629 y 635)

 

La diversidad industrial obedecía a la ampliación de sus nichos económicos, pues eran pescadores, cazadores y recolectores:

“Los primeros ocupantes del Sáhara son pescadores-cazadores-recolectores. Les gusta la carne de hipopótamo y las bayas de almez (celtis sp.), pero no desdeñan los peces de los lagos, ni la tortuga de agua dulce, ni la sandía[xii].” (Hugot, 1982: 629)

 

Para desarrollar la pesca seguramente se convirtieron en navegantes:

“(…) esos hombres formados en el crisol de la vida socializada han debido conocer la navegación, y no es impensable que circularan por los lagos con esas barcas de cañas como las que existen en Chad, bautizadas con el nombre de “kaddei”.” (Hugot, 1982: 637)

 

La complejidad y variedad de las herramientas en piedra y hueso llama la atención:

“El pulido de la piedra está muy extendido y el abanico de armazones es muy rico. Se caza con arco o con venablo; se utilizan el arpón y el anzuelo de hueso. Hachas, azadas, azuelas de piedra pulida son de uso frecuente entre las herramientas. Hábiles para confeccionar perlas de piedra dura (amazonita, calcedonia, hematites, cornalina, etc.), los especialistas han puesto a punto un material de perforación muy ingenioso que comprende recortes de buril, agujas, taladros utilizados al mismo tiempo que resina y arena fina.” (Hugot, 1982: 629)

 

Dominaban la técnica de la trituración:

“El material para triturar es muy importante y a menudo muy perfecto. Atestigua, sino un instrumental de molino auténtico, sí al menos el conocimiento de la trituración. El producto triturado es, sin duda, algunas veces el ocre, pero también semillas silvestres, bayas, hierbas secas, colorantes vegetales, productos farmacéuticos, etc.” (Hugot, 1982: 629)

 

Y ya conocían el protocultivo de los vegetales:

“El hecho de que ellos hayan fabricado con profusión hachuelas, azadas, trituradores, muelas, etc., no significa absolutamente que hayan poseído una forma cualquiera de prácticas agrícolas. A lo sumo, el relleno constante de las vasijas con bayas de almez y el frecuente descubrimiento de señales de semillas de cucurbitáceas en la excavación de los yacimientos pueden sugerir una hipótesis de protocultivo.” (Hugot, 1982: 629)

 

La Tradición Neolítica Capsiense: los grupos Norteafricanos “Mediterráneos”[xiii].

          Continuando con el poblamiento del Sáhara, vendrá una segunda oleada del propio norte de África, quienes desarrollarán la Tradición Capsiense inicial:

“Poco más tarde, el Neolítico de tradición capsiense, que resulta de la neolitización in situ del antiguo capsiense norteafricano, va a comenzar su movimiento hacia el sur. Llegará a Mauritania desde el nordeste y llegará a Hoggar…El Neolítico de tradición capsiense es más austero que el Neolítico de tradición sudanesa. Su cerámica está poco o nada decorada, pero, en tanto que la industria lítica de la tradición sudanesa resulta con frecuencia oportunista, la de la tradición capsiense es de una técnica rigurosa, y su facies sahariano se enriquece con una proliferación sorprendente de armazones de puntas de flecha…Los hombres que partieron de las altas montañas argelinas son más mediterráneos…” (Hugot, 1982: 631 y 637)

 

Los capsienses serán cazadores y desarrollarán una compleja industria lítica, tanto para elaborar herramientas como para adornos personales, incluyendo las pinturas corporales. Además ocuparán:

“(…) principalmente las altas mesetas argelinas donde nos han dejado esos curiosos montones de conchas, conocidas con el nombre de “caracoleros”…” (Hugot, 1982: 631)

 

La Tradición Neolítica Capsiense: los grupos Iberomorusiense Cromañoides “Blancos”.

          Otro grupo distinto al capsiense norteafricano, pero contemporáneo del mismo es el conformado por los Iberomorusiense de raza cromañoide blancos:

“Se sabe que los iberomorusienses son distintos de los capsienses…los iberomorusienses se instalaron a las orillas del Mediterráneo y en Túnez y Marruecos; no se sabe muy bien cómo esos cromañoides se instalaron en el norte de África ni cómo se han eliminado las dos etnias. Lo que sí es cierto es que las dos están “neolitizadas” sobre el terreno.” (Hugot, 1982: 631)

 

Los Iberomorusienses eran recolectores de moluscos:

“Los neolíticos de tradición iberomorusiense que vivían en la proximidad del mar no han podido evitar resultar influenciado por él. Ahora bien, si se continúa rodeando la costa atlántica marroquí en dirección al sur, se comprueba la existencia de “kjokennmöddings” formados por conchas de mejillones y ostras, y luego por arcas de Noé (Arca senilis) que son también consumidas en Senegal.” (Hugot, 1982: 631)

 

En su estadía en la costa atlántica en Marruecos y Mauritania, se caracterizaron por:

“(…) una cerámica escasamente decorada y tosca, por las piedras de fogón y por una escasísima industria lítica.” (Hugot, 1982: 631)

 

La Tradición Neolítica.

Los grupos Tenerienses de Negros: Agricultura y Urbanismo en 1.500 a.C.

          Una última tradición neolítica es la llamada Teneriense, la cual es concebida como no perteneciente al Neolítico clásico del Sáhara:

“Por sus armazones en forma de flor de loto, sus discos, sus raspadores cóncavos y gruesos, sus elementos de sierra y sus hachas de media caña, así como por su tipología y su composición estática, el Teneriense…no puede ser un Neolítico sahariano clásico, estando ese término más especialmente reservado a las facies sudanesas y capsienses que cubren la parte esencial del Sáhara.” (Hugot, 1982: 632)

 

Una facies Teneriense ubicada en Mauritania ha demostrado la presencia de la agricultura y el urbanismo desde 1.500 a.C.:

“(…) quedan por decir dos palabras de una bellísima facies neolítica recogida en el sudeste de Mauritania, exactamente a lo largo del Dhar Tichitt. Importantes trabajos realizados en esa región muestran que la industria bastante tardía está unida a un excepcional conjunto de aldeas de piedras en seco, o sea, sin argamasa, donde el urbanismo y el arte de las fortificaciones son del más alto interés. En fin, se acaba de conseguir la prueba de que desde -1.500 las comunidades locales consumían mijo, lo que por una vez da sentido preciso al enorme material de molienda que existe en las ruinas de las aldeas. Tanto por su cerámica como por otros rasgos particulares, la civilización de Dhar Tichitt era africana; sin duda, llegó del este y más particularmente del próximo Tilemsi…” (Hugot, 1982: 632-633)

 

Otra facies del Teneriense en Air ha sido visto como relacionado con el Neolítico egipcio, hasta tal punto que se puede suponer que fue colonizada por nilóticos:

“Más al este, en el Air, en Adrar Bous, un yacimiento resalta claramente sobre las demás facies conocidas del Neolítico sahariano, cualquiera que sea su origen: el que fue bautizado como Teneriense. Obtenido de un jaspe verde vivo y desarrollándose en un utillaje magnífico, ese Neolítico es rico en formas que evocan el neolítico egipcio. Discos planos, armazones en forma de flor de loto, raspadores de muescas llamados “medias lunas”, azadas de corte pulido por el uso pueden ser evidentemente convergencias, pero en ese grado sería realmente extraño que resultasen fortuitas. Añadamos a eso que algunos tipos de muelas fijas asociadas a ese brillante complejo son las mismas que se encuentran ante los bajorrelieves egipcios y estaremos prestos a creer que Adrar Bous ha sido colonizado por hombres que habían mantenido estrechos contactos con el Nilo…” (Hugot, 1982: 637-638)

 

Resumiendo.

          El poblamiento paleolítico y neolítico del Sáhara será fundamentalmente de sociedades negras, en primer lugar; de negros mestizados con blancos (la “raza” mediterránea), en segundo lugar y finalmente de blancos cromañoides (Iberomorusiense). Desarrollarán grandes tradiciones culturales y societales de las cuales algunas siguen existiendo en la actualidad. Hemos visto como algunas de estas tradiciones (la Sudanesa y la Teneriense) son evidentemente negroafricanas, incluso esta última se considera una extensión de Egipto. Cuando el Sáhara avance en su desertización, alrededor del primer milenio a.C., muchas de esas sociedades se replegarán hacia las orillas del desierto. Incluyendo de modo destacado el Nilo. Ahí continuarán con su desarrollo societal y contribuirán a formar el núcleo inicial de la civilización egipcia. Sólo hemos querido dejar constancia de ese proceso y de la mayoritaria impronta negro africana de tales sociedades.

 

 


[i] .- Acerca de la temática sobre la Cultura Africana y Afroamericana-Negra, en esta Revista hemos publicado lo siguiente:

-“Los Afrodescendientes en Venezuela”, Revista Familia Cristiana Digital,  Año 28,  Nro. 11,  Enero 2010. (www.familiacristiana.org.ve) (http://ciscuve.org/?p=128 )

 

-“Indígenas Negros”, Revista Familia Cristiana Digital, Año 28, Nro. 12, Marzo 2010. (www.familiacristiana.org.ve) (http://ciscuve.org/?p=131 )

 

-“Gentilicios Africanos-Negros en Venezuela, según Miguel Acosta Saignes”, Revista Familia Cristiana Digital, Año 29, Nro. 13, Abril 2010. (www.familiacristiana.org.ve) (http://ciscuve.org/?p=134 )

 

-“Los Bantúes: del Sáhara hasta América Latina La Grande”, Revista Familia Cristiana Digital, Año 29, Nro. 14, Mayo 2010. (www.familiacristiana.org.ve) (http://ciscuve.org/?p=138 )

 

-“La Otra Humanidad: Cuando Black is Beautiful”, Revista Familia Cristiana Digital, Año 29, Nro. 18, Septiembre 2010. (www.familiacristiana.org.ve) (http://ciscuve.org/?p=141 )

 

“Adán y Eva eran Negros”. Revista Familia Cristiana Digital, Año 30, Nro. 53, Agosto 2013. (www.familiacristiana.org.ve) (http://ciscuve.org/?p=285 )

 

“Durante el primer Millón de Años: Los Negros Gobernaron la Tierra”. Revista Familia Cristiana Digital, Año 30, Nro. 56, Noviembre 2013. (www.familiacristiana.org.ve) (http://ciscuve.org/?p=289 )

 

“El Imperio Egipcio era una cosa de Negros. Cuando el Sáhara era Verde”. Revista Familia Cristiana Digital, Año 30, Nro. 9, Febrero 2014. (www.familiacristiana.org.ve) (http://ciscuve.org/?p=293 )

 

[ii].-Que según algunos autores ya dicho término no tiene ningún significado.

 

[iii].-Sino es la primera, pues aún se mantiene la polémica acerca de cuál núcleo civilizacional fue el primero, el de Egipto o el desarrollado en la región entre el Tigres y el Éufrates en el actual Irak, donde se desenvolvería la civilización mesopotámica.

 

[iv].-“La estratigrafía revela que, hace unos 1.000 años antes de nuestra era, la desertificación era ya un hecho consumado.” (Hugot, 1982: 619)

 

[v].-El Sáhara tiene 8.600.000 Km2, mientras Brasil 8.511.965 Km2.

[vi].-Con el término fauna “etíope” el autor se refiere a la llamada fauna típica de África: leones, hipopótamos, cocodrilos, antílopes, gacelas, etc.

 

[vii].-“Actualmente desierto, el Sáhara estuvo ampliamente poblado en otros tiempos y en varias ocasiones. La marcha de las primeras etnias que lo ocupaban es imputable a la instalación de un clima cada vez más seco y cálido que produjo la rarefacción de las precipitaciones y el agotamiento de las fuentes y de los ríos. La desaparición consecutiva del manto vegetal y de la fauna que le procuraban su subsistencia ha arrojado al hombre hacia las regiones  periféricas, más clementes.” (Hugot, 1982: 615)

 

[viii].-“En Djebel Idjerane, a 120 km. al este de In Salah (Sáhara argelino), la terraza antigua ha proporcionado “cantos manipulados”. Se sabe que tales cantos son las primeras herramientas que presentan señales observables debidas al trabajo del hombre. En la mayor parte de los casos son simples cantos de río en una parte de los cuales se han quitado algunos fragmentos para hacer un corte tosco y sinuoso. Se ha lanzado la idea de que esos objetos serían específicos de la industria del Homo habilis…Lo que puede afirmarse es que la civilización de los cantos manipulados ha conocido una vasta dispersión a través de ese Sáhara entonces húmedo y muy diferente del que conocemos.” (Hugot, 1982: 621)

 

[ix].-Paleolítico es una palabra compuesta de Paleo=Viejo, antiguo y Lítico= Piedra. Por lo que significa la Edad de Piedra Vieja. El término Inferior, se refiere a que ya es la época final del Paleolítico.

 

[x].-El Paleolítico Inferior será continuado por la Época del Neolítico, es decir la Nueva Edad de Piedra o Edad de Piedra Nueva.

 

[xi].-“Sin embargo, aunque la bifaz es lo esencial, este fósil, de algún modo directivo del Paleolítico inferior, está lejos de ser el único objeto manufacturado por el Homo erectus, Hay muchas razones para creer que desde el inicio de la técnica los fragmentos han sido utilizados también, y no sólo ellos, sino una buena parte de los restos múltiples que provienen del corte o desbastadura de los núcleos…El fragmento no es, pues, un descubrimiento, sino una transformación. Esa transformación se señalará también por una miniaturización de las bifaces que van a tender hacia el armazón.” (Hugot, 1982: 625)

 

[xii].-El gusto por la sandía/patilla, seguirá existiendo hoy entre los descendientes de africanos negros a lo largo de toda América Latina.

 

[xiii].-Recordemos que al hablar de “raza mediterránea”, nos estamos refiriendo a un grupo humano mestizado entre blancos y negros, no a una “raza blanca pura”.

 

Share Button

2 Responses to El Imperio Egipcio era una cosa de Negros. I.-Cuando el Sáhara era Verde

  1. No encuentro: II.-El Oso Hormiguero y el Buitre hembra, se unirán al Halcón y a la Cobra.

    Es que aún no se publicó?
    Un saludo.

    • Estos eran una serie de artículos que comenzamos publicando en la Revista Los Orichas, de los cuales sólo publicamos cuatro y este era especialmente el cuatro y luego el cinco “El Oso Hormiguero y el Buitre hembra, se unirán al Halcón y a la Cobra” no se publicó, pues la serie fue interrumpido. En esta página, si usted va a la página principal y abre la pestaña superior que dice África, encontrará los cuatro artículos publicados en Los Orichas y otros nuevos que le estoy dedicando a la historia de África, más ligada con Ámerica, como son los Bantúes, sobre Miguel Acosta Saignes y lo afrovenezolano, etc. Pronto terminaremos la investigación sobre los Yoruba y sobre los Fon, para seguir en la misma línea que los Bantúes.
      2.-Le recomiendo leer el Artículo que escribí sobre Ki-Zerbo, en el que esbozo mi Plan de Investigación, en el cual se ubica lo de “El Oso Hormiguero…”
      3.-Le anexo los nombres y la secuencia de los artículos publicados en la Revista Los Orichas, todos los cuales están en esta Página.
      -2005.-“Historia del África Negra”, Revista Los Orichas. Santería, Espiritismo, Palo Monte, Devociones Populares, Venezuela, Año 3, octubre, Nº 29, pags. 48-55, Depósito Legal: PP200302CS1471, ISSN: 1690-4567.

      -2005.-“Adán y Eva eran Negros”, Revista Los Orichas. Santería, Espiritismo, Palo Monte, Devociones Populares, Venezuela, Año 3, noviembre, Nº 30, pags. 2-6, Depósito Legal: PP200302CS1471, ISSN: 1690-4567.

      -2005.-“Los Negros gobernaban la Tierra”, Revista Los Orichas. Santería, Espiritismo, Palo Monte, Devociones Populares, Venezuela, Año 3, diciembre, Nº 31, pags. 49-54, Depósito Legal: PP200302CS1471, ISSN: 1690-4567.

      -2006.-“Cuando el Sahara era verde”, Revista Los Orichas. Santería, Espiritismo, Palo Monte, Devociones Populares, Venezuela, Año 3, febrero, Nº 33, pags. 35-39, Depósito Legal: PP200302CS1471, ISSN: 1690-4567.
      Y finalmente gracias por sus observaciones, lamentablemente ese artículo no lo llegamos a publicar, aunque realizamos las investigaciones necesarias. No descartamos publicarlo el próximo año.
      Saludos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

5 × 5 =