Durante el Primer Millón de Años: Los Negros gobernaron la Tierra.

Share Button

FCD-2013-Noviembre

EAGO-08.09.12-7

Enrique Alí González Ordosgoitti.

(Sociólogo, Doctor en Ciencias Sociales, Profesor Titular de la UCV, de la Facultad de Teología de la UCAB y del Instituto de Teología para Religiosos-ITER, Coordinador del Sistema de Líneas de Investigación (SiLI) sobre Sociología, Cultura, Historia, Etnia, Religión y Territorio en América Latina La Grande y Coordinador General desde 1991 de la ONG Centro de Investigaciones Socioculturales de Venezuela-CISCUVE. Creador y Productor del Micro Radial “El Folklore de América Latina La Grande: de Quebec hasta la Patagonia”, que se transmite a través del Programa “Por tu Comunidad”, dirigido por Juan Perfetti, todos los Miércoles de 9-10 de la mañana, por Radio UNO, 1.340 AM.

ciscuve.org; ciscuve@gmail.com; @ciscuve, ciscuve-Facebook, enagor2@gmail.com, @enagor, Skype: enrique.gonzalez35)

(Publicado en: 1)Revista Los Orichas. Santería, Espiritismo, Palo Monte, Devociones Populares (Venezuela) 3 (31): 49-54, diciembre 2005. Depósito Legal: PP200302CS1471, ISSN: 1690-4567;

2) Nuevo Mundo, Revista de Orientación Pastoral, Hermanos Menores Capuchinos (Venezuela) 223: 29-36, mayo-diciembre, 2010     y

3)Durante el Primer Millón de Años: los Negros gobernaron la Tierra.: http://ciscuve.org/?p=289 )

Descargar el Archivo en pdf.

Descargar el Archivo de FCD en pdf:

47-FCD-África-2-Durante-el-1er-Millon-de-Años-los-Negros-Gobernaron-la-Tierra-Gonzalez-Ordosgoitti-Enrique-Ali

(Para quienes están interesados en el tema Étnico, Ciscuve coloca a su disposición las siguientes Categorías con sus respectivos links, en donde encontrarán Entradas que pueden descargar en pdf gratuitamente:

-Etnia (ciscuve.org/?s=Etnia);

-Etnia Afroamericana-Negra (ciscuve.org/?cat=28)

-Etnia Criolla (ciscuve.org/?cat=29)

-Etnia Bicultural-Binacional (ciscuve.org/?cat=30)

-Etnia Indígena (ciscuve.org/?cat=35))

Ya vimos como el ser humano tuvo su origen en el África Negra, especialmente en la oriental, pero además de ser originario de África el ser humano, fue en este continente en donde inició su recorrido por el mundo, desde donde se expandió hacia el resto del planeta y además en donde se inventaron algunas de las principales maneras, costumbres y condiciones que caracterizan la vida del hombre en sociedad.

En este artículo queremos presentar una panorámica del desenvolvimiento del ser humano primario, el negro-africano, señalando como fue su aparición separándose de los otros homínidos, cómo fue su progreso, su adaptación al medio, las primeras “razas”, cómo vivían, cómo era la relación de África con el resto del mundo y como fue que los Adanes y Evas Negr@s le dieron forma a las distintas maneras del ser, hacer y pensar de las sociedades humanas.

 

Pero para iniciar ordenadamente ese recorrido que dura varios millones de años, es necesario establecer algunas
divisiones cronológicas que nos permitan atender las especificidades de ese gran período de la humanidad.

La Edad de Piedra

Durante esos primeros milenios y millones de años, los seres humanos van a utilizar como primeras herramientas para construir su humanidad, aquellas surgidas de un uso intensivo de las piedras, por lo que se ha convenido en llamar a todo este período la Edad de Piedra:

“Esa edad de piedra comenzó, pues hace tres millones de años y abarca hasta la fase muy reciente de la historia
humana, en que la piedra fue sustituida por el metal como llave de la tecnología y como materia esencial para fabricar herramientas y producir objetos cortantes. Esa transición de una industria de la piedra (o “lítica”) a
otra del metal tuvo lugar en épocas ligeramente diferentes en el conjunto del mundo. En el Asia occidental, el trabajo del cobre comenzó hace seis o nueve mil años. En el África oriental, el hierro, primero y único metal utilizado de manera regular, fue trabajado hace unos dos mil años” (Sutton, 1982: 487)

 

Fijémonos que mientras la Edad de Piedra comienza y dura millones de años, la Edad de los Metales es de apenas nueve mil años, por lo que al referirnos al uso de la piedra, nos estamos refiriendo a la casi totalidad de la historia humana, por lo que no debemos seguir pensando que la extraordinaria diversidad que ha alcanzado el ser humano en estos últimos 9.000 años, puede haber borrado los millones de años de vida similar cuando la Edad de Piedra, tal diversidad se explica por la manera como hay que entender el cambio en la Edad de Piedra y como entenderlo en la Edad de los Metales:

“(…) en términos de desarrollo, dos generaciones al final de la edad de piedra pueden haber sido el equivalente
de medio millón de años en el período inicial.” (Sutton, 1982: 488)

Sutton afirma que un cambio en dos generaciones al final de la Edad de Piedra, equivale a un cambio de 500.000 años al principio de esa misma época. Comparemos la velocidad e intensidad del cambio con nuestro siglo XX, veamos la diferencia entre nosotros y nuestros abuelos: ¿cuánto costaba un kilo de carne cuando nuestros abuelos, nuestros padres y nosotros estábamos en la infancia?. De ahí que tenemos que tener una visión del largo plazo histórico para comprender los cambios ocurridos durante la Edad de Piedra.

La Edad de Piedra suele dividirse de la siguiente manera[1]:

“Los tres períodos africanos están aproximadamente fechados como sigue:

-Early Stone Age (u Old Stone Age), desde la época de las herramientas de piedra más primitivas (o sea, tre

millones de años) hasta hace unos 100.000 años;

-Middle Stone Age: de unos100.000 a15.000;

-Late Stone Age: de 15.000 años, aproximadamente, al comienzo de la edad de hierro
(que se sitúa hace unos 2.000 años en la mayor parte de las regiones)”. (Sutton, 1982: 496)

 

¿Qué comienza a suceder cuándo el hombre aparece por primera vez en África?

Los antecedentes del desarrollo de los homínidos hasta llegar al homo sapiens actual comenzó hace 14.000.000 (catorce millones) de años en África y va desde el Keniapiteco, pasando por el Australopiteco, los Zinjantropos (homo habilis), los Arcantropianos (Pitecántropos y Atlántropos), los Paleántropos o Neanderthalianos y finalmente el Homo Sapiens[2]Incluso algunos autores plantean que el homo habilis es un homo sapiens, haciendo retroceder la aparición del hombre actual a 1.750.000 años[3].

 

Los homínidos se van a ir convirtiendo en humanos gracias a varios factores como la adaptación al medio y la invención de herramientas. En la adaptación al medio destacan las condiciones tropicales y su habitat de sabana y lacustre. El hecho de vivir en zonas tropicales influyó en:

“(…) el aspecto lampiño de la piel, su color moreno, cobrizo o negro, su abundancia en glándulas sudoríparas,
las aletas de la nariz y los labios abiertos de buen número de africanos y los cabellos rizados, ensortijados o crespos, todo ello depende de las condiciones tropicales. La melanina y los cabellos crespos, por ejemplo protegen del calor.” (Ki-Zerbo, 1982: 766)

 

La posición erecta era una necesidad para vivir en la sabana:

“(…) la posición de pie que fue una etapa tan decisiva del proceso de hominización y que supuso o entraño una
adecuación de la economía de los huesos de la cadera pelviana va unida, según algunos prehistoriadores, a la adaptación al medio geográfico de las sabanas con altas hierbas de las mesetas este africanas: era preciso siempre ponerse de pie para mirar por encima con el fin de acechar a su presa o huir de las fieras hostiles.” (Ki-Zerbo, 1982: 766-767)

 

Y para vivir en las zonas de grandes lagos[4]:

“Así piensa Elaine Morgan, para quien ese proceso se habría desarrollado en África a las orillas de los grandes
lagos o del océano. Y explica la posición de pie por la necesidad de tener la cabeza fuera del agua en la que los individuos se habían sumergido para escapar de los monstruos más fuertes, pero más alérgicos al agua. También explica, por el medio acuático, algunas características humanas como la presencia de una capa de grasa subcutánea, la posición retrasada de los órganos sexuales en la mujer y el alargamiento correspondiente del órgano sexual masculino, el hecho de que seamos los únicos primates que lloran, etc” (Ki-Zerbo, 1982: 767)

 

La Invención de Herramientas

El segundo gran factor que influirá para que un sector de los homínidos devenga en hombre será el uso y creación de herramientas:

“El hombre apareció en la parte oriental de África como un animal en posición vertical, fabricando herramientas, hace unos tres millones de años…Su punto de partida puede fijarse en el momento en que los primeros homínidos comenzaron a fabricar herramientas de piedra reconocibles, según unas formas y tipos predeterminados, de manera regular.” (Sutton, 1982: 485)

Esas invenciones de herramientas más antiguas pueden ser agrupadas en diferentes fases de acuerdo al momento de la Edad de Piedra al cual nos refiramos, por ejemplo durante la Old Stone Age:

“Las herramientas de fabricación humana más antiguas que conocíamos datan de un período comprendido entre dos, si no tres, millones de años y, por lo menos, un millón de años; han sido descubiertas en las orillas de antiguos lagos o pantano del Rift Valley, en la Tanzania septentrional, Kenia y Etiopía. Quizás las herramientas talladas más antiguas son esos pequeños fragmentos de cuarzo, cortados y utilizados, que se han encontrado en varios yacimientos del lago Turkana y del valle del Omo, en Etiopía…Mucho más abundantes y mejor conocidos son los cantos manipulados, contemporáneos o ligeramente posteriores. Son cantos tallados con empuñadura y pequeños bloques de piedra de los que se habían arrancado algunas esquirlas (por medio de otra piedra) para producir herramientas cortantes, toscas pero utilizables.” (Sutton, 1982: 501)

 

Con esas herramientas inventadas por el negro africano, los hombres podían cazar, recolectar alimentos, conseguir las condiciones necesarias para la reproducción material de su existencia. Tales herramientas se fueron perfeccionando hasta crear lo que es llamado la “civilización de las piedras bifaces”, que detallaremos a continuación.

 

Civilización Acheluense o “Civilización de las piedras bifaces”.

Cuando hablamos de piedras bifaces, estamos refiriéndonos a una invención tecnológica de gran importancia, pues va a permitir un mejor agarre y una punta más dura y afilada con la cual matar y desgarrar la carne de los animales de una forma mejor y más segura:

“Las denominaciones de “bifaz” y “hachuela” dadas a los dos tipos más característicos de herramientas acheluenses son, naturalmente, términos arqueológicos convencionales. La bifaz, o hand-axe en inglés (hacha de mano), no era un hacha, sino indudablemente una herramienta de uso general cuya extremidad puntiaguda y los largos cortes podían ser utilizados para cavar y desollar, entre otras cosas. La hachuela[5] (cleaver) con su extremidad cortante cuadrangular era apropiada especialmente para desollar a los animales.” (Sutton, 1982: 507)

 

La invención de las herramientas de “bifaz” y “hachuela” en África fue algo tan importante, que enseguida fueron exportadas a otros continentes:

“(…) el Acheluense se extiende fuera de África, hasta el Asia occidental y meridional, así como a la Europa meridional y occidental. Sus comienzos en África se remontan a más de un millón de años. Esa tradición tecnológica ha perdurado durante más de un millón de años, hasta tiempos relativamente recientes: no más de cien mil años.” (Sutton, 1982: 505)

 

Además la invención de la “bifaz” y la “hachuela” permitió que el Homo erectus negro evolucionara hacia el Homo sapiens negro:

“Esas industrias acheluenses, donde la bifaz o hacha es la herramienta más conocida, deben en gran parte ser asociadas con el Homo erectus, una forma de homínido intermedia entre los australantropienses y el hombre moderno. Sin embargo, al final de la fase acheluense, estaba ya en curso la evolución del Homo erectus hacia los primeros tipos del Homo sapiens.” (Sutton, 1982: 505)

 

¿Cómo vivían esos primeros seres humanos negros en África?

Durante los millones de años que duró la Edad de Piedra, el negro africano hubo de desarrollar su vida inventando herramientas para cada vez adaptarse mejor al medio. La adaptación fue sin duda exitosa porque el negro no sólo sobrevivió sino a la vez inventó todas las primeras maneras de funcionar la sociedad humana. ¿Cómo saber algo sobre esos primeros tiempos?, la respuesta de la ciencia nos da tres posibilidades: reconstruir con los fósiles y restos de utillaje encontrados, comparar con los homínidos actuales y comparar con las sociedades negro africanas actuales, algunas de las cuales provienen de esos primeros millones de años. Dejaremos de lado la primera posibilidad -ya que hacemos uso permanente de ella a lo largo de todo el escrito- y nos referiremos a las otras dos.

 

La comparación de las sociedades de homínidos actuales –chimpance, gorila y babuinos- con las sociedades recolectoras-cazadoras de la Edad de Piedra (Stone Age):

“Otra fuente valiosa de información es el estudio de la vida de las sociedades de primates, particularmente de los más próximos parientes actuales del hombre, el chimpancé y el gorila, así como los babuinos. Los babuinos están biológicamente mucho menos próximos al hombre, pero son especialmente interesantes desde el punto de vista del comportamiento, para el estudio de la sociedad humana, porque, más que los otros primates, viven la mayor parte del tiempo en grupos sobre el suelo y son relativamente fáciles de observar y estudiar…si tratamos de discernir el comportamiento fundamental de los primates y las tradiciones que el hombre ha heredado de sus antepasados prehumanos, y si intentamos comprender cómo esos inmediatos antepasados del hombre, a quienes les faltaba la capacidad o la habilidad para fabricar herramientas, aseguraban su vida esencialmente vegetariana, hay mucho que obtener de esos estudios, de los que un gran número se efectúa en el África oriental.” (Sutton, 1982: 495)

 

La otra fuente de información es comparar algunas sociedades africanas actuales con las sociedades de cazadores-recolectores de la Edad de Piedra (Stone Age):

“(…) los habitantes del África oriental en la Late Stone Age, algunos de los cuales se han conservado hasta una época reciente, eran claramente africanos. Algunos estaban emparentados con los san, otros fueron asimilados por poblaciones negroides de la edad de hierro. En cambio, las poblaciones de la Old Stone Age, especialmente de su estadio más reciente, están bien representadas en el África oriental y durante mucho tiempo no han sido conocidas más que en esa parte del mundo, pero también ellas son los antepasados de la Humanidad en su conjunto.” (Sutton, 1982: 495)

 

Los científicos usando esas tres
posibilidades (reconstrucción y comparación con homínidos y sociedades
actuales) han esbozado un cuadro bastante adecuado acerca de cuáles eran las
condiciones de vida de nuestros antepasados negros y nos dicen que los hombres
de las primeras sociedades cazaban y comían la carne in situ y en la casa[6],
recolectaban alimentos, construían chozas[7],
inventaron el lenguaje, formaron razas diferentes, inventaron las artes
plásticas, crearon la cerámica, realizaban grandes reuniones anuales[8],
hicieron una primera guerra mundial, crearon la magia y la religión; la
sociedad política[9], el
habitat; el cooperativismo; la división social del trabajo[10];
la división en clases sociales[11]
y las migraciones (desde su nacimiento el hombre empezó a caminar y a migrar y
aún lo sigue haciendo, hasta que algún día comenzará a habitar otros planetas.
Los Negros inventaron el caminar para poder llenar de negros el mundo)

 

Lo que África inventó y regaló al planeta Tierra.

En esta última parte del artículo
queremos referirnos a los imprescindibles aportes que el África Negra le ha
legado a la humanidad y que siglos de bibliografía racista, eurocéntrica y
endógena no le ha reconocido.

 

Los Negros –por haber sido los primeros humanos- inventaron el lenguaje:

“(…) la sociabilidad ha
desempeñado un papel cardinal en la adquisición del lenguaje, desde los signos
sonoros heredados de los antepasados zoológicos hasta los sonidos más
articulados combinados de maneras diferentes en formas de sílabas. La fase de
lambdacismo marcada por monosílabos trataba de desencadenar, como por un
movimiento reflejo condicionado, tal gesto, tal acto o tal comportamiento, o de
señalar tal acontecimiento realizado o inminente. En resumen, en el inicio, la
palabra fue esencialmente relación. Mientras que el alargamiento del maxilar
retiraba hacia atrás los órganos de la garganta y bajaba así la punta de ataque
de la lengua. “El flujo de aire expirado no se dirigía ya directamente hacia
los labios como en los monos, sino que franqueaba una serie de pantallas
controladas por los centros corticales.”.”

(Ki-Zerbo, 1982: 769.)

 

Los Negros fueron los primeros en construir Habitat.

“El hábitat es ya un marco
comunitario que aparece desde los primeros albores de la inteligencia humana.
Siempre hay un lugar de reunión, aunque sea transitorio, y un punto adaptado
para el reposo, para la defensa y el aprovisionamiento. El fuego reunía ya
periódicamente a los miembros de una banda para precaverse contra las fieras,
el miedo y las tinieblas exteriores. En el valle del Omo (Etiopía), humildes
vestigios líticos, intencionalmente dispuestos, trazan aún en el suelo el plano
exhumado de las “cabañas” de los primeros homínidos. Esos dispositivos irán
perfeccionándose hasta llegar a esas aldeas neolíticas colocadas sobre
posiciones ventajosas al abrigo de las inundaciones y de los ataques, pero en
la proximidad de un punto de agua, como por ejemplo, en el acantilado de
Tichitt-Walata (Mauritania).” (Ki-Zerbo, 1982: 770)

 

Los Negros inventan el cooperativismo.

Nuestros antepasados negros sabían que
con sus propias fuerzas no podían subsistir, ni matar animales, por ejemplo,
así que desarrollarán toda una serie de dispositivos sociales que llevan a la
cooperación del colectivo para asegurar sus condiciones de vida:

“Nuestros antepasados
prehistóricos no podían abatir a los animales dotados de una fuerza superior
más que desplegando una organización también superior. Se reunían para
acorralar a los animales que podían hacia los acantilados y barrancos, donde
algunos de sus compañeros estaban preparados para rematarlos. Junto a los
puntos de agua, donde pululaba la caza mayor en la estación seca, excavaban
trampas gigantes adonde los animales iban a caer.” (Ki-Zerbo, 1982: 770)

 

Los Negros crearon la Magia y la Religión

Los Negros al haber inventado el
lenguaje le darán cada vez mayor importancia a la palabra:

“(…) la palabra es una adquisición
tan valiosa que en las representaciones mágicas o cosmogónicas africanas se le
reconoce una prioridad sobre las cosas. El verbo es creador.” (Ki-Zerbo, 1982:
769)

 

Igualmente cuando inventaron las artes
plásticas –a las que dedicaremos un artículo- estas comenzaron a reflejar todo
el mundo negro, tanto lo cotidiano como los momentos extraordinarios del culto
religioso y de las iniciaciones sagradas:

“Ese arte que procede de una
técnica quintaesenciada, refleja frecuentemente también las preocupaciones y
las angustias espirituales del grupo. Y representa danzas de embrujamiento,
grupos de cazadores enmascarados, brujos en plena acción y damas con el rostro
embadurnado de blanco[12]
(como se hace todavía hoy en el África negra en las ceremonias iniciáticas) y
que se apresuran, como llamados por una misteriosa cita.”

(Ki-Zerbo, 1982: 773)

 

Otra práctica social que iniciarán los
negros será las de las migraciones, cuya una de sus aristas conducirá a la
aparición del Rey-Sacerdote y de la religión, debido a que era tan arriesgado y
aventurado marchar en migración hacia lugares lejanos, que pronto se comprendió
la necesidad de contar con fuerzas sobrenaturales adicionales a las del propio
hombre:

“(…) se advierte al hilo del
tiempo un paso gradual de la magia o la religión, examen que confirma la
evolución del hombre hacia la sociedad política en el transcurso de la
prehistoria africana, puesto que numerosos líderes serán en el inicio jefes y
sacerdotes a la vez[13]…El
jefe de caravana que, envuelto de amuletos y de armas, conduce al clan hacia el
progreso o la aventura es el antepasado epónimo que propulsaba a su pueblo en
la historia y cuyo nombre atravesará los siglos, nimbado de un halo de
veneración casi ritual.” (Ki-Zerbo, 1982: 773)

 

Los Negros crearon las primeras “razas” por diferencias regionales

Debido a que una de las razones que
impulsa la humanización es la adaptación al entorno, cuando estos entornos
difieren sensiblemente, darán origen a tipos de humanos diferenciados que
pudieran ser catalogados como “razas”, siendo las primeras las que se conforman
en África por las sociedades de la sabana y las sociedades del bosque:

“En África apareció una clara
división cultural entre las poblaciones de las regiones herbosas o de las
sabanas ligeramente boscosas, y las poblaciones que penetraban en las regiones
más húmedas y de bosque más denso. Entre las primeras se desarrolla la
tradición de la caza mayor con lanza (sin que por ello estuviera excluida la
recolección), mientras que las últimas pusieron el acento sobre la recolección
de vegetales y frutos, la pesca y su captura desde la orilla, por medio de
lanzas y, sin duda, de diversas trampas.” (Sutton, 1982: 510)

 

Migraciones del Negro

y la primera guerra mundial de la Edad de Piedra

El hombre negro africano, por ser el
primer humano fue quien a través de migraciones pobló el resto del mundo con
desigual suerte. Reinó en África, subsistió hasta el día de hoy en la India, en el Deccan, al
igual que subsiste como minoría nativa en Australia. Pero en Europa, una de sus
“razas” los neanderthales fueron aniquilados:

“El factor social ha desempeñado,
por otro lado, un papel importante en el plano de la agresividad, por la
eliminación violenta de los débiles. Así es como el homo sapiens debió barrer a
los neanderthalianos tras una especie de guerra mundial que duró varias decenas
de milenios.” (Ki-Zerbo, 1982: 769)

 

Y  las migraciones siguen

El negro inventa por necesidad la
migración, para poder humanizar a toda la naturaleza:

“Por lo que podemos conocer, los
primeros intentos migratorios parece que partieron de los “bantúes”[14]
del este y del nordeste para irradiar hacia el oeste y el norte. Después, a
partir del Neolítico, la “corriente” general parece que desciende hacia el sur”
como bajo el efecto repulsivo del desierto gigante, terrible franja ecológica
instalada en delante de un modo imponente a través del continente. Ese reflujo
hacia el sur y el este (sudaneses y bantúes, nilotas, etc.) proseguirá durante
el período histórico hasta el siglo XIX, en que las últimas oleadas iban allí a
morir a la orilla del mar austral”. (Ki-Zerbo, 1982: 773)

 

Desde su nacimiento el hombre empezó a caminar y a migrar y aún lo
sigue haciendo, hasta que algún día comenzará a habitar otros planetas. Los Negros inventaron el caminar para poder llenar de negros el mundo.

 

Bibliografía

KI-ZERBO J. (1972).-Historia del África Negra. I.-De los orígenes al siglo XIX. Madrid. Alianza Editorial. Alianza Universidad, n. 253. Pp. 523.

 

KI-ZERBO J. (1982).-Conclusión. “De la Naturaleza Bruta a una Humanidad Liberada” en: J. KI-ZERBO (Director).-Historia General de África. I.-Metodología y Prehistoria africana. Madrid. Tecnos/UNESCO. Pp. 851 (pags: 765-780)

 

LEAKEY R. (1982).-Capítulo 18. “Los Hombres Fósiles Africanos” en: J. KI-ZERBO (Director).-Historia General de África. I.-Metodología y Prehistoria africana. Madrid. Tecnos/UNESCO. Pp. 851 (pags: 467-483)

 

SUTTON J.E.G.. (1982).-Capítulo 19. “Prehistoria del África Oriental” en: J. KI-ZERBO (Director).-Historia General de África. I.-Metodología y Prehistoria africana. Madrid. Tecnos/UNESCO. Pp. 851 (pags: 485-519)

 

————————————————————————————————————————-

 

Próximo
Artículo, N.4

El Imperio Egipcio era una
cosa de Negros.


[1] .-“Cuando en la mayor parte de Asia, de Europa y del norte de África la edad de piedra se divide convencionalmente en Paleolítico, Mesolítico y Neolítico, ese sistema ha sido abandonado por la mayor parte de los especialistas para el África al sur del Sáhara. La “Stone Age” es allí generalmente considerada y estudiada en tres grandes períodos –“Early”, “Middle” y “Late”- que se distinguen por modificaciones importantes y reconocibles en la tecnología…Esos sistemas de clasificación no constituyen dos modos de expresar las mismas cosas: conceptual y cronológicamente, los criterios de clasificación son por completo diferentes.”(Sutton, 1982: 496)

[2] .-“(…) es verdad ya en el nivel del keniapiteco…al que algunos consideran como el iniciador de la
dinastía humana…Pero se verifica, sobre todo, con el Australopiteco…que indudablemente es el primer homínido, bípedo explorador de las sabanas del África oriental y central y en quien el moldeado endocraneal ha revelado un desarrollo de los lóbulos frontales y parietales del cerebro que testimonian un nivel ya elevado de las facultades intelectuales. Después son los zinjantropos y la variedad que lleva el nombre tan conveniente de homo habilis. ..Estos son los primeros humanos que representan un nuevo salto adelante en la ascensión hacia la condición del hombre moderno. Siguen los arcantropianos (Pitecántropos y Atlántropos), los Paleántropos o
Neanderthalianos y, por último, el tipo homo sapiens… (hombre de Elmenteita, en Kenia, de Kidish, en Etiopía), en que numerosos autores han advertido, en la época alta del Aurañiciense, las características frecuentemente negroides.” (KI-ZERBO, 1982: 765-766)

[3] .-“El sorprendente parentesco de formas entre el zinjantropos y el Homo sapiens ha llevado a algunos estudiosos a preguntarse si aquel no debería ser clasificado en la familia menos antigua de los arcantropienses. Sin embargo, el análisis de las pruebas obtenidas en Olduvai, realizado según el método del potasio-argón, ha proporcionado la fantástica fecha de un millón setecientos cincuenta mil años. La chispa de la inteligencia humana, confirmada por la existencia de utensilios, habría aparecido por tanto, por primera vez, en África, ya antes del Cuaternario.” (Ki-Zerbo, 1972: 66)

[4] .-Numerosos autores hablan de la Civilización Acuática del África Negra, asunto que trataremos en otro artículo.

[5] .-La hachuela o hacha, constituirá un invento tan importante del hombre negro que luego se difundirá por todo el mundo, incluso en algunos casos con significado mítico-religioso, como el hacha de Thor en la Religión escandinava y el hacha de Changó en la Religión de los Orishas de Nigeria y en la Religión de la Santería de Cuba. Vinculados tanto Thor como Changó con el Rayo.

[6] .-Ver Sutton, 1982: 503

[7] .-Ver Sutton, 1982: 503 y Leakey, 1982: 480 y 483

[8] .-Inventaronla Fiesta.

[9] .-Ki-Zerbo, 1982: 770

[10] .-Ki-Zerbo, 1982: 770-771

[11] .-Ki-Zerbo, 1982: 771

[12] .-Este mismo uso del caolín blanco seguirá usándose en las iniciaciones practicadas por la Santería Cubana, en el Rito de Hacer el Santo, pues pareciese que ambos casos con el uso del caolín se quiere enfatizar en la muerte del humano profano para revivir como humano religioso.

[13] .-Algo análogo veremos cuando en próximos artículos tratemos el papel de Changó como Rey de Oyó en los Reinos Yoruba.

[14] .-Por la importancia que tiene la migración de los “Bantúes” para la historia de América Latina, le dedicaremos un artículo en especial.

 

Share Button

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

3 × cinco =