¿Cuál es el Patrimonio Cultural Tangible en el siglo XXI?

Share Button
Enrique Alí González Ordosgoitti.-Cuál es el Patrimonio Cultural Tangible en el siglo XXI? La Bomba de Gasolina de El Tigrito.

Enrique Alí González Ordosgoitti.-Cuál es el Patrimonio Cultural Tangible en el siglo XXI? La Bomba de Gasolina de El Tigrito.

¿Cuál es el Patrimonio Cultural Tangible en el siglo XXI?

La Bomba de Gasolina de El Tigrito, Anzoátegui.

Enrique Alí González Ordosgoitti.

(Sociólogo, Doctor en Ciencias Sociales, Profesor Titular de la UCV, de la Facultad de Teología de la UCAB, del Instituto de Teología para Religiosos-ITER, del CEJ y de la SVAJ, Coordinador del Sistema de Líneas de Investigación (SiLI) sobre Sociología, Cultura, Historia, Etnia, Religión y Territorio en América Latina La Grande y Coordinador General desde 1991 de la ONG Centro de Investigaciones Socioculturales de Venezuela-CISCUVE, ciscuve.org/web; ciscuve@gmail.com; @ciscuve, ciscuve-Facebook)

(Publicado en la Revista Familia Cristiana Digital, Año 29, Nro. 29, Agosto 2011. www.familiacristiana.org.ve)

 

Hoy en día estamos acostumbrados a oir hablar del Patrimonio Histórico Cultural de las naciones, tangible e intangible, que representan las huellas materiales del paso de las diferentes culturas por sobre la faz de la tierra. La prensa diaria, las revistas, los libros, las aulas de clases han sido escenario de la discusión acerca de estos problemas. Tal situación es adecuada para hacernos tomar conciencia de nuestro Patrimonio, pero hay una orientación que consideramos limitante para una mejor comprensión de nuestra riqueza patrimonial tanto en el pasado remoto como en el reciente. Nos referimos a los criterios implícitos acerca de qué es y qué no es, patrimonio histórico cultural.

 

Patrimonio del pasado remoto.

Implícitamente hemos definido nuestro patrimonio histórico y cultural del pasado, como aquel que representa las huellas materiales de la presencia de sólo una de nuestras vertientes culturales: la española. Dejándose de lado aquella de origen indígena (como puede ser la graficación sobre piedras en Vigirima, Estado Carabobo) o aquella de especial significación para las comunidades de origen africano (los barracones de esclavos por ejemplo). Esta limitación -quizás inconsciente- puede estar basada en asumir los criterios de patrimonio material europeo, basado en la monumentalidad de las grandes obras arquitectónicas de la humanidad (las Pirámides de Egipto), con las que cualquier comparación que hagamos con obras nuestras, será desigual y hasta podría considerarse muy poco importante. Aquí radica uno de los problemas que debemos solucionar: para que alguna representación material sea considerada patrimonio histórico cultural, debe ser un elemento significativo para la comunidad nacional y/o regional en la cual fue construida y no se necesita que esta afirmación requiera el aval de países distintos. Es decir: la obra patrimonial siempre es patrimonio en un determinado país, en aquel en donde fue erigida. Por eso es que pensamos que en el caso de Venezuela debe constituir patrimonio histórico cultural: 1).-obras que representen la presencia de nuestros tres principales troncos macroétnicos (hasta el siglo XIX); indígena, ibérico y africano, 2).-obras que señalen tanto lo militar y lo religioso (que es lo acostumbrado en el país); como lo civil (escuelas, paseos peatonales); los servicios (acueductos, alumbrado) y lo económico (trapiches, moliendas de café y cacao, maquinarias relacionadas con el procesamiento del añil).

 

Patrimonio del siglo XX.

Queremos llamar urgentemente la atención acerca del patrimonio histórico cultural producido en Venezuela en el siglo XX, porque estamos acostumbrados a pensar que el patrimonio es sólo lo realizado hasta el siglo XIX. Venezuela es un país cuya fisonomía material ha sufrido un cambio bastante radical en el siglo XX en la mayoría de su espacio geográfico, y aún lo sigue sufriendo. Rasgos materiales provenientes desde antes del siglo XX han desaparecido (como es el caso de la Parroquia El Valle, en Caracas, devastada por la ola aculturadora del Proyecto “Renovación Urbana”, desarrollado entre 1967-1971). Pero los cambios ocurridos en las primeras décadas del siglo XX también han empezado a ser destruidos, es sobre esta realidad que llamo la atención. En un trabajo realizado en la década de los ’90, efectuado por un grupo de alumnos de la Universidad Central de Venezuela en el Estado Bolívar, para la Asignatura de Educación y Cultura Popular Regional que en aquel tiempo dirigía, acerca de la Cultura Popular e Historia Local en el Tigrito (Damas, Virguez, Gil Valdez y Sifontes), encontraron (abandonada y descuidada) lo que fue la Primera Bomba de Gasolina que hubo en el pueblo. A partir de ahí pudieron reconstruir teóricamente lo que había sido el poblamiento original de El Tigrito, cuáles calles habían sido remodeladas o no, cuál era la intensidad de flujo automotor de la época a partir del ancho de las calles. Igualmente pudieron realizar comparaciones estéticas entre las primeras bombas de gasolina y las actuales, en cuanto a forma de las mismas, colores predominantes, alturas, etc. Es decir, que para un pueblo como El Tigrito (o San José de Guanipa para otros), fundado en el siglo XX, su noción de patrimonio histórico cultural está relacionada con su historia reciente, la cual hay que construir, difundir y preservar los elementos materiales que testimonian las huellas de sus primeros pobladores.

 

Estos vestigios patrimoniales producidos en el siglo XX, deben ser incorporados en la noción de patrimonio histórico cultural, en próximos artículos seguiré hablando del tema.

Descargar en pdef.

Share Button

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

15 − Trece =